Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Glifosato: la Comisión responde a la Iniciativa Ciudadana Europea y anuncia más transparencia en las evaluaciones científicas

Estrasburgo, 12 de diciembre de 2017

Glifosato: la Comisión responde a la Iniciativa Ciudadana Europea y anuncia más transparencia en las evaluaciones científicas

Con la Comunicación adoptada hoy, la Comisión responde a la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) «Prohibición del glifosato y protección de las personas y del medio ambiente frente a los pesticidas tóxicos» y se compromete a presentar una propuesta legislativa en 2018, a fin de seguir aumentando la transparencia y la calidad de los estudios utilizados en la evaluación científica de las sustancias.

 

Además, en respuesta a la Iniciativa Ciudadana Europea, la Comisión Europea atiende a las preocupaciones de los ciudadanos de la UE y anuncia medidas para hacer que el proceso para autorizar, restringir o prohibir el uso de plaguicidas sea más transparente en el futuro.

La Comunicación de hoy presenta el camino que se va a seguir:

  • en respuesta a la Iniciativa Ciudadana, ofrece una explicación detallada de las normas de la UE sobre plaguicidas;
  • anuncia una propuesta legislativa para la primavera de 2018 que tiene como finalidad aumentar la transparencia, la calidad y la independencia de las evaluaciones científicas de sustancias, por ejemplo en relación con el acceso público a los datos brutos, y
  • anuncia futuras modificaciones de la legislación para reforzar la gobernanza en la realización de los estudios pertinentes, lo que podría incluir, por ejemplo, la participación de las autoridades públicas en el proceso para decidir qué estudios deben llevarse a cabo con respecto a un asunto concreto.

Además, tras una evaluación científica exhaustiva de todos los datos disponibles sobre el glifosato en la que se llegó a la conclusión de que no existe ningún vínculo entre esta sustancia y el cáncer en los humanos, y con el voto favorable de los representantes de los Estados miembros emitido el 27 de noviembre de 2017[1], la Comisión ha adoptado hoy la renovación de la aprobación del glifosato por un período de cinco años. Si bien quince años es el plazo que, por lo general, la Comisión propone para las autorizaciones cuando se cumplen todos los criterios de aprobación, el glifosato no es un caso habitual. Este asunto se ha debatido varias veces en el seno de la Comisión, que ha estado trabajando en los últimos meses por llegar a una decisión que recabe el apoyo más amplio posible de los Estados miembros, garantizando al mismo tiempo un elevado nivel de protección de la salud humana y el medio ambiente, en consonancia con la legislación de la UE. La propuesta final de la Comisión de renovar la aprobación por un período de cinco años ha tenido también en cuenta las últimas resoluciones no vinculantes adoptadas por el Parlamento Europeo.

El vicepresidente primero, Frans Timmermans, ha declarado: «Es fabuloso que más de un millón de ciudadanos de la UE hayan invertido su tiempo para involucrarse directamente en un asunto importante. La Comisión les ha escuchado y va a actuar en consecuencia. Necesitamos más transparencia sobre el modo en que se toman las decisiones en este ámbito. La próxima primavera, la Comisión presentará también las propuestas sobre el agua potable que prometimos en respuesta a otra Iniciativa Ciudadana exitosa. En resumen, soy un gran defensor del derecho de los ciudadanos a participar de esta manera, y estoy presionando al Parlamento y al Consejo para que avancen con rapidez en relación con nuestras propuestas encaminadas a que en el futuro sea más fácil organizar con éxito iniciativas ciudadanas europeas».

Por su parte, Vytenis Andriukaitis, comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, ha dicho: «Desde el inicio de mi mandato, he sido un firme partidario de aumentar la transparencia en la toma de decisiones y en cuanto a las condiciones de acceso a los estudios científicos en que se basa la aprobación de sustancias activas. De hecho, presentaré una propuesta para abordar estas cuestiones hacia la primavera de 2018. Sin embargo, es igual de importante que los Estados miembros asuman su responsabilidad por lo que respecta a la autorización de plaguicidas en sus propios mercados. También deben velar por que los plaguicidas se utilicen de manera sostenible y siguiendo exactamente las instrucciones de su etiqueta. Transparencia, independencia y uso sostenible de los plaguicidas, esos son nuestros objetivos. En ellos debe basarse nuestro trabajo y en ellos centraré mi atención».

 

La respuesta de la Comisión a las tres peticiones de la ICE:

1. «Prohibir los herbicidas basados en el glifosato, ya que la exposición a esta sustancia se ha relacionado con el cáncer en humanos y con la degradación de ecosistemas»:

Los Estados miembros son los responsables de la autorización, el uso o la prohibición de productos a base de glifosato en su territorio. En la UE solo se aprueban las sustancias con respecto a las cuales existen pruebas objetivas de uso seguro. Tras una evaluación científica exhaustiva de todos los datos disponibles sobre el glifosato en la que se llegó a la conclusión de que no existe ningún vínculo entre esta sustancia y el cáncer en los humanos, y con el voto favorable de los representantes de los Estados miembros emitido el 27 de noviembre de 2017, la Comisión ha adoptado hoy la renovación de la aprobación del glifosato por un período de cinco años.El presidente Juncker incluyó este asunto en la agenda del Colegio de Comisarios en varias ocasiones, a fin de garantizar la plena propiedad política de la Comisión. Basándose en estos debates políticos, y teniendo en cuenta la posición del Parlamento Europeo, la Comisión decidió reducir la duración de la renovación propuesta de los quince años habituales a cinco, asegurándose así el apoyo más amplio posible de los Estados miembros.

2. «Garantizar que la evaluación científica de los pesticidas sometidos a aprobación reglamentaria en la UE se base exclusivamente en estudios publicados y encargados por las autoridades públicas competentes, y no por la industria de los pesticidas»:

La Comisión está plenamente de acuerdo con que la transparencia en las evaluaciones científicas y en la toma de decisiones es fundamental para asegurar la confianza en el sistema reglamentario de la seguridad alimentaria. Es fundamental mantener y mejorar un sistema de evaluaciones científicas sólido, transparente e independiente. Para la primavera de 2018, la Comisión presentará una propuesta legislativa que abarque estos y otros aspectos pertinentes, como el de la gobernanza de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). La Comisión propondrá modificar las normas actuales para garantizar la disponibilidad pública de los estudios científicos. Los ciudadanos deben poder comprender la manera en que se toman estas decisiones de tan amplio alcance, en las que se autorizan o prohíben determinadas sustancias. La responsabilidad política y el aumento de la transparencia son dos caras de la misma moneda.

3. «Establecer objetivos de reducción del empleo de pesticidas de carácter vinculante en toda la UE, con vistas a un futuro libre de pesticidas»:

La política de la UE está ya orientada a reducir la dependencia de los plaguicidas y lograr un futuro sin ellos, como pide la Iniciativa Ciudadana Europea. La Comisión se esforzará por garantizar que los Estados miembros cumplan sus obligaciones en el marco de la Directiva sobre el uso sostenible y reduzcan la dependencia de los plaguicidas. También se ha invitado a los Estados miembros a que fijen objetivos más precisos y mensurables en sus planes de acción nacionales. Además, para hacer un seguimiento de las tendencias en la reducción de los riesgos del uso de plaguicidas a escala de la UE, la Comisión establecerá indicadores de riesgo armonizados que se sumarán a los indicadores de riesgo nacionales ya existentes. Estos indicadores han de permitir a la Comisión determinar la eficacia de las medidas cuando evalúe futuras opciones de actuación. La Comisión volverá a evaluar la situación sobre la base de los datos resultantes y sopesará la necesidad de fijar objetivos obligatorios a escala de la UE para los plaguicidas.

 

Próximos pasos:

- Con respecto a la preparación de una propuesta legislativa:en enero de 2018 se publicará un informe sobre el control de adecuación de la legislación alimentaria general, en el que se hará balance de la legislación vigente. También se pondrá en marcha una consulta pública cuyos resultados se tendrán en cuenta al preparar la propuesta que se presentará hacia la primavera de 2018.

- Con respecto a un uso más sostenible de los plaguicidas, la Comisión efectuará un seguimiento, junto con los Estados miembros, sobre la base de un informe publicado el pasado mes de octubre.

 

Antecedentes:

El procedimiento para la renovación de la aprobación de la sustancia activa glifosato ha generado un gran interés, así como un debate más amplio acerca de la autorización y el uso de los plaguicidas en la UE. El 27 de noviembre de 2017, los Estados miembros votaron a favor de la propuesta de la Comisión de renovar por cinco años la aprobación.

A petición del presidente Juncker, la cuestión fue debatida en varias ocasiones por el Colegio de Comisarios. La Comisión ha estado trabajando por llegar a una decisión que recibiera el apoyo más amplio posible de los Estados miembros, garantizando al mismo tiempo un elevado nivel de protección de la salud humana y el medio ambiente, en consonancia con la legislación de la UE. Antes hubo un proceso científico exhaustivo y transparente, en el que se hicieron públicas más de 6 000 páginas de evaluación científica.

Si bien quince años es el plazo que, por lo general, la Comisión propone para las autorizaciones cuando se cumplen todos los criterios de aprobación, el glifosato no es un caso habitual. Se han tenido en cuenta otros factores legítimos a la hora de determinar el período apropiado de renovación, como es el hecho de que sobre esta sustancia se publique nueva información a un ritmo elevado. Por otra parte, la propuesta final de la Comisión de renovar la aprobación por un período de cinco años ha tenido en cuenta las últimas resoluciones no vinculantes adoptadas por el Parlamento Europeo. Para llegar a la decisión que se ha adoptado formalmente hoy también se ha examinado con detenimiento la Iniciativa Ciudadana Europea «Prohibición del glifosato y protección de las personas y del medio ambiente frente a los pesticidas tóxicos».

Ya al comienzo de su mandato, el presidente Juncker anunció que el gobierno por la abstención no era una opción y propuso modificar las denominadas normas de comitología, a fin de aumentar la transparencia de las posiciones adoptadas por los Estados miembros y de garantizar una mayor responsabilización política ante los ciudadanos en el proceso de toma de decisiones.

 

Para más información:

Todos los documentos, incluidas las correspondientes decisiones adoptadas hoy por la Comisión, estarán disponibles aquí.

Preguntas y respuestas: respuesta de la Comisión a la ICE sobre el glifosato:

La Iniciativa Ciudadana Europea: «Prohibición del glifosato y protección de las personas y del medio ambiente frente a los pesticidas tóxicos»

Autorización de plaguicidas en la UE

Ficha informativa: «Plaguicidas en la UE: autorización y utilización»

Síganos en Twitter: @ Food_EU

 

[1]En el Comité de apelación reunido el 27 de noviembre de 2017 se llegó a un dictamen favorable con los Estados miembros, de los cuales dieciocho (el 65,71 % de la población de la UE) votaron a favor de la renovación, nueve (32,26 %) votaron en contra y uno (2,02 %) se abstuvo.

 

 

 

 

 

 

 

IP/17/5191

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar