Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

NOTA INFORMATIVA

Bruselas, 27 de marzo de 2013

Comunicación consultiva sobre el futuro de la captura y el almacenamiento de carbono en Europa

¿Qué se entiende por «captura y almacenamiento de carbono» (CAC)?

Por «captura y almacenamiento de carbono» (CAC) se entiende una serie de tecnologías que absorben el dióxido de carbono (CO2) emitido por instalaciones industriales que utilizan combustibles fósiles, lo transportan hacia un emplazamiento adecuado y lo almacenan en formaciones geológicas subterráneas, retirándolo así de la atmósfera.

¿Por qué necesitamos la CAC?

La Unión Europea se ha comprometido a reducir antes de 2050 sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 80 % y un 95 % en comparación con los niveles de 1990, según sea necesario para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 ºC. Hay muchos medios de lograr la descarbonación, por ejemplo la eficiencia energética, una mayor utilización de las energías renovables y el recurso a fuentes de energía sin carbono. No obstante, en un contexto de demanda creciente de energía, que en gran parte es probable que se satisfaga con combustibles fósiles, la introducción generalizada de la CAC puede ser una de las soluciones necesarias de mitigación.

El papel de la CAC en la mitigación del cambio climático de una manera rentable quedó confirmado en la Hoja de Ruta de la Energía para 2050 y en la Hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva en 2050, publicadas por la Comisión Europea en 2011, en las que todos los escenarios presentados implican el recurso a la CAC.

¿Qué finalidad tiene la Comunicación que se publica hoy?

La Comunicación que se presenta hoy resume la situación en que se encuentra la CAC y señala los obstáculos que han frenado el avance de la tecnología en Europa al ritmo previsto inicialmente en 2007. A continuación, expone algunas de las opciones posibles para promover la demostración oportuna y el rápido despliegue de la CAC en Europa, así como para reforzar su viabilidad comercial a largo plazo. Se espera obtener la opinión de las partes interesadas sobre cuál podría ser el mejor marco político que permita materializar sin más retrasos la demostración y el posterior despliegue de la CAC, si resulta ser comercial y técnicamente viable.

¿Hasta qué punto está consolidada la CAC desde el punto de vista técnico?

En todo el mundo se están realizando con éxito más de veinte proyectos de demostración a pequeña escala de la CAC, dos de los cuales están teniendo lugar en Europa (Noruega), pero ninguno en el territorio de la UE. La mayoría de esos proyectos son aplicaciones industriales, por ejemplo sobre el tratamiento de petróleo y gas o de producción química, en los que la captura de CO2 responde a razones comerciales. Ocho de esos proyectos cuentan con la cadena completa de la CAC, y cinco de ellos son económicamente viables gracias a una recuperación mejorada de petróleo, en la que el CO2 se utiliza para intensificar la extracción de crudo.

No obstante, la CAC aún no se aplica a gran escala para mitigar el cambio climático. Sigue siendo difícil, por tanto, reducir costes y garantizar la viabilidad comercial.

¿Por qué no ha ganado aún terreno la CAC en la UE?

La ejecución de los proyectos de demostración previstos en Europa ha resultado más difícil de lo esperado debido a una serie de factores, pero sobre todo por la ausencia de viabilidad comercial a largo plazo y por el coste de la tecnología CAC. Con los precios actuales del carbono, muy bajos, y sin ninguna otra limitación jurídica ni incentivos, los agentes económicos no tienen ningún motivo para invertir en CAC. Algunos proyectos (los que preveían el almacenamiento en tierra) se enfrentaron a una fuerte oposición pública. Aunque es probable que exista en Europa una capacidad de almacenamiento suficiente, no toda esa capacidad es accesible ni está localizada cerca de los emisores de CO2. Algunos Estados miembros han decidido prohibir o restringir el almacenamiento de CO2 en su territorio. Además, se necesita una infraestructura de transportes adecuada para conectar eficientemente las fuentes de CO2 y los sumideros.

¿Cuánto costará la CAC?

Según estudios recientes del Centro Común de Investigación, se calcula que las primeras centrales CAC de generación van a resultar entre un 60 % y un 100 % más caras que las centrales convencionales similares, dependiendo de la tecnología de captura que se elija. Cuando empiecen a implantarse las centrales CAC, irán reduciéndose los costes gracias a las actividades de I+D y a las economías de escala. El coste de la captura de CO2 para las aplicaciones industriales dependerá también de la aplicación, pero, en muchos casos, puede ser inferior al de la generación de electricidad, debido a la mayor concentración de CO2 en los gases de combustión.

Las estimaciones en cuanto a los costes de explotación de la CAC varían en función del combustible, la tecnología y el tipo de almacenamiento, pero la mayoría de los cálculos sobre los costes corrientes los sitúan entre 30 y 100 EUR/t de CO2 almacenada (una media de 40 EUR/t de CO2 no emitida en el caso de la centrales de carbón; y 80 EUR/t de CO2 no emitida en el de las centrales de gas natural). También hay que tener en cuenta los costes de transporte y almacenamiento, que se espera se reduzcan considerablemente a medida que la tecnología se pruebe a escala comercial.

Más información: IP/13/272


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website