Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN

Comisión Europea

MEMO

Bruselas, 29 Junio 2012

Acuerdo de Asociación de alcance amplio entre América Central y la Unión Europea

La firma del Acuerdo de Asociación entre la UE y América Central (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) constituye un hito en las relaciones entre las dos regiones. Una vez ratificado, este Acuerdo supondrá la apertura de los mercados de ambas Partes, contribuirá a crear un entorno estable para las empresas y la inversión, aportará más beneficios para los ciudadanos y potenciará el desarrollo sostenible. Asimismo el Acuerdo pretende reforzar la integración económica regional en América Central y la UE espera que reporte beneficios indirectos para el proceso de integración política en su conjunto y contribuya a la estabilidad de la región. En 2011, el comercio bilateral de bienes entre América Central y la Unión Europea alcanzó un valor de 6 700 millones de euros. Se espera que los flujos comerciales se incrementen significativamente tras la entrada en vigor del Acuerdo.

Ahora que se ha firmado el Acuerdo, ambas Partes avanzarán en sus respectivos procedimientos de ratificación y cabría esperar que el pilar comercial ya entrase en vigor antes de finales de este año. Por parte europea, el próximo paso importante será la aprobación del Parlamento Europeo, que debería tener lugar a lo largo del otoño.

El Acuerdo de Asociación consta de tres pilares: diálogo político, cooperación y comercio. El Acuerdo es un instrumento de amplio alcance que aporta todos los medios necesarios para lograr una relación integrada, desde el diálogo político a la cooperación y el comercio. Las distintas partes del Acuerdo de Asociación se complementan entre sí, lo que constituye su valor añadido más importante. No solo es un acuerdo comercial; va mucho más allá de los acuerdos tradicionales, ya que crea interdependencia entre sus distintos componentes. A continuación se reseñan los elementos esenciales de los tres pilares:

1. Diálogo político

Iniciado en 1984, el Diálogo de San José constituye la piedra angular de las relaciones UE-América Central. Con él se pretendía buscar soluciones negociadas a los conflictos armados. Desde entonces la UE ha contribuido de manera significativa a los procesos de paz y democratización de América Central, así como a su desarrollo socioeconómico.

Tras una Decisión del Consejo de abril de 2007 por la que se autorizaban las negociaciones, en octubre de ese mismo año se inició formalmente el proceso de cara a la firma de un Acuerdo de Asociación entre la UE y América Central que se basara en el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación UE-América Central de 2003, incluido el establecimiento de un Acuerdo de Libre Comercio. Panamá, que había seguido las negociaciones en calidad de observador, se unió a ellas en marzo de 2010.

Las negociaciones concluyeron con éxito en mayo de 2010 y, tras una fase de revisión jurídica, el 22 de marzo de 2011 se rubricó el texto del Acuerdo.

En términos de Diálogo Político, el Acuerdo abarca todos los aspectos. Incluye como elemento esencial todas las cláusulas políticas, que reflejan valores sustanciales compartidos por ambas Partes. Entre las cláusulas políticas que persiguen diversos objetivos de política exterior revisten especial importancia los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho. En caso de que alguna de las Partes viole estas cláusulas esenciales, el Acuerdo contempla la posibilidad de suspensión.

El Acuerdo de Asociación es el tipo de acuerdo más avanzado que la UE puede celebrar con un país o región del mundo. Se propone a aquellos socios con los que la UE pretende forjar relaciones estrechas, basadas en la confianza recíproca y en valores y principios comunes. El Acuerdo ofrecerá un marco jurídico a todos los aspectos de las relaciones de la UE con América Central.

Por otro lado, el Documento de Estrategia Regional para América Central 2007-2013 y las dotaciones bilaterales concedidas a cada uno de los seis países de América Central signatarios del Acuerdo de Asociación confirman a la UE como principal donante de ayuda oficial al desarrollo a América Central y sus países, con una dotación de 955 millones de euros.

2. Cooperación

Por lo que se refiere a la cooperación, se ha acordado incluir disposiciones para potenciar la cooperación birregional en todos los ámbitos de interés común con vistas a lograr un desarrollo social y económico más sostenible y equitativo en ambas regiones. El objetivo general de la cooperación es contribuir a la ejecución del Acuerdo de Asociación con el fin de alcanzar una colaboración efectiva entre ambas regiones facilitando recursos, mecanismos, instrumentos y procedimientos. Se contemplan los siguientes ámbitos principales de cooperación: democracia, derechos humanos y buena gobernanza; justicia, libertad y seguridad; desarrollo y cohesión social; migración; medio ambiente, catástrofes naturales y cambio climático; desarrollo económico y comercial; integración regional; cooperación cultural y audiovisual; y sociedad del conocimiento.

3. Comercio

1. Acceso sensiblemente mejorado a los mercados de la UE y América Central

Eliminación de aranceles: bienes manufacturados, productos pesqueros y agrícolas

La UE liberalizará el 91 % de las líneas arancelarias para las exportaciones de América Central inmediatamente después de que entre en vigor el Acuerdo. América Central hará otro tanto para el 48 % de las líneas y completará el calendario de liberalización en un periodo de diez años. Solo un pequeño número de productos (1 %) se liberalizará transcurrido un periodo de quince años. América Central liberalizará el 69 % de sus actuales intercambios comerciales de productos industriales y pesqueros una vez entre en vigor el Acuerdo. La liberalización completa tendrá lugar al término del periodo de eliminación arancelaria progresiva y, por lo general, en un plazo de diez años. Una vez entre en vigor el pilar comercial del Acuerdo, los exportadores de la UE se ahorrarán 87 millones de euros al año en derechos de aduana.

Ejemplos de ventajas para la UE:

  • Los exportadores del sector del automóvil y piezas de recambio quedarán exentos del pago de hasta 31 millones de euros en concepto de aranceles anuales tras la aplicación plena del Acuerdo.

  • La industria farmacéutica ahorrará unos 8 millones de euros anuales en concepto de derechos.

  • Se espera que los fabricantes de productos químicos ahorren 10 millones de euros al año cuando el Acuerdo entre plenamente en vigor.

  • El sector textil y de la confección ahorrará unos 4 millones de euros al año en concepto de derechos.

Por lo que respecta al sector de la agricultura, se eliminarán en su mayor parte los aranceles sobre los principales productos agrícolas, aunque se respetan los «ámbitos sensibles» para los mercados locales. Panamá, por ejemplo, es un gran importador de güisquis europeos en la región. El 70 % de sus importaciones de güisqui procede de la UE y este porcentaje quedará liberalizado desde el momento en que entre en vigor el Acuerdo. Todos los demás países de América Central liberalizarán este mercado transcurridos seis años. También se liberalizarán, tras la entrada en vigor del Acuerdo, el vino y el aceite de oliva, otros productos esenciales para la UE. Los exportadores de vinos y bebidas espirituosas de la UE esperan ahorrar 6 millones de euros anuales en derechos de aduana. Ello beneficia, a su vez, a los consumidores de América Central, pues podrán adquirir estos productos europeos a precios más asequibles.

La UE eliminará los aranceles para la mayoría de los productos lácteos, con algunas excepciones (leche en polvo, leche condensada y yogurt natural quedarán excluidos). Centroamérica eliminará aranceles para algunos productos lácteos, tales como leche evaporada y condensada, y otorgará contingentes limitados libres de aranceles para leche en polvo y quesos. Estos contingentes corresponden al volumen de comercio actual y crecerán cada año.

Mayor desarrollo económico mediante el comercio

Gracias a este Acuerdo los países de América Central gozarán de acceso liberalizado a los mercados europeos en numerosos sectores. Ello conlleva importantes beneficios económicos y sociales en América Central, pues se espera que el incremento de la renta nacional de la región en su conjunto alcance los 2 600 millones de dólares. Se calcula que, a largo plazo como consecuencia del Acuerdo, la evolución de la renta nacional oscilará entre el 0,5 % de Nicaragua y el 3,5 % de Costa Rica. Así por ejemplo, Nicaragua espera ingresar 120 millones de dólares al año solo de las exportaciones de azúcar, productos textiles, carne y productos lácteos, merced a los contingentes arancelarios libres de derechos concedidos en virtud del Acuerdo. Además, se espera que, como consecuencia de la entrada en vigor del Acuerdo, se reduzca la pobreza en toda la región de América Central.

Según una evaluación de impacto independiente sobre la sostenibilidad de los intercambios encargada por la UE, se espera que el Acuerdo contribuya a lograr grandes beneficios en los sectores de las frutas, las hortalizas y los frutos secos, especialmente para Panamá y Costa Rica. Se espera que Guatemala y Nicaragua ganen en competitividad en los sectores del textil y la confección, por ejemplo, mientras que El Salvador y Honduras experimentarán un incremento de sus exportaciones de equipos de transporte.

Mediante la concesión a los países de América Central de acceso liberalizado inmediato y pleno a los mercados europeos de productos industriales y pesqueros, el Acuerdo ayudará a los exportadores de estos países a avanzar en la cadena del valor añadido. Una vez plenamente aplicado, los menores costes del comercio incidirán positivamente en el crecimiento y el empleo de todos los países de América Central.

Ejemplos de ventajas para AC

  • Acceso consolidado y permanente libre de derechos para todos los productos que se acogían al régimen «SPG Plus»

  • Acceso que va más allá del régimen «SPG Plus» para productos como los camarones, el ron embotellado, el queso y la yuca

  • Contingentes libres de derechos, con crecimiento anual, para determinados productos de exportación importantes para AC, como el azúcar, la carne de vacuno, el ron a granel y el arroz

  • Reglas de origen flexibles para productos tales como el atún, los textiles y los plásticos

  • Reducción significativa de los aranceles aplicables a los plátanos: la UE reducirá su arancel a 75 €/t, antes del 1 de enero de 2020, en comparación con el nivel NMF de 114 €/t que se aplicará a partir de 2017.

  • Mayor cooperación en el ámbito del desarrollo del sector privado

Eliminación de los obstáculos al comercio de bienes

La eliminación arancelaria solo produce un efecto beneficioso si también se lucha contra los obstáculos técnicos y procedimentales al comercio. El Acuerdo propuesto garantizará una mayor transparencia y una cooperación mejorada en los ámbitos de las normas y la vigilancia de mercados. Las disposiciones acordadas van más allá del Acuerdo de la OMC sobre los Obstáculos Técnicos al Comercio (OTC). Se han simplificado los requisitos para el marcado y el etiquetado permanente. Las Partes acuerdan cooperar a la hora de redactar las reglamentaciones técnicas, fijar normas y establecer las evaluaciones de conformidad. Especial importancia se concede a que las Partes fomenten el desarrollo de reglamentaciones y normas armonizadas dentro de cada región con vistas a facilitar la libre circulación de bienes.

Se ha acordado avanzar hacia el establecimiento de normas internacionales en la legislación aduanera y simplificar sus procedimientos. Ello mejorará las condiciones comerciales al tiempo que mantiene un control aduanero efectivo. América Central aún no dispone de normas armonizadas, pero ha acordado fomentar el desarrollo de las reglamentaciones aduaneras regionales. De esta forma se facilitará el trabajo de los operadores y las empresas tanto dentro como fuera de la región.

En cuanto a los obstáculos sanitarios y fitosanitarios (SFS), el Acuerdo también va más allá de las obligaciones de la OMC en este ámbito en áreas clave como la regionalización de enfermedades animales y plagas, y la transparencia de las condiciones y procedimientos de importación en el ámbito SFS. Incluye otros instrumentos de fomento del comercio de gran utilidad, como la relación de establecimientos de los que pueden proceder las exportaciones. Se han acordado otras mejoras, como, por ejemplo, en el ámbito del bienestar animal. Gracias a ellas se reforzará la creación de capacidad en los países de América Central y por ende su acceso a los mercados.

Mejor acceso a los mercados de contratación pública, servicios e inversión

En cuanto a los servicios y el establecimiento, los compromisos obtenidos de América Central son significativos y satisfacen los intereses esenciales de la UE en el ámbito de los servicios de telecomunicaciones, medioambientales, de inversión, financieros y marítimos. Entre otros compromisos se incluyen los servicios transfronterizos, la inversión y los sectores distintos de los servicios, así como el personal clave, los becarios con licenciatura universitaria y los vendedores de servicios a empresas. El Acuerdo liberaliza también los pagos corrientes y los movimientos de capital entre las Partes. Estos sectores se beneficiarán de un acceso más fácil y de mayores posibilidades para expandirse a todos los mercados de los países de América Central.

La apertura del mercado centroamericano de la contratación pública presenta distintos niveles de liberalización: Costa Rica y Panamá están abriendo sus mercados de forma más significativa que los demás países abarcados por el Acuerdo.

2. Normas comunes destinadas a establecer unas condiciones de igualdad en el mercado

Derechos de propiedad intelectual e indicaciones geográficas

La protección de los derechos de propiedad intelectual es una parte importante del Acuerdo. En él se incluye un capítulo consagrado a la protección efectiva de los derechos de propiedad intelectual, industrial y comercial y de otros derechos comprendidos por el Acuerdo de la OMC sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC). Como consecuencia de ello, los titulares de derechos de la UE se beneficiarán de mejores procedimientos para defender sus derechos de manera más efectiva en caso de infracción.

Los países de América Central se han dotado de nuevas normas o han modificado las ya vigentes con el fin de incorporar especialidades regionales, las denominadas «Indicaciones Geográficas» (IG), de forma similar a la UE. Además, se podría proteger más de 200 indicaciones geográficas, como el champán, el queso Feta y el güisqui escocés, en los mercados de América Central en beneficio de los fabricantes de estos productos de la UE.

El Acuerdo también hace referencia específica a la importancia de fomentar el acceso a los medicamentos y de proteger la biodiversidad.

Aumentar la competencia y fomentar la transparencia en materia de subvenciones

Cuando entre en vigor el Acuerdo, garantizará la igualdad de las condiciones de competencia entre los operadores europeos al instar a las administraciones nacionales a prohibir todo tipo de prácticas contrarias a la competencia, incluidos los acuerdos restrictivos, los carteles y el abuso de posición dominante. Ello contribuirá a garantizar un entorno de competencia justo y fiable para las empresas europeas.

En un esfuerzo por incrementar la transparencia, especialmente en materia de subvenciones, la UE y los países de América Central informarán regularmente sobre las subvenciones concedidas a empresas que comercian bienes y se intercambiarán información sobre cuestiones relacionadas con las subvenciones en el sector de los servicios. El Acuerdo va más allá de las normas de la OMC en vigor, pues establece una plataforma para abordar la cuestión de las subvenciones en el sector de los servicios.

Una manera transparente de resolver los litigios comerciales

El pilar comercial del Acuerdo de Asociación entre la UE y América Central incluye un sistema eficiente y simplificado de resolución de litigios, de conformidad con los principios que la UE considera más importantes, como la transparencia (audiencias públicas y observaciones amicus curiae) y una secuencia lógica (no imposición de represalias hasta que se verifique el incumplimiento). Asimismo se establece un mecanismo de mediación para los obstáculos no arancelarios.

3. Integración Regional

El Acuerdo responde al compromiso adquirido por América Central de reforzar la integración económica regional y facilitar así la circulación de bienes de la UE y de América Central en la región. La adopción de reglamentaciones regionales, en vez de nacionales, y la utilización de un documento administrativo único para las declaraciones aduaneras aligerará considerablemente la carga administrativa que soportan los exportadores europeos. Se va a proceder a armonizar tanto los procedimientos aduaneros como las propias aduanas. Con la eliminación con el tiempo de la duplicidad de derechos, los importadores solo tendrán que pagar un único derecho para la región en lugar de tener que hacerlo en las fronteras de cada uno de los países. Se armonizarán los procedimientos SFS. Al reforzar la unión aduanera centroamericana se reducirán los costes y las esperas en las fronteras para todos los operadores, con lo que la región ganará en competitividad.

La integración regional también contribuirá a reducir las divergencias normativas que persisten actualmente entre los distintos países de América Central, también en transporte marítimo.

4. Un acuerdo para el desarrollo sostenible

Un objetivo rector del Acuerdo de Asociación es contribuir al desarrollo sostenible tanto de América Central como de la Unión Europea, teniendo debidamente en cuenta las diferencias y especificidades de ambas regiones. Este objetivo se plasma en todas las secciones del Acuerdo y encuentra una expresión específica en la parte comercial merced a un capítulo consagrado a la interrelación entre políticas comerciales y sociales y medioambientales. El capítulo refleja los compromisos de las Partes por lo que se refiere a las normas fundamentales del trabajo reconocidas a nivel internacional y los acuerdos multilaterales que abordan cuestiones medioambientales de interés internacional. Reconoce el derecho y la responsabilidad de las Partes de adoptar reglamentaciones sociales y medioambientales cuya finalidad sea la consecución de objetivos legítimos, y hace mucho hincapié en la aplicación efectiva de las legislaciones nacionales en materia laboral y medioambiental. Las Partes también se comprometen a fomentar y promover regímenes comerciales y de mercadotecnia basados en criterios de sostenibilidad, y a trabajar en pos de una gestión sostenible de los recursos naturales sensibles.

Un elemento importante en la estructura general del Acuerdo de Asociación es el papel de la sociedad civil en su seguimiento. Se prevé la existencia de un Comité Consultivo Conjunto. Además, específicamente en el ámbito comercial, la consulta de las partes interesadas de la sociedad civil a escala nacional va en paralelo a un «Foro de Diálogo Birregional de la Sociedad Civil» destinado a facilitar los intercambios a través del Atlántico en relación con aspectos de desarrollo sostenible de las relaciones comerciales. En caso de que surjan divergencias entre las Partes en la aplicación de las disposiciones de este capítulo, cabe la posibilidad de recurrir a un grupo imparcial de expertos que actuará con total transparencia.

Cooperación en ámbitos relacionados con el comercio

Ambas Partes han acordado mejorar la cooperación en ámbitos tales como la competencia, las aduanas, la propiedad intelectual o los obstáculos técnicos al comercio. También se ha alcanzado un compromiso en materia de cooperación en la producción de productos orgánicos o en la promoción del desarrollo sostenible.

Flujos comerciales

En 2011, la UE fue, tras los EE.UU. (y el comercio intrarregional), el segundo socio comercial de América Central, con un 9,6 % de los flujos comerciales.

Los principales exportadores de América Central a la UE fueron, en 2011, Costa Rica (43,9 %) y Honduras (25,6 %), seguidos de Guatemala (13,6 %). Las exportaciones consistieron principalmente en café, plátanos, piñas, marisco y microchips. Las exportaciones de la UE a América Central se destinaron prioritariamente a Costa Rica (28,6 %), Guatemala (23,1 %) y Panamá (19,7 %) y consistieron esencialmente en productos farmacéuticos, petróleo, automóviles y maquinaria.

Información adicional:

Texto (en inglés) del Acuerdo de Asociación

http://trade.ec.europa.eu/doclib/press/index.cfm?id=689


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website