Navigation path

Left navigation

Additional tools

Preguntas más frecuentes sobre el multilingüismo y el aprendizaje de lenguas

European Commission - MEMO/12/703   25/09/2012

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea

NOTA

Bruselas, 25 de septiembre de 2012

Preguntas más frecuentes sobre el multilingüismo y el aprendizaje de lenguas

IP/12/1005

¿Qué significa «multilingüismo»?

  • la capacidad de hablar y dominar varias lenguas;

  • una política que requiera que una organización, una empresa o una institución utilicen más de una lengua para su comunicación interna y/o externa.

¿Cuáles son las lenguas oficiales de la UE?

Las 23 lenguas oficiales de las instituciones de la UE son: alemán, búlgaro, checo, danés, eslovaco, esloveno, español, estonio, finés, francés, griego, húngaro, inglés, irlandés, italiano, letón, lituano, maltés, neerlandés, polaco, portugués, rumano y sueco.

¿Quién decide cuáles son las lenguas oficiales de la UE?

El Consejo de la Unión Europea, donde todos los Estados miembros de la UE están representados, lo decide por unanimidad. Antes de su adhesión a la UE, cada futuro Estado miembro decide cuál va a ser la lengua oficial que va a utilizar en la UE. Cualquier cambio posterior —añadir una nueva lengua oficial o suprimir una existente— deberá ser aprobado por unanimidad de todos los Estados miembros.

¿Cuántas lenguas regionales se hablan en los Estados miembros?

En la Unión Europea se hablan unas 60 lenguas minoritarias y regionales, además de las más de 175 lenguas de los inmigrantes.

¿Qué estatuto tienen las lenguas regionales en las instituciones de la UE?

El Consejo de la UE ha convenido en que algunas lenguas reconocidas por la Constitución de un Estado miembro, aunque no sean la lengua oficial del país de que se trate, podrán utilizarse en reuniones oficiales y en documentos de la UE. SE ha celebrado un acuerdo entre las instituciones de la UE y el Gobierno español sobre la utilización del vasco, el catalán y el gallego en los documentos. El Gobierno del Reino Unido tiene un acuerdo similar en relación con el uso del galés y gaélico escocés. En estos casos, las traducciones las proporciona el Gobierno del Estado miembro de que se trate, en el momento en que se necesiten, y corren a su cargo. La interpretación desde (pero no hacia) el vasco, el catalán/valenciano/balear y el gallego se facilitará, previa solicitud, para determinadas formaciones del Consejo con los representantes regionales, así como en las reuniones plenarias del Comité de las Regiones y el Comité Económico y Social Europeo. El coste de esta interpretación correrá a cargo del Estado miembro de que se trate. Las autoridades galesas y escocesas tienen un acuerdo similar.

¿Protege la legislación de la UE el uso de lenguas?

La legislación de la UE protege los derechos y las obligaciones de la UE en lo que respecta a las lenguas. El Tratado de la Unión Europea (artículo 3) y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (artículos 21 y 22) prohíben la discriminación por razón de lengua y declaran que la Unión deberá respetar la diversidad lingüística.

El primer Reglamento comunitario, aprobado en 1958, exige a las instituciones comunitarias que traduzcan la legislación a todas las lenguas oficiales de la UE y que respondan a las preguntas de los ciudadanos en la misma lengua en que esté redactada la pregunta (artículo 2, y artículos 20 y 24 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea).

¿Tiene previsto la UE reducir el número de lenguas oficiales?

No. El sistema actual se aplica en interés de la democracia, la transparencia y la responsabilidad. Ningún Estado miembro está dispuesto a renunciar a su propia lengua y los países candidatos quieren añadir la suya a la lista de lenguas oficiales. En ocasiones se ha propuesto adoptar una única lengua para la UE. Sin embargo, eso sería antidemocrático, ya que impediría que la mayoría de los ciudadanos de la UE entendieran lo que se está haciendo en su nombre y reduciría la responsabilización.

¿Por qué promueve la Comisión Europea el multilingüismo?

Porque quiere: 1) promover el diálogo intercultural y una sociedad más integradora; 2) ayudar a los ciudadanos de los 27 Estados miembros a desarrollar un sentido de la ciudadanía de la UE; 3) dar más oportunidades a los ciudadanos para que puedan estudiar y trabajar en el extranjero y 4) abrir nuevos mercados para las empresas de la UE que compiten a escala mundial.

En pocas palabras, ¿cuál es el objetivo de las políticas lingüísticas de la UE?

La finalidad de la política lingüística de la UE es proteger la diversidad lingüística y fomentar el conocimiento de lenguas por razones de identidad cultural e integración social y porque los ciudadanos multilingües se encuentran en mejor situación para aprovechar las oportunidades educativas y laborales en el mercado único.

El objetivo es una Europa en la que todo el mundo, desde una edad muy temprana, aprenda al menos dos idiomas, además de la lengua materna. El objetivo «lengua materna +2» fue establecido por los Jefes de Estado o de Gobierno de la UE en la Cumbre de Barcelona, celebrada en marzo de 2002.

¿Qué papel desempeñan la traducción y la interpretación?

El papel de los servicios de traducción e interpretación de la Unión Europea es apoyar y reforzar el multilingüismo en la Unión Europea y contribuir a aproximar las políticas de la Unión a sus ciudadanos. Informar a los ciudadanos, en particular sobre sus derechos y obligaciones con arreglo a la legislación de la UE, y comunicar con ellos en todas las lenguas oficiales es fundamental para la legitimidad, la transparencia, la responsabilización y la eficacia de la UE.

¿Se traducen todos los documentos de la UE a todas las lenguas oficiales?

No. Los documentos se traducen según las prioridades, que dependen del público destinatario y de la finalidad. La legislación y los documentos de mayor importancia o interés público se traducen a las 23 lenguas oficiales. Los demás documentos (por ejemplo, la correspondencia con las autoridades nacionales o las decisiones destinadas a personas o entidades concretas) se traducen únicamente a las lenguas necesarias.

La Comisión Europea trabaja de manera interna en tres lenguas de procedimiento: inglés, francés y alemán. Los miembros del Parlamento Europeo reciben los documentos de trabajo en su propia lengua.

¿Y los sitios web?

Utilizar internet para mantener informado al público sobre lo que hace la UE y sobre las ventajas que reporta es cada vez más importante. En relación con los sitios web de la Comisión, no hay ninguna obligación legal de traducir todas las páginas a todas las lenguas oficiales. No obstante, en sus sitios web, la Comisión proporciona tanta información como sea posible en el mayor número de lenguas posible.

¿Cuál es el coste de la traducción y de la interpretación en las instituciones de la UE?

El coste total de la traducción y la interpretación en todas las instituciones de la UE (la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Tribunal de Cuentas Europeo, el Comité Económico y Social Europeo y el Comité de las Regiones) es de unos mil millones de euros al año. Esto representa menos del 1 % del presupuesto de la UE, poco más de dos euros por ciudadano. La Comisión Europea tiene unos 3 000 traductores e intérpretes.

¿Qué lengua es la más importante?

Se considera que todas las lenguas tienen la misma importancia. La lengua de la UE con el mayor número de hablantes nativos en la UE es el alemán, pero no se utiliza mucho fuera de Alemania y Austria. Las lenguas de la UE más utilizadas en el mundo son el inglés y español, pero la mayoría de los hablantes no están en Europa. El inglés es la segunda lengua más conocida en la UE. Sin embargo, estudios recientes revelan que, incluso actualmente, menos de la mitad de la población de la UE tiene un conocimiento suficiente para poder comunicarse en ella. El francés es la lengua oficial, o una de las lenguas oficiales, de tres Estados miembros (Bélgica, Francia y Luxemburgo). Se habla en muchas partes del mundo y se enseña en muchas escuelas, en la UE, pero es mucho más conocida en el sur y el oeste de Europa que en el norte o el este del continente.

¿Sería la solución una lengua para todos?

La idea de que una única lengua podría ser la solución para todas las necesidades lingüísticas es excesivamente simplista. A veces se sugiere que la UE debería adoptarse una lengua única, paneuropea, como el latín o el esperanto. Sin embargo, puesto que casi todo el mundo debería aprender una u otra lengua a partir de cero, esta solución también sería difícil y no demasiado útil en las relaciones con el resto del mundo. Formar a los profesores y enseñar una nueva lengua a 500 millones de europeos exigiría mucho tiempo y recursos. Por ello, el compromiso de la Comisión a favor del multilingüismo fomenta la diversidad más que la uniformidad.

¿Qué gano con aprender una lengua?

En tiempos de creciente desempleo y perspectivas económicas difíciles, la capacidad para utilizar y comprender idiomas es un valor añadido y una competencia clave para la empleabilidad, el crecimiento y el empleo. Esta es la razón por la que, en 2002, la UE los Jefes de Estado o de Gobierno hicieron un llamamiento para que se enseñaran al menos dos idiomas desde una edad muy temprana.

¿Qué apoyo presta la UE para que la gente aprenda idiomas en el extranjero?

El aprendizaje de lenguas en el extranjero puede desempeñar un papel en la recuperación de nuestras economías, así como en el desarrollo de una sociedad más coherente a escala continental. Todos los ciudadanos de la UE deben ser capaces de desarrollar mejores competencias lingüísticas, tener acceso a las diferentes culturas y descubrir las oportunidades que la Unión y el mercado mundial les ofrecen. El programa de aprendizaje permanente de la UE asigna alrededor de 50 millones de euros al año para concienciar sobre la importancia de las competencias lingüísticas, impulsar el acceso a los recursos de aprendizaje de lenguas y el desarrollo de materiales de enseñanza y aprendizaje de lenguas. El aprendizaje de lenguas y la diversidad lingüística se hallan entre las prioridades del programa «Erasmus para todos» para 2014-2020. Se espera que el nuevo programa, que se está debatiendo actualmente en el Consejo y el Parlamento Europeo, aumente de forma significativa la financiación para la adquisición y el desarrollo de las competencias lingüísticas.

¿Son las lenguas importantes para las empresas?

Sí, porque es útil conocer la lengua de su cliente. En 2006, se llevó a cabo un estudio para la Comisión Europea a fin de evaluar el coste supone para las empresas de la UE el hecho de no tener conocimientos de idiomas. El estudio mostró que las ventas de exportación de las PYME que habían invertido en competencias lingüísticas de su personal o que tenían una estrategia lingüística eran un 44,5 % superiores a las de aquellas empresas que no habían realizado ninguna de esas inversiones.

¿Qué piensan los europeos de las lenguas?

Según una encuesta del Eurobarómetro sobre las actitudes de los ciudadanos de la UE respecto del multilingüismo y del aprendizaje de lenguas extranjeras, publicado en junio de 2012, casi nueve de cada diez ciudadanos de la UE creen que la capacidad de hablar lenguas extranjeras es muy útil, y el 98 % de ellos indica que el dominio de afirma que el dominio de lenguas es bueno para el futuro de sus hijos. Los europeos son perfectamente conscientes de las ventajas del multilingüismo: el 72 % de estos está de acuerdo con el objetivo marcado, y el 77 % cree que debería ser una prioridad; el 53 % utiliza lenguas extranjeras en el trabajo, y el 45 % cree que tiene un mejor trabajo en su propio país gracias a sus competencias en lenguas extranjeras.

¿Cuál es el nivel de los europeos en la utilización de las lenguas?

Con arreglo a la encuesta del Eurobarómetro, desde la última encuesta sobre el multilingüismo de 2005, el número de europeos que manifiestan poder comunicarse en una lengua extranjera ha disminuido ligeramente, del 56 % al 54 %. En otro estudio de la Comisión Europea, la primera Encuesta Europea de Competencias Lingüísticas, se realizaron pruebas lingüísticas entre alumnos adolescentes de catorce países europeos; se constató que solo el 42% son competentes en su primera lengua extranjera, y apenas el 25 % en la segunda. Un número significativo —el 14 % en el caso de la primera lengua extranjera y el 20 % en el de la segunda— no alcanza siquiera el nivel de «usuario básico». El porcentaje de alumnos que son competentes en su primera lengua extranjera oscila entre el 82 % de Malta y Suecia (donde el inglés es la primera lengua extranjera) y solamente un 14 % en Francia (para el inglés) y un 9 % en Inglaterra (para el francés). Internet ha animado a las personas a mejorar sus competencias «pasivas» de comprensión oral y lectura en lenguas extranjeras. El número de europeos que utiliza regularmente lenguas extranjeras en internet gracias a las redes sociales, por ejemplo, ha aumentado en diez puntos porcentuales, pasando del 26 % al 36 %. El país de la UE más multilingüe es Luxemburgo, donde el 99 % de los ciudadanos domina al menos una lengua extranjera.

¿Quién es la persona más multilingüe de la Comisión Europea?

Ioannis Ikonomou, traductor de la Comisión Europea, habla 32 lenguas. Ioannis nació en Irakleio, Creta. Estudió lingüística en la Universidad de Tesalónica, antes de realizar un máster en lenguas y culturas de Oriente Medio, en la Universidad de Columbia (Estados Unidos). Ioannis trabaja para la Comisión desde 2002. Será uno de los oradores en la conferencia «Multilingüismo en Europa», que se celebrará esta semana en Chipre.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website