Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

MEMO/10/199

Bruselas, 19 de mayo de 2010

Una Agenda Digital para Europa: ¿en qué me beneficia?

(véanse también IP/10/581 y MEMO/10/200)

La Comisión Europea acaba de presentar una ambiciosa Agenda Digital para Europa en la que se definen siete campos de actuación prioritarios: creación de un mercado único digital, mayor interoperabilidad, potenciación de la confianza y la seguridad en internet, acceso a internet mucho más rápido, mejores inversiones en investigación y desarrollo, fomento de las competencias digitales y la inclusión, y aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones para hacer frente a los retos que tiene planteados la sociedad, tales como el cambio climático y el envejecimiento de la población. En estos siete campos, la Agenda Digital prevé alrededor del centenar de acciones de seguimiento, de las cuales 31 serán de carácter legislativo. La Agenda Digital es la primera de las iniciativas emblemáticas de la Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e incluyente (véase IP/10/225). En términos generales, la Agenda Digital se centra en las tecnologías y servicios en línea del siglo XXI que permitirán a Europa impulsar la creación de empleo, promover la prosperidad económica y mejorar de diversas maneras la vida cotidiana de los ciudadanos y las empresas de la UE. Se presentan a continuación algunos ejemplos prácticos que precisan la manera en que las medidas de aplicación de la Agenda Digital redundarán en beneficio de las personas y las empresas.

Consumidores: un mercado único digital dinámico y un acceso a internet de alta velocidad

El mundo digital debería estar al alcance de todos. Sin embargo, por el momento, son demasiadas las personas que, en Europa, se encuentran atascadas en el carril lento de internet porque el mercado único está infradesarrollado, no tienen la confianza necesaria para ponerse en línea o incluso carecen de acceso a una conexión a internet de alta velocidad.

Los consumidores siguen sin poder beneficiarse plenamente de los precios competitivos y la amplia gama de opciones disponibles en un mercado único digital europeo. A menudo es más fácil comprar algo en línea a una empresa de Estados Unidos que a otra basada en un país distinto de la UE. Por ejemplo, hasta un 60 % de las tentativas de comprar en línea en otro país de la UE tropiezan con dificultades tales como el rechazo de la tarjeta de crédito por proceder de un país no aceptado. De la misma manera, los consumidores pueden comprar un CD en cualquier tienda de música europea, pero a menudo no pueden descargar legalmente música en línea procedente de otros países de la UE, porque los derechos se conceden país por país. La consecuencia de esta fragmentación es que el número de descargas musicales legales es cuatro veces superior en Estados Unidos que en la UE. A ello contribuye también el hecho de que solo un 12 % de los usuarios de internet en la UE se sientan completamente seguros cuando efectúan transacciones en línea.

En lo que se refiere a las telecomunicaciones, pese a las medidas de la UE en materia de itinerancia, el superior precio de los servicios de telefonía móvil en itinerancia comparado con el de los mismos servicios en el propio Estado miembro sigue disuadiendo de usarlos a los consumidores, en especial en el caso de la itinerancia de datos.

La Agenda Digital europea se propone hacer frente a estos problemas para que todo el mundo tenga acceso a todas las ventajas potenciales de la sociedad digital.

Por ejemplo, uno de sus objetivos sería garantizar un acceso más rápido a internet, capaz de ayudar a los ciudadanos a comprar, crear, aprender, socializarse e interactuar en línea y que es también esencial para el crecimiento de la economía. El propósito de la Agenda Digital europea es que las conexiones a internet de todos los europeos sean de 30 Mbps o mejores de aquí a 2020, estando abonados la mitad de los hogares europeos a conexiones de 100 Mbps o más.

La Agenda Digital fomentará asimismo la coordinación de la gestión del espectro radioeléctrico en la UE a fin de impulsar el crecimiento de los servicios inalámbricos de banda ancha innovadores. Establecerá una normativa clara para fomentar la inversión en redes de nueva generación abiertas y competitivas, y ayudará a las autoridades públicas a desplegar nuevas infraestructuras de banda ancha en los lugares en que la geografía o el número limitado de clientes potenciales hagan difícil que el mercado o la inversión privada ofrezcan por sí solos una internet de alta velocidad (p. ej., las zonas rurales).

La Agenda Digital se propone encontrar soluciones para el acceso paneuropeo a los contenidos legales en línea, simplificando la autorización de derechos de autor, su gestión y la concesión de licencias transfronterizas. También fomentará la digitalización a gran escala de las ricas colecciones de las bibliotecas, archivos y museos nacionales y promoverá el acceso a ellas a través de Europeana (www.europeana.eu), portal de las bibliotecas digitales de Europa (véase MEMO/10/166).

Incluida en este ámbito estaría también la medida de facilitar los pagos y la facturación electrónicos en cualquier lugar de Europa, para fomentar las compras transfronterizas en línea.

Para contribuir a que los europeos se sientan más seguros en línea, la Agenda Digital reforzará la normativa de la UE sobre protección de los datos personales, mejorará la guía eYou (http://ec.europa.eu/information_society/eyouguide/index_en.htm) –guía digital sobre derechos en internet– para que resulte más práctica y fácil de usar, y propondrá la creación de un sistema de solución de controversias en línea en toda la UE para las transacciones del comercio electrónico.

La Agenda Digital pretende asimismo reforzar la confianza de las personas en el uso de internet garantizando, entre otras cosas, una respuesta europea mejor coordinada ante los ciberataques, el robo de la identidad y el correo no solicitado.

Tras llevar a cabo un estudio sobre los costes de la ausencia de un mercado único de las telecomunicaciones, la Comisión tiene intención de adoptar nuevas medidas con el objetivo de, por ejemplo, garantizar que la diferencia entre los precios de la itinerancia y los nacionales se aproxime a cero para 2015.

Trabajadores: una capacitación adecuada para la era digital

Europa padece actualmente una creciente penuria de capacitación en TIC. Hay 150 millones de europeos –el 30 % aproximadamente- que no han usado nunca internet, y los sistemas de educación y formación de Europa no han seguido el hilo de las competencias en TIC necesarias en el mercado de trabajo digital de hoy en día. La Agenda Digital se propone incrementar y mejorar las competencias digitales de todos los ciudadanos de la UE, con independencia de su edad, lugar de residencia o situación económica, de manera que puedan participar plenamente en la sociedad digital y en el mercado laboral.

Existe también un enorme potencial no explotado en los millones de jóvenes y los millones de mujeres de todas las edades que utilizan las TIC con regularidad, y pudieran sentirse atraídos por un trabajo en el sector tecnológico o de las TIC. Es preciso poner esta nutrida reserva de talento potencial y de recursos al servicio del crecimiento y la competitividad de Europa. La Agenda Digital procurará que todos los ciudadanos, especialmente los jóvenes, conozcan las posibilidades de las TIC para todo tipo de profesiones. La UE solicitará a los Estados miembros que hagan de la alfabetización y la capacitación digitales una prioridad del Fondo Social Europeo.

En el caso de las personas que ya poseen aptitudes en las TIC y trabajan en el sector tecnológico, la Agenda Digital contribuirá a detectar y reconocer las competencias de los profesionales, de manera que las empresas que precisen de empleados con una capacitación particular en TIC puedan encontrarlos fácilmente.

Pacientes y médicos: uso de las TIC para una asistencia sanitaria sostenible

Invertir en las tecnologías digitales relacionadas con la atención sanitaria, la denominada eHealth, puede mejorar de forma espectacular la gama y la calidad de la atención al alcance de los pacientes y los profesionales de la medicina en Europa. Por ejemplo, nuevos servicios de telemedicina, como la consulta médica en línea y los dispositivos portátiles que vigilan la situación sanitaria de las personas que padecen enfermedades crónicas o discapacidades, podrían brindar una libertad de movimientos de la que nunca habían disfrutado los pacientes.

En la práctica, la sanidad electrónica puede reducir el riesgo de error médico y contribuir a una pronta detección de los problemas de salud. La televigilancia en su hogar de los enfermos del corazón puede mejorar los índices de supervivencia en un 15 %, reducir los días de hospitalización en un 26 % y ahorrar un 10 % en costes sanitarios, algo de importancia vital en época de crisis económica. Las recetas electrónicas pueden reducir los errores en la dosificación de los medicamentos en un 15 %. La sanidad digital resultará crítica para que la asistencia sanitaria siga resultando asequible y accesible para todos en unas sociedades europeas en proceso de envejecimiento.

La Agenda Digital se propone brindar a los europeos, de aquí a 2015, un acceso seguro a sus historias médicas en línea, no solamente en su país, sino también cuando se desplazan por cualquier lugar de la UE. De esta manera se facilitará el trabajo de los médicos, y los pacientes podrán recibir una ayuda óptima cuando consulten con un médico tanto en su país como en cualquier otro de la UE.

Industria de fabricación: las oportunidades de una economía digital interoperable

El sector de las TIC contribuye de manera espectacular al crecimiento de la productividad en el conjunto de la economía europea (la mitad de dicho crecimiento a lo largo de los últimos 15 años estuvo impulsada por las tecnologías de la información y las comunicaciones, véase IP/10/571, y es probable que esta tendencia se acelere).

En un mundo ideal, los servicios y dispositivos digitales trabajarían y se comunicarían unos con otros de manera perfecta. Sin embargo, hoy día la situación no es esta. Existen muchos dispositivos e interfaces de software que no interoperan todo lo bien que podrían, lo que conduce a una fragmentación de los mercados y a una falta de competencia. También existen procesos de normalización que no siempre siguen el ritmo del cambio tecnológico. Al combinarse, estos problemas dificultan el uso integrado de las tecnologías y hacen que los servicios en línea, incluidos los servicios públicos, sigan obligando a menudo a los usuarios a trabajar con software o con dispositivos particulares, lo que se traduce en un riesgo de dependencia de un fabricante y en unos precios más elevados. Estos obstáculos impiden también que la industria de fabricación desarrolle productos y servicios innovadores y pueden bloquear el crecimiento económico y la creación de empleo, que tan necesarios resultan actualmente.

Para hacer frente a estos problemas, la Agenda Digital prevé una revisión de la política de normalización de la UE antes de que finalice 2010 que, en particular, aborde la necesidad de que la normalización europea de las TIC avance al compás de la rápida evolución de los mercados tecnológicos. Además, la Comisión publicará orientaciones sobre las reglas para la fijación de normas, la contratación pública de soluciones de TIC y la interoperabilidad.

La industria de las TIC: investigación e innovación para la economía digital

La Agenda Digital se propone, en particular, abordar el importante problema de la escasez de inversiones y la fragmentación que afecta a la investigación sobre TIC en Europa. El gasto europeo en investigación y desarrollo (I+D) sobre TIC representa sólo el 40 % del gasto de los Estados Unidos. Se trata de un punto débil estratégico, si se tiene presente que las TIC son las tecnologías capacitadoras más importantes de la economía moderna.

La Agenda Digital tratara de suscitar más inversión privada a través del uso estratégico de la contratación pública precomercial y de las asociaciones público-privadas, por medio de la financiación de la UE, regional y de otro tipo, para la investigación y la innovación y manteniendo, por lo menos hasta 2013, el ritmo de incremento anual del presupuesto de I+D sobre TIC de la UE establecido en los Programas Marco de investigación europeos.

La industria de TIC se enfrenta asimismo, para satisfacer sus necesidades presentes y futuras, a una importante penuria de profesionales de TIC altamente capacitados. La Agenda Digital europea hará frente a este problema fomentando la educación en TIC y proponiendo medidas para incrementar su atractivo como carrera profesional. La disponibilidad y la mejor preparación de los profesionales de las TIC favorecerán un sano crecimiento de la industria, cuyo desarrollo depende en gran medida de las aptitudes y competencias de las personas.

En el caso de las personas que utilizan ya su capacitación en TIC y trabajan en el sector de la tecnología, la Agenda Digital contribuirá a detectar y reconocer las competencias de los profesionales, de manera que las empresas que necesiten contratar empleados con una capacitación específica en TIC puedan encontrarlos fácilmente.

Pequeñas y medianas empresas (PYME): administración electrónica para facilitar las actividades de las PYME

La Agenda Digital pretende reducir la burocracia y suprimir los obstáculos que impiden al 99 % de las empresas europeas aprovechar plenamente las oportunidades que se ofrecen en el mercado único digital. Uno de los objetivos generales de la agenda es que el 33 % de las PYME puedan realizar compras o ventas en línea para 2015.

En particular, llevar a término la Zona Única de Pagos en Euros (ZUPE) facilitará a las PYME la facturación y los pagos por vía electrónica a través de las fronteras nacionales sobre la base de unos métodos de pago seguros y eficientes.

El compromiso de la Agenda Digital en relación con la mejora del funcionamiento de la administración electrónica pretende garantizar que las PYME puedan perder menos tiempo en los procedimientos administrativos y obtener nuevas oportunidades de negocio. En particular, la plena aplicación de la legislación de la UE sobre contratación pública electrónica, la identificación electrónica y la autenticación electrónica para servicios transfronterizos abriría numerosas oportunidades de negocio nuevas a través de las fronteras. Para 2011, los países de la UE deberían concertar una lista común de servicios públicos transfronterizos clave (p. ej., certificados electrónicos necesarios para poder participar en los procesos de contratación pública) que permitiría a los empresarios establecer y explotar negocios en cualquier lugar de Europa, con independencia de su ubicación. Estos servicios clave deberían estar totalmente disponibles en línea para 2015.

Artistas, autores y músicos

Internet constituye una plataforma ideal para la distribución de contenidos culturales, al crear oportunidades para que autores, compositores y artistas lleguen a unas audiencias más amplias. Europa necesita avanzar rápidamente en la creación, producción y distribución de contenidos digitales. Para ello resulta necesario que el mercado único digital europeo funcione plenamente y que la remuneración de los autores y otros creadores esté mejor protegida.

En lo que se refiere a ciertos tipos de contenidos, el mercado único en línea de Europa se encuentra actualmente fragmentado, porque la gestión de los derechos se organiza con carácter nacional, de manera que una tienda paneuropea en línea de música y vídeo tendría que negociar los derechos individualmente con los diferentes organismos de gestión de cada uno de los 27 Estados miembros. El resultado es que, aunque los consumidores europeos puedan, por ejemplo, comprar un CD en cualquier tienda de la UE, a menudo no pueden adquirir música en las plataformas legales en línea de otros países, porque las licencias se conceden con carácter nacional.

Actualmente, los ingresos potenciales de los creadores se ven mermados porque los ciudadanos europeos que quieren acceder a contenidos creativos y culturales no disponen de medios legales para ello. Es una paradoja que los contenidos pirateados circulen mucho más libremente en Europa que los legales. Es necesario encontrar una solución equilibrada; debe instarse a las industrias creativas a ofrecer más contenidos en línea a cambio de una mejor protección jurídica. La Agenda Digital desea hacer frente a estos problemas estimulando la concesión de licencias transfronterizas y paneuropeas en el contexto digital. Tal cosa se hará, en particular, a través de una nueva Directiva marco sobre gestión de derechos colectivos, prevista para 2011, de una propuesta de Directiva sobre obras huérfanas, mientras prosiguen las conversaciones con las partes interesadas sobre el tema de las obras agotadas, y de una revisión de la normativa de la UE sobre la reutilización de la información del sector público. La necesidad de otras medidas se evaluará en 2012 tras la publicación en 2010 de un Libro Verde sobre las oportunidades y los retos de la distribución en línea de obras audiovisuales y otros contenidos creativos.

Medio ambiente: uso de las TIC para reducir nuestra huella ambiental

El liderazgo mundial de Europa en la lucha contra el cambio climático ha allanado el camino hacia una ambiciosa política de energía y cambio climático que obliga a reducir las emisiones de gases de invernadero al menos en un 20 % de aquí a 2020. Es preciso liberar todo el potencial de las herramientas de TIC para ayudar a ciudadanos y empresas a reducir su huella de carbono y, por ende, ayudar a la UE a cumplir sus compromisos internacionales.

Las soluciones de vigilancia a través de las TIC, tales como las redes y los contadores inteligentes que analizan el consumo de energía, pueden ahorrar energía en las oficinas y los hogares. La iluminación representa casi el 20 % el consumo de electricidad en todo el mundo. Alrededor del 70 % de este consumo podría evitarse utilizando eficientes sistemas inteligentes de gestión de la iluminación basados en las TIC. Con arreglo a la Agenda Digital, para 2020 debería haberse producido una reducción del 20 % en el uso de la energía en la iluminación en relación con 2010.

La Agenda Digital pretende garantizar que las autoridades públicas, la industria de las TIC y los sectores de mayor volumen de emisiones colaboren estrechamente para acelerar el despliegue generalizado de las soluciones basadas en las TIC y así poder cumplir sus objetivos de ahorro energético.

Investigadores: financiación de la investigación sobre TIC aumentada e integrada

La escasa inversión de Europa en la investigación y el desarrollo relacionados con las TIC amenaza a los sectores europeos de fabricación y servicios (principalmente los de automoción, electrodomésticos, salud y medicina). El déficit de inversión se debe principalmente al bajo gasto en I+D (inferior a 5 500 millones de euros al año), al exceso de burocracia y a la fragmentación del mercado.

En la Agenda Digital, la Comisión se ha comprometido a suscitar más inversión privada a través de un uso estratégico de la contratación precomercial. La Comisión prestará asimismo apoyo a seis asociaciones público-privadas basadas en las TIC en el séptimo Programa Marco de investigación de la UE (7º PM), con una financiación total de la UE de mil millones de euros y un gasto privado derivado de aproximadamente 2 000 millones.

Mantendrá también el ritmo de incremento anual del presupuesto de I+D sobre TIC, al menos hasta 2013. La Agenda Digital invita los Estados miembros de la UE a duplicar el gasto público total anual en I+D sobre TIC de aquí a 2020, hasta situarlo en 11 000 millones de euros.

La Agenda Digital para Europa incluye también medidas encaminadas a reducir el papeleo excesivo, de manera que los jóvenes investigadores y las PYME puedan acceder de manera más rápida y sencilla a los fondos de la UE para la investigación sobre TIC a partir de 2011, así como a reforzar la coordinación y la puesta en común de recursos con los Estados miembros y la industria.

Niños y padres: mayor seguridad en línea

Los jóvenes y los niños son los grupos que más activamente utilizan internet hoy en día: el 73 % de las personas de entre 16 y 24 años (una cifra que duplica el promedio de la UE, que es del 35 %) utilizan con regularidad servicios avanzados para crear y compartir contenidos en línea. El 66 % de todos los europeos de menos de 24 años utilizan internet todos los días, frente a un promedio del 43 % en la UE. Sin embargo, aunque estos jóvenes puedan sentirse como en casa cuando están en línea, no por ello son menos vulnerables a distintas amenazas.

La Agenda Digital ayudara a padres y niños a permanecer seguros en línea. En particular, a través del programa Safer Internet, se instará a todos los países de la UE a establecer líneas telefónicas que permitan notificar la existencia de contenidos ofensivos en línea, así como a impartir formación sobre seguridad en línea en las escuelas. Se pedirá a los proveedores de los servicios en línea más populares entre las jóvenes generaciones (p. ej., redes sociales u operadores de telefonía móvil) que sigan desarrollando medidas de autorregulación relacionadas con la seguridad en línea de los niños de aquí a 2013.

Por último, la Agenda Digital propone reforzar la cooperación a nivel europeo e internacional para combatir la ciberdelincuencia (p. ej., plataformas de alerta en línea a nivel nacional y de la UE para combatir la explotación sexual y la difusión de materiales sobre abuso sexual infantil en línea) y otras formas de ciberataques, robo de la identidad y comunicaciones no deseadas.

Personas mayores y discapacitadas: nuevas oportunidades

En una sociedad que envejece, el área de la salud se presta especialmente a innovaciones que puedan ofrecer mejores resultados para las personas de edad o con discapacidad.

Por ejemplo, gracias a la financiación de la UE, las tecnologías de vida cotidiana asistida por el entorno (AAL) ponen en juego las TIC para garantizar que la sociedad digital permita llevar una vida más autónoma y digna a las personas delicadas o que padecen enfermedades crónicas, así como a las personas con discapacidad.

El programa AAL fomenta la innovación y el despliegue de las TIC en áreas tales como la prevención de caídas (que afectan a más de una de cada tres personas de más de 65 años en la UE) o la ayuda a los más de 7 millones de ciudadanos de la UE que padecen demencia, pérdida de memoria, inatención o incapacidad para resolver pequeños problemas. El objetivo de la Agenda Digital es duplicar, de aquí a 2015, la utilización de los mecanismos de vida autónoma para personas mayores.

Hay 150 millones de europeos –el 30% aproximadamente– que nunca han utilizado internet. Este grupo está integrado principalmente por personas de edad comprendida entre 65 y 74 años. La accesibilidad y la utilizabilidad constituyen también problemas para los europeos con discapacidad. Salvar esta brecha digital puede ayudar a los miembros de los grupos sociales desfavorecidos a participar más en pie de igualdad en la sociedad digital (incluyendo servicios de interés directo para ellos, como los de aprendizaje, administración y sanidad) y reforzar su empleabilidad y calidad de vida.

Población de zonas rurales y apartadas: conectar comunidades

El objetivo de la Agenda Digital es llevar, a más tardar en 2013, la internet de banda ancha a todo el mundo, incluso a las personas que viven en zonas aisladas. Sin embargo, los elevados costes asociados a la construcción de nuevas infraestructuras, combinados con la baja densidad de la demanda, disuaden a las empresas de telecomunicaciones de instalar la infraestructura de banda ancha necesaria.

Para combatir este problema, la UE trabajará con los Estados miembros para reforzar y centrar mejor los programas de financiación regionales y de otro tipo para respaldar la inversión y adoptar medidas que abaraten sus costes. La Agenda Digital prevé también propuestas para garantizar que parte del dividendo digital –las radiofrecuencias liberadas por el paso de la radiodifusión analógica a la digital– pueda ser utilizada por las tecnologías inalámbricas de banda ancha. Este hecho reviste particular importancia, porque la banda ancha inalámbrica (terrenal y satelital) no solo está haciendo posibles servicios nuevos e interesantes, sino que también será esencial para la oferta de una internet rápida para todos, incluso en las regiones rurales y apartadas.

Para fomentar el desarrollo de las redes de banda ancha, la Comisión Europea propondrá un ambicioso programa de política del espectro radioeléctrico más avanzado el presente año, a fin de incrementar la eficiencia de la gestión del espectro radioeléctrico y conseguir un máximo de beneficios para los consumidores y la industria.


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site