Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE DA NL IT PT EL

A  propuesta  del  Sr.  Pádraig   Flynn,  miembro  de  la   Comisión  Europea
responsable de  Asuntos Sociales  y Empleo,  la Comisión ha  aprobado hoy  la
primera  comunicación  de su  historia sobre  el racismo,  la xenofobia  y el
antisemitismo, junto con una propuesta para que el Consejo declare 1997  "Año
europeo contra el racismo".

El propósito  de  la comunicación  es  aunar  esfuerzos entre  las  distintas
actividades de la Comisión para luchar contra  el racismo, la xenofobia y  el
antisemitismo.  Asimismo  se  señala  la  acción  que  la  Comisión  pretende
emprender en el futuro en este ámbito.

La comunicación, derivada del compromiso  expresado en el programa  de acción
social  a  medio plazo  1995-1997, apunta  a aumentar  la contribución  de la
Comisión  a la estrategia global  a escala de la  Unión contra el racismo, la
xenofobia  y el antisemitismo.  En ella  se tienen  en cuenta el  trabajo del
comité  consultivo  sobre el  racismo  y la  xenofobia  creado en  el Consejo
Europeo  de Corfú  en  1994,  así como  los  trabajos  más recientes  de  los
Consejos de  Asuntos Sociales, Educación, Juventud,  y Justicia  y Asuntos de
Interior. Responde también  a reiteradas llamadas del Parlamento Europeo para
que la Comisión amplíe su trabajo en este terreno.

Respuesta europea

En la comunicación  se expone la  justificación de  seguir desarrollando  una
respuesta europea que  complete la  acción nacional para  hacer frente a  los
problemas de  racismo, xenofobia  y antisemitismo en  nuestras sociedades. En
particular, se apunta a lo siguiente:

- La  necesidad de  sentar  las bases  de  una comunidad  más amplia  y  más
  profunda entre pueblos que con demasiada frecuencia han estado enfrentados
  en  violentos  conflictos  forma  parte  integrante  de  los  ideales  que
  inspiraron a los fundadores de la Comunidad. La lucha contra el racismo es
  una parte indisociable de la identidad europea.

- El compromiso comunitario de  respeto de  los derechos fundamentales  está
  ahora establecido en el Tratado.

- El derecho a la igualdad de trato y a la ausencia de discriminación es uno
  de los principios centrales que inspiran todas las políticas comunitarias,
  y  el aumento de actitudes racistas y xenófobas va claramente en contra de
  él.

- Ningún  Estado  miembro  está  exento  de este  problema,  y  hay llamadas
  persistentes  de muchos  sectores  para que  exista una  respuesta europea
  clara  que complemente  y apoye  la acción  nacional,  y en  especial, que
  garantice  que  se  aplique  la  legislación   comunitaria  de  manera  no
  discriminatoria.

- La Comisión tiene claramente  un cometido que desempeñar en áreas como  la
  libertad de movimiento  de las personas y  la cohesión económica y social,
  promover una educación  de calidad, etc., lo que significa  que interviene
  ya en áreas políticas que contribuyen indirectamente  a la lucha contra el
  racismo, la xenofobia y el antisemitismo.

Problemas sociales subyacentes

Al presentar hoy la comunicación en Estrasburgo, el Comisario Flynn  dijo que
"el racismo es excluyente y,  al mismo tiempo, se  nutre de la exclusión:  si
la gente  se  siente amenazada  o  arrinconada  en una  sociedad  dividida  y
fragmentada, querrá arrinconar  a otros. Si  queremos combatir  con éxito  el
racismo,  tenemos que  asegurarnos de  que  abordamos los  problemas sociales
subyacentes. Mientras  que, por supuesto, la  información, la  educación y la
legislación tienen  su correspondiente cometido  que desempeñar, también  hay
que garantizar que se  abordan las causas más profundas. Para hacer frente al
racismo, necesitamos restañar las heridas  de las divisiones de  la sociedad,
abrir caminos a la inclusión y dar a  todos la sensación de que son  miembros
respetados y  útiles de  la sociedad.   Ésta  será, en  última instancia,  la
clave del éxito".

Ámbitos fundamentales para la acción

La comunicación  establece los  ámbitos fundamentales  para incorporar  otras
acciones a  los instrumentos  políticos existentes  (cf. anexo).  Los ámbitos
fundamentales se agrupan en siete epígrafes:

- Promover la integración y abrir caminos a la inclusión;
- Promover la igualdad de oportunidades y reducir la discriminación;
- Aumentar la conciencia pública y combatir los prejuicios;
- Prevenir la conducta y la violencia racistas;
- Control y castigo del crimen racista;
- Cooperación internacional;
- La cuestión de la legislación a escala europea.

En  la  cuestión  de  la legislación  a  escala  europea,  hay  que perseguir
objetivos a  corto y a medio  plazo. A  corto plazo la Comisión  incluirá, en
los  casos  necesarios, en  futuras  propuestas  legislativas en  ámbitos  de
competencia  comunitaria,  una   cláusula  que  prohíba  la   discriminación,
inspirada en el  artículo 14 del Convenio  europeo para la protección  de los
derechos humanos y de las libertades fundamentales.

A  medio plazo, la Comisión ha anunciado ya  su intención de "reclamar que se
incluyan en  el Tratado  poderes específicos para  combatir la discriminación
racial1".  Este  objetivo fue  apoyado  por  el  comité  consultivo sobre  el
racismo  y  la  xenofobia  y   aprobado  recientemente  por  la   mayoría  de
participantes en el  informe del  grupo de reflexión  sobre la  CIG de  1996.
Este problema  se discutirá más detalladamente  en la CIG, y  la comunicación
deja  clara  la intención  de  la Comisión  de  volver a  la  cuestión de  la
legislación después de la CIG.

La Comisión  Flynn reiteró hoy  la intención de  la Comisión de proseguir  el
trabajo en este asunto.

"Desearía ver una  referencia específica en el  Tratado a la lucha  contra el
racismo.  También  querría  ver  una  legislación   a  escala  europea.  Esta
comunicación  establece claramente  el compromiso de  la Comisión respecto al
objetivo  de una  legislación comunitaria  diseñada  para garantizar  niveles
mínimos de protección contra la discriminación en la Comunidad."

                                    ANEXO

MEDIOS DISPONIBLES 

 -   El Fondo  Social  Europeo: en  octubre  de 1995,  la Comisión  hizo  una
     propuesta para  crear  una  nueva  vía para  la  iniciativa  comunitaria
     EMPLEO-HORIZON, la iniciativa "EMPLEO-INCLUSIÓN", utilizando parte de la
     reserva presupuestaria comunitaria restante  para la iniciativa. En ella
     se  propone  una amplia  gama de  medidas  para promover  la integración
     social  de  grupos  desfavorecidos, y  se  aspira  en  último término  a
     facilitar su  reintegración en  el  mercado laboral.  Pondrá un  énfasis
     particular  en las acciones que se centran en las necesidades especiales
     de inmigrantes, minorías étnicas, refugiados y gitanos.

 -   Programas de  acción comunitaria: particularmente  en los  campos de  la
     educación y de la  juventud (LEONARDO, SÓCRATES, La juventud  con Europa
     III),  la  información y  la  cultura (Medios  II),  así como  el cuarto
     Programa  de acción  para la  igualdad de  oportunidades para  mujeres y
     hombres.

                               

           1 Comisión  Europea,  Política social  europea  -  un  paso
             adelante para la Unión (COM(94)333 final, de 27.07.1994)

 -   Apoyo a  organizaciones no gubernamentales: la  Comisión apoya proyectos
     experimentales llevados  a cabo por  ONG y asociaciones  de inmigrantes.
     Por iniciativa del Parlamento  Europeo, se asignaron específicamente 3,4
     millones de ecus del presupuesto comunitario de 1995 a promover acciones
     para combatir el racismo.

 -   Ciudades contra  el racismo: en el  verano de 1995, la  Comisión puso en
     marcha el proyecto de  ciudades contra el racismo, diseñado  para apoyar
     una pequeña serie de  iniciativas locales de promoción de  la asociación
     local  para  abordar  tres  problemas  prioritarios:  prevención  de  la
     violencia  racista y  de  la  delincuencia  juvenil;  desarrollo  de  un
     planteamiento multifactorial para el control de incidentes racistas y la
     promoción  de una  ciudadanía responsable  y de  la democracia  local en
     sociedades  multiculturales.  El  proyecto establecerá  una  cooperación
     transnacional  entre estas  iniciativas  locales, ayudará  a ampliar  la
     percepción  de los problemas, afinará  su análisis y  mejorará su propia
     práctica local.

- Los  interlocutores  sociales: en  octubre  de  1995,  en  Florencia,  los
  interlocutores  sociales  adoptaron  una  declaración  conjunta importante
  sobre  la prevención de la discriminación racial y de la xenofobia y sobre
  la promoción de la igualdad de trato en el lugar de trabajo. Se elaboró la
  declaración con el apoyo técnico de la Comisión.

- Eurobarómetro: la  Comisión  realizará una  nueva  encuesta  Eurobarómetro
  sobre el  racismo, la xenofobia y  el antisemitismo, para  poner al día la
  información obtenida por primera vez mediante una encuesta llevada a  cabo
  en 1988.
 
- Informes: la Comisión  facilitará la producción y  la difusión por las ONG
  (incluidas  las   organizaciones  de   profesionales  de   los  medios  de
  comunicación) de los informes sobre el racismo  en la Unión. A  principios
  de 1996,  publicará una  versión actualizada de su  informe de  1992 sobre
  instrumentos jurídicos  aplicados en los Estados miembros para combatir el
  racismo  y la  xenofobia, y  seguirá actualizándola  en  el futuro.  En la
  edición de 1996  de su informe  anual sobre la inmigración  proveniente de
  terceros países (RIMET), la Comisión insistirá especialmente en el racismo
  y las medidas tomadas por los Estados miembros para combatirlo.

 -   Foro:  durante el foro europeo de la  política social, en marzo de 1996,
     la  Comisión  se  asegurará  de  que  las  ONG  pertinentes  tengan  una
     oportunidad para el debate, especialmente  en el tema de la igualdad  de
     oportunidades en  el sentido  más amplio,  puedan compartir ejemplos  de
     buenas prácticas y discutir posibilidades de profundizar su cooperación.

 -   Los  medios de  comunicación: en  cooperación con  el centro  europeo de
     periodismo  de  Maastricht,  la  Comisión explorará  la  oportunidad  de
     elaborar  y difundir un vademécum para periodistas que brinde una fuente
     de  información  exacta sobre  el racismo.  Examinará la  posibilidad de
     destinar específicamente  fondos a la  producción de programas  sobre la
     dimensión multicultural de la sociedad europea contemporánea en el marco
     del programa Medios II.  La Comisión continuará apoyando el premio de la
     Federación internacional de periodimo para promover la conciencia de los
     medios de comunicación frente a los problemas de racismo y de xenofobia.
     También  apoyará los esfuerzos de las ONG  por facilitar el acceso a las
     profesiones periodísticas  de jóvenes procedentes de la inmigración y de
     minorías étnicas.

 -   Internet:  en  cuanto a  la cuestión  específica  de la  distribución de
     material racista  a través de  Internet, la Comisión seguirá  de cerca y
     participará  activamente en  la  discusión sobre  los problemas  legales
     relacionados con la tecnología de la información, en especial por lo que
     se  refiere  a  la  responsabilidad  implicada  cuando los  sistemas  de
     anuncios distribuyan material prohibido.

- 1997,  año  contra  el  racismo:  la  comunicación  también  presenta  una
  propuesta de decisión para que el Consejo designe 1997 Año  europeo contra
  el racismo. El objetivo de esta propuesta es aumentar la conciencia de que
  el racismo, la xenofobia y el antisemitismo siguen existiendo en  nuestras
  sociedades, y promover una contribución específica a escala europea a  los
  esfuerzos por  superar este problema,  en especial fomentando intercambios
  de experiencia y una colaboración más estrecha entre Estados miembros.

     ANTECEDENTES 

- En enero  de 1986, el Parlamento  Europeo adoptó el  primer informe  de su
  comité de investigación del aumento del fascismo y del racismo en Europa.

 -   En  junio de  1986, el  Consejo,  el Parlamento  Europeo  y la  Comisión
     adoptaron una declaración conjunta contra el racismo y la xenofobia.

- En 1989, la Carta Social mencionó la importancia de combatir toda forma de
  discriminación,  incluida la  discriminación por  razones de  sexo, color,
  raza, opinión y creencias.

- En mayo de 1990, el Consejo adoptó una resolución sobre la lucha contra el
  racismo y la xenofobia.

- En diciembre  de 1990, el Parlamento Europeo aprobó el  segundo informe de
  su comité de investigación. Desde entonces, también ha adoptado una amplia
  gama de  otras resoluciones sobre el  racismo, en las  que pide  una mayor
  acción a nivel europeo.

- En 1992,  el Comité  Económico  y Social  adoptó una  resolución sobre  el
  racismo, la xenofobia y la intolerancia religiosa. En un dictamen sobre el
  Libro Blanco  de 1994  sobre la  política social,  el  Comité Económico  y
  Social  dijo que  es preciso  incluir en  el Tratado  los derechos  de los
  ciudadanos  incluyendo   una  disposición  del   Tratado  que  prohíba  la
  discriminación por razones de sexo, color, raza, opiniones y creencias.

- El Comité de las Regiones, en  su dictamen sobre el mismo Libro Blanco  de
  la  Comisión,  subrayó  el  papel  crucial de  las  autoridades  locales y
  regionales en la lucha contra el racismo y la xenofobia.

- Desde 1993, el Consejo Europeo ha adoptado cuatro declaraciones en las que
  condena el racismo y la  xenofobia. En Corfú en junio de 1994,  el Consejo
  Europeo  decidió crear un comité  consultivo y  desarrollar una estrategia
  global a nivel de la Unión dirigida a luchar contra los actos de violencia
  racista  y xenófoba.  En diciembre de 1994,  en Essen,  el Consejo Europeo
  instó  al comité  consultivo  a  que intensificara  sus debates  sobre  el
  racismo, en especial en las diversas áreas de la educación y la formación,
  la  información y  los medios  de comunicación,  así  como en  los ámbitos
  policial y de la justicia. En junio de 1995, el  Consejo Europeo de Cannes
  invitó  al  comité  consultivo  a  ampliar su  trabajo  para  estudiar, en
  colaboración estrecha con el Consejo de Europa, la viabilidad de un centro
  de control europeo del racismo y la xenofobia.

- En su Libro Blanco de 1994 sobre  la política social, la Comisión  anunció
  su  intención  de  "reclamar  que  se  incluyan  en  el  Tratado   poderes
  específicos para combatir la discriminación racial".

- Al comienzo  del mandato de la actual Comisión, el presidente Santer pidió
  al Comisario de Empleo, Relaciones Laborales y Asuntos Sociales que  asuma
  la responsabilidad de coordinar la contribución  de la Comisión a la lucha
  contra el racismo, la xenofobia y el antisemitismo, en cooperación con las
  Comisarias  responsables  de  Justicia e  Interior,  Anita  Gradin,  y  de
  Educación, Formación y Juventud, Edith Cresson.

***

Side Bar