Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Unión de Mercados de Capitales: normas más proporcionadas y sensibles al riesgo para unas empresas de servicios de inversión más sólidas

Bruselas, 20 de diciembre de 2017

Los mercados de capitales europeos serán más eficientes y estarán mejor supervisados gracias a una reforma de las normas aplicables a las empresas de servicios de inversión.

La Comisión Europea propone hoy una revisión basada en dos elementos para simplificar la vida a las empresas de servicios de inversión más pequeñas, al mismo tiempo que somete a las mayores y sistémicas al mismo régimen que los bancos europeos. Las empresas de servicios de inversión y los servicios que ofrecen son esenciales para el buen funcionamiento de la Unión de Mercados de Capitales (UMC). Junto con los bancos, los mercados de capitales de la UE cuentan con varios miles de pequeñas y grandes empresas de servicios de inversión que proporcionan asesoramiento a clientes, ayudan a las empresas a recurrir a los mercados de capitales, gestionan activos y proporcionan liquidez del mercado, lo que facilita las inversiones en toda la UE. La UE necesita unos mercados de capitales más sólidos para promover la inversión, abrir nuevas fuentes de financiación para las empresas, ofrecer mejores oportunidades a los hogares y reforzar la Unión Económica y Monetaria.

Con arreglo a las propuestas presentadas hoy, la inmensa mayoría de las empresas de servicios de inversión de la UE dejará de estar sujeta a una normas pensadas originalmente para los bancos. Esto disminuirá la carga administrativa, impulsará la competencia e incrementará los flujos de inversión, todo lo cual es prioritario para la UMC, sin poner en peligro la estabilidad financiera. Al mismo tiempo, las empresas de servicios de inversión mayores y más sistémicas quedarían sujetas a las mismas normas y supervisión que los bancos.

El vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, ha declarado: «Nuestras normas deben ser proporcionadas y sensibles al riesgo. Las empresas de servicios de inversión más pequeñas se beneficiarán de unos requisitos más simples y acordes en mayor medida con su perfil de riesgo. Al mismo tiempo, las grandes empresas que planteen riesgos similares a los de los bancos deben quedar sujetas a regulación y supervisión como las entidades bancarias. Esta revisión ayudará a todas las empresas de servicios de inversión a vincular el ahorro de los consumidores y los inversores con las empresas. Las nuevas normas facilitarán el correcto funcionamiento de los mercados de capitales, garantizando al mismo tiempo la estabilidad financiera».

Jyrki Katainen, vicepresidente responsable de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, ha declarado: «Nuestro objetivo es reducir el coste de cumplir la legislación de la UE. La propuesta presentada hoy de simplificar y modernizar las normas prudenciales aplicables a las empresas de servicios de inversión es una parte de esta labor. Nuestro código normativo ha de apoyar el papel esencial de estas empresas a la hora de canalizar los flujos de inversión en los mercados de capitales, y velar al mismo tiempo por que los riesgos de sus actividades queden adecuadamente cubiertos. Una mayor competencia y protección de los inversores son las dos caras de la misma moneda; ambas favorecen la confianza del mercado y apoyan el crecimiento».

Elementos fundamentales de la propuesta

Las empresas de servicios de inversión desempeñan un importante papel a la hora de facilitar el ahorro y los flujos de inversión en toda la UE. Ofrecen una serie de servicios que dan acceso a los inversores a los mercados de valores y derivados. Estos servicios abarcan el asesoramiento en materia de inversiones, la gestión de carteras, la ejecución de órdenes de los clientes, las operaciones con instrumentos financieros y la ayuda a las empresas para que obtengan fondos en los mercados de capitales.

La propuesta incluye:

  • nuevas normas prudenciales más simples para la inmensa mayoría de las empresas de servicios de inversión que no son sistémicas, sin poner en peligro la estabilidad financiera; y
  • normas modificadas, a fin de garantizar que las grandes empresas de servicios de inversión sistémicas que realicen actividades similares a las de los bancos y planteen riesgos similares se sometan a regulación y supervisión como las entidades bancarias. Como consecuencia de ello, el Banco Central Europeo, en su calidad de supervisor (Mecanismo Único de Supervisión), supervisará esas empresas de servicios de inversión sistémicas en la Unión Bancaria. Así se garantizarán unas condiciones de competencia equitativas entre las entidades financieras grandes y sistémicas.

Las nuevas normas dividen las empresas de servicios de inversión no sistémicas en dos grupos. Los requisitos de capital para las empresas de inversión más pequeñas y con menos riesgos se fijarán de forma más sencilla. Las normas serán lo suficientemente generales y sólidas como para abarcar los riesgos de las empresas de servicios de inversión, pero lo bastante flexibles como para responder a los diversos modelos de negocio y garantizar que estas empresas puedan seguir siendo comercialmente viables. Estas empresas no estarían sujetas a ningún requisito adicional en materia de buen gobierno de la empresa o remuneraciones. En el caso de las grandes empresas, las normas introducen una nueva forma de evaluar sus riesgos basada en sus modelos de negocio. En el caso de las empresas que realicen operaciones con instrumentos financieros comerciales, se combinarán con una versión simplificada de las normas ya vigentes.

Asimismo, en la propuesta se definen como entidades de crédito las empresas de servicios de inversión sistémicas que realicen determinadas actividades similares a las de los bancos (es decir, aseguramiento y negociación por cuenta propia) y cuyos activos superen los 30 000 millones EUR. Estas empresas sistémicas recibirán exactamente el mismo trato que los bancos. Tal y como se anunció en la revisión por la Comisión de las Autoridades Europeas de Supervisión (AES), esto entraña que sus operaciones en los Estados miembros que participan en la Unión Bancaria estarían sujetas a la supervisión directa del BCE en el Mecanismo Único de Supervisión.

Antecedentes

Como parte de su labor de refuerzo de los mercados de capitales, la Comisión anunció en su Revisión intermedia del Plan de acción de la Unión de Mercados de Capitales que iba a proponer un marco prudencial y de supervisión más eficaz para las empresas de servicios de inversión.

Hay varios miles de empresas de servicios de inversión en todos los Estados miembros del Espacio Económico Europeo (EEE). La mayor parte de esas empresas son pequeñas y medianas y se dedican sobre todo a ofrecer asesoramiento en materia de inversión, a recibir, transmitir y ejecutar órdenes, y a gestionar carteras. A diferencia de las entidades de crédito, las empresas de servicios de inversión no admiten depósitos ni conceden préstamos. Esto significa que están mucho menos expuestas al riesgo crediticio y al de que los depositantes retiren sus fondos en un plazo breve.

La revisión de hoy forma parte del programa REFIT de la Comisión y se ajusta a un mandato recogido en el Reglamento sobre requisitos de capital. Su objetivo es garantizar que el capital, la liquidez y otros requisitos prudenciales clave para las empresas de inversión queden fijados a un nivel adecuado. Los requisitos del Reglamento sobre requisitos de capital se aplican sobre todo a los bancos y no están plenamente adaptados a todas las empresas de servicios de inversión. 

La revisión se basa en el asesoramiento político de la ABE de septiembre de 2017 y también se anunció en la Comunicación de octubre de 2017 sobre la culminación de la Unión Bancaria.

Más información

Normas prudenciales aplicables a las empresas de servicios de inversión

NOTA INFORMATIVA

Ficha informativa

IP/17/5304

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar