Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE IT PT EL HR

Comisión Europea - Hoja informativa

La UE: líder mundial en la ayuda a los afectados por las crisis

Bruselas, 18 de agosto de 2017

Cuando algún país se enfrenta a una catástrofe natural, como un incendio forestal, una inundación o un terremoto, o necesita asistencia urgente debido a otro tipo de crisis, la UE dispone de toda una gama de instrumentos de financiación y de respuesta de emergencia para ayudar.

Interior del Centro Europeo de Coordinación de la Respuesta a Emergencias

Dentro de la Unión Europea: ayudar a la ciudadanía y a los Estados miembros en la propia Unión

Mecanismo de Protección Civil de la UE

Cuando las capacidades nacionales para responder a una catástrofe natural no bastan, los países europeos suelen mostrar la solidaridad que les une enviándose ayuda, por ejemplo especialistas, equipos y material como vehículos o aviones, durante la fase de respuesta de emergencia.

Para ello se sirven del Mecanismo de Protección Civil de la UE, que este verano ya se ha activado en nada menos que ocho ocasiones para ayudar a los países afectados por los incendios forestales, en concreto a Italia, Francia, Portugal, Albania y Montenegro.

  • El Centro Europeo de Coordinación de la Respuesta a Emergencias (CECRE) es el centro especializado de la Comisión Europea en la materia. Funciona las 24 horas del día, todos los días del año, y coordina la ayuda paneuropea a través del Mecanismo de Protección Civil, velando por que todos los Estados participantes en el Mecanismo sean informados rápidamente de las necesidades de un país afectado por una crisis. La decisión de activar el Mecanismo no la toma la Comisión, sino las autoridades nacionales del país afectado.
  • El Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea facilita y cofinancia el transporte de ayuda a la zona afectada.
  • El Mecanismo de Protección Civil de la UE facilita la cooperación en materia de respuesta a las catástrofes en 34 Estados europeos (los 28 Estados miembros de la UE, Islandia, la antigua República Yugoslava de Macedonia, Montenegro, Noruega, Serbia y Turquía). Estos Estados participantes mancomunan recursos que pueden ponerse a disposición de los países afectados por catástrofes en todo el mundo.
  • Desde su puesta en marcha en 2001, el Mecanismo de Protección Civil de la UE ha realizado un seguimiento de más de 400 catástrofes y ha recibido casi 300 solicitudes de ayuda. Ha intervenido en algunas de las catástrofes más devastadoras que se han registrado en el planeta, como las inundaciones en Serbia y Bosnia y Herzegovina (2014), el brote de ébola en África Occidental (2014), el conflicto en Ucrania (2014), el terremoto en Nepal (2015), el conflicto en Irak (2016) y el huracán «Matthew» en Haití (2016).

Financiación de la UE para la reconstrucción después de una catástrofe natural

A través de la concesión de financiación, la UE ayuda a los ciudadanos y Estados miembros que se ven afectados por alguna catástrofe natural.

  • El Fondo de Solidaridad de la UE se creó para expresar la solidaridad europea con las regiones afectadas por alguna catástrofe en los Estados miembros y en los países que están negociando su adhesión a la Unión. Fue creado a raíz de las graves inundaciones acaecidas en Europa Central en el verano de 2002. Desde entonces, se ha utilizado en 76 catástrofes, entre ellas inundaciones, incendios forestales, terremotos, tormentas y sequías. Hasta ahora se ha prestado apoyo a 24 países, con un importe de más de 5 000 millones EUR.
  • El Fondo complementa el gasto público que los Estados miembros destinan a financiar operaciones esenciales de emergencia tales como: el restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras esenciales (energía, agua, transporte, telecomunicaciones, salud y educación); la provisión de alojamiento temporal y los servicios de emergencia necesarios para satisfacer las necesidades inmediatas de la población; el afianzamiento de las infraestructuras de prevención, como presas y diques; medidas de protección del patrimonio cultural u operaciones de limpieza.
  • Recientemente se ha propuesto destinar a Italia, tras los terremotos que asolaron el país en 2016 y 2017, el mayor importe nunca antes contemplado al amparo del Fondo de Solidaridad de la UE (1 200 millones EUR).
  • Además, ahora (desde julio de 2017) los Estados miembros pueden activar un régimen de apoyo especial de la UE, que permite aumentar hasta el 95 % el porcentaje de cofinanciación de la UE al amparo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) para financiar obras de reconstrucción relacionadas con alguna catástrofe natural. Ese régimen especial de apoyo de la UE puede activarse desde el primer día de una catástrofe, y para cualquier catástrofe que haya tenido lugar desde el comienzo del actual período de programación, es decir, el 1 de enero de 2014. Por tanto, puede completar el apoyo del Fondo de Solidaridad de la UE de manera que la ayuda de la Unión llegue de manera rápida y eficiente a las regiones en dificultades.

Por último, la Comisión está dispuesta a modificar los programas de la política regional, previa solicitud de las autoridades nacionales y dentro del margen de flexibilidad de las normas existentes, a fin de responder a las nuevas prioridades que surjan sobre el terreno. Por ejemplo, el programa para la región central de Portugal se ha modificado y la financiación se ha reorientado con el objetivo de restablecer las infraestructuras vitales e impulsar la regeneración de la actividad económica en la región tras los incendios forestales registrados en junio de 2017.

Ayuda de emergencia dentro de la UE para la crisis de los refugiados

Desde 2016, la Comisión Europea puede utilizar el Instrumento de Ayuda de Emergencia para financiar la concesión de ayuda humanitaria en el territorio de la UE. Hasta 2018 se movilizarán hasta 700 millones EUR de financiación de la UE a través de organizaciones asociadas, como las agencias de las Naciones Unidas, la Cruz Roja y organizaciones no gubernamentales. Hasta ahora la UE ha proporcionado esta ayuda de emergencia a miles de refugiados en Grecia, contribuyendo a facilitarles alojamiento, alimentos y agua y velando por la protección de los menores refugiados.

La ayuda humanitaria de la Comisión complementa otros instrumentos de financiación de la UE que ya han proporcionado cuantiosos recursos financieros para la ayuda en Grecia, tales como el Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI), el Fondo de Seguridad Interior (FSI), el Fondo de Ayuda Europea para las Personas Más Desfavorecidas (FEAD) y el Programa de Salud de la UE. Es complementario, asimismo, de la ayuda material que ofrecen voluntariamente los Estados participantes en el Mecanismo de Protección Civil de la UE.

La solidaridad de la UE en acción: el Cuerpo Europeo de Solidaridad

En Europa, el recién creado Cuerpo Europeo de Solidaridad brinda la posibilidad de ayudar a quienes más lo necesitan a los jóvenes europeos de entre 18 y 30 años, bien como voluntarios, o bien en el marco de un empleo o un período de prácticas. Apenas once meses después de que el presidente Juncker anunciara por primera vez la nueva iniciativa en su discurso de 2016 sobre el Estado de la Unión, más de 34 000 jóvenes se han unido al Cuerpo Europeo de Solidaridad. En marzo de 2017 se inició la búsqueda de correspondencias entre jóvenes y organizaciones; desde entonces se ha establecido contacto con unos 15 000 interesados y se ha colocado a 700, la mayoría de los cuales ya han iniciado sus tareas. Esta misma semana el primer grupo de voluntarios del Cuerpo Europeo de Solidaridad ha llegado a Nursia, Italia, para sumarse a los esfuerzos que se están llevando a cabo para reparar los daños y restablecer los servicios sociales de las entidades locales afectadas por los graves terremotos que asolaron la región hace un año. En total, en los próximos años 230 miembros del Cuerpo Europeo de Solidaridad prestarán apoyo a los municipios italianos afectados por los terremotos. El objetivo es que a finales de 2020 participen en el Cuerpo 100 000 jóvenes.

 

Fuera de la UE: líder mundial en materia de ayuda humanitaria y al desarrollo

Ayuda humanitaria de emergencia

Junto con los fondos proporcionados por los Estados miembros de la UE, la Unión Europea es el mayor donante del mundo de ayuda humanitaria. Se presta apoyo a quienes más lo necesitan en lugares como Siria y los países vecinos que acogen a un gran número de refugiados. También se destina ayuda a las personas desplazadas a la fuerza en África y otras zonas del mundo. Toda la ayuda humanitaria se proporciona de manera imparcial e independiente, a través de organizaciones internacionales y no gubernamentales, las Naciones Unidas y la Cruz Roja.

  • En conjunto, en 2016 la ayuda humanitaria sufragada con cargo al presupuesto de la UE proporcionó auxilio a más de 120 millones de personas afectadas por catástrofes naturales o conflictos en más de 80 países de todo el mundo.
  • En 2016, la Comisión Europea aprobó su mayor presupuesto para ayuda humanitaria (2 100 millones EUR) para atender unas necesidades sin precedentes en todo el planeta.
  • Una gran parte de la ayuda humanitaria de la UE se destina a los refugiados y desplazados; en 2016, la Comisión Europea destinó más de 1 900 millones EUR de su presupuesto anual de ayuda humanitaria a proyectos de ayuda a los refugiados y desplazados internos en 56 países. Esta financiación abarca proyectos que facilitan a las personas desplazadas a la fuerza acceso a alojamiento, protección, alimentos y otros servicios básicos en los ámbitos de la salud, la nutrición, el agua, el saneamiento, la educación, etc. Habida cuenta de las crisis humanitarias sin precedentes registradas en 2016, la Comisión Europea dirigió la ayuda humanitaria a los más necesitados y vulnerables, y reforzó sus políticas de respuesta. En la primera Cumbre Humanitaria Mundial celebrada en mayo de 2016, la UE acogió con satisfacción la puesta en marcha del «Gran Pacto», para reorientar al menos 1 000 millones USD a lo largo de los próximos cinco años hacia la primera línea de acción humanitaria, donde más se necesita.

Los ciudadanos de la UE respaldan abrumadoramente la solidaridad europea: casi nueve de cada diez europeos creen que la ayuda humanitaria financiada por la UE es importante, según la última encuesta del Eurobarómetro.

La solidaridad de la UE en acción: «Voluntarios de ayuda de la UE»

La iniciativa «Voluntarios de Ayuda de la UE» reúne a voluntarios y organizaciones de distintos países, ofreciendo apoyo práctico a proyectos de ayuda humanitaria y contribuyendo a reforzar la capacidad local y la resiliencia de las comunidades afectadas por catástrofes en todo el mundo. Ofrece a los ciudadanos europeos la oportunidad de sumarse como voluntarios de la UE a proyectos humanitarios en todo el planeta, mostrando así su solidaridad con quienes más la necesitan; proporciona apoyo profesional por parte de voluntarios formados y adecuadamente cualificados a las comunidades afectadas por alguna catástrofe, capacitación para el personal local y los voluntarios de las organizaciones activas en ellas, y asistencia técnica a otras organizaciones con base en Europa para reforzar su capacidad de participación en la propia iniciativa. Los proyectos de voluntariado pueden durar entre uno y dieciocho meses. En total, 4 000 voluntarios participarán en los proyectos sobre el terreno durante los seis años de duración de la iniciativa.

Ayuda para el desarrollo a largo plazo

La UE también es el mayor donante de ayuda del mundo. La ayuda oficial al desarrollo proporcionada por la UE y sus Estados miembros ascendió a 75 500 millones EUR en 2016, lo que representa un aumento del 11 % en comparación con los niveles de 2015.

La UE destina su ayuda a las regiones más pobres del planeta y colabora con los países socios para reducir la miseria y mejorar la resiliencia. Lleva a cabo programas para empoderar a las mujeres y los jóvenes, mejorar la nutrición, la seguridad alimentaria y la asistencia sanitaria, crear puestos de trabajo y fomentar las energías renovables. Gracias a ello, los índices de escolarización de niños y niñas están batiendo récords y se está reduciendo el número de madres y niños que mueren por causas evitables.

La Unión Europea ha desempeñado un papel decisivo en la creación de distintas coaliciones muy ambiciosas mediante una serie de importantes acuerdos internacionales, que establecerán el marco global de sus acciones exteriores hasta 2030. Cabe citar, por ejemplo: la Agenda de Acción de Adís Abeba, un enfoque innovador de la financiación del desarrollo sostenible; la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, de carácter global y aplicable en todo el planeta; el Marco de Sendai para el fortalecimiento prospectivo de las capacidades de reducción del riesgo de catástrofes y el primer compromiso jurídicamente vinculante a nivel mundial para luchar contra el cambio climático.

 

MEMO/17/2661

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar