Navigation path

Left navigation

Additional tools

Nuevo Reglamento sobre concentraciones Preguntas más frecuentes

European Commission - MEMO/04/9   20/01/2004

Other available languages: EN FR DE IT SV

MEMO/04/9

Bruselas, 20 de enero de 2004

Nuevo Reglamento sobre concentraciones Preguntas más frecuentes

(véase también IP/04/70)

¿Cuándo tiene jurisdicción la UE sobre una concentración o una adquisición? ¿Cambiará esta situación con el nuevo Reglamento?

Conforme al primer Reglamento sobre concentraciones, que entró en vigor en 1990, la Comisión Europea tiene jurisdicción exclusiva sobre las concentraciones entre empresas cuyo volumen de negocios total a nivel mundial asciende por lo menos a 5 mil millones de € y el volumen de negocios en el Espacio Económico Europeo de cada una de ellas es superior a 250 millones de €. De esta manera, las concentraciones pueden evaluarse en un solo procedimiento y no tienen que pasar por varios procedimientos diferentes en cada país de la UE (principio de la "ventanilla única"). Si las empresas afectadas realizan más de las dos terceras partes de su volumen de negocios total en la Comunidad, en un mismo Estado miembro de la UE, la concentración es examinada por la autoridad de competencia de dicho país porque ésta última está mejor situada que la Comisión para examinar sus posibles efectos.

Los umbrales del volumen de negocios siguen siendo iguales en el nuevo Reglamento.

Se suele decir que el nuevo Reglamento va a consolidar el principio de la ventanilla única. ¿Cómo lo hará?

El Reglamento de concentraciones se promulgó para implantar una ventanilla única a la que las empresas pudieran dirigirse para solicitar la autorización de sus concentraciones y adquisiciones en toda la UE. Las empresas conceden un gran valor a esta posibilidad en la medida en que reduce los costes, los papeleos y la inseguridad jurídica, inherentes todos ellos a la pluralidad de solicitudes que tendrían que presentar si no existiese el Reglamento de concentraciones.

Una de las razones de la revisión del Reglamento que empezó con un informe al Consejo de Ministros, en julio de 2000, sobre el funcionamiento de los actuales umbrales del volumen de negocios consistía precisamente en determinar si las concentraciones se notificaban verdaderamente a la autoridad mejor situada o si un número significativo de concentraciones tenía que notificarse en tres o más Estados miembros.

Para resolver el problema de las solicitudes múltiples, que aún abundan, el Consejo ha acordado que las empresas puedan solicitar acogerse a la ventanilla única cuando tengan que notificar en tres o más Estados miembros.

Cuando ninguno de los Estados miembros competentes se oponga a la remisión en el plazo de 15 días laborables a partir de la recepción de la solicitud, la concentración 'pasará' por la ventanilla única y será examinada por la Comisión.

El Reglamento de concentraciones entra en vigor al mismo tiempo que la ampliación. ¿Significa esto que tendrá un efecto particular en los nuevos Estados miembros?

Tanto el antiguo como el nuevo Reglamento de concentraciones se aplican a todos los Estados miembros de la UE, los actualmente existentes así como los otros 10 que se unirán el 1 de mayo. En el futuro, el examen de la Comisión abarcará también estos países.

Sin embargo, el nuevo Reglamento de concentraciones debe facilitar el recurso al principio de la "ventanilla única" (véase anteriormente): las empresas podrán optar a la ventanilla única cuando tengan que notificar en tres o más Estados miembros. Cuando en el futuro los Estados miembros asciendan a 25, esto será de gran utilidad.

Además, aunque esto ya sucedía con el Reglamento actual, un Estado miembro puede remitir a la Comisión el examen de una concentración si afecta perceptiblemente a la competencia en uno o varios mercados nacionales.

La lógica que subyace tras el perfeccionamiento del procedimiento de remisión a y desde la Comisión estriba en velar por que las concentraciones sean examinadas por la autoridad mejor situada.

Uno de los cambios principales del Reglamento afecta a los plazos para el examen de la concentración. ¿Puede explicar cómo se realizará?

Los plazos de examen, que son jurídicamente vinculantes, constituyen sin duda alguna la característica más apreciada del actual Reglamento de concentraciones. El objetivo de la Comisión y del Consejo ha sido cambiar esto solamente en la medida necesaria para evitar incluso la impresión de que una concentración puede tener que bloquearse por no disponer de tiempo para discutir las soluciones a los problemas de competencia. Para la Comisión el ofrecer más tiempo de manera claramente definida y controlada también puede ser esencial ya que está obligada a respetar unas las normas muy rigurosas a la hora de probar tanto la existencia como la inexistencia de problemas de competencia. La predictibilidad de los plazos de examen no ha cambiado (véase el cuadro).

Plazos para el examen de las concentraciones

Actualmente

A partir del 1 de mayo
1ª fase

  • un mes a partir del día siguiente a la recepción de la notificación

  • ampliado a seis semanas si se ofrece a las empresas o se recibe una solicitud de remisión

  • 25 días laborables a partir del día siguiente a la recepción de la notificación

  • ampliado a 35 días laborables si se ofrece a las empresas o se recibe una solicitud de remisión
  • 2ª fase

  • cuatro meses a partir del día siguiente a la decisión de llevar a cabo una investigación pormenorizada
  • 90 días laborables a partir del día siguiente a la decisión de llevar a cabo una investigación pormenorizada

  • + 20 días laborables a petición de las partes notificantes o de la Comisión con el acuerdo de las partes notificantes

  • + 15 días laborables si las empresas ofrecen soluciones después del 54º día laborable siguiente al inicio de la investigación pormenorizada
  • Otro de los cambios más anunciados se refiere a la denominada 'prueba sustantiva'. ¿Puede explicar en qué consiste?

    La prueba sustantiva es la 'prueba del carbono', la raison d'être del Reglamento de concentraciones. Es la prueba que la Comisión debe tener en cuenta al decidir si se opone o no a una concentración.

    El Reglamento vigente se basa en el concepto de dominación: una fusión debe bloquearse si crea una posición dominante, y por lo tanto es probable que desemboque en unos mayores precios, una reducción de la capacidad de elección y una menor innovación. Según la interpretación de la Comisión y de los tribunales europeos a lo largo de los años, este concepto se aplica también a las situaciones de "dominación conjunta" o duopolios (Kali und Salz/MdK y Gencor/Lonrho), así como a las situaciones de la "dominación colectiva" u oligopolios (Airtours/First Choice).

    Ahora la prueba se ha modificado para dejar claro que todas las concentraciones contrarias a la competencia y que desembocan en unos mayores precios, una reducción de la capacidad de elección y una menor innovación entran en el ámbito de aplicación del Reglamento. Esto se logra gracias a la nueva prueba, según la cual una fusión debe bloquearse si "supone un obstáculo significativo para la competencia efectiva". La dominación, en sus diversas formas, seguirá siendo la principal situación. Pero la prueba también abarcará claramente a partir de ahora los efectos contrarios a la competencia en los mercados oligopolísticos en los que la empresa resultante de la concentración no sea estrictamente dominante en el sentido usual de la palabra (es decir, mucho más grande que el resto). La cuestión central es si después de la concentración subsistirá una competencia suficiente que ofrezca a los consumidores una capacidad de elección suficiente.

    ¿Significa esto que la Comisión tendrá más poderes?

    La Comisión considera que este cambio en la redacción de la prueba constituye una aclaración de sus poderes, y no una ampliación de los mismos. Esto proporciona seguridad jurídica a la comunidad empresarial al dejar claramente establecido que la prueba recogida en el reglamento abarca todas esas categorías de concentraciones contrarias a la competencia.

    ¿En qué situación se hallan los demás aspectos de las reformas del control de las operaciones de concentración de la UE anunciadas en diciembre de 2002?

    Además del nuevo Reglamento de concentraciones, las directrices de la Comisión sobre la evaluación de concentraciones entre empresas competidoras (llamadas Directrices horizontales, que son el resultado de la experiencia de la Comisión durante casi 14 años y de la jurisprudencia del Tribunal, servirán de orientación útil a las empresas y a sus abogados en cuanto a las concentraciones que pueden ser bloqueadas.

    El paquete incluye también medidas no legislativas destinadas a incrementar los controles y equilibrios internos, reforzar el análisis económico que sirve de base a las decisiones sobre concentraciones y mejorar los derechos de la defensa. Estas reformas, que ya están en vigor, incluyen el nombramiento de un Economista jefe en la DG de Competencia y la creación de un panel para estudiar las conclusiones del equipo de investigación desde una perspectiva distinta.

    Control de las operaciones de concentración: hechos y cifras

    Desde septiembre de 1990 (fecha de entrada en vigor del primer Reglamento de concentraciones) hasta finales de 2003 se notificaron a la Comisión 2.399 concentraciones. El número de notificaciones en 2003 descendió considerablemente hasta llegar a 212, lo que acentuaba la tendencia a la baja iniciada en 2001, año en que la ola de concentraciones se interrumpió. Cabe comparar estas cifras con el número récord de 345 notificaciones en 2000 y de 279 en 2002.

    Desde 1990, la Comisión ha autorizado en total 2.235 asuntos al término de un examen rutinario de un mes o seis semanas (véanse los plazos de examen antes citados). En total prohibió 18 concentraciones. Las estadísticas detalladas pueden consultarse en:

    http://ec.europa.eu/competition/mergers/cases/stats.html


    Side Bar

    My account

    Manage your searches and email notifications


    Help us improve our website