Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE IT

MEMO/04/247

Bruselas, 28 de octubre de 2004

Preguntas y respuestas sobre las EET en cabras

¿Qué son las encefalopatías espongiformes transmisibles (EET)?

Las EET son una familia de enfermedades que afectan a seres humanos y animales y que se caracterizan por una degeneración del tejido cerebral, que adopta la apariencia de una esponja. En esta familia de enfermedades se incluye la enfermedad de Creutzfeldt Jakob (ECJ) en humanos, la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en bovinos y la tembladera en ovinos y caprinos. Si bien la EEB solamente se ha identificado recientemente, la tembladera se conoce desde hace siglos y, a partir de los datos disponibles, no se considera transmisible a los seres humanos ni plantea ningún riesgo para las personas. No obstante, como medida de precaución, la legislación comunitaria vigente destinada a evitar la difusión y la transmisión de la EEB se aplica asimismo a ovejas y cabras.

¿Un control más amplio hará más probable que se descubra un caso de EEB?

Desde el descubrimiento de la EEB en bovinos, también se ha puesto en práctica un régimen amplio de control y seguimiento de la tembladera y la EEB en ovinos y caprinos. Desde 1998, la UE ha exigido un control y una vigilancia pasiva de la población de ovejas y cabras para detectar la presencia de tembladera, y esta enfermedad es una enfermedad animal de notificación obligatoria desde 1993. En enero de 2002 se introdujo la vigilancia activa de una muestra de animales de riesgo y de abasto sanos mayores de 18 meses mediante la utilización de la prueba de diagnóstico rápido de EET, que utiliza las mismas pruebas que para la detección de la EEB en bovinos, ya que éstas están concebidas para reconocer las EET. A partir del 1 de abril de 2002 se incrementó en gran medida el número de pruebas. Cada año se efectúan pruebas a aproximadamente 350 000 ovejas y 50 000 cabras, lo que representa que se han controlado más de 1 millón de animales desde 2002.
Pueden encontrarse resultados detallados de la vigilancia de la tembladera en ovejas y cabras en la UE desde enero de 2002 en la siguiente dirección:

http://ec.europa.eu/food/food/biosafety/bse/monitoring_en.htm

Habida cuenta de la realización generalizada de pruebas, no resulta especialmente sorprendente que haya podido encontrarse un caso aislado de EEB, pero ello no indica que exista un problema extendido. Los resultados de los controles muestran una incidencia muy baja de la tembladera en la población de cabras. Además, los métodos de ensayo más avanzados para distinguir entre la EEB y la tembladera no han podido confirmar hasta la fecha la presencia de EEB en caprinos.

¿Estaría preparada la UE para la existencia de EEB en cabras?

Sí. Los científicos han efectuado asimismo un estrecho seguimiento de la cuestión de la EEB en ovejas y cabras, ya que se sabe que se alimentó parcialmente a estos animales durante los años 80 y principios de los 90 con piensos que contenían el mismo tipo de harina de carne y huesos (HCH) contaminada que provocó la difusión de la EEB en bovinos. También se sabe desde hace algún tiempo que puede transmitirse experimentalmente a las ovejas una enfermedad similar a la EEB si se las alimenta con material derivado de los cerebros de vacas afectadas por la EEB.

Se ha elaborado asesoramiento científico (véase la pregunta más abajo) a nivel de la UE, con la emisión de una serie de recomendaciones y la descripción de la manera en que podría utilizarse una combinación de enfoques para proteger la salud pública en caso de que se confirmara la presencia de EEB en ovejas o cabras, en condiciones de campo.

¿Qué medidas de seguridad se aplican hoy en día?

Se ha adoptado legislación rigurosa y amplia a nivel de la UE a fin de evitar la difusión y la transmisión de la EEB entre bovinos. Muchas de las medidas previstas se aplican asimismo a las cabras y las ovejas, con el fin de incrementar la seguridad. Las medidas más importantes son las siguientes:

  • La prohibición, desde 1994, de alimentar a los rumiantes con harina de carne y huesos (HCH) de mamíferos, reforzada por una prohibición total desde enero de 2001 de alimentar con HCH a todos los animales de granja. Se cree que la HCH de animales infectados es la vía de transmisión de la EEB.
  • Deben eliminarse los desperdicios animales procedentes de ovinos y caprinos utilizando las mismas normas (tratamiento térmico) aplicadas a otros desperdicios animales.
  • A partir de octubre de 2000, extracción de los materiales especificados de riesgo (MER) tales como el bazo, el cráneo, las amígdalas, la médula espinal y el íleo.
  • No puede producirse carne separada mecánicamente a partir de huesos de ovinos y caprinos.
  • Medidas destinadas a garantizar que la carne y los productos cárnicos importados cumplan también las disposiciones comunitarias pertinentes (p. ej., extracción de MER).
  • Exclusión de ovejas y cabras infectadas por la tembladera de la cadena alimentaria humana y animal.
  • Medidas de erradicación en los rebaños en los que se ha confirmado la presencia de un caso positivo de EET.

¿Son seguros el queso, la carne y la leche de cabra?

En la actualidad, como medida de precaución y con arreglo al asesoramiento científico, no puede utilizarse, de conformidad con la legislación comunitaria, la leche ni la carne procedente de rebaños en los que se haya producido un caso de EET. Por tanto, aconsejamos que no se produzca ningún cambio en el consumo actual de leche, carne y queso.

¿Qué sucede con las ovejas?

Todas las medidas de precaución que se aplican a las cabras, tal como se ha señalado más arriba, se aplican asimismo a las ovejas. Además, se ha demostrado que las ovejas que poseen una determinada estructura genética (genotipo) son más resistentes o incluso posiblemente inmunes a la tembladera. Las investigaciones parecen apuntar a que esta inmunidad podría también aplicarse en el caso de la EEB. Por tanto, los programas de cría en la UE que tienen por objeto incrementar la población de ovinos inmunes a la tembladera son una importante medida de precaución a largo plazo tanto contra la tembladera como contra la EEB.

Información científica sobre las EET en ovejas y cabras

Antes de la creación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el Comité Director Científico (CDC) coordinaba el asesoramiento científico sobre la EEB a nivel de la UE. El último dictamen del CDC sobre la EEB en pequeños rumiantes se adoptó en abril de 2002:
http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out257_en.pdf

y http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out256_en.pdf

que actualiza dictámenes anteriores de

octubre de 2001 http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out234_en.pdf

febrero de 2001http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out170_en.pdf

y septiembre de 1998 http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out24_en.html

El dictamen del CDC de abril de 2002 es el asesoramiento científico más completo, en el que se emite una serie de recomendaciones sobre la ampliación del conjunto de materiales especificados de riesgo, la utilización de pruebas rápidas, la identificación individual, la cría para crear resistencia, la certificación de rebaños y las medidas de sacrificio de animales. También se describe cómo podría utilizarse una combinación de enfoques para proteger la salud pública en caso de que se confirmara la presencia de EEB en pequeños rumiantes sobre el terreno.

El 26 de noviembre de 2003, la Comisión técnica de peligros biológicos de la EFSA adoptó un dictamen en el que se indica que no existe ninguna necesidad de revisar anteriores dictámenes relativos a la cría para crear resistencia a las EET, las estrategias de sacrificio de animales o las maneras de asegurar un origen seguro de los pequeños rumiantes, a partir de la información disponible en ese momento.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website