Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 19 de junio de 2014

Seguridad de los pacientes: se avanza, pero hay que hacer más

En un conjunto de medidas sobre seguridad de los pacientes, que hoy publica la Comisión Europea, se pone de manifiesto cómo la Comisión y los Estados miembros de la UE abordan la seguridad de los pacientes, los avances desde 2012 y lo que queda por hacer según lo previsto en la Recomendación del Consejo de 2009. Se ha avanzado mucho elaborando programas nacionales de seguridad de los pacientes y creando sistemas para que los pacientes puedan notificar reacciones adversas, pero queda mucho por hacer en cuanto a la aplicación de las disposiciones de corresponsabilización de los pacientes y la educación y formación del personal sanitario. Los documentos hechos públicos hoy se incorporarán al proceso de reflexión en curso sobre futuras actuaciones de la UE en materia de seguridad de los pacientes y calidad de la asistencia sanitaria.

Tonio Borg, comisario europeo de Salud, ha declarado: «Cuando los ciudadanos van a un hospital, esperan recibir una asistencia sanitaria segura. La buena noticia es que la mayoría de los Estados miembros ya tienen programas sobre seguridad de los pacientes. La mala noticia es que, pese a este progreso, sigue habiendo problemas en los centros asistenciales y que la seguridad de los pacientes no suele formar parte del adiestramiento del personal sanitario. De ahí la necesidad de proseguir los esfuerzos por garantizar una mayor seguridad a los ciudadanos en nuestros centros sanitarios».

El conjunto de medidas consta de tres documentos:

1. El informe relativo a la aplicación de la Recomendación del Consejo sobre la seguridad de los pacientes (2009)

En 2009, una Recomendación del Consejo sobre la seguridad de los pacientes y las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria expuso una estrategia global a escala de la UE con cuatro ámbitos de actuación: 1) elaborar políticas y programas sobre seguridad de los pacientes, 2) capacitar a los pacientes, 3) comunicar acontecimientos adversos y aprender de los errores, y 4) educar y formar a los trabajadores sanitarios.

Tras el informe de 2012 relativo a la aplicación de la Recomendación, que indicaba los progresos realizados por los Estados miembros y las carencias, el informe de hoy señala nuevos avances de los dos últimos años, en particular en los ámbitos siguientes:

  1. Desarrollo de políticas y programas sobre seguridad de los pacientes. Veintiséis Estados miembros han elaborado o están finalizando estrategias y programas sobre seguridad de los pacientes. Existen normas obligatorias sobre seguridad de los pacientes en veinte países (eran once en 2012) y diecinueve cuentan con directrices al respecto.

  2. Sistemas de notificación y de aprendizaje sobre acontecimientos adversos. Existen ahora en veintisiete Estados miembros (eran quince en 2012), sobre todo a escala nacional (en veintiuno) y de prestador de asistencia sanitaria (en trece). Actualmente, los pacientes tienden más a comunicar que la asistencia sanitaria les ha causado efectos adversos: en 2013 la notificación de efectos indeseables fue del 46 %, frente a un 28 % en 2009.

  3. Capacitación de los pacientes. Son dieciocho (frente a solo cinco en 2012) los Estados miembros que comunican a los pacientes las normas existentes para su seguridad, las medidas destinadas a reducir o evitar errores, su derecho a dar el consentimiento informado al tratamiento, los procedimientos de denuncia y los mecanismos de reparación disponibles.

En cuanto a la repercusión de la Recomendación, veintiún Estados miembros comunican que ha contribuido a una mayor concienciación política; veinte, que aumentó la sensibilización en los centros asistenciales; y dieciséis, que condujo a acciones concretas.

Sin embargo, el informe concluye que deben proseguir los esfuerzos a nivel de la UE para aumentar la seguridad de los pacientes y la calidad asistencial, y propone una lista de acciones tales como la elaboración de directrices sobre la información a los pacientes o el nivel de seguridad de los pacientes, así como una definición común de lo que es calidad de la atención sanitaria.

Por lo que se refiere a la prevención de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, el informe concluye que hay que seguir trabajando por que en los centros asistenciales haya personal especializado en la lucha contra las infecciones y zonas de aislamiento de los pacientes infectados.

2. La encuesta del Eurobarómetro sobre la seguridad de los pacientes y la calidad asistencial, realizada entre noviembre y diciembre de 2013 en los veintiocho Estados miembros, pone de manifiesto que:

  1. El 53 % de los ciudadanos de la UE considera probable que los pacientes puedan verse perjudicados por la asistencia hospitalaria en su país, si bien este porcentaje representa la media de amplias variaciones entre países: del 82 % de Chipre al 21 % de Austria.

  2. Al igual que en 2009, cuando se realizó la anterior encuesta de este tipo, el 27 % afirma haber sufrido, personalmente o en su familia, una reacción adversa durante el tratamiento. Los habitantes de zonas septentrionales y occidentales de la UE tienden a quejarse más de esto.

  3. El 46 % de quienes tuvieron una reacción adversa la notificaron, frente al 28 % de 2009, lo que indica un marcado incremento de la implicación de los pacientes. El aumento fue incluso más significativo en algunos países como, por ejemplo, Francia (+ 61 %), España (+ 40 %) y Luxemburgo (+ 32 %).

  4. Pese a ello, en el 37 % de los casos en que se notificó la reacción adversa «no ocurrió nada». Con todo, a un 20 % de los afectados les presentó disculpas el personal médico o de enfermería, mientras que al 17 % les dio una explicación del error el centro asistencial.

3. Los resultados de la consulta pública realizada entre diciembre de 2013 y febrero de 2014 muestran que la sociedad civil (más del 90 %) sigue considerando que la seguridad de los pacientes es un problema en la UE y reflejan un gran apoyo a todas las propuestas de mejora determinadas por la Comisión. Los encuestados consideran que las medidas más efectivas son la implicación de los profesionales de la sanidad, las legislaciones nacionales vinculantes, la participación de las organizaciones de pacientes y la cooperación en la UE en materia de seguridad de los pacientes. El 72 % de los consultados considera que sería muy beneficioso ampliar el ámbito de actuación de la UE de la simple seguridad de los pacientes al terreno más amplio de la calidad asistencial. La seguridad de los pacientes se percibe como resultado de una calidad asistencial segura, eficaz y respetuosa con la dignidad y las necesidades de los pacientes.

Contexto

Se considera que entre el 8 y el 12 % de los pacientes hospitalizados en la UE presenta algún efecto indeseable durante el tratamiento: infección hospitalaria (el 25 % del total), errores de medicación, errores quirúrgicos, mal funcionamiento de algún producto sanitario, errores de diagnóstico o respuesta inadecuada frente a los resultados de las pruebas. Se calcula que cada año en la UE 4,1 millones de pacientes sufren una infección hospitalaria, lo que se salda con un mínimo de 37 000 muertes.

Todos estos documentos y otra información sobre la seguridad de los pacientes en la UE pueden consultarse en la siguiente dirección: http://ec.europa.eu/health/patient_safety/policy/index_en.htm

Cibersitio del Comisario Borg:

http://ec.europa.eu/commission_2010-2014/borg/index_en.htm

Síganos en Twitter: @ EU_Health

Personas de contacto:

Fréderic Vincent (+32 22987166)

Aikaterini Apostola (+32 22987624)


Side Bar