Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL

MEMO/03/157

Bruselas, 24 de julio de 2003

Preguntas y respuestas sobre las EET en las especies ovina y caprina

    ¿Qué son las encefalopatías espongiformes transmisibles (EET)?

Las EET constituyen una familia de enfermedades que afectan al ser humano y los animales y se caracterizan por una degeneración del tejido cerebral que produce una apariencia espongiforme. Dicha familia abarca diversas dolencias, como la enfermedad de Creutzfeldt Jakob (ECJ), que se registra en el ser humano, la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), de la especie bovina, y la tembladera, de las especies ovina y caprina. Mientras la EEB sólo se ha identificado recientemente, la tembladera se conoce desde hace siglos y, según los datos disponibles, no se considera transmisible al ser humano ni supone riesgo para el hombre. No obstante, la legislación comunitaria vigente destinada a evitar la difusión y transmisión de la EEB es aplicable también a las especies ovina y caprina como medida cautelar (es decir, la eliminación de materiales especificados de riesgo, en concreto los sesos y el tuétano desde 2000 y la prohibición de la utilización de harina de carne y huesos de mamíferos en la alimentación de los rumiantes desde 1994).

    ¿Hay pruebas o razones para sospechar que las especies ovina y caprina puedan padecer también la EEB?

Nunca se ha detectado la EEB en animales de especie ovina que pastan en el campo. Sin embargo, se sabe que en los años ochenta y principios de los noventa se alimentó parcialmente a algunos animales de dicha especie en el Reino Unido y otros países con piensos que contenían el mismo tipo de harinas de carne y huesos (HCH) que provocó la difusión de la EEB en el ganado bovino. Ello indujo a los científicos a plantearse si la EEB también podría haber infectado al ganado de pequeños rumiantes. Desde 1994 está prohibido alimentar a los rumiantes con HCH; desde enero de 2001 está en vigor la prohibición total de alimentar a los animales de granja con HCH. Se considera que las HCH son la vía de transmisión de la EEB cuando derivan de material procedente de animales infectados.

También se sabe desde hace tiempo que se puede transmitir experimentalmente a animales de especie ovina una enfermedad del tipo de la EEB alimentándolos con material procedente de los sesos de vacas afectadas por la EEB. Esta enfermedad provocada artificialmente en pruebas experimentales no puede distinguirse de la tembladera mediante el examen de los síntomas clínicos ni mediante las pruebas rápidas que se realizan en los sesos. Únicamente puede diferenciarse con certeza de la tembladera mediante un bioensayo en ratones, una técnica de ensayo que puede tardar incluso dos años en completarse.

El número limitado de bioensayos en ratones que se han realizado en casos naturales de tembladera hasta el momento no ha producido una cepa afín a la EEB y hasta ahora no hay pruebas de la existencia de la EEB en ganado ovino y caprino en condiciones naturales. Los comités científicos de la UE examinan de manera permanente cualquier nuevo indicio.

    Información general sobre las eet en las especies ovina y caprina

¿Cuánto tiempo viven los animales de especie ovina y caprina?

Las especies ovina y caprina son rumiantes que tienen una vida útil de corta duración. Según el mercado al que vayan dirigidos, la mayoría de los corderos son sacrificados entre los tres meses y el año de vida; hay un mercado limitado de corderos de varias semanas de edad. El promedio de edad en que se sacrifica a las hembras de especie ovina o caprina se sitúa entre los 6 y los 7 años. Las canales de estos animales de más edad suelen utilizarse para la elaboración de productos cárnicos, para el consumo humano, o en alimentos para animales domésticos.

    ¿En qué consiste su alimentación?

Los animales de especie ovina o caprina que se reservan para la producción de leche suelen alimentarse con raciones de pienso concentrado. También es práctica común alimentar con piensos concentrados a las ovejas que están amamantando durante unas semanas después de parir. Es asimismo frecuente la alimentación selectiva (sistema consistente en que únicamente los corderos pueden acceder a los concentrados, pero no los animales de más edad) de los corderos nacidos prematuramente con una ración muy apetitosa. Con todo, suelen utilizarse mucho menos los alimentos concentrados en el sector ovino y caprino que en el bovino.

    ¿Qué se sabe acerca de la tembladera?

La tembladera es una EET que afecta a las especies caprina y ovina, conocida desde hace casi tres siglos. Se supone que la tembladera puede transmitirse horizontalmente, de un animal a otro, o por vía ambiental, o bien verticalmente, de la oveja al cordero. Los corderos jóvenes, de menos de doce meses, pueden desarrollar la enfermedad, pero los síntomas clínicos se dan principalmente en animales con edades situadas entre los 2 y los 5 años. Los síntomas clínicos son el frotamiento o rascado continuo del cuerpo, los cambios de comportamiento, como la depresión, el nerviosismo o la agresividad, y los cambios de postura y movimiento, como temblores y tropezones, y acaban conduciendo a la muerte.

    ¿Son igualmente propensos todos los ovinos y caprinos a las EET?

No. Las investigaciones han demostrado que algunos genotipos de la especie ovina son resistentes a la tembladera, otros son bastantes propensos y en una situación intermedia se sitúa una gama de genotipos que presentan diversos grados de resistencia a la enfermedad. La proporción entre genotipos resistentes y propensos varía según las distintas razas. En las investigaciones disponibles hasta el momento se han observado también unas pautas análogas de resistencia en la especie ovina a la EEB producida de manera experimental. Actualmente no se conocen bien los genotipos y la resistencia en la especie caprina.

    ¿En qué países se registran actualmente EET en las especies ovina y caprina y con qué extensión?

Se han dado casos de tembladera en doce Estados miembros (Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Reino Unido y Suecia). En Dinamarca, Luxemburgo y Portugal no se han declarado casos de tembladera.

La enfermedad se ha declarado en tres países candidatos: Chipre, Rumania y Eslovaquia. Durante años, ganaderos y veterinarios de la UE han venido diagnosticando periódicamente casos clínicos de la enfermedad.

No obstante, desde el 1 de enero de 2002, los Estados miembros han emprendido un programa activo de pruebas de gran envergadura para intentar averiguar hasta qué punto está extendida la tembladera en la UE. Los resultados obtenidos hasta la fecha revelan que la tembladera es más corriente en el ganado ovino y caprino de lo que lo son las EEB en el ganado bovino. Los resultados completos de las pruebas llevadas a cabo en la UE en 2002 se pueden obtener en   http://ec.europa.eu/food/fs/bse/testing/bse_results_en.html

La enfermedad también se ha registrado en los Estados Unidos, Canadá, Brasil y Japón. No se ha detectado su presencia en Australia ni en Nueva Zelanda, dos importantes países productores de ganado ovino.

    ¿Cuántos animales de las especies ovina y caprina hay en la UE y en cada Estado miembro?

El número de animales y de su descendencia varía según la época del año (es superior en primavera, después del período de nacimiento), por lo que resulta difícil establecer cifras exactas. Según las cifras de Eurostat, en 2001 había en la UE un total de 90 millones de animales de la especie ovina y 12 millones de la especie caprina, de los cuales aproximadamente 65 millones eran ovejas de cría y 9 millones cabras de cría.

A continuación se ofrecen las cifras de los Estados miembros de los que se disponen datos:

Estado miembro

Total de

ovinos

Total de

caprinos

Bélgica153 12522 297
Dinamarca111 0000 000
Alemania2 115 000160 000
Grecia9 060 0005 450 000
España23 823 7303 010 012
Francia9 244 0001 242 000
Irlanda4 880 4009 304
Italia10 951 8001 327 400
Luxemburgo7 325690
Países Bajos1 230 000232 000
Austria320 46757 993
Portugal3 459 350561 102
Finlandia66 5006 500
Suecia452 0005 000
Reino Unido24 433 62474 784
Total90 308 32112 159 082

    Información científica relativa a las eet en las especies ovina y caprina

¿Con qué asesoramiento científico cuenta actualmente la Comisión acerca de la EEB en la especie ovina?

Los dictámenes más recientes del Comité Director Científico (CDC) sobre EEB en pequeños rumiantes se aprobaron en abril de 2002

http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out257_en.pdf y

http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out256_en.pdf;

estos dictámenes son la actualización de dictámenes anteriores de

octubre de 2001 http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out234_en.pdf

febrero de 2001 http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out170_en.pdf y

septiembre de 1998 http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out24_en.html.

En el dictamen se confirma la opinión del CDC de que no hay pruebas de la existencia de EEB en pequeños rumiantes en condiciones naturales. Se ofrecen también una serie de recomendaciones sobre materiales especificados de riesgo, utilización de pruebas rápidas, identificación individual, cría de animales resistentes, certificación de rebaños y medidas de sacrificio. También se describe de qué forma se puede combinar los distintos enfoques para proteger la salud pública en el caso de que se confirmase la existencia de EEB en pequeños rumiantes en condiciones naturales.

La Comisión ya ha incluido en la legislación muchas de estas y otras recomendaciones del CDC (véase la sección C, sobre legislación).

    ¿Qué actividades de investigación sobre las EET se están realizando en la UE?

En breve se publicará una actualización del inventario de actividades nacionales de investigación sobre EET en Europa (cuya primera versión se hizo pública en abril de 2001 en respuesta a una petición del Consejo de Ministros de Investigación). Esta versión actualizada del inventario contiene datos sobre una amplia serie de actividades de investigación sobre EET que se están llevando a cabo en la mayoría de los Estados miembros y que incluyen ocho proyectos de investigación en curso financiados por la UE relativos a las EET en ovinos. Entre estos proyectos se encuentran la red europea de supervisión y control de EET en pequeños rumiantes (con especial relieve en la epidemiología, patología y pruebas de diagnóstico), otro proyecto en el que se observan los efectos de las políticas de los distintos países para controlar la tembladera mediante la selección genética y un proyecto que examinará las numerosas cuestiones asociadas a la amenaza de que los pequeños rumiantes se infecten con EEB en el campo. Hay otro proyecto cuyo objetivo es desarrollar la prueba de inmunoelectroforesis capilar para detectar las EET en fluidos y tejidos fácilmente accesibles de pequeños rumiantes.

En años anteriores, los resultados de los proyectos financiados por la UE se enviaron al Grupo específico sobre EET para que los utilice como base para formular un dictamen científico destinado a la Comisión. Los resultados de los trabajos en curso se presentarán a la recién creada Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) con el fin de mantener este importante vínculo.

    Legislación para combatir las eet en las especies ovina y caprina

¿Cuáles son las medidas legislativas en vigor para enfrentarse a la EEB en ovinos y caprinos?

Pese a la falta de pruebas de la existencia de EEB en la especie ovina en condiciones naturales, buena parte de la legislación relativa a dicha enfermedad en los bovinos también se aplica a los ovinos. Se trata de una medida cautelar que obedece a las preguntas que aún no tienen respuesta acerca de la posible existencia de la EEB en los ovinos.

Por consiguiente, por ejemplo, disposiciones legislativas como la prohibición de los piensos a base de HCH, la eliminación de los materiales especificados de riesgo, la notificación de los casos, las medidas de supervisión y las normas comerciales también ofrecen protección frente a la posible presencia de la EEB en el ganado ovino.

Las más importantes son las siguientes:

  • Prohibición de utilizar HCH procedentes de mamíferos en la alimentación de rumiantes, incluidos los caprinos y ovinos, en 1994. Se complementó con la prohibición total de utilizar HCH en la alimentación de cualquier animal de granja en enero de 2001.

  • Los residuos animales procedentes de ovinos y caprinos han de eliminarse siguiendo las mismas normas que las aplicadas a otros residuos animales (tratamiento térmico de 133/3 bar/20 minutos, salvo, por ejemplo, los residuos de material de categoría 3 bajo riesgo destinados a la producción de alimentos para animales domésticos).

  • Eliminación de materiales especificados de riesgo a partir de octubre de 2000. El bazo de los ovinos y caprinos y el cráneo (incluidos los sesos y ojos), las amígdalas y el tuétano de los animales ovinos y caprinos de más de 12 meses o de los animales en cuya encía haya aparecido un incisivo definitivo deberán retirarse de la cadena alimentaria y destruirse como materiales especificados de riesgo. En el caso de los animales sacrificados después del 1 de octubre de 2003, también se añadirá a esta lista el íleon.

  • No se podrá elaborar carne separada mecánicamente a partir de huesos de ovino o caprino.

  • Medidas de garantía de que la carne y productos cárnicos de importación también cumplen las correspondientes disposiciones de la UE (por ejemplo, la eliminación de materiales especificados de riesgo).

  • Los ovinos y caprinos infectados de tembladera quedan excluidos de las cadenas alimentarias humana y animal.

¿Qué medidas están en vigor para impedir la propagación de la tembladera?

En el Reglamento nº 999/2001, relativo a las EET, figura la normativa que regula el comercio intracomunitario de ovinos y caprinos. Los ovinos y caprinos de reproducción y cría deberán proceder de explotaciones sometidas a controles veterinarios periódicos en las que no se haya confirmado ningún caso de tembladera desde hace tres años como mínimo y se realicen controles por muestreo de las hembras de desvieje. Las importaciones deben presentar garantías equivalentes. A partir del 1 de octubre de 2003 entrará en vigor una normativa adicional (véase la sección «¿Qué ocurre con los demás animales en rebaños en los que haya un caso de tembladera?»).

La Directiva 92/102/CEE del Consejo exige la identificación de los ovinos y caprinos que abandonan su explotación de origen mediante marcas auriculares y tatuajes que permitan conocer la explotación de la que procede el animal. Esta identificación es obligatoria incluso para los movimientos dentro de cada Estado miembro. También lo es mantener un registro en el que figure el recuento actualizado de animales de la explotación y un registro de movimientos de entrada y salida de la misma. Algunos Estados miembros (Francia, Irlanda) han complementado la legislación de la UE introduciendo un sistema de identificación individual de los ovinos.

Sólo está permitido cambiar la marca cuando el animal se traslada de un Estado miembro a otro, pero en este caso ha de constar en el registro el cambio de la marca antigua por la nueva.

Recientemente la Comisión ha presentado una propuesta de Reglamento del Consejo sobre la identificación de ovinos y caprinos. Según esta propuesta, cada animal quedaría identificado individualmente mediante dos marcas en las orejas y los Estados miembros tendrían la posibilidad de autorizar medios electrónicos de identificación. El código de identificación de un animal será el mismo a lo largo de toda su vida. Los otros elementos de la propuesta son los siguientes: 1) en cada explotación se mantendrán registros actualizados de nacimientos, desplazamientos y muertes; 2) los documentos de desplazamiento acompañarán a los grupos de animales a lo largo de cualquier desplazamiento; 3) se mantendrá a nivel nacional un registro central de todas las explotaciones de ovinos y caprinos de los Estados miembros; 4) se creará una base de datos central en que figuren todas las explotaciones de ovinos y caprinos y, en una segunda fase, se registrarán los movimientos de grupos de animales. (véase también el comunicado de prensa IP/02/1915 de diciembre de 2002).

    ¿Es verdad que algunos ovinos son resistentes a la tembladera? ¿Qué se está haciendo para aumentar el nivel de resistencia a la tembladera entre el ganado bovino de la UE?

Ya hace años que se sabe que los ovinos con una determinada estructura genética son más resistentes a la tembladera que otros. La diferencia reside en la estructura del gen responsable de la proteína prión (cuya forma patológica causa la tembladera). En esta resistencia intervienen muchos factores, como la raza del ovino y la cepa del agente. En general, los ovinos portadores de un alelo ARR (medio gen) parecen haber aumentado el nivel de resistencia y los ovinos portadores de dos alelos ARR (ovinos ARR/ARR) parecen ser altamente resistentes a desarrollar la enfermedad, aunque no sabemos si dicha resistencia es absoluta.

Los expertos de la Comisión y de los Estados miembros han decidido que ha llegado la hora de aumentar el nivel de resistencia en la cabaña ovina comunitaria. A partir del 1 de enero de 2004, los Estados miembros introducirán un programa para seleccionar aquellas de las razas ovinas más corrientes que presenten resistencia a la tembladera. Como preparación para ello, actualmente se está llevando a cabo en cada Estado miembro una encuesta sobre la distribución de genotipos entre las poblaciones de ovinos de pura raza.

El programa de cría tendrá el objetivo general de aumentar el nivel del alelo ARR en la cabaña ovina y, al mismo tiempo, reducir el nivel de los alelos que contribuyen a hacer que el animal sea más propenso a contraer la enfermedad. Se incluyen algunas cláusulas de salvaguardia para proteger las razas raras y las razas que, por naturaleza, presentan un nivel bajo del alelo ARR, así como para evitar que en el proceso de selección se favorezcan características no deseadas.

Los Estados miembros que cumplan determinados criterios podrán solicitar que se les concedan excepciones del programa.

En combinación con este programa, los Estados miembros también deberán introducir a partir del 1 de enero de 2004 un programa para reconocer la resistencia a las EET de determinados rebaños de ovinos. Los rebaños de nivel I serán los compuestos exclusivamente por ovinos ARR/ARR. Los rebaños de nivel II serán aquellos cuyos corderos desciendan exclusivamente de carneros ARR/ARR, con lo que se garantiza que los corderos tengan como mínimo un alelo ARR. El objetivo del programa es animar a los ganaderos a criar ganado resistente a la tembladera y a proporcionar una fuente conocida de animales resistentes.

    ¿No existe la posibilidad de que el programa de cría sirva también para seleccionar características no deseadas en la cabaña ovina?

Hasta la fecha no hay pruebas de que la resistencia a la tembladera tenga efectos nocivos graves en la cabaña ovina, pero existe esa posibilidad y tanto la Comisión como los Estados miembros son muy conscientes de que hay que tenerla en mente. En la normativa hay disposiciones que permiten revisar el programa si se demostrase la existencia de un efecto negativo grave.

De la misma forma, el programa se revisa continuamente en relación con la investigación científica. La Comisión ya ha indicado que pedirá a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) que evalúe los resultados de un experimento llevado a cabo en el Reino Unido, en el cual se provocó EEB en un ovino ARR/ARR inyectando material infectado en el cerebro del animal, así como un caso reciente de posible tembladera en un ovino ARR/ARR en Alemania. Se pedirá a la AESA su asesoramiento sobre si estos resultados justifican que se revisen las medidas de cría y erradicación.

    ¿Qué se hace con los ovinos y caprinos con tembladera?

La legislación comunitaria prohíbe que los ovinos y caprinos aquejados de tembladera entren en la cadena alimentaria humana o animal. Las canales de los animales que se haya confirmado que padecen tembladera se han de eliminar mediante incineración o enterrándolos tras someterlos a elevadas temperaturas con el fin de eliminar cualquier elemento infeccioso.

    ¿Qué ocurre con los demás animales en rebaños en los que haya un caso de tembladera?

Hasta ahora, correspondía a cada Estado miembro decidir qué se hacía con los demás animales de rebaños infectados. No obstante, a partir del 1 de octubre de 2003, entrarán en vigor nuevas normas comunitarias. En los rebaños infectados de caprinos, deberán destruirse todos los animales. En cuanto a los ovinos, los Estados miembros podrán elegir entre destruir todos los ovinos de la explotación o establecer el genotipo de los ovinos y destruir únicamente los más vulnerables. También hay normas sobre la reintroducción de animales en locales infectados.

Junto con estas nuevas normas de sacrificio, se permitirá que los ovinos de raza con el genotipo ARR/ARR (los animales que se consideran resistentes a la tembladera) se comercialicen sin restricciones.

En cuanto a las importaciones, los ovinos y caprinos importados de terceros países tendrán que reunir requisitos más estrictos que antes. Deberán proceder de rebaños en los que nunca se haya declarado un caso de tembladera, a menos que se trate de ovinos ARR/ARR. Incluso los ovinos ARR/ARR deben proceder de una explotación en la que no haya habido ningún caso de tembladera en los seis meses anteriores.

    ¿Participará la UE en la financiación de la erradicación de la tembladera?

Con arreglo a la Decisión 90/424/CEE del Consejo, la UE puede cofinanciar programas de erradicación de la tembladera en los Estados miembros. Los primeros programas nacionales de erradicación se cofinanciaron en 1998. En 2002, la Comisión contribuyó con más de 4 millones de euros a los costes de supervisión, análisis del genotipo y medidas de erradicación en la Comunidad.

    Vigilancia y detección de las eet en ovinos y caprinos

¿Se realiza una vigilancia sistemática de las EET en ovinos y caprinos?

Sí. Desde 1998, la UE exige un seguimiento y una vigilancia pasiva obligatorios del ganado ovino y caprino respecto a la presencia de la tembladera. Es una enfermedad de notificación obligatoria desde 1993. Los ganaderos deberán notificar a las autoridades de su Estado miembro todos los casos de animales con presuntas EET. Han de examinarse en laboratorio los tejidos de los ovinos y caprinos sospechosos de padecer la tembladera u otra EET. El Reglamento sobre EET también obliga a los Estados miembros a que garanticen que los veterinarios, ganaderos y personal correspondiente conocen los síntomas clínicos y la epidemiología de las EET y que el personal de laboratorio que realiza los controles tiene la máxima competencia para la interpretación de los resultados de los estudios de laboratorio sobre las EET. Todos los animales de especie ovina se someterán además a una inspección ante mortem realizada por un veterinario antes de su sacrificio.

En enero de 2002 se introdujo una prueba rápida de EET para vigilar activamente una muestra de animales de matadero sanos y de animales de riesgo con edad superior a 18 meses. Para ello se utilizan las mismas pruebas que se usan para la detección de la EEB en los bovinos, ya que éstas están diseñadas para reconocer los casos de EET (incluida, claro está, la tembladera). El nivel de pruebas aumentó considerablemente a partir del 1 de abril de 2002. Durante 2002, se hicieron pruebas en más de 370 000 animales.

Los resultados de la vigilancia de la tembladera en el ganado ovino y caprino en la UE desde enero de 2002 pueden consultarse en la siguiente dirección:  http://ec.europa.eu/food/fs/bse/testing/bse_results_en.html.

    ¿Existe una prueba que distinga entre tembladera y EEB?

No se dispone de una prueba rápida y validada capaz de distinguir entre EEB y tembladera en ovinos y caprinos. Por el momento, el bioensayo en ratones es la única prueba validada que puede establecer tal distinción, pero se tarda dos años en completarla.

No obstante, se está desarrollando una serie de pruebas bioquímicas que, por lo que parece, permiten distinguir entre las dos enfermedades. A recomendación del Comité Director Científico (CDC), la Comisión ha pedido al laboratorio comunitario de referencia (LCR) para las EET que establezca un sistema por el cual los casos positivos de tembladera que se detecten en la vigilancia rutinaria de los Estados miembros se puedan presentar para una prueba diferencial en la que se utilice una combinación de dichas pruebas. Los resultados que presenten parecido con las EEB serán evaluados por un grupo de expertos bajo la coordinación del LCR.


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site