Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE IT

Comisión Europea

NOTA INFORMATIVA

Bruselas, 11 de septiembre de 2014

Factores que influyen en la competitividad industrial de la UE

El Informe sobre competitividad europea de 2014, Helping firms grow, confirma que la industria manufacturera de la UE sigue siendo muy competitiva. Asimismo, enumera una serie de factores que permiten a la UE aprovechar esa competitividad y promover el crecimiento.

El Informe llega a la conclusión de que la UE ha conservado su competitividad en diversos sectores manufactureros gracias a que cuenta con trabajadores muy cualificados, a que los bienes que exporta tienen un elevado contenido europeo, así como a sus ventajas comparativas, relacionadas con productos complejos y de alta calidad. Confirma, además, que la caída que se ha producido en los últimos años del porcentaje de valor añadido en la manufactura es consecuencia de la caída de los precios relativos de la manufactura por lo que respecta a los servicios.

En relación con las pequeñas y medianas empresas (pymes), el informe confirma que las pequeñas empresas y las empresas de reciente creación tienen más dificultades para obtener créditos bancarios que otras, aunque su rendimiento financiero sea el mismo, lo que indica que el mercado del crédito bancario no está funcionando eficazmente. Al mismo tiempo, las empresas más pequeñas y las de creación más reciente tienen menos probabilidades de introducirse en mercados extranjeros.

Otros factores que, según el informe, influyen en la competitividad industrial son la administración pública, la innovación y el precio de la energía. Parece ser que el nivel de eficacia de la administración pública afecta directamente al crecimiento de las empresas. En cuanto a la innovación, su efecto generador de empleo varía a lo largo del ciclo empresarial, y resulta mayor en el caso de los innovadores de productos que en el de los innovadores de procesos o de organización. Los precios de la electricidad y el gas afectan negativamente a la competitividad. En la UE, estos precios son superiores a los de otras economías y recientemente han subido más que en otras economías. El Informe también llega a la conclusión de que las mejoras en materia de eficiencia energética no han compensado plenamente el impacto negativo de los precios, cada vez más elevados, de la energía.

Los exportadores de la UE presentan ventajas comparativas en la mayoría de los sectores manufactureros

Los exportadores de la UE presentan ventajas comparativas en la mayoría de los sectores manufactureros, incluidos los sectores que se caracterizan por un uso elevado de tecnología, como el de los productos farmacéuticos, y por un uso de tecnología entre medio y elevado, como el de los productos químicos, el de la maquinaria y los bienes de equipo y el de los vehículos de motor y otro material de transporte.

Europa aporta valor añadido a sus exportaciones y crea empleo

El porcentaje de valor añadido de la UE en sus exportaciones manufactureras es del 85 % aproximadamente, porcentaje comparable con el contenido nacional de las exportaciones japonesas o de los Estados Unidos. El contenido nacional de las exportaciones de China y de Corea del Sur es muy inferior, ya que los bienes que exportan estos países tienen una dependencia mayor de bienes y servicios intermedios extranjeros, más del 5 % de los cuales proceden de la UE. El Informe también llega a la conclusión de que las exportaciones manufactureras de la UE son más sofisticadas y complejas que las de muchas otras economías y de que la industria manufacturera de la UE se caracteriza por un porcentaje creciente de mano de obra muy cualificada.

Los objetivos de reindustrialización siguen estando en riesgo

La economía de la UE aún dista mucho de alcanzar sus objetivos de reindustrialización para 2020: el 20 % del producto interior bruto (PIB) en manufactura, un gasto en investigación y desarrollo del 3 % del PIB y una formación bruta de capital fijo del 23 % del PIB. La proporción agregada de manufactura en el PIB cayó del 18,5 % en 2000 a poco más del 15 % en 2013. El Informe pone de manifiesto que la caída del porcentaje de manufactura en los últimos veinticinco años también se ha debido a la caída del precio de los bienes manufacturados por lo que respecta al precio de los servicios. Esta es una de las consecuencias del mayor crecimiento de la productividad en el sector manufacturero.

La recuperación en la UE ha sido lenta. Mientras Polonia, Eslovaquia, Rumanía, Estonia y algún otro Estado miembro ya han sobrepasado sus niveles máximos de producción manufacturera anteriores a la crisis, la mayoría de los Estados miembros todavía siguen produciendo menos que antes de la crisis, y algunos (en particular, Chipre y Grecia) se mantienen en su nivel más bajo desde el inicio de la crisis, o cerca de él.

Las lagunas financieras dificultan el crecimiento de las empresas

El acceso a financiación exterior es fundamental para que las empresas inviertan, innoven y crezcan. Como consecuencia de las imperfecciones del mercado financiero, las «lagunas financieras» pueden limitar las opciones de inversión y crecimiento de las empresas, al no poderse financiar proyectos viables.

En general, el nivel de restricciones financieras ha sido superior en los Estados miembros más afectados por la crisis financiera, como Irlanda, Grecia o España. Por el contrario, los niveles más bajos se han registrado en los Estados miembros en los que el impacto ha sido menor y, en algunos casos, en los que los sectores financieros se han mantenido estables, como Finlandia o Suecia.

Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED

Las pequeñas empresas y las empresas de reciente creación tienen más dificultades para obtener créditos bancarios que otras, aunque su rendimiento financiero sea el mismo, lo que indica que el mercado del crédito bancario no está funcionando eficazmente. Las imperfecciones del mercado pueden tener su origen en las asimetrías en materia de información que afectan a prestamistas y prestatarios.

En el caso de los sectores, es más importante para el sector manufacturero y el de la construcción obtener financiación exterior como motor de nuevas inversiones que para el sector de los servicios. El Informe también llega a la conclusión de que las empresas con menos limitaciones financieras tienen más probabilidades de exportar, pero que las limitaciones financieras no afectan a la intensidad de las exportaciones de las empresas que ya exportan.

La intervención política podría contribuir a resolver la ineficacia del mercado financiero. Por ejemplo, la estandarización de la información financiera sobre las pymes mediante el establecimiento de agencias de calificación crediticia centralizadas a nivel nacional o de la UE podría ayudar a los prestamistas. En cuanto a los prestatarios, sería útil que las pequeñas empresas y las empresas de reciente creación conocieran mejor el mercado y convendría impartir formación sobre la elaboración de propuestas de préstamo. El Informe también llega a la conclusión de que las empresas necesitan recursos financieros adicionales para exportar. Por tanto, podría garantizarse la adopción de medidas políticas financieras específicas para ayudar a las empresas a exportar, por ejemplo en forma de seguros y créditos a la exportación.

Internacionalización de las pymes y factores que influyen en ella

Según el Informe, las pymes tienden a introducirse en los mercados extranjeros principalmente como exportadoras, ya que el nivel de inversión de capital que se requiere para ello es más bajo y el riesgo asociado también es menor. La inversión extranjera directa (mediante la participación en una empresa extranjera o el establecimiento de una nueva firma en el extranjero) constituye una vía menos habitual de internacionalización para las pymes que para las grandes empresas. Las franquicias y licencias son canales importantes de introducción en el extranjero para los sectores minorista, del alojamiento y de la restauración, en los que el papel de la exportación es menos significativo.

Las firmas que operan en el sector manufacturero, así como en los servicios relacionados con el soporte lógico y las empresas presentan unos índices más elevados de participación en la exportación. Las cargas administrativas en el país de origen, como es la derivada de una mayor regulación de las exportaciones y de las empresas, hacen disminuir el índice de participación de las pymes en la exportación. Características del país de destino, como el tamaño del mercado, el idioma o la distancia geográfica, también influyen de manera significativa en la internacionalización de las pymes, en particular de las microempresas. Las pymes muy cualificadas arrojan índices de crecimiento superiores tanto en producción como en empleo y, en general, existe un fuerte vínculo entre las pymes innovadoras y los niveles de participación en la exportación.

Los factores que influyen en las decisiones de las pymes para introducirse en mercados extranjeros se dividen en factores internos específicos de la empresa y factores externos. Los factores específicos de la empresa consisten en el tamaño, la productividad de la mano de obra, el grado de cualificación, las actividades de innovación y la participación extranjera. Los factores externos incluyen características del país de origen, como los programas de fomento de la exportación o los costes administrativos y de transporte asociados a la exportación, y características del país de destino, como los aranceles, la legislación, los factores de riesgo político, la distancia geográfica o los aspectos culturales.

La eficacia de las administraciones públicas mejora la competitividad industrial

La eficacia de la administración pública influye en el crecimiento de las empresas, tanto en el porcentaje de empresas con una tasa de crecimiento elevada con respecto al número total de empresas como en el empleo. Con la mejora de la eficacia de la administración pública aumenta el número de empresas en rápido crecimiento, en particular incrementando su volumen de negocio financiero y su entrada neta en el mercado. La calidad del sistema de gobernanza, lo que incluye la presencia de un sistema judicial independiente y la ausencia de corrupción, es especialmente importante en este sentido.

El cuadro anterior ilustra el posible impacto de las reformas institucionales en el porcentaje de empresas con una tasa de crecimiento elevada con respecto al total de empresas. Pone de manifiesto, por ejemplo, que si un país como Polonia mejora su sistema judicial y se pone al nivel de los mejores (b.p.) en este ámbito (Dinamarca y los Países Bajos), el porcentaje de empresas con una tasa de crecimiento elevada en Polonia aumentará en prácticamente tres punto porcentuales. Si bien las estimaciones son meramente indicativas, ilustran la magnitud de los efectos positivos que podrían lograrse mediante la mejora de la calidad de la administración pública.

La innovación, en particular la innovación de los productos, genera empleo

La cantidad de empleo que genera la innovación varía a lo largo del ciclo empresarial y es mayor en el caso de la innovación de productos que en el de la innovación de procesos u organizativa.

El Informe incluye un estudio de la relación entre el crecimiento del empleo y la innovación, basado en el análisis de una amplia muestra de empresas europeas (encuesta de la Comunidad sobre la innovación). En particular, se investiga de qué manera la relación entre la innovación y el empleo varía a lo largo de las distintas etapas del ciclo empresarial.

El Informe concluye que las firmas innovadoras crean más empleo que las no innovadoras en todas las etapas del ciclo empresarial. Este patrón es especialmente pronunciado en los períodos de crisis y recesión.

Los innovadores de productos generan más empleo que los innovadores de otro tipo, ya que crean más empleo con el aumento de las ventas de sus nuevos productos del que pierden con la caída de las ventas de sus productos antiguos. En la mayoría de los casos, un incremento del 1 % en la innovación exitosa de un producto da lugar a un incremento total del 1 % en materia de empleo. Los efectos de la innovación de procesos y organizativa en el crecimiento del empleo son menores que los efectos de la innovación de productos.

La contribución de la innovación de productos al crecimiento del empleo es mayor durante los períodos de repunte y bonanza, en los que las condiciones económicas favorables generan más ventas de nuevos productos. Pero la innovación de productos también es importante durante los períodos de recesión, en los que contribuye a preservar el empleo. Durante esos períodos, las pérdidas de empleo para los innovadores de productos son mucho menores que para los innovadores de otro tipo.

El estudio pone de relieve la importancia que tiene el apoyo de la política para la innovación, incluido el apoyo a la inversión en actividades relacionadas con la innovación. Este apoyo resulta especialmente beneficioso en épocas de recesión, ya que, cuando las empresas temen que la futura demanda aumente más lentamente o no aumente en absoluto, disminuye la innovación. La conclusión de que la innovación de productos desempeña un papel importante en la estabilización del crecimiento del empleo durante los períodos de recesión confirma la idea de que es fundamental seguir invirtiendo en investigación y desarrollo durante esos períodos.

Aumenta el coste de la energía pese a la mejora de la eficiencia

El aumento de los precios del gas y la electricidad ha sido muy superior en la UE que en muchas otras economías. Si bien el coste de la energía se sitúa ligeramente por debajo del 5 % de la producción bruta en economías avanzadas como la UE, Japón o los Estados Unidos, en general ha ido aumentando con el paso del tiempo. En los sectores con un alto consumo energético, el porcentaje del coste de la energía puede ser un factor determinante fundamental para la competitividad.

Por lo que respecta a la intensidad energética1, en las principales economías se ha producido una fuerte convergencia a la baja, sobre todo en Europa. Este proceso ha estado impulsado principalmente por mejoras tecnológicas, aunque también ha desempeñado un papel fundamental el cambio estructural hacia unas industrias con menor consumo energético, en particular en los países de la Europa de los Doce. Por el contrario, en los países de la Europa de los Quince, el cambio estructural hacia sustancias y productos químicos ha limitado la reducción de la intensidad energética.

Los altos precios del gas y la electricidad afectan a la competitividad

Los precios del gas y la electricidad para los consumidores finales de la industria varían considerablemente de un país a otro. En el caso del gas natural, esto es reflejo de la fragmentación regional de los mercados mayoristas, las diferencias en el método de fijación de precios del gas al por mayor y el distinto grado de regulación de los precios para el usuario final.

En los Estados Unidos, los precios del gas son esencialmente independientes de los mercados del petróleo, y tienden a ser mucho más bajos. La reciente «revolución» del gas de esquisto y la importante repercusión de la bajada de los precios también han contribuido a mantener los precios para la industria en torno a un cuarto de la media de la zona OCDE-Europa. En China, los precios del gas para la industria varían mucho de una región a otra, pero, en general, la media está en consonancia con el nivel europeo. En la actualidad, los precios de la electricidad en Europa son dos veces más elevados que en los Estados Unidos, y se espera que esa diferencia se acentúe. Los costes de red y la fiscalidad de la electricidad han contribuido significativamente al fuerte aumento del precio de la electricidad en Europa. No obstante, las diferencias entre Estados miembros son sustanciales, lo que refleja las diferencias en la manera de generar la energía, en la fiscalidad y en la asignación de subvenciones a las energías renovables. En algunos Estados miembros, el coste de la energía ha disminuido gracias a la propagación de las energías renovables, ya que el coste variable de estas es muy bajo.

La mejora de la eficiencia energética todavía no es suficiente para compensar los elevados precios de la energía

El aumento de los precios de la energía, si no se compensa con mejoras en la intensidad energética, puede tener fuertes repercusiones tanto en los costes de producción como en la competitividad industrial. Por lo que respecta a la mejora de la eficiencia energética, la UE ha obtenido mejores resultados que sus principales competidores en varios sectores manufactureros. No obstante, el Informe llega a la conclusión de que, en general, esas mejoras no han sido suficientes para compensar plenamente el impacto negativo del aumento de los precios de la energía: los cambios de la intensidad energética en respuesta al aumento del 1 % del precio de la electricidad son negativos, pero inferiores a 1 en casi todos los sectores, lo que da lugar a un aumento global del coste de la energía en producción y valor añadido.

Partiendo de estos resultados, el Informe demuestra que el aumento del coste de la energía ha tenido un impacto negativo en la competitividad de las exportaciones, lo que confirma la importancia del trabajo emprendido por la Comisión en el campo de los costes y precios de la energía. Como cabría esperar, las industrias con alto consumo energético han sido las más afectadas por el aumento del coste de la energía.

Acerca del Informe sobre competitividad europea

El Informe sobre competitividad europea de 2014 pretende dar una idea del rendimiento de las industrias manufactureras de la UE, a fin de proporcionar indicadores basados en datos de cara a la evaluación de los objetivos de la política industrial de la UE. Ofrece una evaluación cuantitativa del resultado competitivo de las industrias de la UE. El Informe de este año se centra en algunos de los motores más importantes del crecimiento de las empresas: el acceso a la financiación, la internacionalización de las pymes, la eficacia de la administración pública y la innovación a lo largo del ciclo empresarial. Dicho Informe también dedica un capítulo a la eficiencia y los costes energéticos, que subyacen a la competitividad de todas las empresas.

El Informe sobre competitividad europea se ha publicado cada año desde 1997.

Para acceder al Informe completo, haga clic aquí.

1 :

La intensidad energética se refiere a la cantidad de energía necesaria para obtener una unidad de producción.


Side Bar