Navigation path

Left navigation

Additional tools

Los Estados miembros respaldan las negociaciones sobre comercio e inversión entre la UE y los Estados Unidos

European Commission - MEMO/13/564   15/06/2013

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea

Nota

Bruselas, 14 de junio de 2013

Los Estados miembros respaldan las negociaciones sobre comercio e inversión entre la UE y los Estados Unidos

La decisión adoptada hoy por el Consejo acerca de las directrices de negociación («mandato») da luz verde a la Comisión Europea para entablar formalmente negociaciones comerciales bilaterales con los Estados Unidos de América. Los Estados miembros, al respaldar la idea de las negociaciones bilaterales, establecen los objetivos que la Comisión debe perseguir en las negociaciones que llevará a cabo en nombre de la UE.

¿Cuál es el objetivo de la UE en estas negociaciones?

El objetivo es aumentar el comercio y las inversiones entre la UE y los Estados Unidos aprovechando el potencial sin explotar de un verdadero mercado transatlántico. Se espera que el acuerdo cree puestos de trabajo y genere crecimiento mejorando el acceso al mercado de los Estados Unidos, aumentando la compatibilidad entre las normativas de ambas partes y allanando el camino para el establecimiento de normas mundiales. Si se logra este ambicioso acuerdo, una vez aplicado plenamente puede suponer que un hogar europeo medio obtenga cada año unos beneficios adicionales de 545 euros y que nuestra economía registre un crecimiento de su PIB de entre un 0,5 y un 1 % o ingrese 119 000 millones de euros anuales.

Más concretamente, la finalidad es eliminar los aranceles y otras restricciones al comercio de mercancías. Otros objetivos son la liberación de los servicios comerciales, ofreciendo el máximo nivel posible de protección, seguridad y equidad a los inversores de la Unión en los Estados Unidos, y el incremento del acceso a los mercados estadounidenses de contratación pública. La eliminación de las restricciones normativas innecesarias al comercio constituye una cuestión clave para la UE, al igual que la obtención de una mayor protección de las indicaciones geográficas europeas, la agilización de los trámites aduaneros y el tratamiento de la cuestión de las normas de competencia.

El desarrollo sostenible constituirá un objetivo general. Queremos garantizar que el acuerdo respete las normas y los convenios internacionales sobre medio ambiente y trabajo y promueva elevados niveles de protección del medio ambiente, los trabajadores y los consumidores. No fomentaremos el comercio o la inversión en detrimento de estas normas.

¿Qué beneficios económicos se esperan?

Un amplio y ambicioso acuerdo transatlántico sobre comercio e inversión podría reportar importantes beneficios económicos a la UE (119 000 millones de euros al año) y los Estados Unidos (95 000 millones de euros al año) una vez que se aplique plenamente.

Los beneficios para la UE y los Estados Unidos no se obtendrían a costa del resto del mundo. Al contrario, se espera que la liberalización del comercio entre la UE y los Estados Unidos tenga un impacto positivo en el comercio y los ingresos mundiales, con un posible aumento del PIB en el resto del mundo de casi 100 000 millones de euros. Algunas de las reducciones conseguidas en el coste de la actividad comercial beneficiarían también a otros socios, puesto que la UE y los Estados Unidos podrán colaborar en el futuro para establecer mejores normas sobre comercio y reducir las diferencias entre sus normativas. La importancia económica de la UE y de los Estados Unidos animará también a sus socios a adaptarse a las nuevas normas transatlánticas, situación que puede beneficiar a una economía mundial cada vez más interdependiente, teniendo en cuenta sobre todo la creciente complejidad de las cadenas de valor mundiales.

Nuestro estudio económico (MEMO/13/211) muestra que las exportaciones de la UE a los Estados Unidos aumentarían un 28 %, lo que equivale a la exportación adicional de bienes y servicios de la UE por valor de 187 000 millones de euros. El comercio de la UE y de los Estados Unidos con el resto del mundo aumentaría también en más de 33 000 millones de euros. En conjunto, el comercio bilateral adicional entre ambos bloques, junto con el aumento de su comercio con otros socios, significaría un aumento del 6 % de las exportaciones totales de la UE y del 8 % de las exportaciones de los Estados Unidos. Esto supone la venta de bienes y servicios adicionales de productores de la UE y de los Estados Unidos por valor de 220 000 millones de euros y 240 000 millones de euros, respectivamente.

¿Deberá sacrificar la UE sus elevados estándares para obtener este acuerdo comercial?

En absoluto. Nuestras negociaciones sobre comercio e inversión siempre se llevan a cabo con el objetivo primordial de obtener beneficios para nuestras sociedades, nuestros ciudadanos y nuestras empresas de forma sostenible. Lo mismo ocurrirá en las negociaciones con los Estados Unidos.

Por tanto, todo beneficio económico que aporte el acuerdo deberá supeditarse al respeto de nuestros elevados estándares en materia de medio ambiente, salud y seguridad, privacidad y derechos de los consumidores y de los trabajadores. Nuestros elevados niveles de protección no son negociables. Los avances en términos de mejoras del comercio y de la inversión no irán en detrimento de nuestros valores fundamentales ni en perjuicio de nuestro derecho de regular de la forma que la UE lo considere conveniente.

¿Cuáles son los principales elementos del mandato?

Las directrices de negociación establecen en términos muy amplios las cuestiones que deben tratarse y los objetivos que deben alcanzarse durante las negociaciones. Básicamente, el mandato se ciñe a tres elementos principales: el acceso al mercado, la convergencia reguladora y las normas comerciales sobre retos mundiales compartidos.

1) Acceso al mercado

Aranceles: El objetivo del acuerdo es aproximarse lo más posible a la supresión de todos los derechos sobre el comercio transatlántico de productos industriales y agrícolas, con un trato especial para los productos más sensibles. Las barreras arancelarias transatlánticas son actualmente relativamente bajas: una media del 5,2 % en la UE y del 3,5 % en los Estados Unidos (según estimaciones de la OMC). Sin embargo, dada la magnitud del comercio entre la UE y los Estados Unidos, los aranceles tienen aún un coste nada desdeñable.

Normas de origen: Se intentará conciliar los planteamientos de la UE y de los Estados Unidos sobre las normas de origen para facilitar el comercio, teniendo en cuenta al mismo tiempo los intereses de los productores de la UE.

Medidas de defensa comercial: La UE quiere establecer un diálogo regular sobre medidas antidumping y antisubvenciones con los Estados Unidos, sin perjuicio de su derecho a utilizar tales medidas en el marco de las normas pertinentes de la OMC.

Servicios: Ambas partes deben abrir sus sectores de servicios como mínimo en la misma medida que lo han hecho en otros acuerdos comerciales ya celebrados. Paralelamente, intentarán abrir sus mercados de servicios en sectores nuevos, como el de los transportes. La UE desea asegurarse también de que las cualificaciones profesionales europeas son reconocidas al otro lado del Atlántico y de que las empresas de la UE y sus filiales podrán operar en los Estados Unidos en las mismas condiciones que las empresas nacionales. El acuerdo debe abordar el nivel de gobierno subfederal, tanto en su capítulo sobre los servicios como en el relativo a las inversiones.

Inversión: Se intentará alcanzar los máximos niveles de liberalización y protección de las inversiones que ambas Partes hayan negociado hasta ahora en otros acuerdos comerciales. La UE se basará en la experiencia y las mejores prácticas de los Estados miembros en el ámbito de los acuerdos bilaterales sobre inversión. Desea incluir en el acuerdo garantías de protección contra las expropiaciones y reglas sobre libre transferencia de fondos, trato justo y equitativo y condiciones de competencia justas para sus empresas cuando inviertan en los Estados Unidos. La protección de las inversiones, incluida la resolución de litigios entre los inversores y los Estados, figura también en las directrices de negociación. Se incluyen las garantías oportunas para evitar abusos del sistema y salvaguardar el derecho a regular.

Contratación pública: Las empresas europeas cuya actividad depende de los contratos públicos representan el 25 % del PIB de la UE y treinta y un millones de puestos de trabajo. Por consiguiente, pueden crearse nuevas oportunidades de negocio considerables dando acceso a los mercados de contratación pública a todos los niveles de la administración sin discriminar a las empresas europeas. Esto significa también que la UE debe aspirar a una mayor transparencia de los procedimientos de licitación y a la supresión de requisitos de contenido local.

2) Problemas de reglamentación y barreras no arancelarias: hacia un mercado transatlántico más integrado

El ámbito reglamentario es el que mayor margen de beneficio económico ofrece en estas negociaciones sobre comercio e inversión.

En la actual relación comercial transatlántica, la principal barrera comercial no la constituyen los aranceles aduaneros, sino los denominados obstáculos comerciales «posfronterizos», como es la aplicación de distintas normas sobre seguridad o medio ambiente a los automóviles. En la actualidad, los fabricantes que deseen vender sus productos a ambos lados del Atlántico tienen a menudo que tramitar y costear dos veces los procedimientos de homologación de sus productos. El objetivo de este acuerdo comercial es reducir los costes y retrasos innecesarios para las empresas, manteniendo al mismo tiempo un elevado nivel de protección de la salud, de la seguridad, de los consumidores y del medio ambiente.

Partiendo de esta idea, ambas partes se proponen negociar un ambicioso acuerdo sobre sanidad y fitosanidad (normas de salud e higiene aplicables, por ejemplo, a los productos alimenticios) y sobre barreras técnicas al comercio.

Asimismo, abordarán la compatibilidad reglamentaria en sectores específicos, como los sectores químico, automovilístico, farmacéutico y de las TIC, además de otros sectores sanitarios, como el de los dispositivos médicos.

La necesidad de convergencia normativa no se limita al comercio de mercancías. Por lo que respecta a los servicios financieros, por ejemplo, en las negociaciones debe estudiarse la posibilidad de crear marcos comunes para una cooperación prudencial. Las partes interesadas de ambos lados han señalado dónde se encuentran las barreras más significativas.

Dado que no es posible eliminar todas las divergencias reglamentarias de una vez, ambas partes contemplan la posibilidad de establecer un marco para un «acuerdo vivo» que permita una convergencia reguladora progresiva en el tiempo en función de unos objetivos y plazos determinados. Esta opción permitiría no solo eliminar los obstáculos existentes, sino también evitar la aparición de otros nuevos en el futuro.

3) Abordar los retos y las oportunidades comunes en el comercio mundial en el siglo XXI

Habida cuenta de la magnitud y las repercusiones del acuerdo transatlántico sobre los flujos comerciales mundiales, los negociadores abordarán áreas que van más allá de los intercambios comerciales bilaterales y contribuirán asimismo al refuerzo del sistema de comercio multilateral.

Derechos de propiedad intelectual e industrial: La UE y los Estados Unidos se han comprometido a mantener y promover un elevado nivel de protección de la propiedad intelectual e industrial. Dada la eficacia de sus respectivos sistemas, no se pretende llegar a una armonización, sino identificar una serie de cuestiones específicas en las que se corregirán las divergencias. Por parte de la UE, las indicaciones geográficas tienen especial importancia en este contexto. Por consiguiente, durante las negociaciones tenemos la intención de presentar ideas específicas para garantizar la protección adecuada de las indicaciones geográficas.

Comercio y desarrollo sostenible: Ambas Partes se proponen trabajar conjuntamente sobre los aspectos sociales y medioambientales del comercio y el desarrollo sostenible, sobre la base de lo que cada una de ellas ha negociado ya en acuerdos comerciales vigentes.

Otros retos y oportunidades pertinentes a escala mundial: Para que sea un verdadero acuerdo del «siglo XXI» en el que se tengan en cuenta las interconexiones entre las economías, ambas partes están dispuestas a abordar la modernización y simplificación de los aspectos comerciales de la facilitación aduanera y comercial, la competencia y las empresas públicas, las materias primas y la energía, las pequeñas y medianas empresas y la transparencia. Podría incluirse, por ejemplo, el compromiso de consultar a las partes interesadas antes de la introducción de medidas que tengan repercusiones en los intercambios comerciales y la inversión.

¿Qué solución se ha encontrado a propósito de los servicios audiovisuales?

No hay una exclusión de los servicios audiovisuales. La Comisión Europea ha invitado recientemente a las partes interesadas a opinar sobre el futuro de los medios de comunicación digitales (IP/13/358). Dado que aún debe desarrollarse la legislación de la UE en este ámbito, se ha acordado que los servicios audiovisuales no formen parte actualmente del mandato, pero que más adelante la Comisión tenga la posibilidad de presentar directrices de negociación adicionales al Consejo.

Según el texto del mandato, «En un espíritu de transparencia, la Comisión informará periódicamente al Comité de Política Comercial del curso de las negociaciones. La Comisión, de conformidad con los Tratados, podrá hacer recomendaciones al Consejo sobre posibles directrices de negociación adicionales relativas a cualquier cuestión, siguiendo el mismo procedimiento de adopción, incluidas las modalidades de voto, que para el presente mandato».

¿Cuál es la función de los Estados miembros y del Parlamento Europeo en estas negociaciones? ¿Y qué papel tiene la sociedad civil?

El Consejo ha adoptado hoy directrices para que la Comisión negocie en nombre de la UE. Una vez finalizadas las negociaciones, el Parlamento Europeo y el Consejo deben aprobar su resultado antes de que sea vinculante para la UE.

No obstante, ello no significa que los Estados miembros y el Parlamento no tengan voz a lo largo de las negociaciones: la Comisión estará en contacto regularmente con los Estados miembros en el Consejo y mantendrá informado al Parlamento Europeo sobre los avances de las negociaciones, teniendo en cuenta que serán los que tendrán la última palabra acerca del acuerdo general.

La Comisión comunicará también de forma transparente con los representantes de la sociedad civil acerca de este acuerdo comercial. No obstante, se combinará también con cierto grado de confidencialidad en las negociaciones comerciales, algo inevitable para no comprometer los objetivos de la UE en este acuerdo que, en definitiva, es la creación de puestos de trabajo para los europeos.

¿Está a disposición del público el texto del mandato?

El mandato de negociación del Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión sigue siendo un documento restringido, lo cual es necesario para proteger los intereses de la UE y mantener grandes posibilidades de obtener un resultado satisfactorio. Nadie enseña directamente todas sus cartas al oponente al inicio de la partida, y lo mismo hace la UE. No obstante, la Comisión Europea es muy sensible a la necesidad de que el proceso de negociación sea lo más transparente posible para los ciudadanos europeos (factsheet).

¿Cuándo empezarán las negociaciones?

La Comisión ha recibido el visto bueno de los Estados miembros y está preparada para iniciar las negociaciones tan pronto como lo esté la administración de los Estados Unidos. A efectos prácticos, esto significa que las negociaciones formales probablemente empiecen antes del verano.

¿Cómo puedo mantenerme informado de las negociaciones?

La información relacionada con las negociaciones se actualiza periódicamente en el sitio web de la Comisión. En dicho sitio pueden consultarse los últimos discursos del Comisario de Comercio de la UE, las invitaciones a los actos de las partes interesadas y los estudios de impacto. Para mantenerse informado en tiempo real, síganos también en Twitter, @EU_TTIP_team.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre asuntos específicos?

En la página sobre Preguntas frecuentes acerca del Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión se contesta a preguntas relativas a las negociaciones en relación con los consumidores, el medio ambiente y la protección de la salud, los organismos modificados genéticamente, las hormonas, la industria cinematográfica, la solución de diferencias, la privacidad de los datos, la Ronda de Desarrollo de Doha y muchas otras cuestiones.

Se ha creado una página específica sobre las negociaciones del Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión en el sitio web de la Dirección General de Comercio que se actualizará periódicamente.

Más información

Conferencia de prensa del Comisario De Gucht a propósito del mandato de negociación del Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión

Sitio web de la negociación del Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión

http://ec.europa.eu/trade/policy/in-focus/ttip/questions-and-answers/index_es.htm

Preguntas frecuentes sobre el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión

Informe final del Grupo de Trabajo de Alto Nivel sobre Empleo y Crecimiento (PDF), 11 de febrero de 2013

Relación comercial UE-EE.UU.

Reuniones de Diálogo de la Sociedad Civil

Personas de contacto:

Helene Banner (+32 22952407)

John Clancy (+32 22953773)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website