Navigation path

Left navigation

Additional tools

Objetivos para 2030 en materia de clima y energía en favor de una economía competitiva, segura y baja en carbono en la UE

European Commission - IP/14/54   22/01/2014

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO HR

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 22 de enero de 2014

Objetivos para 2030 en materia de clima y energía en favor de una economía competitiva, segura y baja en carbono en la UE

Una reducción del 40 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) con respecto a los niveles de 1990, un objetivo vinculante a escala de la UE de al menos un 27 % de energías renovables, unas ambiciones renovadas en materia de políticas de eficiencia energética, un nuevo sistema de gobernanza y una serie de nuevos indicadores para garantizar un sistema energético competitivo y seguro: estos son los pilares del nuevo marco de la UE en materia de clima y energía para 2030 presentado hoy por la Comisión Europea.

Fundamentado en un análisis detallado de los precios y costes de la energía, el marco de 2030 garantizará una seguridad normativa a los inversores, así como un planteamiento coordinado entre los Estados miembros, lo que propiciará el desarrollo de nuevas tecnologías. El objetivo de este marco es impulsar un avance continuo hacia una economía baja en carbono y un sistema energético competitivo y seguro que garantice una energía asequible para todos los consumidores, incremente el nivel de seguridad del suministro energético de la UE, reduzca nuestra actual dependencia de las importaciones de energía y cree nuevas oportunidades de crecimiento y empleo, todo ello teniendo en cuenta el posible impacto de los precios a más largo plazo.

La Comunicación en la que se define el marco de 2030 se debatirá al más alto nivel, particularmente en el Parlamento Europeo y el Consejo. Viene acompañada de una propuesta legislativa relativa a una reserva de estabilidad del mercado para el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE de la UE) que se pondrá en marcha en 2021 y está destinada a mejorar su solidez. Un informe sobre los precios y los costes de la energía en Europa, publicado junto con la Comunicación, señala que el aumento de los precios de la energía puede atenuarse parcialmente si se garantizan unas políticas energéticas y climáticas rentables, unos mercados de la energía competitivos y una mayor eficiencia energética.

El presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, ha declarado: «La acción por el clima es crucial para el futuro de nuestro planeta, mientras que una auténtica política energética es clave para nuestra competitividad. El paquete presentado hoy demuestra que no hay nada de contradictorio en abordar estos dos aspectos de manera simultánea, sino que estos se refuerzan mutuamente. La UE tiene el máximo interés en construir una economía generadora de empleo y que sea menos dependiente de la importación de energía, y desea conseguirlo mediante un aumento de la eficiencia y una mayor dependencia de la energía limpia producida internamente. El ambicioso objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del 40 % para el año 2030 constituye el hito más rentable en nuestro camino hacia una economía baja en carbono. Finalmente, el objetivo de al menos un 27 % de energías renovables es una señal importante: representa estabilidad para los inversores, estimula la creación de puestos de trabajo ecológicos y contribuye a la seguridad de nuestro suministro».

Günther Oettinger, Comisario de Energía, ha declarado lo siguiente: «El marco de 2030 representa el impulso que desea dar la UE a un progreso hacia una economía competitiva y baja en carbono, así como hacia la estabilidad de las inversiones y la seguridad del suministro energético. Mi objetivo es asegurar que la energía siga siendo asequible para los hogares y las empresas. El marco de 2030 fija metas muy ambiciosas en cuanto a la acción contra el cambio climático, pero también reconoce que estas deben alcanzarse al menor coste. El mercado interior de la energía constituye la base para la consecución de estos objetivos y yo voy a continuar trabajando en su completa realización, a fin de poder explotar todo su potencial. Esto incluye la “europeización” de las políticas en materia de energías renovables».

Connie Hedegaard, Comisaria de Acción por el Clima, ha manifestado: «A pesar de todas las voces que auguraban que ninguna medida ambiciosa saldría hoy de la Comisión, lo hemos logrado. Una reducción de las emisiones del 40 % es el objetivo más rentable para la UE y, además, tiene en cuenta nuestra responsabilidad a nivel mundial. Asimismo, sin duda, Europa debe continuar poniendo un fuerte énfasis en las energías renovables. Esta es la razón por la cual es tan importante que la Comisión esté proponiendo hoy un objetivo vinculante a escala europea. Ahora resta llegar a acuerdos sobre los pormenores del marco, pero ya ha quedado marcada la dirección que debe tomar Europa. Si todas las demás regiones tuvieran nuestro mismo nivel de ambición en la lucha contra el cambio climático, el mundo gozaría de mejor salud».

Los elementos clave del marco político para 2030 establecido por la Comisión son los siguientes:

  1. Un objetivo vinculante de reducción de los gases de efecto invernadero: Una de las piedras angulares de la política energética y climática de la UE para 2030, el objetivo de una reducción del 40 % de las emisiones con respecto a los niveles de 1990, se garantizará únicamente mediante medidas nacionales. La reducción anual del techo de emisiones de los sectores cubiertos por el RCDE de la UE aumentará del actual 1,74 % al 2,2 % a partir de 2020. Las emisiones de sectores no incluidos en el RCDE de la UE deberán reducirse en un 30 % con respecto a los niveles de 2005 y este esfuerzo se repartirá de manera equitativa entre los Estados miembros. La Comisión invita al Parlamento Europeo y al Consejo a llegar a un acuerdo, antes de finales de 2014, por el cual la UE se comprometa a una reducción del 40 % a principios de 2015 en el marco de las negociaciones internacionales sobre un nuevo acuerdo mundial sobre el clima que se prevé concluyan en París a finales de 2015.

  2. Un objetivo vinculante a escala de la UE en materia de energías renovables: Las energías renovables desempeñarán un papel fundamental en la transición a un sistema energético competitivo, seguro y sostenible. Favorecido por un enfoque más centrado en el mercado, con unas condiciones propicias para las tecnologías emergentes, el objetivo vinculante a escala de la UE de al menos un 27 % de energías renovables en 2030 acarrea ventajas considerables en términos de la balanza comercial energética, la dependencia de fuentes de energía autóctonas, el empleo y el crecimiento. Además, se necesita un objetivo en materia de energías renovables a nivel europeo para promover la continuidad de las inversiones en el sector. Sin embargo, dicho objetivo no se traducirá en objetivos nacionales por medio de la legislación de la UE, sino que se dejará a los Estados miembros flexibilidad para transformar su sistema energético de un modo que se adapte a las circunstancias y preferencias nacionales. Los objetivos de la UE en materia de recursos renovables se alcanzarán mediante el nuevo sistema de gobernanza basado en planes energéticos nacionales (véase más abajo).

  1. Eficiencia energética: La mejora de la eficiencia energética contribuirá a alcanzar todos los objetivos de la política energética de la UE y, sin ella, resultará imposible la transición a un sistema energético competitivo, seguro y sostenible. El papel de la eficiencia energética en el marco de 2030 será estudiado más en profundidad en la revisión de la Directiva relativa a la eficiencia energética que debe concluir a finales de este año. La Comisión considerará la necesidad de realizar modificaciones en la Directiva una vez haya finalizado dicha revisión. Asimismo, los planes energéticos nacionales de los Estados miembros también tendrán que contemplar la eficiencia energética.

  2. Reforma del RCDE de la UE: La Comisión propone crear una reserva de estabilidad del mercado a comienzos del próximo período de comercio del régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) en 2021. Por un lado, la reserva incluirá los excedentes de derechos de emisión que se han ido acumulando en los últimos años y, por otro, reforzará la resistencia del sistema ante perturbaciones importantes adaptando de manera automática la oferta de derechos de emisión en subasta. La creación de tal reserva, además del recientemente aprobado aplazamiento de la subasta de 900 millones de derechos hasta el período 2019-2020 («back-loading»), cuenta con el respaldo de un amplio abanico de partes interesadas. En virtud de la legislación que se ha propuesto hoy, la reserva funcionará íntegramente conforme a normas preestablecidas que no dan margen discrecional a la Comisión o a los Estados miembros en cuanto a su aplicación.

  3. Energía competitiva, asequible y segura: La Comisión propone una serie de indicadores clave a fin de evaluar los avances que se vayan registrando y proporcionar una base fáctica para posibles respuestas políticas. Estos indicadores se refieren, por ejemplo, a las diferencias de los precios de la energía en relación con los principales socios comerciales, a la diversificación del suministro y al recurso a fuentes de energía autóctonas, además de a la capacidad de interconexión entre los Estados miembros. Gracias a estos indicadores, las políticas garantizarán un sistema energético competitivo y seguro de aquí a 2030, que continuará basándose en la integración del mercado, la diversificación del suministro, el aumento de la competencia, el desarrollo de fuentes de energía autóctonas, así como en el apoyo a la investigación, el desarrollo y la innovación.

  4. Nuevo sistema de gobernanza: El marco de 2030 propone un nuevo marco de gobernanza basado en planes nacionales para una energía competitiva, segura y sostenible. Tomando como base las orientaciones que proporcionará próximamente la Comisión, los Estados miembros elaborarán estos planes con arreglo a un enfoque común, que garantizará una mayor seguridad a los inversores y una mayor transparencia, además de reforzar la coherencia y los mecanismos de coordinación y supervisión de la UE. Un proceso iterativo entre la Comisión y los Estados miembros garantizará, por un lado, que los planes sean lo suficientemente ambiciosos, y por otro, su coherencia y cumplimiento a lo largo del tiempo.

La Comunicación en la que se define el marco de 2030 va acompañada de un Informe sobre los precios y costes de la energía, que evalúa los motores clave y compara los precios de la UE con los de sus principales socios comerciales. Los precios de la energía han aumentado en casi todos los Estados miembros desde 2008, principalmente debido a los impuestos y gravámenes, pero también como consecuencia de los elevados costes de la red. La comparación con los socios internacionales pone de manifiesto el aumento de las diferencias de los precios, en particular en relación con los precios del gas en Estados Unidos, lo cual podría ir en detrimento de la competitividad de Europa, en particular para las industrias con alto consumo energético. No obstante, el aumento de los precios de la energía puede verse parcialmente compensado por unas políticas energéticas y climáticas rentables, unos mercados de la energía competitivos y una mejora de las medidas de eficiencia energética, como por ejemplo el uso de productos más eficientes desde el punto de vista energético. Puede que los esfuerzos en materia de eficiencia energética de la industria europea todavía tengan que llegar más lejos, teniendo en cuenta límites físicos, dado que los competidores hacen lo propio y la industria europea decide invertir en el extranjero para situarse más cerca de los mercados en expansión. Estas son las conclusiones que sustentan el marco de 2030.

Próximos pasos

Está previsto que el Consejo Europeo examine este marco en su sesión de primavera, los días 20 y 21 de marzo.

Contexto

El marco se basa en los actuales objetivos para 2020 del «paquete de medidas sobre el clima y la energía» así como en las hojas de ruta de la Comisión para la energía y para una economía competitiva y baja en carbono en 2050. La Comunicación relativa al marco político para 2030 es una continuación del Libro Verde de la Comisión de marzo de 2013, que puso en marcha una amplia consulta pública sobre el alcance y la estructura más adecuados de los objetivos climáticos y energéticos para 2030. Estos documentos reflejan el objetivo de la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80-95 % con respecto a los niveles de 1990 para el año 2050, como parte de los esfuerzos que se requieren de los países desarrollados.

Para más información:

Sobre los aspectos energéticos del marco:

http://ec.europa.eu/energy/2030_en.htm

Sobre los aspectos climáticos del marco:

http://ec.europa.eu/clima/policies/2030/index_en.htm

Véase también:

MEMO/14/39: Preguntas y respuestas sobre la reserva de estabilidad del mercado del RCDE

MEMO/14/40: Preguntas y respuestas sobre el marco de 2030

MEMO/14/38: Preguntas y respuestas sobre el estudio de los precios de la energía

Personas de contacto:

Pia Ahrenkilde Hansen (+32 2 295 30 70) - Alejandro Ulzurrun (+32 2 295 48 67)

Isaac Valero Ladron (+32 2 296 49 71) - Mirna.bratoz (+32 2 298 72 78)

Sabine Berger (+32 2 299 27 92) - Nicole Bockstaller (+32 2 295 25 89)

Para el público: Europe Direct por teléfono al 00 800 6 7 8 9 10 11 o por correo electrónico


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website