Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Crear un sistema financiero más fuerte: nuevas normas de la UE en materia de reestructuración y resolución de entidades de contrapartida central

Bruselas, 28 de noviembre de 2016

La Comisión Europea ha propuesto hoy nuevas normas para garantizar que puedan tomarse medidas eficaces respecto de las infraestructuras sistémicas de los mercados financieros conocidas como «entidades de contrapartida central» (ECC) cuando la situación se deteriore.

Las ECC actúan como intermediarias ante las dos partes de una operación con instrumentos financieros, como bonos, acciones, derivados y materias primas (por ejemplo, productos agrícolas, petróleo y gas natural). Desempeñan un papel fundamental a la hora de reducir los riesgos y las interconexiones en el sistema financiero, y ayudan a las entidades financieras y los usuarios finales, como las empresas, a gestionar los riesgos de su negocio. La proyección y la importancia de las ECC en Europa y en el mundo se han duplicado prácticamente desde el compromiso anunciado por el G20 tras la crisis de compensar los derivados extrabursátiles normalizados a través de dichas entidades. Un elevado porcentaje de los 500 billones EUR en que se valoran los contratos de derivados en circulación en todo el mundo es compensado por las 17 ECC existentes en Europa.

Existen ya exigentes normas reglamentarias para las ECC de la UE que están contenidas en el Reglamento sobre infraestructura del mercado (EMIR, por sus siglas en inglés; véase MEMO/12/232). Sin embargo, no existen normas aplicables en toda la UE para el improbable supuesto de que las ECC se enfrenten a graves dificultades o sean inviables y deban, por tanto, ser objeto de reestructuración o resolución de manera ordenada. La finalidad de la propuesta presentada hoy es establecer un marco de reestructuración y resolución respecto de estas entidades, que son de importancia sistémica para el sistema financiero. De esta forma se asegurará que las funciones esenciales de las ECC queden preservadas, al tiempo que se mantendrá la estabilidad financiera y se contribuirá a evitar que los costes asociados a la reestructuración y la resolución de las ECC inviables recaigan sobre los contribuyentes.

El vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, ha declarado: «Esta propuesta, que reforzará en mayor grado el sistema financiero europeo, está destinada a proteger a los contribuyentes, asegurando que podamos tomar medidas en el supuesto de que una entidad de contrapartida central se halle en dificultades. Esto es importante, ya que esas entidades son una parte esencial de nuestro sistema financiero, al ayudar a las empresas a gestionar sus riesgos. La propuesta complementará la regulación más estricta de los mercados de derivados que establecimos después de la crisis».

Por su parte, el vicepresidente Jyrki Katainen, responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, ha señalado: «Las entidades de contrapartida central desarrollan una actividad transfronteriza y su contribución a la hora de reducir los riesgos en todo el sistema financiero es fundamental. No obstante, debemos estar preparados frente a la eventualidad, por improbable que sea, de que una ECC quiebre, por lo que hemos de contar con las normas necesarias. La propuesta de hoy es importante para lograr un clima de confianza en nuestro sistema financiero».

La crisis financiera dejó patente que la quiebra de una entidad financiera importante puede afectar de forma crítica al resto del sistema financiero e impactar negativamente en el crecimiento en el conjunto de la economía. Es importante que, en caso de que una ECC sea inviable, las autoridades europeas estén facultadas para intervenir y ocuparse de ella ordenadamente.

Elementos esenciales de la propuesta

Las normas propuestas para las ECC contienen disposiciones comparables a las de la normativa sobre reestructuración y resolución de los bancos (Directiva sobre reestructuración y resolución bancarias) y se basan en principios internacionales. Sin embargo, como las ECC son empresas muy diferentes de los bancos, la propuesta contiene instrumentos específicos para las ECC, más acordes con sus procedimientos de gestión de impagos y normas operativas, especialmente para determinar cómo se efectuará el reparto de pérdidas.

Las normas propuestas exigen que las ECC y las autoridades se preparen frente a la posibilidad de que surjan problemas, actúen de manera temprana para evitar un problema y tomen medidas cuando la situación se deteriore.

Preparación y prevención

Las normas propuestas exigen a las ECC que elaboren planes de reestructuración con medidas para hacer frente a cualquier forma de dificultad financiera ante la cual sus recursos de gestión de impagos y otros requisitos exigidos por el EMIR resulten insuficientes. El plan debe integrar escenarios de impago por parte de los miembros compensadores de la ECC, así como la materialización de otros riesgos y pérdidas a los que la propia ECC esté expuesta, como fraudes o ciberataques. Los planes de reestructuración deben ser revisados por el supervisor de la ECC.

Las autoridades responsables de la resolución de las ECC (es decir, las autoridades de resolución) deben elaborar planes de resolución que prevean la forma en que se reestructurarían las ECC y se mantendrían sus funciones esenciales en el improbable supuesto de que quiebren.

Actuación temprana

La actuación temprana posibilitará que las dificultades financieras se subsanen en cuanto surjan y puedan evitarse los problemas. Se otorgan a los supervisores de la ECC competencias específicas para intervenir en las operaciones de esta cuando su viabilidad esté en peligro, pero antes de que llegue al punto de inviabilidad o de que sus comportamientos puedan ir en detrimento de la estabilidad financiera general. Los supervisores podrían también exigir que la ECC emprendiera acciones específicas en el marco de su plan de reestructuración o modificara su estrategia empresarial o su estructura jurídica u operativa.

Competencias e instrumentos de resolución

Conforme a las orientaciones del Consejo de Estabilidad Financiera, el proceso de resolución de una ECC se iniciará cuando esta sea inviable o exista la probabilidad de que lo vaya a ser, cuando no haya alternativas dentro del sector privado para evitar la inviabilidad, y cuando la quiebra pueda poner en peligro el interés público y la estabilidad financiera. Además, podría ser objeto de resolución si el recurso a medidas de reestructuración adicionales pudiera comprometer la estabilidad financiera, aun cuando no se cumplieran las anteriores condiciones.

Cooperación entre las autoridades nacionales

Las ECC son, por naturaleza, transfronterizas y las de mayores dimensiones operan a escala internacional. Es importante que las autoridades de distintos países cooperen para garantizar una planificación eficaz y una resolución ordenada en caso necesario. La propuesta establece lo que se conoce como «colegios de resolución» para cada ECC, en los que están integradas las autoridades pertinentes, entre ellas la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) y la Autoridad Bancaria Europea (ABE).

Los colegios existentes en virtud del EMIR y los colegios de autoridades de resolución de nueva creación habrán de emprender conjuntamente las tareas específicas que les asigna el Reglamento. La ABE facilitará las intervenciones conjuntas y actuará, cuando proceda, como mediador dotado de poderes vinculantes.

La propuesta de Reglamento se remitirá ahora al Parlamento Europeo y al Consejo de la UE para su aprobación y adopción.

Antecedentes

Entre el 5 de octubre y el 28 de diciembre de 2012, la Comisión Europea llevó a cabo una consulta pública sobre un posible marco para la reestructuración y resolución de entidades no bancarias. La posible necesidad de mecanismos de reestructuración y resolución se planteaba principalmente en relación con las ECC, los depositarios centrales de valores y las empresas de seguros. En conjunto, la consulta puso de manifiesto que lo prioritario debía ser elaborar normas a ese respecto a escala de la UE para las ECC. La aplicación del requisito del G20 de que los derivados extrabursátiles normalizados se compensen de forma centralizada se consideró un argumento de peso en favor de la adopción de medidas.

A nivel internacional, los integrantes del G20 han aprobado el enfoque desarrollado por el Consejo de Estabilidad Financiera para hacer frente a los riesgos que la quiebra de cualquier entidad financiera (banco, infraestructura del mercado financiero, empresa de seguros, etc.) de importancia sistémica mundial podría entrañar para el sistema financiero a través de instrumentos de reestructuración y resolución completos y adecuados. Además, el Comité de Pagos e Infraestructuras de Mercado y la Organización Internacional de Comisiones de Valores (OICV) han desarrollado orientaciones sobre los planes de reestructuración para las infraestructuras de los mercados financieros, incluidas las ECC; por su parte, el Consejo de Estabilidad Financiera ha publicado nuevas orientaciones sobre la aplicación de sus «Atributos básicos para la efectividad de los regímenes de resolución» a las infraestructuras del mercado financiero, tales como las ECC. Estas orientaciones se han plasmado en la propuesta de la Comisión.

Trabajos más amplios sobre la resolución

El análisis de la necesidad de regular la posible reestructuración y resolución de otras entidades financieras distintas de los bancos y las ECC aún está en curso. Ello obedece principalmente a las enseñanzas extraídas de la crisis financiera, que no han demostrado que tales medidas sean igualmente urgentes en todos los sectores. No obstante, esas medidas pueden ser necesarias en el futuro, teniendo en cuenta el desarrollo del riesgo económico y financiero en los sectores considerados.

Los trabajos internacionales más amplios sobre las empresas de seguros que se están realizando a nivel del G20 se hallan todavía en una fase relativamente temprana. Dentro de Europa, la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (AESPJ) ha iniciado un minucioso y ambicioso estudio comparado de las prácticas nacionales en materia de reestructuración y resolución y de la evolución en este ámbito, y se prevé que presente un informe al respecto en el primer semestre de 2017. A la luz de dicho informe, la Comisión analizará la manera adecuada de proceder, en estrecha concertación con el Parlamento Europeo, el Consejo y todas las partes interesadas pertinentes.

Datos fundamentales

En 2015, más del 50 %, por término medio, del mercado mundial de derivados extrabursátiles, valorado en 493 billones USD, fue compensado de forma centralizada por ECC. Esta cifra supone casi el doble del porcentaje que se registraba cuando el G20 suscribió su compromiso en 2009. Por término medio, en la actualidad podría compensarse el 70 % de todas las nuevas operaciones con derivados extrabursátiles.

Información complementaria

Véase nuestra sección de preguntas y respuestas

IP/16/3747

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar