Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

La Comisión expone las posibilidades de avanzar en la profundización de la Unión Económica y Monetaria de Europa

Bruselas, 31 de mayo de 2017

La Comisión expone las posibilidades de avanzar en la profundización de la Unión Económica y Monetaria de Europa

A raíz del Libro Blanco de la Comisión sobre el futuro de Europa, presentado el 1 de marzo, la Comisión expone los posibles modos de avanzar en la profundización de la Unión Económica y Monetaria de Europa.

El documento de reflexión presentado hoy se basa en el Informe de los cinco presidentes de junio de 2015 y tiene por objetivo estimular el debate sobre la Unión Económica y Monetaria y contribuir a una visión compartida de su diseño futuro. Prestando la debida atención a los debates en los Estados miembros y a los puntos de vista de las demás instituciones de la UE, el presente documento expone las medidas concretas que podrían adoptarse antes de la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo en 2019, así como una serie de opciones para los años siguientes, en que la arquitectura de la Unión Económica y Monetaria se completaría.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente del Euro y el Diálogo Social, Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, ha indicado: «El euro es uno de los logros más importantes de Europa. Es mucho más que una moneda, pues se concibió como una promesa de prosperidad. Para mantener esa promesa de cara a las generaciones futuras, necesitamos valentía política para reforzar y completar la Unión Económica y Monetaria de Europa ahora. El documento de reflexión presentado hoy ofrece diversas ideas que deben contribuir a desarrollar una visión compartida para el euro, así como medidas concretas para conseguirlo».

Por su parte, Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, afirmó: «El euro es ya un símbolo de unidad y una garantía de estabilidad para los europeos. Ahora necesitamos hacer de él un vehículo de prosperidad compartida. Solo resolviendo las divergencias económicas y sociales en la zona del euro seremos capaces de frustrar el populismo peligroso que estas divergencias alimentan. Ha llegado el momento de completar el viaje iniciado en Maastricht hacia una auténtica Unión Económica y Monetaria, con sólidas instituciones y responsabilidad democrática».

El euro constituye un éxito en muchos niveles: es compartido por 340 millones de europeos de 19 Estados miembros. Siete de los Estados miembros que se adhirieron a la UE en 2004 ya lo han adoptado. Sin embargo, solo han transcurrido 25 años desde que el Tratado de Maastricht sentó las bases para la moneda única y solo 15 desde que se usó la primera moneda. El euro es la segunda divisa más utilizada en el mundo, ha aportado estabilidad a los precios y ha pasado a formar parte de la vida cotidiana de la mayoría de los europeos.

Pero los tiempos difíciles que la zona del euro ha atravesado en los últimos años hacen que no siempre sea percibido así, aunque hoy en día el apoyo del que goza se encuentra al más alto nivel desde 2004 (72 % de los ciudadanos europeos). La crisis financiera y económica mundial que comenzó en Estados Unidos en 2007-2008 desembocó en la peor recesión sufrida en los seis decenios de historia de la Unión Europea. Los Estados miembros y las instituciones de la UE han tomado importantes decisiones políticas para mantener la integridad del euro y evitar lo peor, y estas reformas están dando resultados. Pero la crisis no habrá terminado mientras el desempleo siga siendo elevado. Con el fin de lograr mejores resultados para todos los ciudadanos, la gobernanza del euro requiere reformas adicionales.

Las opciones propuestas en el documento de reflexión están concebidas para ayudar a establecer un amplio consenso sobre cómo afrontar los retos futuros y dar un nuevo impulso a este importante debate.

Completar la Unión Económica y Monetaria no es un fin en sí mismo, sino que es necesario para facilitar la creación de empleo, el crecimiento, la justicia social, la convergencia económica y la estabilidad financiera. La responsabilidad y la solidaridad tendrán que ir de la mano con la reducción y el reparto del riesgo. La Unión Económica y Monetaria también debe seguir abierta a todos los Estados miembros de la UE, y el proceso de toma de decisiones debe ser más transparente y estar sometido a control democrático. Estos son los principios rectores de la labor que nos espera. Encontrar un amplio consenso político sobre la dirección a seguir y disponer de un plan general con un clara secuenciación será crucial para lograr éxito.

Para avanzar, deberán adoptarse medidas en tres ámbitos fundamentales:

1) completar una verdadera Unión Financiera

Un sistema financiero integrado y que funcione correctamente es esencial para una Unión Económica y Monetaria eficaz y estable. Aprovechando el impulso de lo que ya se ha logrado en los últimos años, es necesario encontrar un consenso sobre el camino a seguir. Ello incluye avanzar con elementos que ya están sobre la mesa y acordar medidas adicionales que deberán adoptarse de aquí a 2025, como completar la Unión Bancaria y avanzar en la reducción y el reparto de riesgos en el sector bancario, con medidas para que los bancos europeos sean todavía más sólidos. A fin de ofrecer oportunidades de financiación más diversas e innovadoras a la economía real, en particular a través de los mercados de capitales, la realización de la Unión de los Mercados de Capitales también es esencial.

2) lograr una Unión Económica y Presupuestaria más integrada

El Informe de los cinco presidentes ya reconoce que la convergencia hacia unas estructuras sociales y económicas más fuertes en los Estados miembros es un elemento esencial para el éxito de la Unión Económica y Monetaria a largo plazo. Los Estados miembros podrían reforzar los elementos ya existentes, como el Semestre Europeo de coordinación de las políticas económicas o la relación de apoyo financiero del presupuesto de la UE a las reformas estructurales. Pero los Estados miembros podrían decidir también mejorar la capacidad de estabilización macroeconómica de la zona del euro. El documento esboza varias opciones para ello, que la Comisión estudiará.

3) afianzar la responsabilidad democrática y reforzar las instituciones de la zona del euro

Para que la Unión Económica y Monetaria sea más sólida, los Estados miembros deberán aceptar compartir más responsabilidades y decisiones sobre asuntos del euro, dentro de un marco legal común. Esto se podría conseguir a través de los Tratados de la UE y sus instituciones, un enfoque intergubernamental o, como es el caso en la actualidad, una combinación de ambos. Una mayor integración política podría implicar la reconsideración del equilibrio entre la Comisión y el Eurogrupo, y podría justificar el nombramiento de un presidente permanente del Eurogrupo a tiempo completo, así como unificar la representación exterior de la zona del euro. La idea de un Tesoro de la Zona del Euro (posiblemente con un presupuesto de la zona del euro), así como de un Fondo Monetario Europeo también se incluye en el debate público, y podría considerarse en una fase posterior de la profundización de la Unión Económica y Monetaria, en el marco de la UE.

Antecedentes

El presente documento de reflexión es el tercero de la serie de informes anunciados en el Libro Blanco sobre el futuro de Europa, que establece los principales retos y oportunidades para Europa en el próximo decenio. El Libro Blanco marcó el comienzo de un proceso en el que una UE formada por 27 Estados debe decidir sobre el futuro de su Unión. Con el fin de fomentar este debate, la Comisión Europea, junto con el Parlamento Europeo y los Estados miembros interesados, organiza una serie de debates sobre el futuro de Europa en ciudades y regiones europeas.

El documento de reflexión presentado hoy es una invitación a todos los ciudadanos a expresar sus puntos de vista sobre el futuro de nuestra Unión Económica y Monetaria, como parte del debate más amplio sobre el futuro de Europa. El camino a seguir debe basarse en un amplio consenso y tendrá en cuenta los retos mundiales futuros. En este sentido, los documentos de reflexión sobre el encauzamiento de la globalización y la dimensión social de Europa, así como el próximo documento de reflexión sobre el futuro de las finanzas de la UE, servirán igualmente para el debate sobre el futuro de la Unión Económica y Monetaria.

La Comisión también publicará un documento de reflexión sobre el futuro de la defensa de Europa.

Para más información

DOCUMENTO DE REFLEXIÓN SOBRE LA PROFUNDIZACIÓN DE LA UNIÓN ECONÓMICA Y MONETARIA

Informe de los cinco presidentes

Libro Blanco sobre el futuro de Europa

Documentos de reflexión sobre la dimensión social de Europa y el aprovechamiento de la globalización

Siga al vicepresidente Dombrovskis en Twitter: @VDombrovskis

Siga al comisario Moscovici en Twitter: @Pierremoscovici

IP/17/1454

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar