Navigation path

Left navigation

Additional tools

MEMO/10/302

Bruselas, 7 de julio de 2010

Libro Verde sobre las pensiones

¿Por qué publica ahora la Comisión este Libro Verde?

Los sistemas de pensiones europeos están sometidos a la presión del envejecimiento demográfico como consecuencia del aumento de la longevidad y el descenso de las tasas de natalidad. A partir de 2012, la población europea en edad de trabajar comenzará a menguar, de manera que el reto lo tenemos a la vuelta de la esquina. Para afrontarlo, muchos Estados miembros han estado reformando sus sistemas de pensiones en diverso grado, pero la crisis financiera y económica ha hecho que la situación sea más difícil y más urgente.

En este contexto resulta oportuno abrir un debate público sobre si es necesario desarrollar —y en tal caso, de qué manera— el marco de la UE en materia de pensiones para prestar a los Estados miembros el mejor apoyo en la difícil tarea de garantizar a sus ciudadanos unas pensiones adecuadas, sostenibles y seguras, ahora y en el futuro.

¿Qué papel tiene la UE en relación con las pensiones?

El diseño de los sistemas de pensiones es en gran medida competencia de los Estados miembros, cosa que el Libro Verde no pone en duda. El marco regulador a nivel de la UE comprende cuatro aspectos principales:

1. La coordinación transfronteriza de las pensiones de la seguridad social con el fin de facilitar la libre circulación de los trabajadores y la igualdad de trato para los que cambian de país.

2. El establecimiento de un mercado interior para los planes de empleo capitalizados y de los preceptos mínimos necesarios sobre normas prudenciales para proteger a los partícipes y los beneficiarios.

3. Las garantías mínimas relacionadas con las pensiones de empleo y los derechos consolidados en caso de insolvencia de las empresas promotoras.

4. La aplicación de las normas contra la discriminación tanto a los planes de pensiones reglamentarios como a los privados, aunque con algunas diferencias.

Aparte de esto, existe un proceso de coordinación (el Método Abierto de Coordinación) que se utiliza para facilitar y promover las reformas nacionales, compartir las mejores prácticas y fijar objetivos e indicadores ambiciosos. Los objetivos acordados a escala de la UE para los sistemas de pensiones es que estos sean adecuados y sostenibles, además de modernos y transparentes.

El documento de trabajo de los servicios de la Comisión que acompaña al Libro Verde, titulado EU legislation, coverage and related initiatives (Legislación de la UE, ámbito e iniciativas relacionadas), ofrece más detalles a este respecto.

Por último, en el campo de la sostenibilidad financiera, el Tratado exige a los Estados miembros que sus presupuestos nacionales no pongan en peligro el funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria. El Consejo puede recomendar una acción correctora (sobre todo en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento) también en el ámbito de la seguridad social, si de allí viene el problema.

¿Cuál es la finalidad del Libro Verde?

Con el telón de fondo del envejecimiento demográfico y los retos añadidos por la crisis financiera y económica, el Libro Verde pide su opinión a todas las partes interesadas sobre si es necesario —y, de serlo, cómo— ajustar el marco de la UE en materia de pensiones para ayudar a los Estados miembros de la mejor manera posible a lograr el objetivo acordado de ofrecer a los ciudadanos de la UE unas pensiones adecuadas y sostenibles.

¿Cuáles son las principales cuestiones que deben debatirse?

El objetivo global de contar con unos sistemas de pensiones europeos adecuados, sostenibles y seguros abarca tres temas fundamentales:

1. En primer lugar, cómo puede la acción a nivel de la UE ayudar mejor a los Estados miembros a equilibrar el tiempo de trabajo y el tiempo de jubilación, teniendo en cuenta los cambios estructurales en nuestras sociedades y en los mercados de trabajo y el incremento de la esperanza de vida. Esto va estrechamente ligado a la estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

2. En segundo lugar, nuestro interés es eliminar los obstáculos a la movilidad de los trabajadores y del capital que se derivan de los regímenes de pensiones, incluidos los planes de pensiones complementarios.

3. En tercer lugar, hay que garantizar la seguridad de las pensiones ahora y en el futuro. Nuestra intención es reducir el riesgo y la volatilidad para los trabajadores y los pensionistas. Queremos que los sistemas de pensiones capitalizados sean seguros y encuentren el correcto equilibrio entre eficiencia y seguridad.

¿Quiere la Comisión que se promulgue una nueva legislación?

Como se trata de un Libro Verde, en esta fase no se hacen propuestas concretas. En cualquier caso, como deja claro el documento, muchos aspectos de los sistemas de pensiones son competencia de los Estados miembros. Pero, en los ámbitos en los que la UE es competente para legislar, estamos dispuestos a hacerlo (en particular, revisar la legislación vigente) si, tras examinar las respuestas a la consulta, se considera apropiado.

¿Recomienda la Comisión que se incrementen las edades de jubilación?

No. La fijación o el incremento de las edades de jubilación es cosa de los Estados miembros. En el Libro Verde no se formulan recomendaciones firmes ni se comenta el sistema de pensiones de ningún Estado miembro en particular. El diseño de los sistemas de pensiones es asunto de los gobiernos nacionales y en Europa existe un amplio abanico de sistemas diferentes.

La Comisión reconoce que el hecho de que en la UE la gente viva más tiempo constituye un logro enorme. Sin embargo, a no ser que, puesto que se vive más tiempo, también se trabaje más tiempo, o que se empiece a cotizar al sistema de pensiones en una fase más temprana de la vida laboral, es probable que la adecuación de las pensiones se deteriore, o bien el gasto en pensiones aumentará de manera insostenible. Por eso, como ya ha hecho en el pasado (a través del Método Abierto de Coordinación), la Comisión anima a los Estados miembros a que estudien la manera de conseguir un equilibrio sostenible entre el tiempo de trabajo y el tiempo de jubilación, lo cual puede implicar que se trabaje más y durante más tiempo.

¿Trata la Comisión de forzar a la gente a afiliarse a un plan de pensiones privado?

No. Esto es asunto de los Estados miembros. La Comisión no aboga por un tipo de sistema de pensiones en particular, pero sí reconoce que las pensiones privadas y capitalizadas representan una proporción cada vez mayor de los ingresos de los jubilados de la UE en muchos Estados miembros. Así pues, se propone animar y ayudar a los Estados miembros a diseñar con cuidado ese tipo de planes para que sean seguros y se reduzcan adecuadamente el riesgo y la volatilidad, de tal modo que se alcance el objetivo global de unos sistemas de pensiones adecuados y sostenibles.

¿No hay una contradicción entre el retraso de la jubilación y las medidas contra el desempleo juvenil?

Los mercados de trabajo no son un juego en el que lo que uno gana, otro lo pierde, con un número fijo de puestos de trabajo que solo quedan libres cuando alguien se jubila. Si así fuera, los países con edades de jubilación avanzadas y mucha gente mayor aún trabajando también tendrían problemas para dar empleo a los jóvenes.

Evidentemente, no es este el caso. El hecho es que los países con mayores tasas de empleo entre las personas de más edad también tienen mayores tasas de empleo juvenil. A la inversa, los países con tasas de empleo relativamente bajas entre las personas más mayores también suelen tener peores resultados en la creación de oportunidades de empleo para los jóvenes.

El desempleo juvenil no es un problema causado por los trabajadores de más edad que ocupan «demasiado tiempo» los puestos que de otro modo podrían ocupar los jóvenes. Más bien es consecuencia de los bajones económicos generales o las deficiencias de los sistemas educativos y las instituciones del mercado de trabajo.

La solución al desempleo juvenil no está en prejubilar a más trabajadores, cosa que no haría sino aumentar la carga de la financiación de las prestaciones de jubilación que tendría que soportar la población joven y activa. Para mejorar la situación de empleo de los jóvenes se necesita más bien un conjunto de medidas más complejo, que van de un mejor emparejamiento entre las capacidades de los jóvenes y las demandas del mercado de trabajo a unas estrategias de activación más eficaces para eliminar los obstáculos institucionales a la contratación de personas jóvenes.

El objetivo de la Comisión Europea es cooperar estrechamente con los Estados miembros en la implantación de soluciones practicables que aseguren la plena participación de los jóvenes en el empleo.

¿Va a proponer la Comisión que se establezca un sistema de garantía de las prestaciones de pensión?

Esta cuestión también forma parte de la consulta. Este tipo de sistemas tienen que analizarse en detalle al reexaminar las normas de solvencia aplicables a los fondos de pensiones y las normas de la UE dirigidas a proteger los derechos de los trabajadores en caso de insolvencia del empleador. Además, conviene mantener la coherencia con los sistemas de protección que se están reexaminando o proponiendo en otros mercados financieros, en particular en lo que se refiere a los depósitos bancarios, los productos de inversión y las pólizas de seguro.

¿Qué efectos ha tenido la crisis sobre los sistemas de pensiones de la UE?

La crisis financiera y económica ha agravado seriamente el problema subyacente del envejecimiento. Al demostrar la interdependencia de los diversos sistemas y poner de manifiesto las carencias en el diseño de algunos de ellos, ha dado la señal de aviso con respecto a todas las pensiones: el aumento del desempleo, la reducción del crecimiento, el incremento de los niveles de deuda nacionales y la volatilidad de los mercados financieros han puesto difícil a todos los sistemas el cumplimiento de las promesas de pensión.

Estos efectos, sumados al reto demográfico subyacente al que nos enfrentamos, no permiten seguir postergando las difíciles reformas de las pensiones.

¿Cómo afectan las pensiones a la movilidad de los trabajadores en la UE?

En el mercado de trabajo actual, la gente tiene que poder cambiar de empleo con facilidad y sin merma financiera. Los empleadores deben poder contratar a la persona adecuada con las capacidades adecuadas. Y, con el envejecimiento demográfico, la gente debe tener la oportunidad de trabajar y de generar y retener sus derechos a pensión sin perderlos por el hecho de cambiar de puesto de trabajo. Por eso tenemos que salvar los obstáculos a la libre circulación creados por las normas sobre pensiones.

¿Cómo funciona la consulta?

Se trata de una consulta abierta a toda persona que tenga interés en la cuestión de cómo puede la UE ayudar a conseguir unas pensiones adecuadas, sostenibles y seguras, ahora y en el futuro. Son, pues, bienvenidos los comentarios tanto de los ciudadanos como de los interlocutores sociales, los gobiernos nacionales, los supervisores del mercado, las ONG, las organizaciones representantes de las personas mayores y los diversos sectores, en particular los de los fondos de pensiones y los seguros.

Con este Libro Verde, la Comisión quiere recabar opiniones sobre si es necesario actualizar —y en tal caso, de qué manera— el marco de la UE en materia de pensiones, partiendo del hecho de que los primeros responsables de la organización de sus propios sistemas de pensiones son los Estados miembros.

El período de consulta durará del 7 de julio al 15 de noviembre de 2010, lo que deja más de cuatro meses para reflexionar sobre las cuestiones planteadas y responder a las preguntas. Cualquiera puede responder al cuestionario en línea que encontrará en el siguiente enlace: http://ec.europa.eu/social/main.jsp?langId=es&catId=89&newsId=839&furtherNews=yes.

Quienes no tengan acceso a la web pueden enviar sus respuestas a la siguiente dirección:

European Commission

Green Paper on Pensions consultation

Directorate-General for Employment, Social Affairs & Equal Opportunities – Unit E4

1040 Bruxelles/Brussel

BELGIQUE/BELGIË

¿Cuáles son los siguientes pasos?

Una vez cerrado el período de consulta, la Comisión cotejará todas las respuestas y publicará un documento de síntesis. Todas las respuestas se pondrán en línea, en atención a nuestro compromiso de transparencia, si bien puede solicitarse el anonimato.

Es demasiado pronto para especificar los pasos que se darán después, pues lógicamente dependerán del resultado de la consulta que hemos iniciado. Como posibilidades cabe mencionar la publicación de un Libro Blanco o iniciativas aparte sobre cuestiones en las que ya se ha trabajado algo con anterioridad al Libro Verde.

No obstante, no conviene prejuzgar el resultado de la consulta del Libro Verde y quizá sean factibles otras formas de dar seguimiento a las respuestas.

Información adicional

IP/10/905

Libro Verde y consulta en línea:

http://ec.europa.eu/social/main.jsp?langId=es&catId=89&newsId=839&furtherNews=yes


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website