Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Defensa de la competencia: una investigación en el sector del comercio electrónico considera que el bloqueo geográfico está extendido por toda la UE

Bruselas, 18 de marzo de 2016

Las conclusiones iniciales de la investigación en el sector del comercio electrónico efectuada por la Comisión indican que el bloqueo geográfico está extendido por toda la UE. Esto se debe en parte a las decisiones unilaterales de las empresas de no vender en el extranjero, pero también a los obstáculos contractuales puestos por las empresas que impiden a los consumidores comprar en línea en otros países de la UE.

La Comisión Europea ha publicado las conclusiones iniciales sobre la prevalencia del bloqueo geográfico que impide a los consumidores comprar en línea bienes de consumo y acceder a los contenidos digitales en la Unión Europea. La Comisión ha recopilado esta información en el marco de su investigación sectorial en curso en materia de competencia en el sector del comercio electrónico, que puso en marcha en mayo de 2015. En especial, las respuestas de más de 1 400 minoristas y proveedores de contenidos digitales de los 28 Estados miembros de la UE indican que el bloqueo geográfico es una práctica habitual en la UE tanto en el caso de los bienes de consumo como en el de los contenidos digitales. El 38 % de los minoristas encuestados que venden bienes de consumo y el 68 % de los proveedores de contenidos digitales respondieron que aplican el bloqueo geográfico a los consumidores radicados en otros Estados miembros de la UE.

La investigación en el sector del comercio electrónico tiene el propósito de recopilar información sobre el mercado que permita a la Comisión comprender mejor si los obstáculos creados por las empresas afectan a los mercados europeosde comercio electrónicoy en qué medida lo harían. El bloqueo geográfico es una de las áreas cubiertas por la investigación sectorial. Los hechos y los datos sobre el bloqueo geográfico publicados hoy no prejuzgan que haya lugar a preocupaciones en materia de competencia ni la incoación de asuntos relacionados con la defensa de la competencia. Las conclusiones se aprovecharán en el análisis que la Comisión está llevando a cabo dentro de la investigación sectorial para detectar posibles problemas de competencia, además de complementar las medidas tomadas en el marco de la Estrategia para el Mercado Único Digital a fin de eliminar los obstáculos que entorpecen el comercio electrónico transfronterizo.

Margrethe Vestager, comisaria responsable de la política de competencia, ha declarado: «La información recopilada en el marco de nuestra investigación sectorial sobre el comercio electrónico confirma los indicios que nos llevaron a poner en marcha la investigación. El bloqueo geográfico no solo impide a menudo a los consumidores europeos comprar en línea bienes y contenidos digitales en otro país de la UE, sino que también parte de este bloqueo geográfico se debe a restricciones en los acuerdos entre proveedores y distribuidores. Si una empresa no dominante decide de forma unilateral no vender en el extranjero, no se trata de una cuestión de Derecho de competencia, pero si el bloqueo geográfico se debe a acuerdos, tenemos que estudiar más detenidamente si se trata de una conducta contraria a la competencia que pueda ser abordada con los instrumentos de la UE en la materia».

Aunque cada vez son más numerosos los bienes y servicios que se intercambian en internet, las ventas en línea transfronterizas dentro de la UE aumentan lentamente. Las conclusiones iniciales de la Comisión que se desprenden de la investigación sectorial hecha pública hoy se refieren a una práctica, denominada bloqueo geográfico, consistente en el que los minoristas y los proveedores de contenidos digitales impiden a los compradores en línea adquirir bienes de consumo o acceder a servicios de contenidos digitales debido a la ubicación o el país de residencia del comprador. Se trata de un factor que afecta al comercio electrónico transfronterizo.

En algunos casos, el bloqueo geográfico parece estar relacionado con acuerdos entre los proveedores y los distribuidores. Estos acuerdos podrían restringir la competencia en el mercado único, infringiendo las normas de la UE de defensa de la competencia. Sin embargo, este análisis ha de efectuarse de manera casuística.  

En cambio, si el bloqueo geográfico se basa en las decisiones empresariales unilaterales de una empresa de no vender en el extranjero, tal conducta de una empresa no dominante se sale claramente del ámbito de aplicación del Derecho de la UE en materia de competencia.

Existen diversas razones por las que los minoristas y proveedores de servicios no venden más allá de las fronteras nacionales y la libertad de elegir el propio socio comercial sigue siendo un principio básico. En este contexto, es una prioridad fundamental de la Comisión eliminar los obstáculos reglamentarios injustificados que frenan el comercio electrónico transfronterizo mediante medidas legislativas en el marco de su Estrategia para el Mercado Único Digital. A este respecto, presentará nuevas propuestas legislativas en el mes de mayo. El objetivo común de la aplicación de la normativa de competencia y de las iniciativas legislativas de la Comisión Europea es crear un espacio en el que los ciudadanos y las empresas de Europa puedan acceder sin impedimentos a las actividades en línea, con independencia de su lugar de residencia y sede.

Resumen de las conclusiones iniciales

 

La investigación sectorial ha puesto de manifiesto que el 38 % de los minoristas que venden en línea productos de consumo, tales como ropa, calzado, artículos de deporte y electrónica de consumo, utiliza el bloqueo geográfico. En el caso de estos productos, el bloqueo geográfico adopta sobre todo la forma de negativa a hacer entregas de bienes en el extranjero. También se recurre a la negativa a aceptar métodos de pago extranjeros y, en menor medida, al redireccionamiento y al bloqueo de acceso al sitio de internet. Si bien el bloqueo geográfico es el resultado sobre todo de decisiones comerciales unilaterales de los minoristas, el 12 % de ellos ha señalado la existencia de restricciones contractuales a las ventas transfronterizas en el caso de al menos una de las categorías de productos que ofrecen.

En cuanto a los contenidos digitales en línea, la mayoría (el 68 %) de los proveedoresrespondió que aplica el bloqueo geográfico a los usuarios radicados en otros Estados miembros de la UE. Esto se hace principalmente en función de la dirección de protocolo de internet (IP) del usuario, que determina y proporciona la ubicación de un ordenador o teléfono inteligente. El 59 % de ellos indicó que está contractualmente obligado por sus proveedores a aplicar el bloqueo geográfico. Existen grandes diferencias entre los Estados miembros de la UE y entre las categorías de contenidos digitales en lo que respecta a la prevalencia del bloqueo geográfico.

El número de encuestados por Estado miembro varía, sobre todo debido a las diferentes dimensiones de los mercados de comercio electrónico en el conjunto de los Estados miembros y al número de solicitudes espontáneas de participar en la investigación recibidas por la Comisión. Así pues, los resultados ofrecen una valiosa visión sobre la prevalencia de las prácticas de bloqueo geográfico en la Unión Europea, pero no son estadísticamente representativos de los mercados de comercio electrónico de la UE en su conjunto. Se puede encontrar más información en la ficha informativa.

Próximas etapas de la investigación en el sector del comercio electrónico

Un análisis más detallado de todos los resultados de la investigación en curso en el sector del comercio electrónico se presentará en un informe preliminar cuya publicación a efectos de consulta pública está prevista a mediados de 2016. No solo contemplará el bloqueo geográfico, sino también cualquier otro posible problema de competencia que afecte a los mercados de comercio electrónico. Está previsto presentar el informe final en el primer trimestre de 2017.

Las conclusiones iniciales hechas públicas hoy no prejuzgan la existencia de prácticas contrarias a la competencia ni la incoación de asuntos relacionados con la defensa de la competencia.

Si la Comisión detectase problemas de competencia específicos en lo que respecta al bloqueo geográfico u otras cuestiones, podría abrir nuevas investigaciones para garantizar el cumplimiento de las normas de la UE en materia de prácticas comerciales restrictivas y abuso de posiciones dominantes en el mercado (artículos 101 y 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, TFUE). Cualquier medida ejecutiva en materia de competencia tendrá que basarse en una evaluación caso por caso, que también incluiría un análisis de las posibles justificaciones de las restricciones detectadas.

Contexto

El informe competo se puede consultar aquí. Véase la Ficha informativa.

La investigación en el sector del comercio electrónico se puso en marcha el 6 de mayo de 2015, con vistas a permitir a la Comisión detectar posibles problemas de competencia en los mercados europeos del comercio electrónico. Para más información sobre la investigación en el sector del comercio electrónico véase asimismo la página web de investigaciones sectoriales.

Esta investigación sectorial complementa otras acciones destinadas a suprimir los obstáculos al comercio electrónico transfronterizo establecidas en la Estrategia para el Mercado Único Digital, adoptada en la misma fecha. La Comisión ha publicado hoy su informe completo sobre los resultados de la consulta pública sobre el bloqueo geográfico (se puede encontrar más información aquí), en el marco de su Estrategia. La Comisión también ha llevado a cabo una investigación utilizando el método del «comprador misterioso» para analizar la prevalencia del bloqueo geográfico y las técnicas de restricción territorial utilizadas en diferentes sectores en toda la UE. La Comisión propondrá en mayo un paquete legislativo para impulsar el comercio electrónico en toda la UE.

IP/16/922

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar