Navigation path

Left navigation

Additional tools

MEMO/08/86

Bruselas, 13 de febrero de 2008

Análisis sobre la creación de un sistema europeo de vigilancia de fronteras (EUROSUR)

La Comisión ha presentado una Comunicación sobre la creación de un sistema europeo de vigilancia de fronteras (EUROSUR) con el propósito de impedir que se atraviesen las fronteras de manera no autorizada, reducir el número de inmigrantes ilegales que pierden su vida en alta mar y reforzar la seguridad interna de la UE contribuyendo a prevenir la actividad delictiva transfronteriza.

Desafíos y objetivos

La Comunicación examina los parámetros dentro de los cuales puede desarrollarse un sistema europeo de vigilancia de fronteras (EUROSUR), centrándose inicialmente en las fronteras exteriores meridionales y orientales de la UE, y sugiere a los Estados miembros un plan de trabajo para desarrollar gradualmente tal "sistema de sistemas" durante los próximos años. Dicha Comunicación se centra en reforzar la vigilancia en las fronteras, con el propósito de:

  • Reducir el número de inmigrantes ilegales que entran en la UE sin ser descubiertos

De momento, los sistemas nacionales de vigilancia de fronteras cubren solamente determinadas partes de las fronteras exteriores de la UE. Debido a las limitaciones técnicas y financieras, los ámbitos abarcados por la vigilancia están actualmente restringidos a determinadas zonas costeras o interiores y las zonas en las que se llevan a cabo operaciones.

Las autoridades responsables del control de las fronteras en los Estados miembros deben recibir más información fiable y a su debido tiempo si quieren detectar, identificar, hacer un seguimiento e interceptar a quienes intentan entrar en la UE ilegalmente, y así reducir el número de inmigrantes ilegales que cruzan las fronteras exteriores de la UE sin haber sido descubiertos.

  • Reducir el número de muertes de inmigrantes ilegales rescatando más vidas en alta mar

Muchos inmigrantes y personas ilegales que necesitan la protección internacional están viajando en condiciones de extrema dificultad y están asumiendo grandes riesgos personales en sus tentativas por entrar en la UE ilegalmente escondiéndose en vehículos, en buques de carga, etc. La reciente práctica de viajar a bordo de barcos no aptos para navegar y atestados de personas, ha multiplicado el número de desafortunados emigrantes que continúan perdiendo sus vidas ahogándose en el Océano Atlántico entre África y las Islas Canarias y en el Mar Mediterráneo.

El trágico número de muertes que se deriva de esta clase de inmigración clandestina es inaceptable y debe, por lo tanto, reducirse de manera significativa. Debe aumentarse la capacidad para detectar pequeños barcos en mar abierto, contribuyendo a mayores posibilidades de búsqueda y rescate y evitando así que se pierdan más vidas en alta mar. Sin embargo, las soluciones a largo plazo a los desafíos planteados por la gestión de la migración pueden solamente lograrse a través de una estrategia global que incluya la cooperación con terceros países, también en materia de vigilancia de las fronteras.

  • Aumento de la seguridad interna en el conjunto de la UE contribuyendo a la prevención del delito transfronterizo

La vigilancia de las fronteras tiene no sólo el propósito de prevenir que se atraviese la frontera de manera ilegal, sino también impedir la delincuencia transfronteriza mediante la prevención del terrorismo, la trata de seres humanos, el contrabando de drogas, el tráfico ilícito de armas, etc.

Prevenir estas amenazas es, sobre todo, una tarea de las fuerzas de policía y los servicios de inteligencia de los Estados miembros. Sin embargo, un sistema aduanero efectivo de gestión tanto a nivel nacional como europeo proporcionará una herramienta valiosa para luchar contra el delito transfronterizo.

Visión de conjunto

El Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras (EUROSUR) debería ayudar a los Estados miembros a alcanzar un pleno conocimiento de la situación[1] en sus fronteras exteriores y a aumentar la capacidad de reacción[2] de sus cuerpos y fuerzas de seguridad.

EUROSUR debería proporcionar el marco técnico común para racionalizar la cooperación y comunicación diarias entre las autoridades de los Estados miembros y facilitar el uso de la última tecnología con fines de vigilancia de las fronteras. Un objetivo operativo clave debería ser el intercambio de información, excluidos datos personales, entre los sistemas nacionales y europeos existentes.

EUROSUR podría aplicarse en tres fases paralelas:

  1. FASE 1: El objetivo de esta fase es conectar y racionalizar los sistemas y mecanismos existentes de vigilancia a nivel de cada Estado miembro.

Por lo tanto, la financiación prevista en el marco del Fondo Europeo para las Fronteras Exteriores debería utilizarse para modernizar y ampliar los sistemas nacionales de vigilancia de las fronteras y para crear centros nacionales de coordinación para el control fronterizo en los Estados miembros situados en las fronteras exteriores meridionales y orientales de la UE.

Debe crearse una red de comunicaciones automatizada segura para intercambiar datos y actividades coordinadas entre los centros de los Estados miembros y con la Agencia FRONTEX.

Además, debería explorarse cómo puede darse apoyo financiero y logístico a los terceros países vecinos seleccionados para promover la cooperación operativa con los Estados miembros en materia de vigilancia de las fronteras.

  1. FASE 2: La finalidad de esta fase es hacer un mejor uso de las herramientas de vigilancia a nivel de la UE.

Gracias a la aplicación de los programas de la UE para la investigación y el desarrollo, se mejorará el rendimiento técnico de las herramientas de vigilancia así como de los detectores (por ejemplo, satélites, vehículos aéreos sin tripulación, etc.).

Además, la aplicación común de las herramientas de vigilancia proveería a las autoridades de los Estados miembros de información más frecuente y fiable en materia de vigilancia sobre sus fronteras exteriores y la zona anterior a la frontera.

Por último, podría elaborarse un marco común de información pre–fronteriza para compartir los datos disponibles en esta materia con la obtenida gracias a las herramientas de vigilancia.

  1. FASE 3: El objetivo de esta fase es crear un marco comunitario para compartir información sobre cuestiones marítimas de la UE. Esto se logrará integrando en una red más amplia toda los sistemas de información y supervisión existentes en las zonas marinas bajo la jurisdicción de los Estados miembros y en las zonas de alta mar adyacentes, permitiendo así a las autoridades encargadas de las vigilancia de las fronteras aprovecharse del uso combinado de estos diversos sistemas.

Teniendo en cuenta la presión migratoria actual, en un primer paso la red integrada debería limitarse al Mar Mediterráneo, al Océano Atlántico meridional (Islas Canarias) y al Mar Negro y centrarse en la seguridad interna, poniendo en contacto a las autoridades de control de las fronteras y otras autoridades encargadas de cuestiones de seguridad y responsables en cuestiones marítimas.

Por último, esta red integrada de sistemas de información y vigilancia podría ampliarse al conjunto del espacio marítimo de la UE, cubriendo no solamente aspectos relacionados con la frontera, sino también todas las actividades marítimas, tales como la seguridad marítima, la protección del medio ambiente marino, el control de la pesca, y la aplicación de ley.

Mientras que las fases 1 y 2 cubren las fronteras exteriores marítimas y terrestres, la fase 3 debería centrarse solamente en el espacio marítimo. Los aspectos de esta Comunicación relativos a la vigilancia de las fronteras marítimas exteriores forman parte del marco global establecido por la política marítima integrada para la Unión Europea.

Una vez creado, EUROSUR constituiría un paso decisivo en el establecimiento gradual de un sistema europeo común de gestión integrada de las fronteras. Al aplicar las diversas medidas descritas en esta Comunicación, el Fondo para las Fronteras Exteriores debe ser el principal mecanismo de solidaridad para los Estados miembros en el reparto de la carga financiera en la Unión Europea.

Si desea saber más acerca del trabajo del Vicepresidente Frattini, puede visitar su sitio Internet: http://www.ec.europa.eu/commission_barroso/frattini/index_en.htm


[1] El conocimiento de la situación mide en qué medida las autoridades son capaces de detectar movimientos transfronterizos y encontrar argumentos razonados para las medidas de control.

[2] La capacidad de reacción mide el lapso del tiempo requerido para alcanzar cualquier movimiento transfronterizo que debe ser controlado y también el tiempo y los medios para reaccionar adecuadamente a unas circunstancias inhabituales.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website