Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

NOTA

Bruselas, 4 de junio de 2013

Observaciones de Karel De Gucht, Comisario de Comercio de la UE, sobre la decisión de imponer medidas antidumping provisionales a las importaciones de paneles solares de China

Muy buenas tardes, señoras y señores.

Desearía comunicarles que la Comisión Europea ha decidido por unanimidad imponer aranceles provisionales a los paneles solares importados de China a fin de compensar los efectos del dumping de estos productos en el mercado europeo.

Esta decisión ha ido precedida de una detallada investigación legal en los últimos nueve meses. Hemos llegado a esta conclusión después de examinar todos los hechos y de consultar al gran número de interesados afectados por este caso.

Estos aranceles entrarán en vigor a partir del 6 de junio por un periodo de seis meses, hasta que finalice la investigación completa a principios de diciembre de este año. En ese momento deberá tomarse una decisión sobre la imposición de derechos permanentes durante un periodo máximo de cinco años.

Nuestra respuesta tendrá dos fases: a partir del 6 de junio, se impondrá un arancel del 11,8 % a todas las importaciones de paneles solares de China. Dos meses después, a partir del 6 de agosto, el arancel medio será del 47,6 %. Globalmente, los derechos oscilarán entre el 37,3 % y el 67,9 % en dicha fase. Las empresas chinas que hayan cooperado estarán sometidas a aranceles más bajos, mientras que se aplicarán aranceles más elevados a las que no hayan cooperado.

Esta respuesta escalonada permite una fácil transición para que nuestros mercados se adapten, y es a la vez una oferta única a la parte china, con la que se ofrece un incentivo muy claro para negociar. Ofrece una clara oportunidad para negociar, pero ahora es China quien debe actuar. No hay duda de que si China no ofrece una solución antes de agosto, entonces se aplicarán los aranceles más elevados.

En resumen, nuestra acción del día de hoy es una medida de emergencia para dar el indispensable oxígeno a un sector económico de Europa que está sufriendo mucho debido a este dumping. Nuestra respuesta es equilibrada, legal y justificada dentro de las normas del comercio internacional y está concebida para evitar que la situación entre en una fase sin vuelta atrás.

No se trata de proteccionismo, sino más bien de garantizar que las normas del comercio internacional también se apliquen a las empresas chinas, tal como se nos aplican a nosotros. Como bien saben, los Estados Unidos también aplican en la actualidad derechos a las exportaciones chinas.

Con la medida que hoy ha tomado, la Comisión ejerce su función de defensora independiente de la industria europea frente a prácticas comerciales desleales de otros países.

Y quiero ser muy claro: mi objetivo sincero desde el primer momento ha sido alcanzar una solución amistosa. Esto se ve ilustrado por la política de puertas abiertas que he aplicado durante el último año con nuestros socios chinos a petición suya, con numerosas reuniones a mi nivel, o al de mis servicios. Espero que la decisión del día de hoy permitirá que haya margen para que el debate progrese de manera formal.

Ahora déjenme explicarles los hechos por los que se ha tomado esta decisión en esta fase de la investigación.

La cuestión simple que se nos ha pedido que examinemos es si las empresas chinas están exportando paneles solares con prácticas de dumping, con el resultado de que acaban vendiéndose a un precio menor que lo que cuesta producirlos en primer lugar.

La respuesta es sencilla: sí, las empresas chinas realizan prácticas de dumping para vender paneles solares por debajo de su precio en Europa. Nuestra estimación del precio de venta justo de un panel solar chino sería en realidad un 88 % superior al precio al que se están vendiendo en la actualidad en el mercado europeo.

Ahora, nuestra próxima pregunta es si este dumping es dañino para las empresas europeas.

Una vez más, la respuesta es sencilla. Es evidente que las prácticas de dumping de estos paneles solares chinos están dañando a la industria europea de los paneles solares. Esto amenaza a un mínimo de 25 000 puestos de trabajo existentes. Además, este dumping pone en peligro la propia supervivencia del sector al dañar las inversiones actuales y futuras, especialmente en el ámbito primordial de la investigación y el desarrollo.

El pasado verano, la Comisión recibió una denuncia formal y válida de una agrupación de fabricantes de paneles solares, que nos obligó a iniciar una investigación, tal como exige la legislación de la UE.

Lo que hemos descubierto a partir de las pruebas recogidas mediante visitas in situ es que los exportadores chinos han estado inundando Europa con paneles solares debido al exceso de capacidad de su propio mercado.

Han conquistado el 80 % de la cuota de mercado de la UE, en un contexto de un exceso de capacidad masivo que equivale al 150 % del consumo mundial total. En otras palabras, hoy se produce una vez y media la cantidad de paneles solares que el mundo necesita. Simplemente, se producen demasiados.

Las medidas provisionales del día de hoy tienen como objetivo evitar que esta situación afecte a nuestro mercado y volver a crear unas condiciones equitativas y reintroducir la competencia justa. Pero, lo que es más importante, la medida tomada hoy abre la puerta a negociar una solución amistosa mediante «compromisos sobre precios» dentro de un breve periodo de tiempo.

Esencialmente, el sistema volvería a ser estable si las empresas chinas estuvieran dispuestas a reestablecer unos precios justos que reflejaran el auténtico valor de mercado de estos paneles solares.

Quiero dejar una cosa muy clara: deseo una solución amistosa con nuestros socios chinos; y esto es también lo que quiere Europa.

Antes de finalizar, desearía simplemente responder a una serie de críticas. En la fase previa a la decisión de hoy, algunos han sugerido que las medidas de defensa comercial que hoy hemos tomado equivalen a «proteccionismo». Esto es sencillamente falso y engañoso.

La verdad es que nuestra actuación consiste en garantizar una competencia justa y el respeto de las normas del comercio internacional, que tanto Europa como China han firmado en el seno de la OMC.

A primera vista, una oferta barata y abundante parece algo muy positivo, pero esto acabaría conduciendo a una «carrera a la baja» y todos saldrían perdedores en la industria de los paneles solares y sus servicios conexos.

Incluso los que argumentan que unos paneles solares baratos son buenos para una energía sostenible y el medio ambiente deben darse cuenta de que, en primer lugar, hay que procurar que la industria de los paneles solares siga siendo «sostenible» si se quiere conseguir algún beneficio en el futuro.

No creo que sea preciso recordarles que el Estado de Derecho es el principio fundamental en que se sustenta la Unión Europea.

Europa, al igual que todos sus socios, también debe respetar las normas del comercio internacional. Pero tampoco debemos renunciar a utilizar los medios legales de recurso previstos cuando nos enfrentamos a algún tipo de daño. Ambas vías son igualmente importantes a fin de garantizar que el sistema funcione en beneficio de todos.

Déjenme subrayar para aquellos de ustedes que no están diariamente en contacto con temas comerciales que la Comisión Europea es la responsable, en nombre de la UE, de la aplicación de su política comercial exterior. Y por un muy buen motivo: la Comisión puede garantizar la independencia y trabajar en nombre de todos en Europa ya que tiene una visión completa de la situación.

Señoras y Señores; espero haber podido describirles esta visión completa hoy.

Espero haber podido explicar exactamente por qué era necesaria la decisión de imponer aranceles provisionales teniendo en cuenta el dumping que puede destruir una importante industria dentro de Europa si no actuamos ahora.

También espero que todo el mundo entienda que tengo una responsabilidad con la economía europea y que voy a ejercer esta responsabilidad.

Déjenme acabar subrayando una vez más que preferiría una solución negociada y con rapidez, no hay ningún motivo para que esto dure meses si nuestros socios chinos tienen un deseo sincero de buscar una solución mediante «compromisos sobre precios». Pero ahora son los exportadores chinos y la Cámara de Comercio de China quienes deben dar un paso adelante y presentar una solución que elimine el daño a la industria europea de los paneles solares.

Espero ponerme en contacto con ellos lo antes posible de manera que podamos trabajar juntos a fin de alcanzar un acuerdo satisfactorio que sea beneficioso para todos nosotros.

Muchas gracias.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website