Navigation path

Left navigation

Additional tools

European Commission

MEMO

Bruselas, 27.9.2013

Letter from President Barroso to the Members of the European Council

Estimados colegas:

Los días 24 y 25 de octubre volveremos a reunirnos, con unas noticias más alentadoras sobre la economía como telón de fondo. Si bien los problemas económicos de la UE distan mucho de estar resueltos –baste con observar las tasas de desempleo, todavía en niveles inaceptablemente elevados–, se aprecian claros indicios de recuperación. Estoy convencido de que estos resultados se deben en gran medida a los esfuerzos desempeñados por los Estados miembros y a la confianza de los mercados y nuestros socios internacionales en nuestra capacidad de mantener el rumbo y llevar a buen puerto las reformas estructurales que Europa necesita. Todos coincidimos en que debemos propiciar el crecimiento como parte del proceso de recuperación, y parte de nuestra reunión se dedicará a examinar la posible contribución de la innovación, el mercado único digital y el sector de los servicios digitales.

Los servicios digitales y las telecomunicaciones son vectores cruciales de crecimiento y productividad en todas las parcelas de nuestras economías. No obstante, aún no hemos logrado explotar al máximo el potencial de nuestro mercado único en línea y de las telecomunicaciones, sectores en los que la UE está perdiendo terreno ante nuestros competidores internacionales.

Adjunto les presento, como aportación a nuestro debate del mes de octubre, un breve informe de la Comisión sobre la economía digital y sus posibles vías de expansión. Este documento describe el contexto de las iniciativas recientemente adoptadas por la Comisión para despejar los principales obstáculos al mercado único de las telecomunicaciones y propulsar la inversión. Estas iniciativas complementan una serie de importantes propuestas, también recientes, para la consecución del mercado único digital, como las medidas de reducción de los costes del despliegue de las redes de banda ancha de alta velocidad y las de facturación electrónica en la contratación pública, pero también la propuesta de 2012 relativa a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior, actualmente en fase de examen por el Parlamento Europeo y el Consejo y cuya aprobación antes del final de la presente legislatura hemos de tener por meta.

La mejora de las condiciones marco de los servicios en línea requerirá asimismo la pronta adopción de las propuestas del Acta del Mercado Único, que engloban los servicios de pago, y la modernización de las normas sobre derechos de autor para su adaptación a la era digital, así como la plena aplicación del Plan de Acción para el comercio electrónico. La confianza de los ciudadanos y empresas europeos en la economía en línea reclama además la integración en este paquete de nuestras nuevas normas sobre protección de datos. Es crucial que el Parlamento Europeo y el Consejo redoblen sus esfuerzos para lograr la aprobación de esta legislación antes del final de la legislatura.

La inversión sostenida en investigación e innovación es esencial para el crecimiento económico, la competitividad y la creación de empleo. Está demostrado que la inversión en I+D potencia la productividad y, por consiguiente, el crecimiento. Los Estados miembros que han mantenido su inversión en investigación e innovación han corrido mejor suerte en el contexto de la crisis actual que los que no lo han hecho. Se han registrado considerables progresos en la fijación del marco estratégico de la Unión por la innovación, pero hemos de acelerar las reformas críticas y estructurales de nuestros sistemas nacionales de investigación e innovación para conseguir nuestros objetivos del Espacio Europeo de Investigación. El análisis de la posición de Europa en la economía global pone de manifiesto una imagen contrastada:

  • A pesar de su base científica de primera categoría, Europa es un participante más en la carrera mundial por el conocimiento, la investigación y la innovación, y cada vez se acrecientan más las disparidades en los resultados de investigación e innovación de los Estados miembros, hasta el punto de que el grupo de países menos innovadores ha quedado claramente desfasado respecto de los más innovadores.

  • Los gastos en I+D para el sector empresarial de la UE son considerablemente inferiores a los de nuestros principales competidores, a pesar de que la UE sigue siendo un destino atractivo para la inversión extranjera directa en I+D, lo que es en gran medida reflejo de las dimensiones más moderadas y los patrones de especialización más tradicionales de nuestras empresas. Podríamos tomar muchas más iniciativas para aprovechar la escala que ofrece la UE. La crisis también se ha cobrado su tributo con la reducción del gasto público en I+D en 2011.

  • Aunque Europa ha consolidado su posición líder en sectores de producción muy afianzados, permanece rezagada en mercados esenciales de alta tecnología y rápido crecimiento, incluidos los relacionados con tecnologías que aportan soluciones a retos sociales. En Europa, las empresas nacientes crecen a un ritmo más lento que en nuestros principales competidores, y pocas son las que llegan a engrosar las filas de las grandes empresas mundiales.

Hay múltiples maneras de definir y de abordar la innovación, muchas facetas en esta cuestión y diversos indicadores clave por examinar. Para contribuir a un debate abierto, la Comisión acaba de perfilar un indicador de innovación, atendiendo así la petición que se formuló en una de nuestras reuniones; será una herramienta suplementaria para medir las prestaciones en este campo.

La Comisión ha subrayado la urgente necesidad de reformar los sistemas nacionales de investigación para asegurar su mayor eficiencia, teniendo en cuenta las ventajas y especificidades nacionales de cada Estado miembro. Esas reformas, que potenciarán tanto la competencia como la cooperación en toda Europa, son una pieza clave para culminar el Espacio Europeo de Investigación en 2014.

Es esencial por lo tanto asumir un planteamiento común en la Unión Europea. A esa necesidad responde la acertada modernización y simplificación de nuestro instrumento de financiación merced a la adopción de un marco estratégico general de investigación e innovación, Horizonte 2020: al centrarnos en la excelencia en la investigación, el liderazgo industrial y la competitividad, así como en la búsqueda de soluciones para los retos de la sociedad, esperamos aumentar considerablemente su impacto. Como primera medida, la Comisión ha dado luz verde a seis asociaciones de investigación e innovación público-privadas y a otras cuatro público-públicas, por una inversión total de 22 000 millones EUR en apoyo de nuestra estrategia de crecimiento y empleo. El primer programa de trabajo de Horizonte 2020, que se pondrá en marcha el próximo mes de diciembre para el periodo 2014-2015, entrañará una inversión adicional de 20 000 millones EUR para el crecimiento, el empleo y la competitividad.

Tengo la convicción de que, con el grado adecuado de ambición y coordinación, nuestros esfuerzos en materia de innovación y para avanzar en el mercado único de comunicaciones electrónicas y servicios en línea darán sus frutos. Aguardo con sumo interés nuestro debate sobre el catálogo de medidas concretas que nos permitirán seguir avanzando en nuestras políticas.

Les saluda atentamente,

José Manuel BARROSO


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website