Navigation path

Left navigation

Additional tools

Preguntas y respuestas: Informe de situación sobre el Plan de Acción para reforzar la función supervisora de la Comisión Europea en el marco de la gestión compartida de las acciones estructurales

European Commission - MEMO/08/673   05/11/2008

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

MEMO/08/673

Bruselas, 5 de noviembre de 2008

Preguntas y respuestas: Informe de situación sobre el Plan de Acción para reforzar la función supervisora de la Comisión Europea en el marco de la gestión compartida de las acciones estructurales

¿Cuál es el objetivo del Plan de Acción y qué progresos se han registrado hasta la fecha?

  • El Plan de Acción adoptado por la Comisión el 19 de febrero del año en curso representa un compromiso político para reducir los errores cometidos en las solicitudes de pago presentadas por los Estados miembros con respecto a las acciones estructurales (Fondos Estructurales y Fondo de Cohesión). Aplica las recomendaciones formuladas por el Tribunal de Cuentas Europeo en su informe del año pasado, en el que se subrayaban los fallos en la gestión compartida de las acciones estructurales en los Estados miembros.
  • El informe de situación que se publica hoy expone los primeros resultados y el impacto del nuevo enfoque, más riguroso, de la Comisión.
  • El Plan de Acción se basa en una estrategia en dos frentes:
  1. ayudar a los Estados miembros a verificar mejor la admisibilidad de los gastos de los proyectos antes de presentar las solicitudes de pago a la Comisión, y
  2. adoptar medidas más firmes para suspender los pagos y efectuar correcciones financieras cuando los Estados miembros no alcancen los niveles de exigencia establecidos; la pérdida de dinero que conllevan las correcciones financieras incita a mejorar los controles.
  • El Plan de Acción aboga por la realización de treinta y siete acciones antes de que finalice el año, y tiene buenas perspectivas de completarse.
  • Por ejemplo, la Comisión ya ha aplicado ya numerosas acciones en el terreno de la evaluación comparativa, las mejores prácticas, la formación y los seminarios. En junio, la Comisión organizó un seminario dedicado a la mejora de los controles, con quinientos representantes de los organismos encargados de gestionar los programas de los Fondos Estructurales en los Estados miembros.
  • La Comisión ha realizado auditorías específicas en programas de alto riesgo, ha comprobado que los Estados miembros aplican medidas correctoras para corregir las deficiencias y ha efectuado muchas más suspensiones y correcciones que en años anteriores (véanse las explicaciones más adelante).

¿Qué diferencia hay entre error y fraude? ¿En qué medida representa el fraude un problema grave en relación con los gastos estructurales?

  • Error es el término amplio que se utiliza para referirse al incumplimiento de las condiciones necesarias para recibir financiación de la UE. Pero no es sinónimo de fraude. El riguroso trabajo de auditoría que llevan a cabo la Comisión y el Tribunal de Cuentas Europeo cada año ha permitido detectar solamente algunos casos aislados de fraude.
  • Según la OLAF, la Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude, los casos de sospecha de fraude afectaron al 0,16 % de los pagos efectuados por la Comisión entre 2000 y 2007 (lo que equivale a 290 millones EUR).
  • La Comisión aplica en todos los casos las medidas oportunas para recuperar los fondos utilizados indebidamente por causa de error o fraude.

¿Cuáles son los errores más comunes?

  • Los ejemplos más frecuentes son: la adjudicación de contratos sin el debido procedimiento de licitación, la presentación de documentos no válidos para justificar los gastos de proyectos, la aplicación de tasas de cofinanciación incorrectas para los proyectos o las solicitudes de pago sobreestimadas.
  • Los errores suelen ocurrir en el nivel de los beneficiarios de los Estados miembros, que solicitan la financiación de gastos que no cumplen las condiciones exigidas. El hecho de que un Estado miembro solicite a la Comisión el reembolso de gastos no admisibles significa que no han funcionado eficazmente sus sistemas de control, que no han impedido ni detectado los errores. La Comisión solo puede detectar los errores a través de las auditorías realizadas una vez efectuado el reembolso, procediendo, a continuación, a aplicar las medidas correctoras pertinentes (véase más adelante).
  • En la mayoría de los casos, incluso cuando se identifica un error, el proyecto ya se ha finalizado y es operativo. Esto no significa que el dinero se haya malgastado, simplemente que ese proyecto concreto no puede recibir financiación a cargo del presupuesto de la UE.
  • Cuando un Estado miembro acepta efectuar él mismo la corrección en caso de gastos no admisibles, los fondos recuperados pueden por lo general reutilizarse en otros proyectos subvencionables. Cuando es la Comisión la que aplica una decisión correctora, el dinero recuperado del Estado miembro revierte en el presupuesto de la UE.

¿Quién decide cuando es necesaria una suspensión o corrección financiera y qué cantidad debe recuperarse? ¿Qué pasa con los importes recuperados?

  • La Comisión cuenta con aproximadamente noventa auditores para los Fondos Estructurales, que realizan controles en todos los Estados miembros con el fin de garantizar el correcto funcionamiento de los sistemas nacionales de control, que deben ser los que detecten y prevengan los errores en primer lugar.
  • El objetivo central de las auditorías son los programas que reciben financiación de los Fondos Estructurales. Cada programa establece la dotación financiera, las prioridades y los objetivos para la región o el tema. Se han aprobado 407 programas para el nuevo periodo de financiación (2007-2013). Cada programa puede abarcar varios centenares de proyectos individuales, desde grandes prioridades en infraestructuras, como autopistas o líneas de ferrocarril, apoyo a pequeñas empresas o ayudas a las familias en forma de creación de nuevas guarderías. Una vez acordados los programas con la Comisión, los Estados miembros y las regiones deciden sobre los diferentes proyectos.
  • La Comisión no controla cada uno de los programas anualmente. La estrategia consiste en auditar los programas atendiendo a un enfoque basado en el riesgo, que tenga en cuenta principalmente el importe de los fondos comunitarios en juego y otros factores de riesgo, como las deficiencias a nivel de los organismos de gestión implicados, el tipo de operaciones, los beneficiarios, etc., y en garantizar la resolución de los problemas detectados antes del cierre de los programas.
  • En los casos en que los auditores de la Comisión detectan problemas graves, ésta puede suspender los pagos a un programa y, en última instancia, recuperar las sumas utilizadas indebidamente.

¿Cuánto dinero ha recuperado la Comisión en los últimos años? ¿Se prevén nuevas suspensiones y correcciones próximamente?

  • El informe de situación del Plan de Acción muestra claramente el impacto del enfoque más riguroso que defiende la Comisión. Se han adoptado siete decisiones de la Comisión relativas a la suspensión de pagos para programas correspondientes al periodo 2000-2006 (dos en Italia, dos para los programas interregionales y una para Reino Unido-Escocia, Bulgaria y Luxemburgo, respectivamente) y están previstas otras veinte.
  • Las acciones de corrección financiera han permitido recuperar 843 millones EUR desde principios de 2008 (las correcciones afectan a todos los Fondos Estructurales y a todos los periodos), de los cuales, 216 millones EUR son el resultado de veintiún decisiones de corrección adoptadas por la Comisión. El resto corresponde a las decisiones aceptadas por los Estados miembros afectados antes de la adopción formal por parte de la Comisión. En comparación, el importe recuperado en 2007 fue de 287 millones EUR.
  • Están pendientes nuevas correcciones financieras por un importe de 1 500 millones EUR, que deberán completarse para finales de marzo del año próximo. Las correcciones no constituyen multas; son decisiones encaminadas a recuperar el dinero de los contribuyentes de la UE, en los casos en los que ha sido indebidamente solicitado y abonado a los beneficiarios.

¿Existen otros indicadores sobre el impacto del Plan de Acción?

  • Hay indicios que apuntan a un funcionamiento más eficaz de los sistemas de control en los Estados miembros. La Comisión ha supervisado la aplicación de medidas destinadas a corregir los problemas detectados en veintisiete programas o grupos de programas. A finales de septiembre de 2008, la Comisión expresó su satisfacción por que las autoridades nacionales habían cumplido sus obligaciones en nueve casos.
  • No obstante, es todavía prematuro esperar un descenso significativo de la tasa de error en el informe que presentará la semana que viene el Tribunal de Cuentas Europeo sobre el gasto en 2007, ya que es anterior al Plan de Acción. Será preciso, por tanto, esperar otro año antes de poder ver los resultados de las acciones de la Comisión.
  • Para los nuevos programas correspondientes al periodo de financiación 2007-2013 se ha adoptado un nuevo procedimiento preventivo destinado a reducir los problemas que se plantean cuando la aplicación del programa ya está en marcha. Para cada programa, el organismo nacional responsable de la auditoría debe entregar un certificado de cumplimiento del sistema de control interno antes de que puedan presentarse las solicitudes de pago. La Comisión comprueba si el certificado está completo y es conforme con las normas que rigen los Fondos Estructurales. Este ejercicio está actualmente en curso, ya que se han entregado certificados correspondientes a algo más de la tercera parte de los 407 programas desarrollados en toda la UE. Hasta ahora se han aceptado definitivamente unos treinta certificados, lo que da prueba del rigor en la aplicación del procedimiento.

¿Quién establece las normas relativas a los sistemas de control y gestión de los Fondos Estructurales en los Estados miembros?

Las normas se fijan en la legislación comunitaria, a saber, el Reglamento financiero que establece los principios generales, el Reglamento (CE) nº 1083/2006 del Consejo, que define el marco reglamentario de los Fondos Estructurales y el Reglamento (CE) nº 1828/2008 de la Comisión, que establece normas más pormenorizadas. La Comisión ha publicado asimismo notas orientativas para fomentar las buenas prácticas en materia de control por parte de las autoridades nacionales.

¿Qué hace la Comisión para simplificar las normas?

Los requisitos de control para las acciones estructurales son muy rigurosos con el fin de garantizar la correcta utilización del dinero de los contribuyentes de la UE, pero también es importante lograr un equilibrio apropiado entre el coste de los controles y las ventajas que de ellos se derivan.

Las normas relativas a los programas del periodo 2007-2013 se han simplificado de varias maneras, por ejemplo, permitiendo los pagos a tanto alzado para los gastos generales y la reducción del periodo durante el cual los beneficiarios deben guardar los documentos justificativos.

La Comisión colabora con los Estados miembros para identificar de qué otra manera pueden introducirse nuevas simplificaciones. Por ejemplo, ha propuesto la modificación de las normas relativas a los proyectos que generan beneficios, de tal modo que no se sean aplicables a los proyectos pequeños.

¿Cuánto se gasta la Comisión en el marco de su política estructural? ¿Controla la Comisión cada euro que se gasta en este ámbito?

El presupuesto total para las acciones estructurales (Fondo Europeo de Desarrollo Regional, Fondo Social Europeo y Fondo de Cohesión) durante el periodo 2007-2013 asciende a 347 000 millones EUR, lo que equivale al 35 % del presupuesto general de la UE.

La principal responsabilidad de control y auditoría recae en los Estados miembros. Para cada programa se designa una autoridad de auditoría que presenta anualmente un dictamen de auditoría a la Comisión sobre los sistemas de control y los gastos.

El papel de la Comisión es supervisar el funcionamiento de los sistemas de control en los Estados miembros. En la medida de lo posible, se basa en los resultados de los auditores nacionales y no duplica el trabajo de éstos, realizando sus propias auditorías de los sistemas de control solo cuando lo estima necesario. Además, lleva a cabo auditorías en un número reducido de programas a fin de verificar la eficacia de los sistemas de control. La Comisión aplica, por tanto, una estrategia de control del dinero destinado a los programas durante su periodo de aplicación a través del trabajo realizado por los auditores nacionales y de su propia actividad de auditoría.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website