Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Paquete de primavera del Semestre Europeo 2017: la Comisión formula recomendaciones específicas por país

Bruselas, 22 de mayo de 2017

Paquete de primavera del Semestre Europeo 2017: la Comisión formula recomendaciones específicas por país

Los Estados miembros deben aprovechar la oportunidad que ofrece la reactivación económica para realizar reformas estructurales, impulsar la inversión y reforzar sus finanzas públicas. Las prioridades varían a lo largo de la UE, pero es vital realizar mayores esfuerzos a todos los niveles para lograr un crecimiento más integrador, sólido y sostenible.

La Comisión Europea presenta hoy sus recomendaciones específicas por país (REP) de 2017, en las que expone las orientaciones en materia de política económica que dirige a cada Estado miembro para los 12 a 18 próximos meses. La economía de la UE y de la zona del euro está demostrando su solidez, pero continúa habiendo desafíos tales como el lento crecimiento de la productividad, las consecuencias de la crisis —incluida la persistencia de desigualdades— y la incertidumbre derivada fundamentalmente de factores externos. Así pues, la Comisión pide a los Estados miembros que utilicen esta oportunidad para reforzar los mecanismos fundamentales de sus economías mediante la aplicación de las prioridades económicas y sociales definidas de forma común a nivel europeo: fomento de la inversión, continuación de las reformas estructurales y garantía de la adopción de políticas presupuestarias responsables. Se presta especial atención a los desafíos y prioridades para la zona del euro.

El vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable del Euro y el Diálogo Social, ha declarado: «Las tendencias económicas son positivas en términos generales y debemos aprovechar esta oportunidad para lograr que las economías europeas sean más competitivas, resistente e innovadoras. Debe darse prioridad a las reformas que puedan hacer que el crecimiento sea más integrador y que reactiven la productividad. Las reformas estructurales, la inversión y una atención continuada a unas políticas presupuestarias responsables son indispensables para reforzar y apoyar la recuperación económica en la UE».

Marianne Thyssen, comisaria de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidades y Movilidad Laboral, ha afirmado que: «Este año, nuestra evaluación se centrará decididamente en abordar la desigualdad. Hemos dejado atrás la crisis: el próximo capítulo es el social. Con una economía que avanza, hemos de restablecer las oportunidades para quienes quedaron atrás y adecuarnos a la evolución de las necesidades de competencias, invirtiendo en educación y formación de alta calidad. El aumento de la productividad debe reflejarse en incrementos salariales. Solo de esta manera podremos alcanzar nuestro compromiso conjunto de mejorar la vida de todos».

Por su parte, Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, ha afirmado: «La UE está creciendo y seguirá beneficiándose de esta tendencia positiva en 2018 por sexto año consecutivo. Aun así, la recuperación es desigual y vulnerable. Debemos utilizar todos los instrumentos disponibles para apoyar el crecimiento, y esto incluye reformas económicas inteligentes, así como una aplicación hábil de la política presupuestaria. Hoy, la Comisión Europea recomienda a los Estados miembros que mantengan un equilibrio adecuado entre garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y lograr una política presupuestaria que contribuya a reforzar, y no socavar, la recuperación». 

 Recomendaciones específicas por país de 2017

La economía europea ha demostrado su resistencia frente a retos significativos. La tasa de crecimiento tanto en la UE como en la zona del euro fue de casi el 2 % en 2016, las finanzas públicas están mejorando y se registra una cifra récord de casi 233 millones de personas empleadas. El desempleo se encuentra en su nivel más bajo desde 2009 y las inversiones exceden los niveles anteriores a la crisis en algunos de los Estados miembros, entre otras cosas con la ayuda del Plan de Inversiones para Europa, el denominado Plan Juncker. No obstante, el lento crecimiento de la productividad y las consecuencias de la crisis, en particular las disparidades entre países, siguen pesando en la economía, así como la incertidumbre derivada sobre todo de factores externos.

Reforzar las tendencias positivas y la convergencia en el interior de los países y en la UE es fundamental para lograr un crecimiento más integrador, fuerte y sostenible, en particular mediante la mejora de la competitividad y la innovación. Este es el objetivo de las recomendaciones realizadas en el marco del Semestre Europeo para la coordinación de las políticas económicas. Este enfoque incluye también un mayor énfasis en las prioridades sociales y los retos que se plantean en los Estados miembros. La Comisión esbozó recientemente su propuesta para un pilar europeo de derechos sociales, que enuncia derechos y principios clave para apoyar unos sistemas de protección social y unos mercados de trabajo equitativos y operativos.

Con el tiempo, los Estados miembros han realizado, por término medio, algunos avances en dos de cada tres recomendaciones específicas por país, lo que confirma que se están aplicando importantes reformas en la UE. Analizando un periodo más dilatado, se obtiene una imagen más clara del progreso que si se observa la evolución en un año, porque la concepción y aplicación de reformas importantes requiere tiempo. Se han registrado avances en la gran mayoría de las reformas, pero el ritmo y la profundidad de estas varían por Estado miembro, también a la luz de su complejidad e importancia. Los progresos de las reformas han sido más notables en los ámbitos de «política fiscal y gobernanza fiscal», así como de «servicios financieros», que han sido cuestiones que han recibido atención prioritaria en los últimos años.

Desde la adopción del conjunto de recomendaciones específicas por país del año pasado, los Estados miembros han realizado avances significativos en el ámbito de la política presupuestaria y la gobernanza presupuestaria, así como en las políticas activas del mercado de trabajo. Se han tomado medidas en las políticas fiscales (por ejemplo, la reducción de la presión fiscal sobre el trabajo), el mercado de trabajo y las políticas sociales (en particular, la integración social y el cuidado de los niños) y los servicios financieros. Entre los ámbitos donde se han registrado menores progresos figuran la competencia en los servicios y el entorno empresarial. En general, la situación actual es que los Estados miembros siguen haciendo esfuerzos para aplicar las reformas, pero de momento el nivel de progreso varía entre «limitado» y «alguno» en la mayoría de los ámbitos políticos definidos en las recomendaciones específicas por país de 2016.

El paquete que se presenta hoy tiene en cuenta las conclusiones y el seguimiento del paquete de invierno del Semestre Europeo de febrero, en particular en lo que respecta al procedimiento de desequilibrio macroeconómico. Para Chipre, Italia y Portugal, que estaban experimentando desequilibrios macroeconómicos excesivos, la Comisión llegó a la conclusión de que no hay motivos analíticos para acelerar el procedimiento, a condición de que los tres países apliquen plenamente las reformas establecidas en sus recomendaciones específicas.

Evolución y decisiones presupuestarias

En general, se prevé que el déficit agregado en la zona del euro baje este año al 1,4 % del PNB, desde el máximo del 6,1 % que alcanzó en 2010. 

Sobre la base de la evaluación de los programas de estabilidad y convergencia de 2017, la Comisión también ha adoptado varias medidas en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La Comisión recomienda que se cierren los procedimientos de déficit excesivo para Croacia y Portugal. Si el Consejo sigue la recomendación de la Comisión, solo quedarían cuatro Estados miembros sometidos al componente corrector del Pacto, frente a 24 en 2011.

La Comisión también adoptó informes para Bélgica y Finlandia con arreglo al artículo 126, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), en los que examina su conformidad con el criterio de deuda del Tratado. En ambos casos, se llegó a la conclusión de que el criterio de deuda debía considerarse cumplido en la actualidad. En el caso de Bélgica, esta conclusión está sujeta a la condición de que se adopten medidas presupuestarias adicionales en 2017 con el fin de garantizar el pleno cumplimiento de la senda de ajuste hacia el objetivo a medio plazo en 2016 y 2017 conjuntamente. En el caso de Finlandia, se señala que la rápida adopción y aplicación de reformas estructurales que aumenten la productividad y el empleo son fundamentales para mejorar las perspectivas de crecimiento a medio plazo y reforzar la sostenibilidad presupuestaria.

Por lo que se refiere a Italia, la Comisión confirma que las medidas presupuestarias adicionales solicitadas para 2017 se han cumplido y que, por tanto, no se precisan nuevas medidas para cumplir el criterio de la deuda en esta fase.

La Comisión hizo una advertencia a Rumanía sobre la existencia de una desviación significativa respecto de la trayectoria de ajuste hacia el objetivo presupuestario a medio plazo en 2016 y recomienda al Consejo que adopte una recomendación para que Rumanía tome las medidas necesarias en 2017 a fin de corregir esa desviación significativa. Es la primera vez que se aplica este procedimiento del marco de gobernanza económica de la UE, que permite a las autoridades tomar medidas correctivas para evitar la apertura de un procedimiento de déficit excesivo.

Sobre la base de la evaluación de los programas de estabilidad de 2017, la Comisión propone que se conceda la flexibilidad solicitada a Lituania y Finlandia.

Contexto:

Si bien las recomendaciones a los Estados miembros se ajustan todos los años para reflejar los avances realizados y la evolución del entorno, están firmemente ancladas en el resto de las prioridades más amplias definidas en el discurso anual del presidente Juncker sobre el estado de la Unión y en el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento. Para los Estados miembros de la zona del euro, también reflejan las recomendaciones para dicha zona. Las recomendaciones en el marco del Semestre Europeo son coherentes con la visión a largo plazo de la Estrategia Europa 2020.

Desde que tomó posesión, la actual Comisión ha introducido diversos cambios en el Semestre Europeo con el fin de hacerlo más eficaz y pertinente. Estos cambios se anunciaron en noviembre de 2014 en el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento de 2015, se introdujeron a principios de 2015 y se confirmaron en la Comunicación sobre las medidas destinadas a realizar la Unión Económica y Monetaria, de octubre de 2015.

Estos cambios implican, por ejemplo, que la Comisión formule recomendaciones para la zona del euro en una fase precoz del ciclo (en noviembre), para permitir a los Estados miembros tener en cuenta la perspectiva de la zona del euro en sus planes para los próximos años.

También implica que, en los últimos meses la Comisión ha colaborado con los gobiernos, los parlamentos nacionales, los interlocutores sociales y otras partes interesadas y ha celebrado reuniones bilaterales con las autoridades nacionales para debatir sus prioridades.

En febrero, la Comisión presentó su análisis pormenorizado de la situación económica y social en cada Estado miembro, en forma de informe específico, dentro del llamado paquete de invierno del Semestre Europeo de 2017.

En abril, los Estados miembros presentaron sus programas nacionales de reformas y sus programas de estabilidad (los de la zona del euro) o de convergencia (los demás), que incluían el seguimiento del paquete de invierno.

Además, la Comisión organiza regularmente consultas con los interlocutores sociales y ha invitado a los Estados miembros a prestar una mayor atención a la participación de los interlocutores sociales nacionales.

Las recomendaciones hechas públicas hoy se basan en estos diálogos, en los programas nacionales, los datos de Eurostat y las previsiones de primavera de 2017 de la Comisión, recientemente publicadas.

La Comisión ha creado también el Servicio de Apoyo a las Reformas Estructurales y un instrumento específico de la UE, el Programa de Apoyo a las Reformas Estructurales (SRSP), con el fin de ofrecer una asistencia específica para la reforma a los Estados miembros, a petición de estos, con el fin de ayudarles en la concepción y aplicación de las reformas institucionales, estructurales y administrativas, incluidas las sugeridas en las recomendaciones específicas por país.

Próximas etapas:

La Comisión invita al Consejo a aprobar el enfoque propuesto y adoptar las recomendaciones específicas por país, y a los Estados miembros, a aplicarlas completa y oportunamente. Los ministros de la UE deberán debatirlas antes de que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE puedan aprobarlas. Corresponderá entonces a los Estados miembros aplicarlas a través de sus políticas económicas y presupuestarias nacionales en 2017-2018.

Información adicional:

Comunicación general: Semestre Europeo 2017: Recomendaciones específicas por país

Visión general de la situación de los países en el marco del procedimiento de desequilibrio macroeconómico y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento

Resumen de las cuestiones cubiertas por las recomendaciones específicas por país 2017

Recomendaciones específicas por país 2017

Nota informativa sobre las recomendaciones específicas por país 2017

Previsiones económicas de primavera de 2017 (11 de mayo de 2017)

Comunicación sobre los informes por país (22 de febrero de 2017)

Informes por país (22 de febrero de 2017)

Inicio del Semestre Europeo 2017: Paquete de otoño (16 de noviembre de 2016)

Informe sobre el mecanismo de alerta 2017 (16 de noviembre de 2016)

La gobernanza económica de la UE en detalle

Siga al vicepresidente Dombrovskis en Twitter: @VDombrovskis

Siga a la comisaria Thyssen en Twitter: @mariannethyssen

Siga al comisario Moscovici en Twitter: @Pierremoscovici

 

 

 

IP/17/1311

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar