Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

NOTA INFORMATIVA

Bruselas, 14 de febrero de 2014

Carne de caballo: un año después ¡medidas anunciadas y realizadas!

Hace aproximadamente un año, el escándalo de la carne de caballo saltaba a las primeras páginas de la prensa dentro y fuera de Europa. La noticia —se había hecho pasar carne de caballo por carne de bovino— ponía en evidencia la complejidad de la cadena alimentaria globalizada. Las pruebas reunidas no señalaron ningún riesgo para la seguridad alimentaria o la salud pública, sino más bien un etiquetado fraudulento. Se demostró que los defraudadores se estaban aprovechando de las deficiencias del sistema, tanto en perjuicio de las empresas legales como de los consumidores. La industria europea de transformación de los alimentos se enfrentó a una crisis de confianza de los consumidores, y la fe en la industria cayó a un nivel más bajo que nunca. La Comisión Europea colaboró estrechamente con las autoridades competentes de los Estados miembros de la UE para ir hasta el fondo de cómo pudo encontrarse carne de caballo en alimentos etiquetados como 100 % de carne de bovino.

1) ¿Cómo ha reaccionado la Comisión ante el escándalo?

Como primera respuesta, Tonio Borg, Comisario Europeo de Salud, anunció a principios de marzo de 2013 un plan de acción de cinco puntos que incluía una lista de medidas que debían llevarse a cabo a corto, medio y largo plazo (véase infra). Su objeto era abordar las deficiencias indicadas tras el escándalo en la cadena alimentaria en Europa, tanto en la serie de normas aplicables a sus diferentes segmentos como en el sistema de control del cumplimiento de esas normas.

2) ¿Qué se ha conseguido un año después?

Problemas detectados

Medidas previstas

Situación

1. Fraude alimentario

Inventariar las herramientas y mecanismos existentes de lucha contra el fraude alimentario, a fin de desarrollar sinergias y contactos entre autoridades competentes.

HECHO

Promover la participación de Europol en las investigaciones sobre el fraude alimentario cuando y según proceda.

HECHO

Garantizar un procedimiento de intercambio rápido de información y alertas en caso de infracción que pueda constituir fraude (similar a lo que hace el RASFF en caso de riesgo grave).

EN CURSO

2. Programa
de pruebas

Evaluar y presentar los resultados del actual control del ADN y, en caso necesario, tomar medidas adecuadas de seguimiento.

HECHO

Evaluar y presentar los resultados del actual control de residuos de fenilbutazona en la carne equina y, en caso necesario, tomar medidas adecuadas de seguimiento.

HECHO

Tras la declaración conjunta de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y la Agencia Europea de Medicamentos, el 15 de abril de 2013, sobre los riesgos asociados a la presencia de fenilbutazona en la carne, examinar las medidas adecuadas de seguimiento.

HECHO

3. Pasaporte equino

Elaboración por parte de los Estados miembros de un informe sobre la aplicación de las medidas para hacer cumplir las normas de la Unión sobre el pasaporte equino (Reglamento nº 504/2008 de la Comisión) por lo que se refiere a:

  • las normas sobre la identificación de los caballos y las medidas adoptadas para impedir que la carne procedente de caballos no identificados entre en la cadena alimentaria, en particular comprobando cómo se completa el pasaporte de los équidos tratados tras la administración de fenilbutazona;

  • la obligación de realizar controles oficiales periódicos y de aumentar el nivel de los controles cuando existan indicios de posibles incumplimientos (como en este caso).

HECHO

Presentar al Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal un proyecto para modificar el Reglamento nº 504/2008 de la Comisión, a fin de hacer obligatorio el registro del pasaporte equino en una base de datos central nacional, con arreglo a la legislación sanitaria y zootécnica.

HECHO

Transferir completamente la expedición de pasaportes a las autoridades competentes y reducir así el número de organismos emisores de pasaportes en la próxima propuesta sobre zootecnia.

SE HA TENIDO
EN CUENTA
EN LA LEGISLACIÓN VETERINARIA
Y EN LA REVISIÓN
DE LA LEGISLACIÓN ZOOTÉCNICA

4. Controles oficiales, cumplimiento
y sanciones

Proponer en la próxima revisión del Reglamento sobre los controles oficiales (Reglamento nº 882/2004) requisitos para que:

a) cuando se impongan sanciones financieras a las infracciones intencionadas de la legislación relativa a la cadena alimentaria, estas sean suficientemente disuasorias y superiores a los beneficios económicos previstos del fraude;

b) los Estados miembros incluyan en sus planes de control y realicen periódicamente controles oficiales obligatorios sin previo aviso (incluidas inspecciones y pruebas) dirigidos a la lucha contra el fraude alimentario;

c) la Comisión pueda imponer (no solo recomendar) programas de pruebas coordinados en casos específicos, en particular en caso de fraude.

HECHO

Preparar un informe general de la Oficina Alimentaria y Veterinaria de la Comisión sobre la higiene de la carne equina.

HECHO

5. Etiquetado
de origen

Adoptar un informe de la Comisión sobre la posibilidad de ampliar el etiquetado obligatorio del origen de todos los tipos de carne utilizados como ingredientes en productos alimenticios.

Tomar, a partir de este informe, las medidas de seguimiento que sean necesarias.

HECHO

Adoptar disposiciones de aplicación sobre el etiquetado obligatorio del origen de la carne no transformada de ovino, caprino, porcino y aves de corral, con arreglo al Reglamento sobre la información alimentaria a los consumidores.

HECHO

Adoptar disposiciones de aplicación para evitar el uso engañoso del etiquetado del origen voluntario en los alimentos, con arreglo al Reglamento sobre la información alimentaria a los consumidores.

EN CURSO

Adoptar informes de la Comisión, sobre la base del Reglamento sobre la información alimentaria a los consumidores, respecto a la posibilidad de ampliar el etiquetado obligatorio del origen de:

  • otras carnes sin transformar no sujetas a las normas del etiquetado del origen obligatorio, como la de caballo, de conejo, de caza, etcétera;

  • la leche;

  • la leche como ingrediente de productos lácteos;

  • alimentos de un solo ingrediente;

  • alimentos no transformados;

  • ingredientes que representen más del 50 % de un alimento.

EN CURSO

(informe final antes de diciembre de 2014, con arreglo
a la legislación)

3) ¿Qué hemos aprendido?

Se han extraído varias lecciones del fraude de la carne de caballo. La más importante probablemente sea que los fraudes transfronterizos a gran escala que se aprovechan de las deficiencias de un abastecimiento cada vez más globalizado del mercado alimentario pueden tener un gran impacto sobre consumidores y los operadores y, por ende, sobre la economía. Así pues, es necesaria una vigilancia constante por parte de los operadores y las autoridades competentes de los Estados miembros ante el fraude por motivos económicos, que puede ser perpetrado en cualquier fase de la cadena alimentaria.

La crisis de la carne de caballo también ha confirmado la necesidad de mejorar la cooperación transfronteriza entre autoridades nacionales responsables de garantizar el cumplimiento de la ley, esencial para abordar eficazmente las actividades fraudulentas, y la necesidad de movilizar contra el fraude alimentario, no solo a los servicios de inspección alimentaria, sino también a otros organismos responsables de garantizar el cumplimiento de la ley (como policía, aduanas) y a las autoridades judiciales.

Por último, la situación del año pasado ha aportado más pruebas de la necesidad de reforzar la capacidad del sistema de control en su conjunto para llevar a cabo una evaluación precoz de la posible vulnerabilidad al fraude de las distintas partes de la cadena alimentaria (basada en las características de los alimentos, los procesos de producción, las modalidades de las diversas fases de la cadena alimentaria y los precios y sus variaciones a lo largo del tiempo) y de reforzar la capacidad de las autoridades nacionales para detectar y prevenir posibles fraudes. Por supuesto, es de crucial importancia en este contexto disponer de buenos métodos para detectar adulteraciones y poder prever, en la medida de lo posible, las «oportunidades» de fraude en toda la cadena (por ejemplo, la disponibilidad de adulterantes, y el acceso a ellos, que sean fáciles de disimular y que no puedan detectarse con los métodos de prueba aceptados en la actualidad).

4) Además de ocuparse del caso de la carne de caballo,
¿qué ha hecho la Comisión?

  • Ha lanzado diversas iniciativas para abordar problemas revelados específicamente por el escándalo de la carne de caballo y mejorar todo el sistema de control de la UE con el fin de detectar y combatir las infracciones de las normas motivadas por la perspectiva de un beneficio financiero o económico.

  • Las medidas adoptadas hasta el momento son:

  • crear una Red de la UE contra el Fraude Alimentario, compuesta por representantes de la Comisión y los Estados miembros (más Islandia, Noruega y Suiza), que ha debatido los medios y las formas de reforzar la coordinación de un enfoque a escala de la UE sobre aspectos relativos al fraude, capaz de tratar de manera más eficiente los asuntos transfronterizos;

  • desarrollar una herramienta específica de TI (trabajo todavía en curso) similar al RASFF (Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos), que permita a los miembros de la red intercambiar rápidamente información y datos sobre los posibles casos de fraude transfronterizo;

  • ofrecer formación especializada a partir de 2014 a inspectores, policías y funcionarios de aduanas y a autoridades judiciales, relativa a las nuevas técnicas de investigación y control del fraude alimentario y a agencias de cooperación transfronteriza más eficaces a nivel nacional;

  • prestar especial atención en toda la UE a la necesidad de desarrollar una capacidad reforzada de análisis de laboratorio, mediante la puesta en común de los conocimientos y recursos disponibles en los Estados miembros y el desarrollo de programas de investigación especializados;

  • lanzar una propuesta legislativa para revisar el marco jurídico aplicable a los controles oficiales a lo largo de la cadena agroalimentaria, y prever un estudio en 2014 sobre el marco jurídico actual de la lucha contra las prácticas fraudulentas y engañosas;

  • coordinar mejor a escala de la UE todos los servicios relacionados con el fraude alimentario y crear un equipo en la Comisión (Dirección General de Salud y Consumidores) dedicado específicamente a esa cuestión.

5) ¿Qué es la «Red de la UE contra el Fraude Alimentario»
y para qué sirve?

Creada en julio de 2013, tras el escándalo de la carne de caballo, la Red de la UE contra el Fraude Alimentario consta de veintiocho puntos de contacto contra el fraude alimentario de los Estados miembros, además de los de Islandia, Noruega, Suiza, Europol y la Comisión (Dirección General de Salud y Consumidores). Los puntos de contacto nacionales son las autoridades designadas por los Estados miembros de la UE para garantizar la asistencia y cooperación administrativa transfronteriza, cuando sea necesario actuar en más de un Estado miembro sobre cualquier cuestión referida a infracciones de los requisitos de la legislación alimentaria por motivos económicos.

La red permite una cooperación ágil y eficiente en casos de incumplimientos transfronterizos de la legislación. Ya ha iniciado la tramitación de posibles casos de fraude alimentario y también sirve de foro de debate sobre la coordinación y priorización de las medidas a escala de la UE en los casos de fraude. La red se reúne periódicamente: celebró dos reuniones en 2013 y la próxima está prevista para el segundo trimestre de 2014.

Los puntos de contacto nacionales de la red y la Comisión están en contacto permanente al margen de las reuniones oficiales. Intercambian información cuando el resultado de los controles oficiales en un Estado miembro indica una posible infracción de los requisitos de la legislación alimentaria motivada por la perspectiva de un beneficio económico o financiero. La Comisión está trabajando actualmente en el desarrollo de una herramienta específica de TI, similar al RASFF, que facilite y haga más eficiente la gestión del sistema.

6) ¿Prevé la Comisión poner en marcha nuevos programas
de pruebas a escala de la UE?

Además del plan de control coordinado sobre la carne de caballo iniciado en 2013 (más de siete mil pruebas para detectar el ADN y la fenilbutazona, llevadas a cabo por los Estados miembros entre febrero y marzo de 2013), la Comisión estudia la posibilidad de desarrollar más planes coordinados a escala de la UE.

Estos planes suponen una de las líneas de actuación destinadas a reforzar la capacidad de los Estados miembros para detectar posibles fraudes y averiguar mejor la envergadura de las prácticas fraudulentas. Se elaborarán a partir de la información recibida de los Estados miembros y de otras fuentes, y se debatirán en la Red de la UE contra el Fraude Alimentario.

7) ¿Por qué la Comisión no propone regular el etiquetado obligatorio del origen para la carne utilizada como ingrediente?

La Comisión quiere dejar claro que el etiquetado del país de origen no puede servir de instrumento para prevenir las prácticas fraudulentas. El informe que la Comisión publicó en diciembre de 2013 trata de la cuestión de la eventual ampliación del etiquetado obligatorio del origen a todos los tipos de carne utilizados como ingredientes. El informe tiene en cuenta la necesidad de informar al consumidor y la viabilidad de una indicación obligatoria del origen; analiza los costes y beneficios; y evalúa el impacto del etiquetado del origen sobre el mercado único y el comercio internacional. El informe se debate actualmente con el Parlamento Europeo y los Estados miembros de la UE; en función del resultado de las negociaciones, la Comisión estudiará, en su caso, qué nuevas medidas deben adoptarse.

8) ¿Quién se encarga de controlar que nuestros alimentos
sean seguros y saludables?

Los explotadores de empresas alimentarias (transformadores, distribuidores y minoristas) que tengan un control real de los productos y procesos sobre el terreno son los principales responsables de garantizar que se cumplen los estrictos requisitos de la legislación alimentaria de la UE.

Los Estados miembros de la UE son responsables de garantizar el correcto cumplimiento de las normas de la UE y están obligados a disponer de sistemas de control sobre el terreno, incluidos programas de inspección de las empresas para verificar el cumplimiento de las normas de la UE sobre la la cadena agroalimentaria. A través de auditorías nacionales, la Oficina Alimentaria y Veterinaria de la Comisión Europea, con sede en Grange, Irlanda, se encarga de velar por que los Estados miembros y los terceros países que exportan a la UE cumplan con sus obligaciones legales.

En el caso de actividades que sean o parezcan ser contrarias a la legislación sobre piensos y alimentos, y que tengan o pudieran tener implicaciones en varios Estados miembros, o cuando no pueda encontrarse una solución a escala de los Estados miembros, la Comisión coordinará la acción a escala de la UE, por ejemplo en forma de plan de control coordinado en toda la UE.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website