Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Cumbre UE-Canadá: el acuerdo comercial recién firmado establece elevados estándares para el comercio mundial

Bruselas, 30 de octubre de 2016

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, han firmado hoy el Acuerdo Económico y Comercial Global entre la UE y Canadá (CETA).

Este acuerdo beneficiará a los exportadores, grandes y pequeños, generando oportunidades para las empresas europeas y canadienses y sus empleados, así como para los consumidores. Se eliminará la casi totalidad —el 99 %— de los derechos de importación, lo que supondrá un ahorro de más de quinientos millones de euros anuales para los exportadores europeos de productos industriales y agrícolas. El CETA, el acuerdo comercial más avanzado y progresivo jamás firmado por la UE, marca un hito y constituye una referencia para futuros acuerdos. Comprende los capítulos sobre desarrollo sostenible, trabajo y medio ambiente más ambiciosos jamás incluidos en un acuerdo comercial bilateral. El CETA no solo contribuirá a impulsar el comercio y la actividad económica, sino que también promoverá y protegerá valores compartidos.

Cecilia Malmström, comisaria de Comercio, ha declarado: «Así es como podemos moldear la globalización, mediante modernos acuerdos comerciales progresivos que defienden nuestros valores y establecen nuevas referencias para el comercio mundial. Por medio de este acuerdo con Canadá, tendemos un puente con uno de nuestros aliados más cercanos que tiene un efecto real para nuestros exportadores, empresarios y trabajadores. El comercio da resultados, lo sabemos por experiencia. Una vez liberadas de los costes y trámites burocráticos innecesarios, las empresas intentan conquistar nuevos mercados y contratan más personal».

El CETA suprimirá también las restricciones en el acceso a los contratos públicos, lo que permitirá a las empresas de la UE competir por contratos públicos en Canadá, tanto a nivel federal como provincial, regional y municipal. El CETA abrirá el mercado de los servicios, y profesionales como ingenieros, contables y arquitectos tendrán más facilidad para trabajar en Canadá. Canadá reconoce también el carácter particular de las indicaciones geográficas de la UE, comprometiéndose a proteger una lista de más de ciento cuarenta productos europeos en Canadá, como el «Prosciutto di Parma» y el «Schwarzwälder Schinken». Una serie de productos deberán salvar menos obstáculos administrativos, como la repetición de ensayos en ambos lados del Atlántico, lo que beneficiará, en particular, a las pequeñas empresas.

¿Qué contiene el texto?

El CETA ofrecerá nuevas oportunidades a los agricultores y los productores de alimentos, protegiendo plenamente las sensibilidades de la UE. Las aperturas de la UE respecto a determinados productos están limitadas y calibradas y se compensan mediante aperturas canadienses que satisfacen importantes intereses exportadores europeos, por ejemplo en los sectores del queso, el vino y las bebidas espirituosas, las frutas y hortalizas, los productos transformados y las indicaciones geográficas.

Este acuerdo mejorará el acceso de los europeos a los servicios marítimos en Canadá y protegerá los productos agrícolas europeos únicos, las denominadas indicaciones geográficas.

Los quinientos millones de consumidores de la UE también se beneficiarán de este acuerdo. El CETA permite incrementar la oferta, manteniendo al mismo tiempo los actuales estándares de calidad, ya que solo los productos y servicios que cumplan plenamente todas las disposiciones reglamentarias de la UE podrán acceder a su mercado. Esto significa que el acuerdo no cambiará la forma en que la UE regula la seguridad alimentaria, en particular los productos derivados de OMG o la prohibición de la carne de vacuno tratada con hormonas.

La actual forma de resolución de litigios entre inversores y Estados contemplada en muchos acuerdos comerciales bilaterales negociados por los gobiernos de la UE se ha sustituido por un nuevo sistema mejorado de tribunal de inversiones. El nuevo mecanismo será público y no estará basado en tribunales ad hoc. Esta reforma significa que los inversores pueden protegerse contra las discriminaciones en un número limitado de casos, pero de una forma que no deja lugar a duda sobre el derecho de los Estados a legislar en defensa del interés público.

Los procedimientos del tribunal de inversiones serán transparentes y sus jueces serán nombrados por la UE y Canadá. La Comisión se ha comprometido a completar y afinar la reforma del sistema de solución de diferencias sobre inversiones, y los debates de las últimas semanas y días han contribuido a plasmar ese compromiso.

Los Estados miembros seguirán teniendo la posibilidad de organizar servicios públicos como la sanidad y la educación según deseen. Esta y otras cuestiones se han clarificado en un instrumento interpretativo conjunto que tendrá fuerza jurídica y que presenta de forma clara e inequívoca qué han acordado Canadá y la Unión Europea en una serie de artículos del CETA.

Contexto y próximos pasos

Tras la firma del acuerdo, el Parlamento Europeo debe aprobarlo para que pueda entrar en vigor de forma provisional. Una vez que un acuerdo ha sido aprobado por los Estados miembros en el Consejo y por el Parlamento Europeo, su aplicación provisional permite a las empresas y a los consumidores europeos disfrutar sin demora de sus ventajas.

Dado que el sistema de tribunal de inversiones constituye un elemento nuevo en los acuerdos comerciales y el debate público al respecto aún no ha concluido en muchos países, los Estados miembros, con el apoyo de la Comisión, han optado por dejarlo fuera del ámbito de la aplicación provisional del CETA. Ello significa que no se empezará a aplicar hasta que todos los Estados miembros hayan concluido los procedimientos de ratificación nacionales.

Durante ese tiempo, la Comisión trabajará con Canadá para desarrollar algunos de los parámetros del nuevo sistema, como la selección de jueces, el acceso de las pequeñas empresas a ese sistema y el mecanismo de apelación.

Está claramente demostrado que los acuerdos de libre comercio favorecen el crecimiento y el empleo en Europa. A modo de ejemplo, las exportaciones de la UE a Corea del Sur han aumentado más de un 55 % desde la entrada en vigor del acuerdo comercial de la UE con este país en 2011. En este período de cinco años, las exportaciones de algunos productos agrícolas han aumentado un 70 % y las ventas de automóviles de la UE en Corea del Sur se han triplicado. El acuerdo con Corea se aplicó provisionalmente durante el proceso de ratificación.

Por término medio, mil millones de euros de exportaciones adicionales se traducen en quince mil puestos de trabajo en la UE. En Europa, treinta y un millones de puestos de trabajo dependen de las exportaciones.

Más información:

Post de la comisaria Malmström en su blog: Firma del acuerdo con Canadá

Ficha informativa: El CETA, un acuerdo comercial que establece una nueva referencia para el comercio mundial

CETA: Contexto, preguntas y respuestas, y contenidos

Beneficios del CETA e historias de exportadores

Texto del acuerdo

IP/16/3581

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar