Navigation path

Left navigation

Additional tools

MEMO/10/563

Bruselas, 10 de noviembre de 2010

Cálculo de la adaptación de las retribuciones y pensiones de los funcionarios de la UE: adaptación de 2010/11

El Estatuto establece normas claras en materia de adaptación anual de las retribuciones y pensiones de los funcionarios de la UE de todas las instituciones y organismos, ligándola a la evolución del poder adquisitivo de los funcionarios de ocho Estados miembros que representan el 76 % del PIB de la UE. De este modo, los sueldos de los funcionarios de la UE varían en consonancia con los de los funcionarios nacionales de los ocho países en cuestión (DE, FR, UK, IT, ES, NL, BE, LU). Estas normas no dejan margen de discreción a la Comisión ni al Consejo para aplicar otros criterios.

El Método para adaptar las retribuciones y pensiones constituye una parte integrante del paquete de reforma de 2004, que también incluyó la creación de la categoría de agente contractual con sueldos más bajos; una edad de jubilación más alta, menores derechos de pensión, contribuciones más altas para las pensiones, una exacción especial que aumenta cada año hasta 2012 (hasta un máximo del 5,5 %), y unas remuneraciones en el momento de la contratación del personal más bajas.

El Método para la adaptación recogido en el Estatuto garantiza el paralelismo entre la evolución del poder adquisitivo de los funcionarios nacionales y el de los funcionarios europeos. Una pérdida en el poder adquisitivo en los ocho Estados miembros mencionados se traduce en una pérdida similar en el poder adquisitivo de los funcionarios de la UE. Para los funcionarios que trabajan en la sede, la adaptación de las retribuciones debe realizarse a la luz de la evolución del coste de la vida en Bruselas (la cantidad de la adaptación se obtiene multiplicando el índice que representa la variación del coste de la vida en Bruselas por el indicador específico que mide los cambios en el poder adquisitivo de los funcionarios nacionales). Para los funcionarios de la UE que trabajan en otros destinos, se aplican los índices que comparan el coste de la vida en su lugar de trabajo respecto a Bruselas.

Eurostat calcula la adaptación sobre la base de los datos estadísticos suministrados por los ocho Estados miembros y el Consejo tiene que adoptar una decisión antes de que finalice cada año.

Existe siempre un desfase porque la adaptación anual se basa en cifras proporcionadas por los Estados miembros que reflejan los cambios durante el año de referencia anterior y que determinan la adaptación de las retribuciones y pensiones de la función pública de la UE para el año siguiente. Por lo tanto, parte de las reducciones recientes de los sueldos a nivel nacional se reflejan en la adaptación de este año. Otros elementos influirán en la adaptación del próximo año. Las críticas al Método que se vertieron el año pasado se debían al desfase de tiempo necesario antes de que Eurostat reciba los datos nacionales.

El Método ha acreditado su eficacia a lo largo del tiempo por ser un mecanismo justo para el personal y el contribuyente europeo al vincular la adaptación salarial en las instituciones de la UE a la evolución del poder adquisitivo de los funcionarios nacionales. Además, ha permitido que no fuera necesario negociar los sueldos anualmente con el Consejo.

¿Cuál es la situación en 2010/11?

El poder adquisitivo de los funcionarios en los ocho Estados miembros de referencia ha disminuido una media del - 2,0 %.

Esto se debe reflejar a nivel europeo en el caso de los funcionarios de la Unión Europea.

El Índice Internacional de Bruselas – un índice específico de inflación para el personal expatriado en Bruselas que es el que se tiene de referencia – asciende al + 2,4 %. Dada la reducción en el poder adquisitivo de - 2,0 %, hay que aumentar las retribuciones en un + 0,4 % en el caso del personal en Bruselas y Luxemburgo (ambos índices son tratados de manera idéntica).

N.B.: La tasa de inflación belga es más alta (+ 2,7 %) que el índice internacional pertinente, que se basa en los diversos hábitos de compra de la población local y del personal expatriado (por ejemplo, un porcentaje mayor de gastos en comunicaciones y viajes internacionales, así como en materia de alquileres que la población local).

Un aumento de sueldo del + 0,4% en Bruselas y Luxemburgo no significa que este aumento se aplique en todos los lugares de trabajo de los funcionarios de la UE. Es la disminución del – 2,0 % del poder adquisitivo lo que se debe reflejar en todos los lugares de destino y conduce a adaptaciones distintas en los distintos lugares.

Por ejemplo en Varese/Italia, que es, después de Bruselas y Luxemburgo, el tercer lugar de trabajo más grande de la Comisión (Centro Común de Investigación) con aproximadamente 1 500 personas, las retribuciones disminuirán en un – 4,6 %, dada la reducción del coste de la vida allí.

La cifra anual definitiva de la adaptación es más alta que la cifra provisional anunciada a principios de octubre porque se ha modificado la información que los Estados miembros proporcionan a Eurostat. El Reino Unido ha presentado a Eurostat nuevas cifras que reflejan una menor reducción del poder adquisitivo de los funcionarios británicos y España comunicó que parte de las medidas de austeridad se aplicarían solamente a partir del próximo año.

Desde 2004, año en que el método se introdujo en el Estatuto, las retribuciones del personal de la UE ha perdido el 5,3 % de su poder adquisitivo.

Otros elementos pertinentes en relación con las retribuciones de funcionarios de la UE:

La contribución a la pensión que pagan los funcionarios de la UE bajará del 11,3 % hasta el 11,0 % de su sueldo mensual.

La exacción especial, un impuesto específico establecido en 2004 en el marco de la reforma, aumentará del 5,07 % hasta el 5,50 %.

El impacto total en el presupuesto supondrá un aumento del gasto de 9,7 millones de euros. Esto supone un aumento en la parte dedicada a las retribuciones y las pensiones en el presupuesto del + 0,2 %.

¿Qué ocurre con el asunto pendiente ante el Tribunal (C-40/10 Comisión/Consejo)?

El año pasado, el Consejo decidió unánimemente no aceptar la propuesta de la Comisión, que tenía en cuenta los aumentos registrados en los Estados miembros. El Consejo adoptó un aumento del 1,85 % en lugar del 3,7 % calculado de conformidad con el método establecido en el Estatuto.

La Comisión, que actuaba como guardiana del Tratado y del Derecho de la UE y contaba con el respaldo del Parlamento, interpuso posteriormente una acción de anulación contra el Reglamento del Consejo por infracción del Estatuto. La audiencia tuvo lugar el 21 de octubre de 2010 y se espera que la sentencia se dicte en la primera mitad de 2011.

Principales cifras de la adaptación anual de 2010/2011:

Reducción en el poder adquisitivo de los funcionarios en los ocho Estados miembros de referencia: – 2,0 %.

Pérdida en el poder adquisitivo de los funcionarios de la UE: – 2,0 %.

Índice Internacional de Bruselas (inflación): + 2,4 %.

Inflación belga: + 2,7 %.

Aumento del sueldo básico bruto de los funcionarios de la UE destinados a Bruselas o Luxemburgo: + 0,4 %.

Impacto en la cantidad total gastada en retribuciones y pensiones, incluida la reducción de la contribución a la pensión y el aumento de la exacción especial (impuesto): + 0,2 %.

Impacto en el total del (proyecto de) presupuesto de 2011: 0,0068 %.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website