Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Ruta del Mediterráneo central: la Comisión propone un plan de acción para apoyar a Italia, reducir la presión y aumentar la solidaridad

Estrasburgo, 4 de julio de 2017

Ante la cada vez más apremiante situación a lo largo de la ruta del Mediterráneo central, la Comisión Europea formula hoy una serie de medidas inmediatas que pueden adoptar los Estados miembros de la UE, la Comisión, las agencias de la UE y la propia Italia.

Partiendo del trabajo realizado los dos últimos años para salvar vidas en el mar y gestionar el creciente número de llegadas a través de la ruta del Mediterráneo central, en este momento es necesario que todos los agentes redoblen y aceleren sus esfuerzos en consonancia con la creciente urgencia de la situación y con los compromisos asumidos por los dirigentes de la UE. Las medidas anunciadas hoy deben constituir la base de los debates en la sesión informal del Consejo de Justicia y Asuntos de Interior que se celebra el jueves en Tallin.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha declarado: La terrible situación en el Mediterráneo no es una realidad nueva ni pasajera. Durante los últimos dos años y medio, hemos logrado grandes avances en el camino hacia una verdadera política migratoria de la UE, pero la urgencia de la situación nos obliga ahora a acelerar seriamente nuestro trabajo colectivo y a no dejar a Italia en la estacada. Nuestros esfuerzos han de ir enfocados a la solidaridad, tanto con las personas que huyen de la guerra y la persecución como con los Estados miembros sometidos a una mayor presión. Al mismo tiempo, tenemos que actuar, en apoyo de Libia, para luchar contra los traficantes y reforzar el control de las fronteras, con objeto de reducir el número de personas que emprenden viajes peligrosos con destino a Europa.

Acciones destinadas a apoyar a Italia y reducir los flujos

La Comisión Europea propone una serie de medidas que deben adoptarse ahora para acelerar el trabajo colectivo de la Unión Europea a lo largo de la ruta del Mediterráneo central, incluyendo en particular las que se mencionan a continuación.

La Comisión:

  • seguirá reforzando la capacidad de las autoridades libias a través de un proyecto de 46 millones EUR, preparado conjuntamente con Italia;
  • apoyará la creación de un Centro de Coordinación y Salvamento Marítimo plenamente operativo en Libia;
  • aumentará la financiación dedicada a gestionar la migración en Italia, con 35 millones EUR adicionales listos para su movilización inmediata;
  • garantizará la plena movilización de las agencias de la UE:
    • la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (OEAA) está preparada para aumentar el número de equipos móviles que colaboran en la tramitación de solicitudes;
    • la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas debe estudiar urgentemente las propuestas de Italia en relación con la Operación Conjunta Tritón;
    • el contingente de reacción rápida de la Guardia Europea de Fronteras y Costas, formado por quinientos expertos en retorno, está listo para desplegarse cuando Italia lo solicite;
  • pondrá en marcha y financiará, a partir de hoy y en cooperación con el ACNUR, un nuevo ejercicio de compromisos de reasentamiento, principalmente desde Libia, Egipto, Níger, Etiopía y Sudán;
  • trabajará con Libia para reforzar los controles en la frontera sur, en cooperación con los países del G5 del Sahel y los Estados miembros y con el apoyo financiero de la UE;
  • intensificará el trabajo para asegurar acuerdos en materia de readmisión (o acuerdos informales equivalentes) con los países de origen y de tránsito, con el apoyo de los Estados miembros;
  • seguirá cooperando con Níger y Mali en virtud del Marco de Asociación para evitar desplazamientos hacia Libia;
  • continuará colaborando con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para acelerar el retorno voluntario asistido desde Libia y Níger a los países de origen, incluso facilitando financiación adicional;
  • garantizará, junto con los Estados miembros, la plena aplicación del Marco de Asociación, incluso más allá de los cinco países prioritarios, utilizando incentivos tanto positivos como negativos;
  • garantizará, además de los 200 millones EUR movilizados en 2017 para la ventana del norte de África del Fondo fiduciario UE-África, una financiación equivalente para 2018 y los años posteriores con cargo al presupuesto de la UE y a los Estados miembros (véase el cuadro).

Los Estados miembros deben:

  • contribuir al Fondo fiduciario UE-África de un modo mucho más sustancioso, para complementar la contribución de 2 600 millones EUR al limitado presupuesto de la UE, en consonancia con los compromisos que asumieron en noviembre de 2015 (véase el cuadro);
  • acelerar la reubicación desde Italia respondiendo con más celeridad a las solicitudes italianas, incrementando sus compromisos y haciéndolos más frecuentes;
  • ayudar a involucrar a Túnez, Egipto y Argelia, junto con la Comisión y el Servicio Europeo de Acción Exterior, incitándoles a adherirse a la red del Mediterráneo SEAHORSE, e instar a Túnez, Libia y Egipto a declarar sus zonas de búsqueda y salvamento y a crear formalmente un Centro de Coordinación y Salvamento Marítimo;
  • acelerar los debates, conjuntamente con el Parlamento Europeo, sobre la reforma del sistema de Dublín, de modo que la asignación de las solicitudes de asilo en la UE resulte en un marco más estable para abordar estos desafíos en el futuro; y
  • movilizar sus capacidades, junto a las de la Guardia Europea de Fronteras y Costas, para apoyar el retorno de los migrantes irregulares desde Italia.

Italia debe:

  • elaborar, en consulta con la Comisión y sobre la base de un diálogo con las ONG, un código de conducta para las ONG que lleven a cabo actividades de búsqueda y salvamento en el Mediterráneo;
  • cumplir sus compromisos en materia de reubicación:
    • registrando, con carácter de urgencia, a todos los eritreos presentes en Italia;
    • centralizando y uniformizando el procedimiento de reubicación;
    • posibilitando la reubicación de los menores no acompañados; y
    • mostrando una mayor flexibilidad en lo que respecta a los controles de seguridad acordados bilateralmente con otros Estados miembros;
  • aplicar rápidamente la ley Minniti, en particular:
    • creando capacidad adicional en los puntos críticos;
    • aumentando la capacidad de acogida e incrementando sustancialmente la capacidad de internamiento para alcanzar al menos 3 000 plazas urgentemente;
    • aumentando el período máximo de internamiento en consonancia con la normativa de la UE; y
    • acelerando notablemente el examen de las solicitudes de asilo en la fase de recurso;
  • intensificar los retornos:
    • aplicando procedimientos de retorno acelerado;
    • haciendo un uso más amplio de los procedimientos rápidos y los motivos de inadmisibilidad;
    • elaborando una lista nacional de países de origen seguros;
    • emitiendo decisiones de retorno junto con las decisiones en materia de asilo;
    • tomando en consideración el posible uso de restricciones de residencia; y
    • absteniéndose de proporcionar documentos de viaje a los solicitantes de asilo.

El plan de acción de la Comisión puede consultarse en su totalidad aquí.

Próximos pasos

La Comisión está trabajando en colaboración con la Presidencia estonia del Consejo, y las medidas presentadas hoy deben constituir la base de los debates sobre la ayuda inmediata a Italia que tendrán lugar en la sesión informal del Consejo de Justicia y Asuntos de Interior del próximo jueves en Tallin.

Antecedentes

La Unión Europea y sus Estados miembros han formulado progresivamente una respuesta política más enérgica y articulada para salvar vidas y mejorar la gestión de los flujos migratorios en el Mediterráneo central (ver aquí).

Sin embargo, la pérdida de vidas y los flujos migratorios persistentes de unos migrantes principalmente económicos en la ruta del Mediterráneo central constituyen un desafío estructural y siguen siendo motivo de preocupación grave y acuciante.

En el Consejo Europeo de los días 22 y 23 de junio de 2017, los líderes se comprometieron a actuar ya con decisión intensificando la coordinación y el cumplimiento de todos los elementos contenidos en la Declaración de Malta, el Marco de Asociación y el Plan de Acción Conjunto de La Valeta, apoyándolos con recursos financieros suficientes.

Actualmente, la Comisión está identificando acciones específicas que cada agente puede y debe adoptar para el cumplimiento de esos compromisos.

Italia ya ha ido dando pasos importantes para apoyar la cooperación con Libia en materia de gestión de la migración y para seguir mejorando la aplicación de la política migratoria de la UE en Italia. La reciente ley Minniti tiene por objetivo lograr que los sistemas italianos de asilo y de retorno sean mucho más eficaces de lo que son actualmente e identificar rápidamente a aquellos que necesitan protección, adoptando al mismo tiempo medidas que puedan facilitar el rápido retorno de los migrantes económicos.

Más información

Plan de acción de la Comisión

Ficha informativa: Ruta del Mediterráneo central: plan de acción de la Comisión para apoyar a Italia y contener los flujos migratorios

Ficha informativa: la UE y las contribuciones de los Estados miembros al Fondo fiduciario UE-África

Comunicación de enero de 2017: Migración en la ruta del Mediterráneo central. Gestionar los flujos, salvar vidas

 

 

 

 

ANEXO: PLAN DE ACCIÓN DE LA COMISIÓN EUROPEA SOBRE MEDIDAS PARA APOYAR A ITALIA, REDUCIR LA PRESIÓN A LO LARGO DE LA RUTA DEL MEDITERRÁNEO CENTRAL Y AUMENTAR LA SOLIDARIDAD

La pérdida de vidas humanas y los flujos migratorios persistentes de unos migrantes principalmente económicos en la ruta del Mediterráneo central constituyen un desafío estructural y siguen siendo motivo de preocupación grave y acuciante, no solo en Europa sino también en todo el continente africano en su conjunto. El 30 de junio, el ministro italiano del Interior, Marco Minniti, dirigió una carta al presidente del Consejo de Ministros y ministro del Interior de Estonia, Andres Anvelt, y al comisario encargado de Migración y Asuntos de Interior, Dimitris Avramopoulos, advirtiéndoles de que la situación en Italia dejará pronto de ser sostenible. La cuestión de la migración en el Mediterráneo central estará en el orden del día de la reunión informal que los Ministros de Justicia y Asuntos de Interior mantendrán los días 6 y 7 de julio. Esta es la contribución de la Comisión al debate que tendrá lugar en dicha reunión y no excluye otras medidas a la luz de los resultados de las conversaciones y los acontecimientos sobre el terreno.

 

I. Medidas para reducir la presión migratoria a lo largo de la ruta del Mediterráneo central y aumentar la solidaridad

·         Mejorar la coordinación de las actividades de búsqueda y salvamento en el Mediterráneo central:

o   Italia debe elaborar, en consulta con la Comisión y sobre la base de un diálogo con las ONG, un código de conducta para las ONG implicadas en actividades de búsqueda y salvamento. Sería posible que el Consejo aprobara dicho código de conducta.

o   Mejora de la cooperación entre el Centro de Coordinación y Salvamento Marítimo (CCSM) italiano y los CCSM vecinos, cuando existan, o de otras formas de cooperación operativa que garanticen una intervención oportuna y eficaz.

o   La Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas examinará con carácter de urgencia las propuestas de Italia en relación con la Operación Conjunta Tritón.

o   Debe instarse a los socios del norte de África, en particular Túnez, Egipto y Libia, a notificar oficialmente sus zonas de búsqueda y salvamento y a crear CCSM. Con este fin, Italia debe poner rápidamente en aplicación el estudio de viabilidad que está llevando a cabo la guardia costera italiana en relación con la capacidad de búsqueda y salvamento de Libia, con vistas a acelerar la creación de un centro de coordinación de salvamento plenamente operativo en Libia, ya que esto permitiría a Libia asumir la responsabilidad de la organización y coordinación de una cantidad significativamente mayor de operaciones de búsqueda y salvamento en comparación con las cifras actuales.

o   Debe instarse a Túnez, Egipto y Argelia a unirse a la red del Mediterráneo SEAHORSE.

 

·         Intensificar las acciones destinadas a reforzar la capacidad de los libios para el control de sus fronteras:

o   Deben intensificarse aún más las actuales actividades de formación de la guardia costera libia y debe concluirse con las autoridades libias el acuerdo en relación con la asignación de prioridad a las necesidades de equipamiento y mantenimiento.

o   El Consejo del Fondo fiduciario de la UE debe adoptar, para finales de julio, el proyecto sobre gestión de las fronteras terrestres y marítimas en Libia que ha elaborado Italia conjuntamente con la Comisión, dotado con un importe de 46 millones EUR.

 

·         Reforzar las acciones destinadas a reducir la presión migratoria en Libia y a luchar contra el tráfico y la trata de seres humanos:

o   Debe reforzarse el intercambio de información entre las misiones relevantes de la Política Común de Seguridad y Defensa y la Guardia Europea de Fronteras y Costas y Europol, y preverse ese refuerzo de manera explícita en el mandato revisado.

o   El retorno voluntario asistido desde Libia y Níger a los países de origen mediante una iniciativa conjunta con la OIM debe acelerarse con otros fondos disponibles, en caso necesario.

o   La Comisión pondrá en marcha, conjuntamente con el ACNUR, un nuevo ejercicio de compromisos de reasentamiento que comenzará con las personas necesitadas de protección internacional procedentes de Libia, Egipto, Níger, Etiopía y Sudán.

o   La UE y sus Estados miembros intensificarán su colaboración con Níger y Mali para evitar desplazamientos hacia Libia.

o   La UE y los Estados miembros deben cooperar con Libia para reforzar rápida y significativamente los controles en las fronteras exteriores libias (especialmente las del sur), con el objetivo de frenar nuevos flujos hacia ese país. Esto incluye el refuerzo de la cooperación con los países del G5 del Sahel y la creación, con el apoyo financiero de 50 millones EUR procedentes de la UE, de la «fuerza conjunta» acordada en la última cumbre del G5, que tiene por objeto reinstaurar el control de las fronteras en las zonas de tránsito de Mali, Burkina Faso y Níger.

o   La UE y los Estados miembros deben acelerar la implantación de los Marcos de Asociación, incluidos aquellos que afectan a países diferentes de los cinco países ya asociados, utilizando para ello tanto incentivos positivos como negativos. En particular, esto debe llevarse a cabo con los principales países de origen, mediante un adecuado uso de un incentivo en materia de visados.

 

·         Lograr avances reales en el retorno de los migrantes irregulares

o   La UE debe:

§  poner en marcha, con el pleno apoyo de los Estados miembros, acuerdos de readmisión y acuerdos prácticos con terceros países a escala de la UE que funcionen adecuadamente, sin dilación y utilizando todos los incentivos posibles;

§  movilizar plenamente las capacidades de los Estados miembros y a la Guardia Europea de Fronteras y Costas, a petición de Italia, para apoyar el retorno de los migrantes irregulares, especialmente mediante el despliegue de equipos europeos de intervención en materia de retorno pertenecientes a las reservas disponibles y la organización de operaciones de retorno, que abarquen tanto vuelos chárter como vuelos comerciales.

o   Italia debe:

§  aplicar procedimientos de retorno acelerado;

§  emitir inmediatamente, junto con las decisiones en materia de asilo, decisiones de retorno para ciertas categorías de solicitantes de asilo rechazados;

§  aumentar el uso de los procedimientos de retorno voluntario asistido y de reintegración, junto con la OIM.

 

·         Cumplir plenamente los compromisos vigentes en materia de reubicación

o   Los Estados miembros han de intensificar las reubicaciones desde Italia, mostrando una mayor flexibilidad a la hora de aceptar a los solicitantes propuestos por Italia para su reubicación, respondiendo con mayor celeridad a las solicitudes de Italia, incrementando sus compromisos y haciéndolos más frecuentes.

o   Italia debe registrar, con carácter de urgencia, a todos los eritreos presentes en el país, centralizar el procedimiento de reubicación a través de nodos centrales de reubicación específicos y armonizar el procedimiento para permitir la reubicación de los menores no acompañados. Por otra parte, Italia debe seguir siendo flexible y llegar a acuerdos bilaterales sobre controles de seguridad adicionales con determinados Estados miembros. Italia debe facilitar la aplicación de la campaña de sensibilización de la OEAA para identificar y registrar a todos los solicitantes potenciales de reubicación llegados en 2016 y 2017 y que aún permanecen en Italia.

 

·         Los Estados miembros deben aportar urgentemente financiación adicional para el Fondo fiduciario de la UE para África, en particular para su ventana del norte de África, con el fin de garantizar su sostenibilidad en 2018 y más allá, en consonancia con los compromisos declarados. Por su parte, la UE movilizó un importe adicional de 200 millones EUR para 2017, que pronto serán asignados y contratados. La UE está actualmente identificando de manera activa financiación adicional para 2018 en el presupuesto de la UE.

 

II. Intensificar la aplicación de la política migratoria de la UE en Italia

Además de las medidas para mejorar la gestión de los flujos a lo largo de la ruta del Mediterráneo central, existen medidas que pueden adoptarse para mejorar la aplicación de la política migratoria de la UE en Italia. La reciente ley Minniti tiene el objetivo de aumentar la eficacia de los sistemas de asilo y de retorno de Italia con respecto a la actual e identificar rápidamente a aquellos que necesitan protección, adoptando al mismo tiempo medidas que puedan facilitar el retorno rápido de los migrantes económicos, que constituyen la gran mayoría de los que llegan a Italia y están presentes en el país.

 

·         Italia debe acelerar la plena aplicación de la ley Minniti, lo que incluye:

o   Aumentar sustancialmente la capacidad existente de los puntos críticos estacionarios (las actuales 1 600 plazas deberían, como mínimo, duplicarse). Una capacidad adicional de estos puntos críticos debería además facilitar que se asegure al 100 % la identificación, el registro y la toma de impresiones dactilares de todos los migrantes. Esto permitiría que el desembarco, el cribado inicial y la canalización a través del procedimiento de asilo o el de retorno tengan lugar principalmente en los puntos críticos (cribado de solicitantes y canalización). En cada punto crítico deben existir suficientes terminales para Eurodac, el Sistema de Información de Visados y el sistema automático de identificación dactilar.

o   Debe reforzarse considerablemente la capacidad total de acogida estructural.

o   La capacidad de internamiento debe incrementarse de manera sustancial para alcanzar urgentemente un mínimo de 3 000 plazas. En consonancia con la Recomendación de la Comisión sobre la aplicación de la Directiva sobre el retorno, prolongar la actual duración máxima del internamiento haciendo pleno uso del periodo permitido de conformidad con la legislación de la UE.

o   Garantizar una capacidad suficiente de las autoridades judiciales y acelerar significativamente el examen de las solicitudes tanto en primera instancia como en fase de recurso.

 

·         Intensificar la financiación de la UE para la gestión de la migración en Italia

o   Como medida a corto plazo, podría movilizarse inmediatamente un importe adicional de 35 millones EUR para apoyar la aplicación de las reformas Minniti.

 

·         Además, Italia debe tomar las siguientes medidas:

o   Emplear procedimientos rápidos, en los que la solicitud se examine mientras el solicitante está internado en centros de régimen cerrado, para prevenir la posible fuga de migrantes y facilitar el retorno de aquellos cuyas demandas sean inadmisibles o manifiestamente infundadas.

o   Hacer un uso más amplio de los motivos de inadmisibilidad en los casos pertinentes, en particular para declarar la inadmisibilidad de las demandas basadas en los conceptos de primer país de asilo o tercer país seguro y hacer un uso más amplio de los procedimientos acelerados, especialmente cuando el solicitante proceda de un «país de origen seguro» o haya engañado a las autoridades. Tomar en consideración la posibilidad de desarrollar una lista nacional de «países de origen seguros», dando prioridad a la inclusión de los países de origen más comunes de los migrantes que lleguen a Italia. Con el fin de dar una cobertura a escala europea, podría ser beneficioso que las conclusiones del Consejo identifiquen los países de origen seguros.

o   Hacer uso de las restricciones a la residencia o a la libre circulación y evitar proporcionar documentos de viaje a los solicitantes de asilo para prevenir los movimientos secundarios, excepto por «razones humanitarias graves» cuando proceda.

 

·         Podría ponerse una ayuda adicional de la OEAA a disposición de las medidas adicionales, en particular del uso de procedimientos rápidos.

 

III. Hacia una gestión sostenible de la crisis

Para asentar las disposiciones dirigidas a gestionar situaciones de crisis sobre bases más firmes, es imprescindible que el Parlamento Europeo y el Consejo avancen urgentemente en las negociaciones sobre la propuesta de Dublín. Un sistema de Dublín reformado, como parte de un planteamiento global que incluya el tipo de medidas esbozadas en la presente nota, es la solución para mostrar solidaridad con Italia y otros Estados miembros que soportan una gran presión y, al mismo tiempo, definir con claridad las responsabilidades.

IP/17/1882

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar