Navigation path

Left navigation

Additional tools

Preguntas y respuestas sobre las EET en las especies ovina y caprina

European Commission - MEMO/01/357   07/11/2001

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

MEMO/01/357

Bruselas, 7 noviembre de 2001

Preguntas y respuestas sobre las EET en las especies ovina y caprina

    ¿Qué son las encefalopatías espongiformes transmisibles (EET)?

    Las EET constituyen una familia de enfermedades que afectan al ser humano y los animales y se caracterizan por la degeneración del tejido cerebral que produce una apariencia espongiforme. Dicha familia abarca diversas dolencias, como la enfermedad de Creutzfeldt Jakob (ECJ), que se registra en el ser humano, la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), de la especie bovina, y la tembladera, de las especies ovina y caprina. Mientras la EEB sólo se ha identificado recientemente, la tembladera se conoce desde hace siglos y, según los datos disponibles, no se considera transmisible al ser humano, ni supone riesgo para el hombre. No obstante, la legislación comunitaria vigente destinada a impedir la difusión y transmisión de la EEB es aplicable también a las especies ovina y caprina como medida cautelar (es decir, la eliminación de materiales especificados de riesgo, en concreto los sesos y el tuétano desde 2000 y la prohibición de la utilización de harina de carne y huesos de mamíferos en la alimentación de los rumiantes desde 1994).

    ¿Hay pruebas o razones para sospechar que las especies ovina y caprina puedan padecer también la EEB?

    Nunca se ha detectado la EEB en animales de especie ovina que pastan en el campo. Sin embargo, se sabe que en los años ochenta y principios de los noventa se alimentó parcialmente a algunos animales de dicha especie en el Reino Unido y otros países con piensos que contenían el mismo tipo de harinas de carne y huesos (HCH) que provocó la difusión de la EEB en el ganado bovino. Ello indujo a los científicos a plantearse si la EEB también puede haber infectado al ganado de pequeños rumiantes. Desde 1994 está prohibido alimentar a los rumiantes con HCH; desde enero de 2001 está en vigor la prohibición total de alimentar a los animales de granja con HCH. Se considera que las HCH son la vía de transmisión de la EEB cuando derivan de material procedente de animales infectados.

    También se sabe desde hace tiempo que se puede transmitir experimentalmente a animales de especie ovina una enfermedad del tipo de la EEB alimentándolos con material procedente de los sesos de vacas afectadas por la EEB. Esta enfermedad provocada artificialmente en pruebas experimentales no puede distinguirse de la tembladera mediante el examen de los síntomas clínicos ni mediante las pruebas rápidas que se realizan en los sesos. Únicamente puede diferenciarse con certeza de la tembladera mediante un bioensayo en ratones, una técnica de ensayo que puede tardar incluso dos años en completarse.

    El número limitado de bioensayos en ratones que se han realizado en casos naturales de tembladera hasta el momento no ha producido una cepa afín a la EEB y hasta ahora no hay pruebas de la existencia de la EEB en ganado ovino y caprino en condiciones naturales. Los comités científicos de la UE examinan de manera permanente cualquier nuevo indicio.

A. Información general sobre las EET en las especies ovina y caprina

    ¿Cuánto tiempo viven los animales de especie ovina y caprina?

    Las especies ovina y caprina son rumiantes que en su mayoría tienen una vida útil de corta duración. Según el mercado al que vayan dirigidos, la mayoría de los corderos son sacrificados entre los tres meses y el año de vida; hay un mercado limitado de corderos de varias semanas de edad. El promedio de edad en que se sacrifica a las hembras de especie ovina o caprina se sitúa entre los 6 y los 7 años. Las canales de estos animales de más edad suelen utilizarse para la elaboración de productos cárnicos, para el consumo humano, o en alimentos para animales domésticos.

    ¿En qué consiste su alimentación?

    Los animales de especie ovina o caprina que se reservan para la producción de leche suelen alimentarse con raciones de pienso concentrado. También es práctica común alimentar con piensos concentrados a las ovejas que están amamantando durante unas semanas después de parir. Es asimismo frecuente la alimentación selectiva (sistema consistente en que únicamente los corderos pueden acceder a los concentrados, pero no los animales de más edad) de los corderos nacidos prematuramente con una ración muy apetitosa. Con todo, suelen utilizarse mucho menos los alimentos concentrados en el sector ovino y caprino que en el bovino.

    ¿Qué se sabe acerca de la tembladera?

    La tembladera es una EET que afecta a las especies caprina y ovina, conocida desde hace casi tres siglos. La tembladera puede transmitirse horizontalmente, de un animal a otro, o por vía ambiental, o bien verticalmente, de la oveja al cordero. Los corderos jóvenes, de menos de doce meses, pueden desarrollar la enfermedad, pero los síntomas clínicos se dan principalmente en animales con edades situadas entre los 2 y los 5 años. Los síntomas clínicos son el frotamiento o rascado continuo del cuerpo, los cambios de comportamiento, como la depresión, el nerviosismo o la agresividad, y los cambios de postura y movimiento, como temblores y tropezones, y acaban conduciendo a la muerte.

    ¿Son igualmente propensos todos los ovinos y caprinos a las EET?

    No. Las investigaciones han demostrado que algunos genotipos de la especie ovina son resistentes a la tembladera, otros son bastantes propensos y en una situación intermedia se sitúa una gama de genotipos que presentan diversos grados de resistencia a la enfermedad.

    La proporción entre genotipos resistentes y propensos varía según las distintas razas. En las investigaciones disponibles hasta el momento se han observado también unas pautas análogas de resistencia en la especie ovina a la EEB producida de manera experimental. Actualmente no se conocen bien los genotipos y la resistencia en la especie caprina.

    ¿En qué países se registran actualmente EET en las especies ovina y caprina?

    La tembladera se registra en la mayoría de los Estados miembros y en casi todos los continentes. La enfermedad se ha declarado a las autoridades nacionales de diez Estados miembros (Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Reino Unido y España). En Dinamarca, Luxemburgo, Finlandia, Portugal y Suecia no se han declarado casos de tembladera en los últimos cinco años. La enfermedad también se ha registrado en Estados Unidos, Canadá y Japón. No se ha detectado su presencia en Australia ni en Nueva Zelanda, dos importantes países productores de ganado ovino.

    El número de casos notificados de tembladera, no obstante, es muy reducido. En 2000 se declararon menos de 1 000 casos, del total de más de 100 millones de cabezas de ganado ovino y caprino de la Comunidad. Aun suponiendo que el número de casos real sea superior y no se notifiquen todos ellos, es evidente que se trata de una enfermedad poco frecuente.

    En el anexo 1 se ofrece un cuadro que contiene el número de casos de cada Estado miembro.

    ¿Cuántos animales de las especies ovina y caprina hay en la UE y en cada Estado miembro?

    El número de animales y de su descendencia varía según la época del año (es superior en primavera, después del período de nacimiento), por lo que resulta difícil establecer cifras exactas. El total estimado se sitúa en 95 millones de ovinos y 12 millones de caprinos. Las cifras de Eurostat señalan que en el año 2000 había en la UE unos 68 millones de ovejas de cría y unos 9 millones de cabras de cría.

    A continuación se ofrecen las cifras de los Estados miembros de los que se disponen datos:

Ovejas de cría

Cabras de cría
Bélgica
Dinamarca80 000
Alemania1 590 000
Grecia6 173 0004 072 000
España18 363 0001 985 000
Francia7 306 000922 000
Irlanda4 013 900
Italia8 334 0001 175 000
Luxemburgo6 160
Países Bajos1 040 000
Austria217 809
Portugal2 436 000454 000
Finlandia49 6005 100
Suecia194 000
Reino Unido18 512 96138 511

B. Información científica relativa a las EET en las especies ovina y caprina

    ¿Con qué asesoramiento científico cuenta actualmente la Comisión acerca de la EEB en la especie ovina?

    El dictamen más reciente del Comité Director Científico (CDC) relativo a la EEB en pequeños rumiantes se aprobó en octubre de 2001 (http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out234_en.pdf). Dicho dictamen constituyó la actualización de dictámenes anteriores, de febrero de 2001 (http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out170_en.pdf) y septiembre de 1998 (http://ec.europa.eu/food/fs/sc/ssc/out24_en.html). En el dictamen se señala que no puede excluirse una infección de EEB en el ganado ovino, pero que no se ha demostrado que se produzca en ovinos en condiciones naturales.

    A falta de pruebas científicas, los científicos recomiendan continuar eliminando de la cadena alimentaria una serie definida de materiales especificados de riesgo como medida cautelar destinada a proteger a los consumidores. También recomiendan medidas complementarias, como la mejora de los sistemas de identificación y registro de ovinos, un mayor esfuerzo de investigación sobre los casos de tembladera natural para determinar el tipo de cepa y la introducción de ensayos sistemáticos de detección de EET. En paralelo a los ensayos, debería registrarse el genotipo de los animales sometidos a ensayo, con el fin de determinar si determinadas razas de ovejas presentan una posible resistencia genética a las EET.

    ¿Qué actividades de investigación sobre las EET se están realizando en la UE?

    En respuesta a una petición del Consejo de Ministros de Investigación de noviembre de 2000, en abril de 2001 se hizo público un inventario de actividades nacionales de investigación sobre EET en Europa. El inventario contiene datos sobre una amplia serie de actividades de investigación sobre la materia que se están llevando a cabo en la mayoría de los Estados miembros, entre otras como mínimo nueve proyectos de investigación financiados por la UE relativos a las EET en ovinos.

    Los resultados de estos proyectos se están transmitiendo al Grupo específico sobre EET para que lo utilice como base para la formulación de un dictamen científico destinado a la Comisión. La convocatoria de propuestas específica de la Comisión sobre investigación en torno a las EET, cuyo plazo de admisión de candidaturas concluye el 18 de octubre, incluye entre sus ámbitos prioritarios el desarrollo de ensayos en vivo para diagnósticos preclínicos, así como estudios sobre la EEB en los ovinos y la diferenciación entre EEB y tembladera.

C. Legislación para combatir las EET en las especies ovina y caprina

    ¿Cuáles son las medidas legislativas en vigor para enfrentarse a la EEB en ovinos y caprinos?

    Pese a la falta de pruebas de la existencia de EEB en la especie ovina en condiciones naturales, buena parte de la legislación relativa a dicha enfermedad en los bovinos también se aplica a los ovinos. Se trata de una medida cautelar que obedece a las preguntas que aún no tienen respuesta acerca de la posible existencia de la EEB en los ovinos.

    Por consiguiente, por ejemplo, disposiciones legislativas como la prohibición de los piensos a base de HCH, la eliminación de los materiales especificados de riesgo, la notificación de los casos, las medidas de supervisión y las normas comerciales también ofrecen protección frente a la posible presencia de la EEB en el ganado ovino.

    Las más importantes son las siguientes:

      - Prohibición de utilizar HCH procedentes de mamíferos en la alimentación de rumiantes, incluidos los caprinos y ovinos, en 1994. Se complementó con la prohibición total de utilizar HCH en la alimentación de cualquier animal de granja en enero de 2001.

      - Los residuos animales procedentes de ovinos y caprinos han de eliminarse aplicando las mismas normas que las aplicadas a otros residuos animales (133/3 bar/20 minutos, salvo, por ejemplo, los residuos de reducido riesgo destinados a la producción de alimentos para animales domésticos).

      - Eliminación de materiales especificados de riesgo a partir de octubre de 2000. El bazo de los ovinos y caprinos y el cráneo (incluidos los sesos y ojos), las amígdalas y el tuétano de los animales ovinos y caprinos de más de 12 meses o de los animales en cuya encía haya aparecido un incisivo definitivo deberán retirarse de la cadena alimentaria y destruirse como materiales especificados de riesgo.

      - No se podrá elaborar carne separada mecánicamente a partir de huesos de ovino o caprino.

      - Medidas de garantía de que la carne y productos cárnicos de importación también cumplen las correspondientes disposiciones comunitarias (por ejemplo, la eliminación de materiales especificados de riesgo).

      - Los ovinos y caprinos infectados de tembladera quedan excluidos de las cadenas alimentarias humana y animal.

    ¿Qué medidas están en vigor para impedir la propagación de la tembladera?

    En el Reglamento nº 999/2001, relativo a las EET, figura la normativa que regula el comercio intracomunitario de ovinos y caprinos. Los ovinos y caprinos de reproducción y cría deberán proceder de explotaciones sometidas a controles veterinarios periódicos en las que no se haya confirmado ningún caso de tembladera desde hace tres años como mínimo y se realicen controles por muestreo de las hembras de desvieje. Las importaciones deben presentar garantías equivalentes. El Reglamento también introduce otras normas estrictas sobre el control que entrará en vigor el 1 de enero de 2002 (véase más abajo).

    La Directiva 92/102/CEE del Consejo exige la identificación de los ovinos y caprinos que abandonan su explotación de origen mediante marcas auriculares y tatuajes que permitan conocer la explotación de la que procede el animal. Esta identificación es obligatoria incluso para los movimientos dentro de cada Estado miembro. También lo es mantener un registro en el que figure el recuento actualizado de animales de la explotación y un registro de movimientos de entrada y salida de la misma. Algunos Estados miembros (Francia, Irlanda) han complementado la legislación comunitaria introduciendo un sistema de identificación individual de los ovinos.

    Sólo está permitido cambiar la marca cuando el animal se traslada de un Estado miembro a otro, pero en este caso ha de constar en el registro el cambio de la marca antigua por la nueva.

    ¿Qué se hace con los ovinos y caprinos con tembladera?

    La legislación comunitaria prohíbe que los ovinos y caprinos aquejados de tembladera entren en la cadena alimentaria humana o animal. Las canales de los animales que se haya confirmado que padecen tembladera se han de eliminar mediante incineración o enterrándolos tras someterlos a elevadas temperaturas con el fin de eliminar cualquier elemento infeccioso.

    Algunos Estados miembros incluyen en sus planes nacionales de control de la enfermedad la obligación de destruir todos los demás animales de la misma explotación.

    ¿Qué acciones se han realizado a nivel comunitario para erradicar la tembladera?

    Con arreglo a la Decisión 90/424/CEE del Consejo, la UE puede cofinanciar programas de erradicación de la tembladera en los Estados miembros. Los primeros programas nacionales de erradicación se cofinanciaron en 1998. Para 2002 la Comisión propone contribuir a los costes de vigilancia en todos los Estados miembros y de sacrificio y medidas de genotipificación en algunos Estados miembros con un coste de más de 4 millones de euros.

D. Vigilancia y detección de las EET en ovinos y caprinos

    ¿Se realiza una vigilancia sistemática de las EET en ovinos y caprinos?

    Sí. Desde 1998, la Comunidad exige un seguimiento y una vigilancia pasiva obligatorios del ganado ovino y caprino respecto a la presencia de la tembladera. Es una enfermedad de notificación obligatoria desde 1993.

    Los ganaderos deberán notificar a las autoridades de su Estado miembro todos los casos de animales con presuntas EET. Han de examinarse en laboratorio los tejidos de los ovinos y caprinos sospechoso de padecer la tembladera u otra EET. El Reglamento sobre EET también obliga a los Estados miembros a que garanticen que los veterinarios, ganaderos y personal correspondiente conocen los síntomas clínicos y la epidemiología de las EET y que el personal de laboratorio que realiza los controles tiene la máxima competencia para la interpretación de los resultados de los estudios de laboratorio sobre las EET. Todos los animales de especie ovina se someterán además a una inspección ante mortem realizada por un veterinario antes de su sacrificio.

    A partir de enero de 2002 será obligatoria una vigilancia activa con la utilización de la prueba rápida de la EEB. Hasta la fecha se han ordenado un total de 164 000 pruebas en toda la UE, aunque algunos Estados miembros están estudiando someter a prueba a un número superior de animales. La vigilancia se centrará en los animales sanos, los animales hallados muertos y los clínicamente sospechosos de más de 18 meses. Para ello se utilizarán las mismas pruebas que se usan para la detección de la EEB en los bovinos, ya que éstas están diseñadas para reconocer los casos de EET (incluida, claro está, la tembladera).

    ¿Existe una prueba que distinga entre tembladera y EEB?

    No se dispone de una prueba rápida capaz de distinguir entre EEB y tembladera en ovinos y caprinos. Por el momento, el bioensayo en ratones es la única prueba que puede establecer tal distinción, pero se tarda dos años en completarla. No obstante, la UE continúa trabajando para fomentar la creación de pruebas rápidas y validadas que puedan diferenciar ambas enfermedades en las especies ovina y caprina.

Anexo 1

Número de casos de tembladera en los Estados miembros

Estado miembro

1996 1997199819992000
OIE(1)Inf. anual EM(2)OIE 1(3)Inf. anual EM2(4)OIE1(5)Inf. anual EM 2(6)OIE1(7)Inf. anual EM 2(8)OIE 1(9)Inf. anual EM 2(10)
Bélgica0-0-08011(2)00
Dinamarca0-0-000000
Alemania(4)-1 (1)-2(1) 122(1)00
Grecia--2 (1)-08 (6)54(11)42(10)080 (11)
España0-0-00005(3)5 (4)
Francia--52-454456 5353-
Irlanda10 (10)-13 (13)-74(9) 73100(5)11066(14)15
Italia3 (2)-142 (19)-352(9) 90 (9)70(14)118152(15)-
Luxemburgo0-0-000000
Países Bajos0-11-161612(12)1620(12)-
Austria0-0-000025
Portugal0-0-000000
Finlandia0-0-000000
Suecia0-0-000000
Reino Unido217 (120)-420(132)-465 485594 (182)592571(158)575

(1) Animales afectados por la enfermedad (animales enfermos + animales que han muerto a causa de ella). Cifras entre paréntesis: rebaños afectados.

(2) Positivos en el seguimiento y las pruebas. Cifras entre paréntesis: rebaños afectados.

(3)

(4)

(5)

(6)

(7)

(8)

(9)

(10)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website