Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

MEMO

Bruselas, 25 de julio de 2012

Proyecto de presupuesto de 2013: carta del Presidente Barroso a los Jefes de Estado y de Gobierno sobre la posición del Consejo

El 24 de julio de 2012 el Presidente Barroso envió una carta a todos los Jefes de Estado y de Gobierno en la que expresaba su preocupación respecto a la posición del Consejo sobre el proyecto de presupuesto de 2013.

El 24 de julio el Consejo aprobó sin debate la posición del COREPER de 11 de julio de 2012 de limitar el aumento de los pagos al 2,79 % en el presupuesto de la UE para 2013. La Comisión, en su propuesta inicial de 25 de abril de 2012, había propuesto un aumento de los pagos del 6,8 % a fin de respetar su obligación legal de pagar a una serie de beneficiarios derivada de compromisos anteriores ya aprobados por los Estados miembros. La posición del Consejo implicaría una reducción de 5 200 millones EUR respecto al importe solicitado por la Comisión para tener en cuenta sus necesidades reales de pago.

Texto íntegro de la carta de 24 de julio de 2012

Hace exactamente tres semanas, acordamos en el Consejo Europeo que seguiríamos haciendo todo lo necesario para volver a situar a Europa en la senda del crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Los Jefes de Estado y de Gobierno firmaron el Pacto por el Crecimiento y el Empleo, que incluye compromisos muy específicos en materia de financiación de la economía, incluida la movilización de las restantes asignaciones de los Fondos Estructurales para el periodo actual. Han sido los mensajes adecuados para nuestros ciudadanos en estos tiempos difíciles.

Me dirijo a ustedes para manifestarles mi preocupación por el hecho de que las negociaciones del presupuesto 2013 ya están comprometiendo el espíritu de nuestro acuerdo reciente, al no poner a disposición los fondos suficientes que permitirían a la Unión Europea pagar los niveles de ayuda acordados a numerosos proyectos favorables al crecimiento.

El presupuesto anual establece el importe de unos compromisos jurídicamente vinculantes con los ciudadanos, las PYME, los investigadores, los agricultores, los estudiantes y las regiones que recibirán ayuda de la Unión Europea. Estos compromisos crean obligaciones que deben ser materializadas posteriormente a través de los pagos correspondientes, según las normas acordadas y la ejecución real de los programas. Sin estos compromisos, muchos de los proyectos nunca llegarían a cuajar. Cuestionar la capacidad de la UE para cumplir sus obligaciones perjudica a la credibilidad de nuestros programas de financiación y, efectivamente, de nuestro compromiso de apoyo al crecimiento.

Reconozco y celebro los valerosos esfuerzos que muchos de ustedes están realizando para consolidar las finanzas públicas. El anteproyecto de presupuesto de la Comisión se ha hecho cargo plenamente de esta situación al congelar los nuevos compromisos en términos reales. Así se ha reconocido claramente la situación en que nos encontramos y que deberá tenerse en cuenta en la contribución al presupuesto. El incremento propuesto del 6,8 % en los niveles de pago para 2013 es resultado de obligaciones jurídicas. Se trata de aplicar lo ya acordado. La mayor parte de estos pagos son necesarios en los sectores que más contribuyen a impulsar el crecimiento y la competitividad. El incremento «real» en 2013 sería de hecho muy inferior si los créditos de pago consignados en el presupuesto de 2012 se hubieran fijado en primer lugar al nivel de las necesidades reales. Todo esto debe también reconocerse al considerar la situación. Después de todo, el presupuesto tiene una función primordial en la estabilización de las economías y la inversión en una serie de Estados miembros, e ignorar este hecho tendría efectos negativos.

Recortar los niveles de pago en más de 5 000 millones de euros en 2013, tal como propone el Consejo, sería un falso ahorro. Tendría graves consecuencias para la recuperación económica, ya que los recortes afectarían a regiones, investigadores y PYME, que correrían el riesgo de inanición financiera.

En 2012 ya tenemos grandes dificultades para tratar las demandas de pago en investigación, innovación y cohesión. Esto nos coloca en la ingrata situación de tener que elegir qué facturas pagar y qué facturas posponer. Si no resolvemos correctamente la situación en el presupuesto de 2012, y con un acuerdo inadecuado sobre el presupuesto de 2013, esta situación insostenible no hará sino empeorar.

Soy muy consciente de los esfuerzos que algunos Estados miembros tendrán que hacer para que la Unión Europea pueda cumplir sus obligaciones jurídicas. Espero, no obstante, que todos ustedes estén de acuerdo en que no es el momento de sacrificar las inversiones favorables al crecimiento, y que las inversiones cofinanciadas por el presupuesto de la UE aportan un valor añadido real.

Espero contar con su apoyo para colaborar de forma constructiva con el Parlamento Europeo y la Comisión a fin de alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto que Europa necesita. Envío copia de la presente carta al Presidente del Parlamento Europeo.


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site