Navigation path

Left navigation

Additional tools

Preguntas y respuestas sobre la EEB

European Commission - MEMO/03/3   08/01/2003

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

MEMO/03/3

Bruselas, 8 enero de 2003

Preguntas y respuestas sobre la EEB

¿Cuál es la situación actual de la EEB en la Unión Europea?

La incidencia global de la EEB en la Unión Europea está disminuyendo y refleja la mejora de la situación en el Reino Unido, donde se espera que el número de casos en 2002 se sitúe en torno al 3 % del número de casos registrados en 1992 o 1993. En algunos Estados miembros, el número de casos ha seguido aumentando en 2002, principalmente debido a la generalización de las pruebas de detección de la EEB desde julio de 2001. La UE ha adoptado un amplio conjunto de disposiciones legislativas para proteger a la población contra los riesgos derivados de la EEB. Por su parte, los Estados miembros deben garantizar la plena aplicación de todas las medidas comunitarias relacionadas con la EEB. Si estas medidas se aplican rigurosamente, los consumidores pueden confiar en la seguridad de la carne de vacuno.

El Reglamento (CE) nº 999/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2001[1] agrupa en un único texto global todas las medidas relativas a la EEB que han sido adoptadas en el transcurso de los años a través de más de sesenta decisiones de la Comisión, con vistas a su consolidación y actualización a la luz de los dictámenes científicos y las normas internacionales. Por otra parte, este Reglamento introduce una serie de instrumentos nuevos destinados a controlar el riesgo de EEB y de otras enfermedades similares como la tembladera en todas las especies animales y productos derivados.

EEB y nv-ECJ

¿Cuál es el origen de la EEB y cuál es su incidencia en la UE?

La encefalopatía espongiforme bovina (EEB) es una enfermedad que afecta al cerebro de las reses. Fue diagnosticada por primera vez en 1986 en el Reino Unido, y alcanzó dimensiones epidémicas debido a la inclusión en los alimentos para animales de harinas de carne y hueso producidas a partir de desechos de animales. Hasta el 1 de octubre de 2002 se habían registrado unos 181 000 casos en el Reino Unido y aproximadamente 3 200 en el resto de la Unión Europea. Los años de nacimiento de las reses a las que se detectó la EEB en 2002 son similares a los de 2001: la mayoría de los animales nacieron en 1994, 1995 o 1996. Esto indica claramente que disminuye el número de animales nuevos infectados desde 1996 y que las medidas adoptadas en 1996 y 1997 tienen efectos positivos. Actualmente, todos los bovinos sanos sacrificados con más de 30 meses de edad son sometidos a pruebas en la UE antes de ser considerados aptos para el consumo humano, detectándose la presencia de EEB en menos de uno de cada 30 000 animales. En caso de que las pruebas sean positivas, se procede a la destrucción completa del animal.

¿Y cuál es la situación de su equivalente humano, la nv-ECJ?

La nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob (nv-ECJ) fue diagnosticada por primera vez en 1996. Actualmente, se considera que su causa es la transmisión de la EEB a los seres humanos. Hasta el 1 de enero de 2003, se habían registrado en la UE 137 casos confirmados o sospechosos, casi todos ellos en personas jóvenes, de los cuales la mayoría en el Reino Unido (129) y algunos en Francia (6) Irlanda (1) e Italia (1).

Las predicciones sobre la prevalencia futura de la nv-ECJ son muy diversas, puesto que se sabe poco sobre el periodo de incubación que transcurre entre la exposición al agente infeccioso y la aparición de los síntomas. No obstante, es evidente que la aparición de nuevos casos será imputable en gran medida a la exposición a material infeccioso en el pasado, antes del refuerzo de los controles en los últimos años.

¿Cuál es la incidencia de la EEB en cada Estado miembro?

Actualmente, la incidencia global de la EEB en la Comunidad está disminuyendo, no sólo como resultado del menor número de casos registrados en el Reino Unido, sino también en casi todos los demás Estados miembros. En el Reino Unido, la incidencia ha disminuido radicalmente pasando de 37 056 casos registrados en 1992, momento álgido de la epidemia, a 1 194 en 2001.

En los demás Estados miembros, el número de casos detectados en 2001 varía entre los 277 registrados en Francia y la aparición de un caso en Austria, Finlandia y Grecia. Se trata de los únicos casos detectados hasta la fecha en estos tres últimos países desde la aparición de la enfermedad. En Luxemburgo, donde no se había detectado ningún caso de EEB en 2001, se notificó un caso en 2002, además del registrado en 1997. Suecia no ha notificado hasta la fecha ningún caso de EEB.

Puede obtenerse más información sobre el número de casos registrados en la UE consultando el capítulo sobre estadísticas de la página web de la Comisión Europea dedicada a la EEB.

¿Cuál es el programa que aplica actualmente la UE en materia de pruebas de detección de la EEB?

Además del examen obligatorio de todos los animales que presenten síntomas sospechosos de EEB, desde el 1 de enero de 2001 deben realizarse pruebas rápidas post mortem para la detección de la presencia de EEB en:

  • Los animales sacrificados de urgencia o que muestren síntomas que sugieran la presencia de cualquier tipo de enfermedad en la inspección previa al sacrificio en el matadero. De enero a junio de 2001: todos los animales de más de 30 meses de edad. Desde el 1 de julio de 2001: todos los animales de más de 24 meses.
  • Todos los bovinos de más de 30 meses sacrificados en condiciones normales y destinados al consumo humano. Suecia puede acogerse a una excepción practicando pruebas únicamente en una muestra aleatoria.
  • Animales hallados muertos: reses muertas o sacrificadas en la explotación o durante el transporte, pero no destinadas al consumo humano. De enero a junio de 2001: una muestra aleatoria de bovinos de más de 30 meses de edad. Desde el 1 de julio de 2001: todos los bovinos de más de 24 meses.
  • En el Reino Unido, donde se destruyen todos los bovinos de más de 30 meses de edad con arreglo al programa de eliminación de bovinos de más de 30 meses (programa OTMS), las pruebas de detección de la EEB deben realizarse a los siguientes animales sacrificados en el marco de dicho programa: todos los bovinos sacrificados de urgencia, todos los animales de más de 42 meses de edad nacidos después del 1 de agosto de 1996 y sacrificados en condiciones normales, así como a una muestra aleatoria de bovinos nacidos antes del 1 de agosto de 1996 y sacrificados en condiciones normales.

En total se han efectuado pruebas a más de 8,5 millones de reses en 2001 y a más de 10 millones en 2002. Puede obtenerse más información sobre el número de pruebas y de casos detectados en el capítulo dedicado a las estadísticas que figura en la página web de la Comisión Europea sobre la EEB. Actualmente, la Comisión contribuye financieramente al programa con 14 euros por prueba (10,5 euros en 2003).

¿Qué evolución se espera de la enfermedad en el futuro?

Hasta mediados de 2000, la mayoría de los casos de EEB se detectaron gracias a métodos tradicionales de vigilancia pasiva, esto es, examen y notificación obligatoria de los animales sospechosos de padecer la enfermedad o con evidentes síntomas clínicos. Desde que empezaron a realizarse las pruebas rápidas post mortem se ha puesto de manifiesto que la vigilancia activa permite detectar un número más elevado de casos. Ello significa que podrán detectarse animales que no presenten síntomas típicos, tales como patadas, cojera, pérdida de peso o producción reducida de leche. Estos comportamientos son tan corrientes que no sería posible considerar a todos los animales que los manifiestan como animales sospechosos de haber contraído la EEB. Se han descubierto asimismo casos entre animales sacrificados que no habían mostrado anteriormente síntomas de la enfermedad.

La vigilancia activa sistemática comenzó a aplicarse en enero de 2001 a grupos específicos como animales hallados muertos y reses sanas sacrificadas sin síntomas previos de EEB. En 2002, más de dos tercios de todos los casos de EEB registrados se detectaron de esta manera.

Se esperaba que el refuerzo de la vigilancia activa sistemática a partir de julio de 2001 produjera un aumento de los casos de EEB detectados. Sin embargo, desde entonces, el número de casos positivos registrados mensualmente se ha estabilizado o incluso ha disminuido en la mayoría de los Estados miembros. Además de la disminución del número de casos positivos detectados, la estructura de edad de los casos positivos de EEB evoluciona hacia animales más viejos en todos los Estados miembros, lo cual es un signo positivo y demuestra la eficacia de las medidas adoptadas desde 1996.

Puesto que el periodo medio de incubación de la EEB es de 4 a 6 años, aunque en algunos casos puede ser más largo, es probable que sigan apareciendo casos de animales enfermos al menos hasta 2010.

Medidas comunitarias para hacer frente a la EEB

¿Qué ha hecho la UE para proteger a la población? - ¿Cuáles son las medidas vigentes?

Todas las medidas comunitarias se basan en los dictámenes de los comités científicos independientes, formados por expertos de alto nivel, que prestan a la comisión Europea el mejor asesoramiento científico posible. El Comité director científico y otros comités científicos especializados examinan periódicamente las nuevas pruebas científicas disponibles y seguirán tratando con la máxima prioridad las cuestiones relacionadas con la EEB.

La principal prioridad de la Comisión Europea es proteger la salud pública y la salud animal y velar por la seguridad de los productos alimentarios desde la explotación a la mesa. Para ello, y con el fin de garantizar la seguridad de la carne destinada al consumo humano, la Comisión ha adoptado, desde 1990, un amplio conjunto de medidas comunitarias en materia de EEB, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • Inspección veterinaria obligatoria: a partir del 9 de abril de 1990, los animales destinados al sacrificio deberán ser examinados por veterinarios a fin de evitar la entrada de casos sospechosos en la cadena alimentaria humana y animal.
  • Desde julio de 1994, prohibición de alimentar a los animales de la especie bovina, ovina y caprina con harina de carne y huesos de mamíferos (HCHM). Esta medida se adoptó cuando los comités científicos llegaron a la conclusión de que la propagación de la EEB se debía a la ingesta de piensos contaminados por proteínas de rumiantes en forma de HCHM.
  • Desde el 1 de enero de 1995, introducción de normas rigurosas en el tratamiento de los despojos de rumiantes. Estas normas fueron reforzadas el 1 de abril de 1997 con la obligación de realizar un tratamiento de cocción a presión (133 ºC/3 bares/20 minutos) de todos los deshechos de mamíferos utilizados para la producción de HCHM, a fin de minimizar la infecciosidad y evitar el reciclado del agente infeccioso que pudiera estar presente en los cadáveres de los animales.
  • Desde el 1 de mayo de 1998, aplicación de medidas de vigilancia para la detección, control y erradicación de la EEB, incluida la vigilancia activa por parte de los veterinarios y la vigilancia pasiva mediante pruebas.
  • Sacrificio: los animales para los que exista una probabilidad alta de haber recibido los mismos alimentos potencialmente infectados que un animal enfermo de EEB deberán ser sacrificados y destruidos. Es probable, asimismo, que los animales de la misma edad procedentes del mismo rebaño (cohortes) hayan sido alimentados con los mismos piensos potencialmente infectados, por lo que deberán ser sacrificados siempre. En función de la situación epidemiológica y de la trazabilidad de los animales, puede ser necesario sacrificar también a los demás bovinos del mismo rebaño. Por otro lado, la última cría nacida de una hembra afectada por la enfermedad deberá ser sacrificada debido a la posible transmisión por la madre. Los Estados miembros en los que estén vigentes otras medidas que ofrezcan garantías equivalentes pueden beneficiarse de una exención. Las medidas relativas al sacrificio son aplicables desde el 1 de julio de 2001.
  • Desde el 1 de octubre de 2000, existe la obligación de retirar de la cadena alimentaria humana y animal en toda la Unión Europea los materiales especificados de riesgo (MER, tales como médula espinal, encéfalo, ojos, amígdalas, parte de los intestinos) procedentes de bovinos, ovinos y caprinos. La lista de MER se ha ampliado en marzo de 2001 e incluye la totalidad de los intestinos de bovinos y la médula espinal (véase la lista completa de MER en el anexo 1). La obligación se aplica asimismo a las importaciones a la UE de carne y productos cárnicos procedentes de terceros países, con excepción de aquellos en los que la determinación geográfica del riesgo indica que la presencia de EEB es altamente improbable, por ejemplo, Argentina, Australia, Botswana, Brasil, Chile, Costa Rica, El Salvador, Islandia, Namibia, Nueva Zelanda, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Singapur, Suazilandia, Uruguay y Vanuatu.
  • Desde el 1 de enero de 2001, realización de pruebas específicas para la detección de la EEB, dirigidas especialmente a categorías de animales de alto riesgo (véase más arriba).
  • Desde el 1 de enero de 2001, está totalmente prohibido en el conjunto de la UE utilizar proteínas animales elaboradas en la alimentación de determinados animales de granja criados para la producción de alimentos. Esta prohibición fue reforzada a la luz de la experiencia y del dictamen del Comité director científico y de la Oficina Alimentaria Veterinaria de la Comisión a fin de minimizar cualquier riesgo de contaminación cruzada como resultado de mezclar piensos sanos con piensos con proteínas animales contaminadas con el agente de la EEB. Las medidas reforzadas exigen, entre otras cosas, la retirada de la harina de carne y huesos y de los piensos que la contengan, normas relativas a la dedicación exclusiva de los medios de transformación (incluidos el almacenado y el transporte) y el control microscópico permanente de los piensos para garantizar que no contienen harina de carne y huesos. Únicamente pueden utilizarse en condiciones muy estrictas algunas proteínas animales como las harinas de pescado, que se consideran seguras. Una vez que se haya actualizado la posición científica al respecto, se presentará una propuesta para reforzar las normas de tratamiento de las grasas de rumiantes.
  • Controles rigurosos de los alimentos para animales: El Reglamento (CE) nº 1774/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen las normas sanitarias aplicables a los subproductos animales no destinados al consumo humano fue adoptado el 3 de octubre de 2002 y entrará en vigor el 1 de mayo de 2003. Junto con el Reglamento sobre la EET adoptado en 2002, el Reglamento antes citado representa la segunda acción clave del Libro Blanco sobre seguridad alimentaria y es un elemento fundamental de la estrategia de la Comisión para combatir y erradicar crisis alimentarias como la EEB, la fiebre aftosa, la fiebre porcina y la dioxina.

El Reglamento dispone que[2]: (i) únicamente podrán entrar en la cadena de alimentos para animales los materiales que se consideren aptos para el consumo humano después de realizar una inspección veterinaria (ii) los piensos deberán transformarse con arreglo a normas rigurosas (tratamiento térmico a presión elevada) y (iii) las instalaciones de transformación de los piensos deben dedicarse exclusivamente a esta actividad a fin de evitar toda contaminación cruzada. Además, el nuevo Reglamento amplía a otras especies animales la prohibición de reciclaje entre especies (canibalismo) aplicada desde 1994 a los rumiantes.

¿Cómo se controla el respeto de las normas relativas a la EEB?

Los Estados miembros son responsables de controlar la aplicación de las normas comunitarias en sus respectivos territorios. La Oficina Alimentaria y Veterinaria (OAV) realiza inspecciones para vigilar la aplicación y el control de la legislación comunitaria por parte de las autoridades nacionales competentes, Cuando se confirma un incumplimiento de la legislación, la Comisión incoa procedimientos de infracción contra el Estado miembro de que se trate. Los informes de la OAV se publican en el sitio web de la Comisión en la siguiente dirección:

http://ec.europa.eu/food/fs/inspections/vi/reports/index_en.html

¿Cuál es la situación con respecto a la EEB en terceros países?

Se han detectado casos nativos de EEB en países no miembros de la UE. El número de casos registrados puede consultarse en la página web sobre la EEB en el capítulo relativo a las estadísticas - panorama general de los casos de EEB en el mundo. El Comité director científico ha determinado riesgos potenciales de la enfermedad en terceros países debido a factores tales como antiguas importaciones de bovinos vivos y de harina de carne y huesos de mamíferos del Reino Unido y de otros países afectados por la EEB, así como la alimentación de rumiantes con harina de carne y huesos de mamíferos (HCHM).

En consecuencia, la UE ha decidido que el nivel de protección de los consumidores europeos en relación con las importaciones sea equivalente al que se exige a los productos procedentes de la Unión Europea. Estos requisitos aplicables a las importaciones figuran en el Reglamento (CE) nº 999/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2001, por el que se establecen disposiciones para la prevención, el control y la erradicación de determinadas encefalopatías espongiformes transmisibles.

¿Cómo se determina el riesgo de EEB en terceros países y cómo se clasifican dichos países en las distintas categorías de riesgo?

A instancias de la Comisión, el Comité director científico ha llevado a cabo una determinación del riesgo geográfico de EEB en los Estados miembros y en terceros países. La metodología para llevar a cabo dicha determinación se desarrolló durante más de dos años y se publicó por primera vez en Internet en diciembre de 1998. La determinación se basa en la información presentada por los países interesados en respuesta a una Recomendación de la Comisión de 1998 en la que se especifican los datos necesarios para llevar a cabo dicha determinación. La información se refiere, en particular, a las importaciones de bovinos y harina de carne y huesos procedentes del Reino Unido y otros países afectados por la EEB, las normas de transformación de subproductos animales, el uso de los denominados materiales especificados de riesgo, la alimentación de rumiantes con harina de carne y huesos, etc. Mediante un dictamen adoptado el 11 de enero de 2002 se procedió a la actualización de la metodología.

A partir de las determinaciones del riesgo geográfico de EEB, el Comité director científico ha definido las siguientes cuatro categorías transitorias:

  • Categoría I EEB altamente improbable
  • Categoría II EEB improbable pero no descartada
  • Categoría III EEB probable pero no confirmada, o confirmada a un nivel inferior
  • Categoría IV EEB confirmada a un nivel superior

El Reglamento (CE) nº 999/2001, que entró en vigor el 1 de julio de 2001, prevé la clasificación de los países en cinco categorías de riesgo respecto de la EEB basándose en el actual Código de la OIE. La Comisión procede actualmente a realizar dicha clasificación. La determinación final de la situación con respecto a la EEB conlleva dos etapas. En primer lugar, una determinación del riesgo que tenga en cuenta factores específicos definidos previamente. A continuación, se procede a la evaluación de criterios adicionales. A partir de la determinación del riesgo y de la evaluación de los criterios adicionales se establece la situación con respecto a la EEB. A la espera de la determinación final, se aplican a las importaciones medidas temporales basadas en la determinación clásica del riesgo geográfico de EEB realizada por el Comité director científico.

¿Qué normas se aplican a las importaciones de terceros países?

El Reglamento (CE) nº 999/2001, que entró en vigor el 1 de julio de 2001, ofrece un nivel de seguridad con relación a la EEB y dispone que las importaciones de vacuno estén sujetas a las mismas medidas aplicables en el interior de la UE. Por ejemplo, prohíbe las importaciones de materiales especificados de riesgo (MER) o de productos cárnicos que contengan MER procedentes de terceros países y obliga a dichos países a garantizar que las técnicas de sacrificio de animales no incluyan técnicas prohibidas en la UE. Las normas se aplican también a una lista de productos bovinos, ovinos y caprinos (grasas extraídas, gelatina, alimentos para animales de compañía, huesos y productos elaborados con huesos, materias primas para la elaboración de piensos) procedentes de terceros países. Además, se requiere un certificado internacional para los bovinos vivos en los que se confirme el cumplimiento efectivo de la prohibición de utilizar determinados materiales en los alimentos para animales y la existencia de un sistema permanente de identificación de los bovinos vivos que permita determinar su rebaño de origen.

En aquellos países en los que el Comité director científico considera muy improbable la existencia de EEB, no se prevé imponer restricciones de las importaciones con respecto a esta enfermedad.

Estas normas son proporcionadas y no discriminatorias. El Comité director científico determina el riesgo geográfico de EEB en terceros países de la misma manera que si se tratara de Estados miembros de la UE. Este riesgo geográfico es el único factor determinante para decidir el nivel de protección exigido con respecto a la EEB. La existencia de EEB en 17 terceros países se considera altamente improbable, por lo que no están sujetos a ninguna restricción. Ningún Estado miembro de la UE se beneficia de un estatus similar. Las normas de la OMC han sido respetadas, puesto que se han notificado debidamente las medidas aplicadas por la UE a terceros países con respecto a la EEB. No obstante, en consonancia con el compromiso de la UE de tener en cuenta los progresos científicos, se procederá a evaluar sistemáticamente cualquier nuevo elemento que aparezca en el futuro.

Las consecuencias de estas medidas para el comercio son limitadas. El intercambio de canales de vacuno no se ha interrumpido, ya que se ha previsto que la extracción de la columna vertebral (material especificado de riesgo) se realice en la UE y no en el tercer país antes de la exportación. No obstante, los terceros países deberán garantizar que ninguna de sus técnicas de sacrificio está prohibida en la UE. En cualquier caso, la mayor parte de las importaciones de vacuno consisten en carne deshuesada, por lo que no se verán afectadas.

¿De qué manera se ven afectados los países candidatos?

En el transcurso de las negociaciones de adhesión, todos los países candidatos se comprometieron a cumplir plenamente las normas comunitarias para combatir la EEB. En efecto, se han realizado importantes progresos; por ejemplo, todos los países han retirado ya los materiales especificados de riesgo de la cadena alimentaria y la mayoría de ellos someten a pruebas de detección a todas las reses sanas de más de 30 meses. La Comisión supervisa de cerca estos progresos. En consonancia con esta política, la OAV efectuó a principios de 2002 una primera serie de inspecciones en todos los países candidatos para examinar las medidas adoptadas para combatir la EEB.

La Comisión fomenta asimismo diversas medidas de apoyo en materia de asistencia técnica, a las que pueden acceder los países candidatos. Por ejemplo, se cofinancia el uso de kits para realizar pruebas de detección de la EEB y se proporciona asesoramiento técnico en el marco del programa PHARE.

¿Qué actividades de investigación lleva a cabo la UE en el ámbito de las EET?

Introducción (1990-1996)

La Comisión Europea apoya las actividades de investigación en el ámbito de las encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) desde 1990. Este esfuerzo de investigación ha aumentado rápida y significativamente desde que el gobierno del Reino Unido anunciara (20.3.1996) que la aparición de diez casos de la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (nv-ECJ) podría estar relacionada con la exposición a la encefalopatía espongiforme bovina (EEB).

Plan de acción sobre las EET y cuarto programa marco, 1994-1998

En abril de 1996, la Comisión invitó al profesor Charles Weissmann a presidir el grupo encargado de describir el estado de los conocimientos en materia de EEB y de proponer las prioridades de investigación para el futuro. El informe redactado por el profesor Weissmann se publicó en octubre de 1996 y en él se basó la Comisión para elaborar su Comunicación al Consejo (COM (96) 582), en la que propone un plan de acción en materia de EET que tenga en cuenta las recomendaciones del Comité científico multidisciplinar, así como las actividades de investigación que se llevan a cabo actualmente tanto a nivel nacional como comunitario. Teniendo en cuenta las recomendaciones formuladas por el Consejo, el plan de acción se estructura en dos niveles:

La coordinación de actividades entre los Estados miembros con el fin de armonizar la recogida de datos y los criterios de diagnóstico.

Una convocatoria de propuestas específica para llevar a cabo acciones de IDT destinadas a estimular la investigación a nivel comunitario y a movilizar a nuevos expertos para alcanzar en este terreno una masa crítica europea.

La primera de las tres convocatorias de propuestas en el marco de esta iniciativa se publicó en diciembre de 1996 y la última en marzo de 1998. Con arreglo al plan de acción se seleccionaron 54 proyectos con una subvención total de 50,7 millones de euros con cargo a los programas BIOMED, BIOTECH y FAIR. El plan de acción permitió reunir a un número elevado de expertos en diversas disciplinas científicas procedentes de más de 120 laboratorios de todos los Estados miembros y países asociados.

Quinto programa marco (1998-2002)

El quinto programa marco (1998-2002) se basa en el cuarto programa marco y comprende 26 proyectos EET (unos 30 millones de euros) que han sido financiados a raíz de las convocatorias generales de proyectos de investigación (11), así como de la convocatoria específica de 2001 de proyectos de investigación en el ámbito de las EET (15).

Convocatoria específica relativa a las actividades de investigación en el ámbito de las EET y al inventario de las actividades de investigación sobre las EET en Europa, 2001

En noviembre de 2000, el Consejo de investigación pidió a la Comisión que creara un grupo de expertos sobre las EET encargado de:

  • examinar el estado de la investigación en el ámbito de las EET;
  • fomentar el intercambio de información científica entre equipos de investigación;
  • indicar las actividades de investigación en curso que deben reforzarse, así como otras nuevas que deban emprenderse.

El grupo está formado por representantes designados por los Estados miembros y los países asociados, algunos miembros del grupo ad hoc EET/EEB del Comité director científico y algunos coordinadores de los proyectos de investigación comunitarios. En abril de 2002, el grupo se amplió para acoger a miembros de los países de Europea Central y Oriental.

Entre los objetivos del plan de acción cabe mencionar la ampliación y actualización periódica del inventario de las actividades realizadas por los Estados miembros en el ámbito de las EET, elaborado originalmente por el profesor Weissmann. El análisis de la última versión de este documento (abril de 2001) por parte del grupo de expertos sobre las EET y de los servicios de la Comisión dio como resultado la publicación de una convocatoria de propuestas específica destinada a cubrir las lagunas del programa de investigación europeo sobre las EET, así como una Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo (COM (2001) 323). A raíz de la convocatoria, se seleccionaron 15 nuevos proyectos a los que se concedió ayuda financiera por un importe total de 21 millones de euros. Todos los proyectos comenzarán en 2002, a reserva de que las negociaciones contractuales concluyan con éxito.

Sexto programa marco y acciones futuras (2002)

En el año 2002 se asistió asimismo al inició del sexto programa marco de investigación y desarrollo tecnológico. Puede obtenerse información pormenorizada del programa en la dirección:

http://ec.europa.eu/research/fp6/index_en.html

En septiembre de 2000, se elaboró un catálogo de los 54 proyectos financiados en el marco del plan de acción, que puede obtenerse de los servicios de la DG Investigación de la Comisión. Dicho catálogo está siendo actualizado a fin de incluir los resultados de estos proyectos, así como resúmenes de los proyectos financiados recientemente.

Cualquier otra solicitud de información sobre la EEB puede enviarse al buzón de la Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores en la dirección:

sanco-mailbox@ec.europa.eu

Anexo

Lista completa de MER

Se consideran materiales especificados de riesgo los siguientes tejidos:

  1. el cráneo, incluidos el cerebro y los ojos, las amígdalas, la columna vertebral[3], excluidas las vértebras del rabo, las apófisis transversas de las vértebras lumbares y torácicas y las alas del sacro, pero incluidos los ganglios de raíz dorsal y la médula espinal de los bovinos de más de doce meses, así como los intestinos, desde el duodeno hasta el recto, y el mesenterio de los bovinos de todas las edades;
  2. el cráneo, incluido el encéfalo y los ojos, las amígdalas y la médula espinal de los ovinos y caprinos de más de doce meses de edad o en cuya encía haya hecho erupción un incisivo definitivo, así como el bazo de los ovinos y caprinos de todas las edades.

Además de los materiales especificados de riesgo enumerados en la letra a), deberán designarse materiales especificados de riesgo en el Reino Unido de Gran Bretaña y de Irlanda del Norte, así como en Portugal, con excepción de la región autónoma de las Azores: toda la cabeza, excluida la lengua pero incluidos el encéfalo, los ojos, los ganglios del trigémino y las amígdalas, el timo, el bazo y la médula espinal de los animales bovinos de más de seis meses de edad.


[1] http://ec.europa.eu/food/fs/bse/bse36_en.pdf
actualizado en:
http://ec.europa.eu/food/fs/bse/legislation_en.html#general%20framework

[2] véase también: IP/02/1361

[3] Suecia, el Reino Unido y Portugal podrán beneficiarse de una excepción, en condiciones muy estrictas, por lo que se refiere a la obligación de extraer la columna vertebral.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website