Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Previsiones económicas de otoño 2016: Crecimiento modesto en tiempos difíciles

Bruselas, 9 de noviembre de 2016

La Comisión prevé para 2017 un crecimiento de la zona del euro del 1,5 % y del 1,6 % en la UE, obstáculos al crecimiento y un debilitamiento de los factores favorables.


El crecimiento económico en Europa debería de continuar a un ritmo moderado, ya que a las mejoras recientes observadas en el mercado laboral y al aumento del consumo privado se contraponen varios obstáculos al crecimiento y el debilitamiento de factores favorables. En sus previsiones de otoño publicadas hoy, la Comisión Europea prevé que el crecimiento del PIB en la zona del euro será del 1,7 % en 2016, del 1,5 % en 2017 y del 1,7 % en 2018 (previsiones de primavera: 2016: 1,6 %, 2017: 1,8 %). El crecimiento del PIB en la UE en su conjunto debería seguir una pauta similar y se prevé que alcance el 1,8 % este año, el 1,6 % en 2017 y el 1,8 % en 2018 (previsiones de primavera: 2016: 1,8 %, 2017: 1,9 %).

El consumo privado se mantendrá como principal motor del crecimiento de aquí a 2018, apoyado en las expectativas de crecimiento continuado del empleo y en el ligero aumento de los salarios. Los costes de endeudamiento siguen siendo favorables al crecimiento debido a una política monetaria flexible. El déficit presupuestario global de la zona del euro se prevé que siga reduciéndose, mientras que la política fiscal seguiría siendo no restrictiva. Se prevé que sigan aumentando las inversiones.

Sin embargo, la incertidumbre política, la lentitud del crecimiento fuera de la UE y la debilidad del comercio mundial lastran las perspectivas de crecimiento. Existe también el riesgo de que los malos resultados económicos de los últimos años frenen el crecimiento y la atonía persistente indica la posibilidad de un crecimiento más rápido sin presiones inflacionistas indebidas. Por otra parte, la economía europea ya no podrá confiar en los próximos años en el apoyo excepcional que ha recibido de factores externos, tales como la caída de los precios del petróleo y la depreciación de la moneda.

El vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable del Euro y el Diálogo Social, ha declarado: «Las economías de la UE han demostrado su resiliencia. Prevemos que crecerán las economías de todos los Estados miembros el próximo año. A la luz de la creciente incertidumbre mundial, ahora es aún más importante mantener unas políticas macroeconómicas y presupuestarias sólidas y prudentes. Al mismo tiempo, es vital abordar las desigualdades en nuestras sociedades, de modo que nadie se sienta abandonado».

Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, ha declarado: «El crecimiento europeo se mantendrá en 2017 en un entorno más difícil que en la primavera pasada. El ritmo de creación de empleo, impulsada por las recientes reformas en muchos países; la disminución del déficit público en la zona del euro; el repunte de la inversión, y el mayor dinamismo del comercio dentro de la UE son factores especialmente alentadores. En estos tiempos de incertidumbre y volatilidad, hay que hacer todo lo posible para preservar y reforzar esta recuperación, y velar por que todas las categorías sociales noten sus ventajas.»

Todos los Estados miembros se beneficiarán de la recuperación actual

Aunque se mantiene la tendencia de unos resultados económicos muy diversos, el PIB de la UE es ahora más alto que antes de la crisis y el de algunos Estados miembros se sitúa actualmente más del 10 % por encima de su mínimo. Durante el período de previsión, se prevé que siga expandiéndose la actividad económica de todos los Estados miembros, aunque de forma desigual.

Las inversiones repuntarán en 2018, en parte gracias a la cofinanciación de la UE

Tras resultar perjudicado por el bajo crecimiento de la demanda potencial y las expectativas de débil crecimiento potencial, por la reducción de la deuda empresarial en curso en algunos Estados miembros y por la incertidumbre creciente, el entorno de inversión está mejorando por fin y se prevé un repunte de la inversión en 2018. Los proyectos financiados con cargo al Plan de Inversiones para Europa y, en algunos Estados, los proyectos cofinanciados con fondos de la UE del período de programación 2014-2020 deberían de apoyar cada vez más las inversiones públicas y privadas según vayan entrando en su fase de aplicación. En general, se prevé que las inversiones aumenten el 3,3 % este año, el 3,1 % en 2017 y el 3,5 % en 2018.

Una recuperación relativamente generadora de empleo

El empleo en la zona del euro y en la UE aumentará un 1,4 % este año, más que en ningún otro momento desde 2008, aunque sigue reinando la atonía en el mercado laboral. La creación de empleo seguirá beneficiándose de un crecimiento impulsado por la demanda interna y de un crecimiento salarial moderado, así como de las medidas de política fiscal y las reformas estructurales adoptadas en algunos Estados miembros. Se prevé que el crecimiento del empleo se mantenga relativamente sólido, aunque más moderado en 2017 y 2018. Aunque la población activa va a aumentar más rápidamente este año debido al aumento de las tasas de participación y a la progresiva integración de los refugiados en el mercado laboral, el desempleo en la zona del euro se prevé que disminuya de forma relativamente rápida, pasando del 10,1 % en 2016 al 9,7 % el próximo año y al 9,2 % en 2018. La tendencia debería de ser idéntica en el conjunto de la UE y la tasa de desempleo bajará del 8,6 % este año al 8,3 % el próximo año y al 7,9 % en 2018. En la zona del euro, esta cifra es la más baja desde 2009 y contrasta con el máximo del 12 % alcanzado en 2013, aunque sigue estando muy por encima del mínimo del 7,5 % registrado en 2007.

Se prevé un repunte de la inflación a partir de un nivel muy bajo, impulsado por los precios de la energía

La inflación en la zona del euro fue muy baja en el primer semestre del año debido a la caída de los precios del petróleo, pero empezó a repuntar en el tercer trimestre, al difuminarse el efecto de las bajadas de precios anteriores. La inflación subirá moderadamente hasta situarse por encima del 1 %, ya que se prevé un aumento de los precios del petróleo. Se prevé que la volatilidad de la inflación subyacente, que excluye el precio de los alimentos y la energía, aumente de forma gradual, debido al incremento de los salarios y a una nueva reducción de la brecha de producción. En general, la inflación en la zona del euro se prevé que suba de un 0,3 % en 2016 a un 1,4 % en 2017 y 2018. En la UE, se prevé que la inflación suba del 0,3 % este año al 1,6 % en 2017 y al 1,7 % en 2018.

Siguen mejorando las finanzas públicas

Se prevé que sigan disminuyendo tanto el déficit público agregado como el cociente deuda pública / PIB de la zona del euro durante el período de previsión de 2017-2018. El déficit de las administraciones públicas de la zona del euro se prevé que disminuya del 1,8 % del PIB este año al 1,5 % tanto en 2017 como en 2018. Este es el resultado de unas transferencias sociales más bajas en consonancia con la reducción del desempleo, la moderación salarial en el sector público y unos bajos tipos de interés, lo cual abarata el servicio de la deuda. Se prevé que el cociente deuda pública / PIB disminuya del 91,6 % en 2016 al 89,4 % en 2018.

No se prevé apoyo exterior derivado del crecimiento mundial

El crecimiento del PIB mundial ha seguido cayendo a lo largo de los últimos meses y ahora se estima en el 3,2 % este año, su nivel más bajo desde 2009. Sin embargo, dado que se prevé que se intensifique el crecimiento de los mercados emergentes y los Estados Unidos, la tasa de crecimiento mundial (excluida la UE) aumentará moderadamente. La actual atonía del comercio mundial fuera de la UE está pesando sobre las exportaciones de la zona del euro pese a la resiliencia del comercio interior en la zona del euro. El comercio mundial, que ha sido excepcionalmente débil este año, se prevé que aumente más lentamente que el PIB en 2016, antes de crecer de nuevo al ritmo del crecimiento del PIB en 2017 y a un ritmo ligeramente superior en 2018. Se prevé que las importaciones aumenten más rápidamente que las exportaciones en la zona del euro. El superávit de la balanza por cuenta corriente de la zona del euro se prevé que disminuya durante el período de previsión.

Han aumentado los riesgos a la baja respecto a estas previsiones

Los riesgos para estas previsiones han aumentado en los últimos meses y tienen una orientación claramente bajista, sobre todo a raíz del voto del Reino Unido de abandonar la Unión, lo que ha generado incertidumbre y puede considerarse un indicador de mayores riesgos políticos en la actual coyuntura política inestable. También han surgido riesgos externos tales como tendencias a la incertidumbre económica en China y el riesgo de agravación de conflictos geopolíticos.

 

Contexto

Estas previsiones se basan en una serie de supuestos externos sobre la evolución de los tipos de cambio, los tipos de interés y los precios de las materias primas hasta el 24 de octubre de 2016. Las cifras utilizadas reflejan las expectativas de los mercados basadas en los mercados de derivados en el momento de hacer las previsiones. Para todos los demás datos entrantes, incluidos los supuestos en materia de políticas públicas, estas previsiones tienen en cuenta la información obtenida hasta el 31 de octubre de 2016 inclusive. Solo se incluyen las políticas anunciadas de forma creíble y precisadas con el debido detalle. Las proyecciones parten del supuesto de que se mantendrán las políticas.

 

Para más información:

Previsiones económicas de otoño — Página web y #ecforecast (documento disponible únicamente en inglés)

Previsiones económicas europeas — Página web explicativa

Siga al vicepresidente Dombrovskis en Twitter: @VDombrovskis

Siga al comisario Moscovici en Twitter: @Pierremoscovici

Siga a la DG ECFIN en Twitter: @ecfin

 

IP/16/3611

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar