Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Hoja informativa

Preguntas frecuentes sobre las relaciones UE-China

Bruselas, 1 de junio de 2017

¿Por qué China es importante para la UE y por qué lo es la UE para China?

A lo largo del último decenio, China ha crecido con una rapidez y en una magnitud sin precedentes. A nivel interno, China procura pasar de su antiguo modelo económico y social a una vía de desarrollo más equilibrada. En la escena internacional, China es ahora una gran potencia, tanto desde el punto de vista económico como del financiero. China es el segundo mayor socio comercial de la UE y Europa es el destino más importante de la inversión extranjera directa de las empresas chinas, porque estas buscan un entorno estable y jurídicamente seguro. China también tiene una presencia militar y política internacional cada vez mayor en todas las regiones del mundo. Como consecuencia de ello, su desarrollo político, económico y social interesa a la UE más que nunca. Esto brinda grandes oportunidades para la UE, especialmente desde el punto de vista de la generación de crecimiento y empleo en Europa, pero debe abordarse de manera coordinada y eficaz para obtener los mejores resultados posibles, tanto para la UE como para China.

China es importante para la UE y la UE también lo es para China. En su objetivo de convertirse en una economía sostenible, China tiene que subir en la cadena de valor e impulsar su propio mercado nacional basándose en el consumo. En este momento crucial de reforma y liberalización, que es un proceso complejo y no siempre sin problemas, China necesita todo el apoyo posible. Además, la UE es un socio comercial clave para China. La UE es su primer socio tanto por las importaciones, las exportaciones y la inversión como por ser destino y fuente de inversiones directas extranjeras. China también puede sacar gran ventaja de la propia experiencia de la Unión Europea. La UE puede apoyar a China en su programa de reforma económica con sus conocimientos técnicos y aprovechar sus numerosos diálogos con ese país para compartir ideas y experiencias.

¿Qué pasa con la Estrategia de la UE respecto a China?

La política china de la UE se define en los «Componentes de una nueva estrategia de la UE respecto a China», que constituye la Estrategia de la UE respecto a China junto con la «Conclusiones del Consejo sobre la Estrategia de la UE respecto a China». La Estrategia refleja las premisas fundamentales del compromiso de la UE: el fomento de la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y la observancia de los principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho internacional, con el objeto de que las relaciones políticas y económicas sean beneficiosas para ambas partes.

La Estrategia de la UE respecto a China establece que las relaciones de la UE con este país se basarán en principios, serán prácticas y pragmáticas, y fieles a sus intereses y valores. El planteamiento de la UE se basa en un programa positivo de cooperación combinado con una gestión constructiva de las diferencias. La Estrategia dicta a la UE encontrar procedimientos prácticos para comprometer a China en su proceso de reformas, de manera que las relaciones políticas, económicas, comerciales, sociales, medioambientales, en materia de inversiones y otras arrojen beneficios para ambas partes. Deben reforzarse la reciprocidad, condiciones equitativas y una competencia leal en todos los ámbitos de cooperación, teniendo en cuenta especialmente que la UE y China trabajan en ultimar un acuerdo general sobre inversiones a fin de crear nuevas oportunidades de mercado. Además, deben mejorarse la infraestructura, el comercio, el sector digital y las relaciones personales entre Europa y China para que salgan ganando todos los países interesados. De acuerdo con las responsabilidades de la UE y China en las Naciones Unidas y el G20, la UE y China deben promover los bienes públicos mundiales, el desarrollo sostenible y la seguridad internacional, así como fomentar el respeto del Estado de Derecho y de los derechos humanos en China y a escala internacional. La UE intentará aumentar al máximo su cohesión interna y su eficacia en sus tratos con China.

La «Agenda Estratégica para la Cooperación UE-China 2020», acordada por ambas partes en 2013, abarca los ámbitos siguientes: paz y seguridad, prosperidad, desarrollo sostenible y relaciones interpersonales. Las relaciones bilaterales se mantienen al más alto nivel a través de la Cumbre UE-China.

¿Qué quiere conseguir la UE en relación con China en materia de política exterior y de seguridad?

La UE y China celebran cada año un Diálogo Estratégico para debatir sus relaciones bilaterales, centrándose en la política exterior y de seguridad, a nivel de la Alta Representante y Vicepresidenta por parte de la UE y del Consejo de Estado de Relaciones Exteriores por parte china. La UE persigue reforzar su diálogo con China en materia de política exterior y seguridad. En concreto, seguirá alentando a China a aprovechar sus recursos diplomáticos y de otro tipo para apoyar la seguridad internacional, incluido su compromiso en relación con la República Popular Democrática de Corea, Afganistán y Siria; contribuir a la paz y la seguridad en la vecindad de la UE de acuerdo con el Derecho internacional; garantizar la libertad de navegación y sobrevuelo en los mares de China Oriental y Meridional; resolver los litigios de manera pacífica y con arreglo al Estado de Derecho; buscar un terreno común de entendimiento con China en materia de desarme, no proliferación, lucha contra el terrorismo y ciberespacio, y colaborar con China en apoyo de las operaciones de capacitación y mantenimiento de la paz en el continente africano.

¿Cómo podemos colaborar en cuestiones relacionadas con el cambio climático y la protección del medio ambiente?

China es un socio clave para la Unión Europea a la hora de afrontar el cambio climático y los desafíos medioambientales mundiales. En su calidad de mayor país emisor del mundo al representar la cuarta parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, China es un socio esencial en las negociaciones internacionales sobre la lucha contra el cambio climático. Tras la Declaración conjunta UE-China de 2015 sobre el cambio climático, la UE tiene la intención de proseguir el esfuerzo conjunto con China para acelerar la aplicación del Acuerdo de París de 2015. Concretamente, la UE aspira a colaborar con China para establecer o intensificar la cooperación en ámbitos tales como la energía limpia, la producción de energía a partir de fuentes renovables y la eficiencia energética, los mercados del carbono, las ciudades hipocarbónicas y los hidrofluorocarburos. Los conocimientos técnicos de la UE pueden apoyar también los esfuerzos de China por crear los marcos estratégicos y normativos necesarios para avanzar hacia una economía ecológica, hipocarbónica y circular, que podría ayudar al país a resolver sus problemas medioambientales relacionados con la contaminación atmosférica, de las aguas y del suelo. Los diálogos bilaterales entablados, tales como el diálogo sobre políticas medioambientales y la Asociación UE-China sobre Cambio Climático, seguirán siendo importantes foros de intercambio y cooperación. A escala internacional, marcos como el G20 pueden funcionar como plataformas de colaboración entre la UE y China a fin de buscar soluciones sostenibles a problemas mundiales como la deforestación, la tala ilegal y el tráfico de especies silvestres.

¿Cuáles son las prioridades comerciales y de inversión de la UE y de China?

Como parte del objetivo de la UE de intensificar y reequilibrar su relación con China, una prioridad inmediata es un acuerdo general sobre inversiones, sobre el que se lleva negociando unos dos años. La celebración de un acuerdo de este tipo crearía unas condiciones más equitativas para las empresas, ofrecería nuevas oportunidades de mercado para ambas partes y, siempre que China impulsara sus reformas económicas y reservara al mercado un papel más decisivo, podría preparar el camino para objetivos comerciales más amplios cuando se den las condiciones adecuadas. La UE acoge con satisfacción las inversiones chinas en Europa, siempre que se ajusten a las normas y al Derecho de la UE. La UE aspira a colaborar con China para abrir su mercado a más inversiones de la UE. Un marco común de normas y estándares es también crucial para una próspera relación económica, por ejemplo, en relación con los derechos de propiedad intelectual o la seguridad de los alimentos y de los productos de consumo. Es prioritario para la Unión proseguir su diálogo con China para fomentar normas internacionales que puedan reducir los costes y los obstáculos, y preservar a las empresas y los ciudadanos de la UE de los productos chinos que no cumplan los requisitos de la UE.

¿Cómo puede protegerse la UE de la competencia desleal de China?

Un motivo de preocupación fundamental para la UE es el exceso de capacidad industrial de China en una serie de sectores, sobre todo el siderúrgico, aunque también en otros, como el del aluminio. A escala del país, el reto es enorme para China, pero también genera una competencia desleal para las empresas europeas si ello se traduce en que el mercado de la UE se vea inundado por productos chinos objeto de dumping. China debe tratar este problema de manera rigurosa y aplicar planes ambiciosos, vinculantes, mensurables y sujetos a plazos para reducir capacidad. Es fundamental que los instrumentos de defensa comercial de la UE sean más eficaces, sobre todo mediante la rápida adopción de la propuesta de modernización de dichos instrumentos, presentada en abril de 2013. China también debe participar en el diálogo e intercambios de información a escala internacional sobre la evolución de la capacidad, las políticas públicas y las medidas de apoyo a los sectores con exceso de capacidad, empezando por el siderúrgico. En particular, es crucial el diálogo constructivo con China en un foro mundial del acero para trabajar en cuestiones de reestructuración mundial. La UE está dispuesta a colaborar con China de forma bilateral en el marco de una plataforma bilateral sobre el acero. La UE dialogará políticamente con China a fin de fomentar la adhesión de este país a las normas internacionales y de alentarlo a observar sus compromisos en el marco de la OMC en lo que respecta a la notificación de subvenciones.

¿Cuándo va a cambiar la UE su legislación antidumping y antisubvenciones?

El 9 de noviembre de 2016, la Comisión adoptó una propuesta con el objetivo de cambiar la legislación antidumping y antisubvenciones de la Unión Europea. Los cambios propuestos buscan actualizar los instrumentos de defensa comercial para hacer frente a la situación actual, caracterizada por las graves distorsiones del mercado que existen en las economías de algunos de nuestros socios comerciales.

La propuesta adoptada por la Comisión solamente surtirá efecto cuando el Parlamento Europeo y el Consejo la hayan adoptado.

¿Cuáles son los planes de la UE y de China para conectarse entre sí a través de todo el continente euroasiático?

La UE y China se beneficiarían de una conexión del continente euroasiático mediante redes físicas y digitales, que impulsarían el comercio, las inversiones y los intercambios interpersonales entre todos los países así conectados. La Plataforma de conectividad es un importante foro político establecido por la UE y China con el objeto de crear sinergias entre las políticas y proyectos de la UE en Asia Central y la iniciativa china «Un cinturón, una ruta». En concreto, la Plataforma promueve la cooperación en materia de infraestructura, incluida la financiación, la interoperabilidad y la logística. En el «Foro del Cinturón y Ruta de la Seda», celebrado en Pekín los días 14 y 15 de mayo, el vicepresidente Katainen de la Comisión Europea expuso la visión de la UE sobre la mejora de las conexiones entre Europa y Asia.

¿Es positiva la percepción que se tiene de China en Europa?

La UE se congratula del compromiso de China con Europa en ámbitos muy diversos, tales como el comercio y las inversiones, el turismo y los intercambios académicos. También redunda en interés de la UE colaborar con China para velar por que su presencia en Europa, sobre todo en los países vecinos del este y del sur de la UE, en los que China es cada vez más activa, contribuya a reforzar la seguridad regional y una gobernanza basada en normas.

¿Qué ocurre con el resto de los socios de la UE de la región de Asia y el Pacífico?

La UE seguirá fomentando e intensificando su cooperación con los países de la región de Asia y el Pacífico. Las políticas de la UE en relación con China tendrán plenamente en cuenta las relaciones de la Unión con socios como Japón, Corea del Sur, los países de la ASEAN, Australia y otros. La UE también aspira a mantener su activa contribución a la seguridad regional a través de los canales diplomáticos y económicos. La cooperación entre la UE y los Estados Unidos desempeñará un importante papel a este respecto.

 ¿Qué ocurre con el problema de los mares de China Oriental y Meridional?

A la UE le sigue preocupando la situación actual en los mares de China Oriental y Meridional. En lo que respecta al gran volumen de comercio internacional que pasa por las aguas de la región, la UE tiene un fuerte y legítimo interés en el mantenimiento de la navegación y el sobrevuelo libres. En consonancia con declaraciones anteriores, la UE seguirá haciendo hincapié en la resolución pacífica de los conflictos y defenderá su posición sobre la observancia del Derecho internacional por parte de China y los demás países afectados.

¿Qué ocurre con el embargo de armas?

La UE sigue manteniendo el embargo de armas a China, establecido en las Conclusiones del Consejo Europeo en 1989, así como los ocho criterios establecidos en la Posición Común del Consejo sobre las exportaciones de tecnología y equipos militares.

¿Qué ocurre con Hong Kong y Macao? ¿Y con Taiwán?

La UE se compromete a mantener estrechos vínculos con Hong Kong y Macao y seguirá aplicando el principio de «un país, dos sistemas». La Alta Representante y Vicepresidenta y la Comisión remiten informes anuales al Consejo y al Parlamento Europeo sobre la aplicación de ese principio, el último de los cuales remonta a abril de 2017. La UE también está comprometida con seguir fomentando sus relaciones con Taiwán y apoyando los valores comunes que constituyen los cimientos de su sistema de gobernanza, sin dejar por ello de confirmar su política de «una sola China». Unas relaciones constructivas entre las dos orillas del estrecho forman parte del fomento de la paz y la seguridad en la región de Asia y del Pacífico, y la UE apoya las iniciativas en pro del diálogo y de la creación de confianza.

¿Cómo podemos cooperar y dialogar intensamente con China si tenemos en cuenta su historial en materia de derechos humanos?

La cooperación con China es fundamental para abordar los numerosos retos a los que el mundo se enfrenta hoy en día. La UE reconoce este hecho y se propone cooperar con China por todos los cauces necesarios. Al mismo tiempo, la UE reconoce asimismo sus diferencias con China. La protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales en China es un aspecto crucial de las relaciones entre la UE y ese país. La UE se compromete a colaborar con China y su población para promover los derechos humanos y el Estado de Derecho, así como la sociedad civil y la libertad religiosa y de expresión y asociación. Para ello, la UE aprovechará todos sus instrumentos diplomáticos y mecanismos bilaterales e internacionales. Aunque coopere con China en el marco de un programa positivo de asociación, la UE seguirá siendo fiel a sus valores y principios fundamentales.

¿Cuáles son las ventajas para los Estados miembros del trabajo común de la UE con respecto a China?

La coherencia de la UE y una voz firme, clara y única revisten vital importancia en relación con las grandes cuestiones políticas de las relaciones con China, así como con el mantenimiento de un orden internacional basado en normas. China es un socio potente, que tiene diferentes objetivos y estrategias en su propio interés. Por lo tanto, tratar con China exige un planteamiento global, que garantice la máxima repercusión. Velar por un alto nivel de coordinación y cohesión en todos los ámbitos de diálogo es la vía para que la UE y sus Estados miembros traten eficazmente con China.

Téngase en cuenta que se trata de una actualización de una versión anterior publicada en junio de 2016.

MEMO/16/2258

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar