Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Estado de la Unión: Preservar y reforzar Schengen para mejorar la seguridad y salvaguardar las libertades europeas

Bruselas, 27 de septiembre de 2017

.

1.

Tal como anunció el presidente Juncker en su declaración de intenciones de 13 de septiembre, la Comisión Europea propone hoy medidas para preservar y reforzar el espacio Schengen. La Comisión propone la actualización del Código de Fronteras de Schengen para adecuar las normas relativas al restablecimiento temporal de los controles en las fronteras interiores a las necesidades actuales a fin de responder a graves amenazas cambiantes y persistentes al orden público o la seguridad interior. También se introducen garantías procesales más firmes al efecto de garantizar que los controles fronterizos en las fronteras interiores sigan siendo una excepción (una medida de último recurso) y solo se recurra a ellos si son necesarios y proporcionados, limitando su incidencia en la libre circulación. La Comisión también publica una Comunicación sobre las medidas ya adoptadas para hacer frente a los retos en materia de seguridad en las fronteras exteriores y dentro del espacio Schengen, así como una Recomendación a los Estados miembros sobre la mejor forma de aplicar, en caso necesario, las normas vigentes sobre los controles fronterizos temporales.

Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea, ha declarado: «Las normas del Código de fronteras Schengen relativas al restablecimiento de los controles en las fronteras interiores se concibieron en un momento diferente, cuando los retos eran otros. Las circunstancias excepcionales a las que asistimos ahora, como el aumento de la amenaza terrorista, nos han llevado a proponer un Código de fronteras Schengen más adecuado a su objetivo en esta nueva época. Debe autorizarse a los Estados miembros a actuar en una situación excepcional cuando se enfrenten a graves amenazas a su orden público o seguridad interior. Al mismo tiempo, solo deben actuar con arreglo a condiciones estrictas. Esta es la manera de garantizar la libre circulación y fomentar la seguridad dentro del espacio Schengen».

Dimitris Avramopoulos, comisario europeo de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía, ha declarado: «Schengen es uno de los grandes logros de la integración europea y tenemos el firme compromiso de garantizarlo, preservarlo y reforzarlo. La ausencia de controles en las fronteras interiores constituye la esencia misma de Schengen, pero las preocupaciones en materia de seguridad también son comunes en un espacio, también común, sin controles en las fronteras. Por este motivo, debemos hacer todo lo posible por preservar el delicado equilibrio entre la libre circulación y la movilidad, por una parte, y la seguridad, por otra. Solo podremos conseguirlo mediante un marco de Schengen armonizado y coordinado, que debe incluir también a Rumanía y Bulgaria».

Por su parte, Julian King, comisario responsable de la Unión de la Seguridad, se ha expresado en los siguientes términos: «Los Estados miembros deben poder tomar medidas para reforzar su seguridad, en circunstancias excepcionales y en un marco que respete la enorme importancia y las ventajas del espacio Schengen».

A lo largo de los últimos años, la Comisión ha tomado una serie de medidas para aumentar la seguridad en el espacio Schengen y reforzar la gestión de sus fronteras exteriores. El Código de fronteras Schengen ha sido modificado en varias ocasiones para garantizar que siga siendo adecuado a sus fines. Los Estados miembros han recurrido a las normas de Schengen para introducir controles temporales en las condiciones y plazos previstos, observando y salvaguardando así el funcionamiento general del sistema Schengen. Los instrumentos existentes han sido útiles para Europa hasta ahora, pero, frente a nuevos desafíos en materia de seguridad, el Código de fronteras Schengen necesita ser actualizado para prolongar los plazos fijados para los controles en las fronteras interiores, junto con mayores garantías. Las propuestas de la Comisión presentadas hoy actualizarán las normas, asegurando al mismo tiempo que se recurra a ellas de forma más eficaz y únicamente en situaciones excepcionales, como medida de último recurso cuando sea necesario y proporcionado. Las normas reforzadas también hacen más estricta la obligación de cooperación con los Estados miembros vecinos, sobre todo para reducir al máximo los efectos en la libre circulación. 

Además, para mejorar la aplicación conjunta del Código de fronteras Schengen y las normas de Schengen en general, y haciéndose eco de la invitación formulada por el presidente Juncker en su Discurso sobre el Estado de la Unión, la Comunicación invita al Consejo a tomar la decisión de integrar plenamente a Bulgaria y Rumanía en el espacio Schengen, mientras que Croacia se convertirá en miembro de pleno derecho una vez cumplidos todos los criterios.

Un Código de fronteras de Schengen mejorado para hacer frente a las amenazas actuales

Aunque las normas vigentes sobre el restablecimiento temporal de los controles en las fronteras interiores han resultado ser suficientes en la inmensa mayoría de los casos, los plazos previstos en la legislación pueden no bastar siempre cuando los Estados miembros se enfrentan a graves amenazas cambiantes para el orden público o la seguridad interior. Por lo tanto, la Comisión propone adaptar los plazos aplicables en virtud de los artículos 25 y 27 del Código de fronteras Schengen hasta un año (en lugar de seis meses), introduciendo al mismo tiempo garantías procesales más estrictas y la obligación de los Estados miembros de evaluar si otras medidas podrían hacer frente a la amenaza detectada de forma más eficiente, así como de presentar una evaluación detallada del riesgo.

Con arreglo a las propuestas de hoy, los Estados miembros también podrán prorrogar los controles, con carácter excepcional, si la misma amenaza persiste transcurrido un año y si se han adoptado medidas nacionales excepcionales equivalentes dentro del territorio, como un estado de emergencia, para hacer frente a esa amenaza. Dicha prórroga exigiría una Recomendación del Consejo, que tendría que tener en cuenta el dictamen emitido por la Comisión, y se limitaría estrictamente a períodos de seis meses, con la posibilidad de prórroga en tres ocasiones como máximo, hasta un período máximo de dos años.

A la espera de la adopción de estas modificaciones legislativas, la Comisión también publica hoy directrices para los Estados miembros sobre la mejor aplicación de las normas de Schengen vigentes, en forma de Recomendación. Se recuerda a los Estados miembros que la introducción temporal de controles en las fronteras interiores debe seguir siendo una medida excepcional de último recurso, debe limitarse la incidencia en la libre circulación y debe darse prioridad a medidas alternativas, tales como los controles policiales y la cooperación transfronteriza. Los Estados miembros deben evaluar periódicamente todo control temporal, informar y cooperar con otros Estados miembros afectados y abstenerse de adoptar cualquier medida injustificada.

Por último, para que los Estados miembros hagan frente a las amenazas de forma unida, juntos en un espacio Schengen más fuerte, ha llegado la hora de que Bulgaria y Rumanía se conviertan en miembros de pleno derecho de Schengen. El Consejo debe tomar la decisión de aprobar su adhesión a Schengen y levantar los controles en las fronteras interiores entre estos dos Estados miembros de la UE y sus vecinos. Bulgaria y Rumanía han demostrado su capacidad para defender las fronteras exteriores de la UE y, por lo tanto, han de convertirse en miembros de nuestro espacio sin fronteras interiores.

Antecedentes

El espacio Schengen es el mayor espacio de libre circulación del mundo. Permite a más de 400 millones de ciudadanos de la UE, así como a los visitantes, desplazarse libremente y a los bienes y servicios, circular sin obstáculos. El espacio Schengen constituye uno de los mayores logros de la integración europea y debe ser protegido y preservado.

Desde su concepción, el espacio Schengen se ha enfrentado a diferentes tipos de desafíos y amenazas. Las normas de Schengen han garantizado el funcionamiento general del sistema de Schengen, de forma que este ha podido hacer frente a los retos. Por ejemplo, como consecuencia de los movimientos secundarios de migrantes irregulares y las deficiencias en la gestión de las fronteras exteriores en Grecia, la Comisión puso en marcha el procedimiento del artículo 29 del Código de fronteras Schengen, por el que se dispuso la reintroducción temporal de los controles en las fronteras interiores de los cinco países más afectados (Alemania, Austria, Dinamarca, Noruega, Suecia), sobre la base de una detallada evaluación de Schengen por parte de la Comisión.

Más información

Preguntas y respuestas: Preservar y reforzar el espacio Schengen

Comunicación sobre la preservación y el refuerzo del espacio Schengen

Reglamento por el que se modifican las normas aplicables al restablecimiento temporal de controles fronterizos en las fronteras interiores

Recomendación sobre la aplicación de las disposiciones del Código de fronteras Schengen sobre la reintroducción temporal de controles fronterizos en las fronteras interiores en el espacio Schengen

Ficha informativa: Explicación de las normas de Schengen (septiembre de 2017)

Comunicación: Restablecer Schengen - Hoja de ruta

 

 

IP/17/3407

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar