Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Un marco mejor para los consumidores: transferencias en euros a bajo precio en toda la Unión y conversiones de moneda más justas

Bruselas, 28 de marzo de 2018

La Comisión Europea presenta hoy una propuesta para abaratar el coste de los pagos transfronterizos en euros en toda la UE. Conforme a la normativa en vigor, si los residentes o las empresas de la zona del euro realizan una transacción en euros, no existe diferencia entre que lo hagan en su país o en otro Estado miembro de la zona del euro.

La propuesta de hoy tiene por objetivo extender esta ventaja a las personas y las empresas de los países que no pertenecen a la zona del euro. Esto va a posibilitar que todos los consumidores y las empresas aprovechen al máximo el mercado único cuando envíen o saquen dinero o cuando paguen desde el extranjero. Todos los pagos transfronterizos en euros dentro de la UE, pero fuera de la zona del euro, tendrán el mismo precio que los pagos internos (sea una comisión pequeña o inexistente) en la moneda oficial correspondiente. La Comisión también presenta hoy una propuesta para hacer más transparentes y competitivos los servicios de conversión de moneda para los consumidores que compren bienes o servicios en una moneda que no sea la suya.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, ha declarado: «Con la propuesta de hoy, otorgamos a los ciudadanos y las empresas de los países que no pertenecen a la zona del euro las mismas condiciones que tienen los residentes de la zona del euro al realizar pagos transfronterizos en euros. Todos los europeos podrán realizar transferencias transfronterizas en euros pagando lo mismo que por las transacciones nacionales. La propuesta de hoy también exigirá transparencia plena en cuanto a las conversiones de moneda cuando los consumidores paguen con tarjeta en un país con una moneda distinta a la suya».

Los consumidores y las empresas de la zona del euro disfrutan de un régimen de comisiones muy reducidas en los pagos transfronterizos en euros, a raíz de la introducción del Reglamento relativo a los pagos transfronterizos en 2001. Conforme a la normativa en vigor, si los residentes o las empresas de la zona del euro realizan una transacción en euros, no existe diferencia entre que lo hagan en su país o en otro Estado miembro de la zona del euro. La propuesta de hoy tiene por objetivo extender esta ventaja a las personas y las empresas de los países que no pertenecen a la zona del euro cuando viajen o paguen en el extranjero, lo que pondrá fin al coste elevado de las transacciones transfronterizas en euros dentro de la UE.

En particular, esta propuesta establece que las comisiones aplicadas a pagos transfronterizos en euros sean iguales a las que se apliquen a los pagos nacionales equivalentes en la moneda local. Esto reducirá dichas comisiones a solo algunos euros o incluso céntimos. Por ejemplo, una transferencia transfronteriza en euros (EUR) desde Bulgaria costará lo mismo que una dentro de Bulgaria en levas (BGN). Este cambio reviste una gran importancia, ya que las comisiones por una simple transferencia pueden llegar a ser exorbitantes en algunos Estados miembros que no pertenecen a la zona del euro (hasta 24 EUR por una transferencia de 10 EUR). Estas comisiones sustanciales que se pagan hoy día constituyen un obstáculo para el mercado único, puesto que crean barreras para las actividades transfronterizas de los hogares (compra de bienes y servicios en zonas con otra moneda) y las empresas, especialmente las pymes. Esta situación ocasiona una disparidad sustancial entre los residentes de la zona del euro, que disfrutan de una moneda única, y los de países que no pertenecen a la zona del euro, que solo pueden realizar transacciones poco costosas dentro de su propio país.

La propuesta presentada hoy también arrojará transparencia en los pagos que comprendan varias monedas de la Unión. En la actualidad, los consumidores no suelen recibir información adecuada o no suelen conocer el coste de las transacciones que implican una conversión de moneda. La propuesta exigirá, por tanto, que los consumidores sean informados al completo del coste de la conversión de la moneda antes de que realicen dicha compra (p. ej., en línea o con su tarjeta en el extranjero, ya sea retirar dinero de un cajero o realizar un pago en un punto de venta). Ello les permitirá comparar el coste de diferentes opciones de conversión para poder tomar una decisión informada. Los resultados de estudios recientes muestran que los consumidores vienen quejándose de las prácticas de conversión dinámica de moneda, esto es, pagar en el extranjero con su moneda propia, y piden su prohibición tras haber constatado que han salido perdiendo en la mayoría de los casos estudiados. La falta de la información necesaria para poder escoger la mejor opción, con frecuencia, da lugar a que los consumidores sean injustamente inducidos a optar por conversiones de moneda más costosas. La Autoridad Bancaria Europea se encargará de preparar un borrador de normas técnicas de regulación para hacer efectiva esta mejora de la transparencia.

La propuesta legislativa se remitirá ahora al Parlamento Europeo y al Consejo para su adopción.

Contexto

Una de las prioridades fundamentales de la Comisión Juncker estriba en crear un mercado único que esté más integrado y sea más equitativo, donde las personas, los servicios, los bienes y el capital circulen libremente en una economía que genera un producto anual bruto de 15 billones EUR. El mercado único también tiene como objetivo ofrecer a los consumidores el acceso a mejores productos y precios más bajos, merced a una mayor competencia. La Comisión Europea ya ha tomado muchas medidas para empoderar y proteger a los consumidores europeos respecto de los servicios financieros: la Directiva sobre las cuentas de pago brinda a todos los ciudadanos de la UE acceso a una cuenta bancaria básica; la Directiva sobre servicios de pago ha mejorado considerablemente la seguridad en los pagos; y el Reglamento sobre el producto paneuropeo de pensiones individuales, propuesto por la Comisión, ofrecerá más opciones a la hora de ahorrar para la jubilación. En marzo de 2017, la Comisión Europea publicó un Plan de Acción que establecía la estrategia a seguir para reforzar el mercado único de la UE en lo referente a los servicios financieros destinados a los consumidores. La Comisión cumple ahora lo prometido respecto de las dos primeras acciones del Plan de Acción, al tratar la transparencia y las comisiones de las transacciones transfronterizas: los pagos transfronterizos son esenciales para la integración de la economía de la UE. Son un factor importante de unión de los ciudadanos y las empresas de la UE. Las restricciones y los costes excesivos, al dificultar los pagos transfronterizos, son una traba a la plena realización del mercado único.

Con el fin de preparar estas modificaciones del Reglamento n.º 924/2009, la Comisión realizó una consulta pública entre julio y octubre de 2017 para recabar las opiniones de las partes interesadas acerca de cuál es el mejor camino a seguir para alcanzar el objetivo de reducir el coste de los pagos transfronterizos dentro de la UE. En sus respuestas a la consulta pública, todos los usuarios de servicios de pago (consumidores y empresas) coincidieron en dos aspectos, a saber, el precio elevado de las transacciones transfronterizas y la falta de transparencia en cuanto a las comisiones que se les aplican. Los proveedores de servicios de pago hicieron especial énfasis en la diferencia entre los pagos en euros, que están automatizados completamente (no media intervención manual alguna), y los pagos en otras monedas, que son menos eficientes y, por ende, más costosos de tramitar.

Más información

Nota informativa

Ficha informativa

Texto de la propuesta de hoy

Información general sobre los pagos transfronterizos

IP/18/2423

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar