Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 17 de enero de 2014.

Igualdad: Entran en vigor en los 28 Estados miembros normas de la UE para luchar contra la discriminación

Todos los Estados miembros de la UE han incorporado ya a sus ordenamientos jurídicos nacionales las normas de la Unión Europea destinadas a luchar contra la discriminación por motivos de sexo, de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual. Ahora bien se necesitan esfuerzos adicionales para aplicarlas en la práctica. Estas son las conclusiones más importantes del nuevo Informe publicado hoy por la Comisión Europea. La Directiva relativa a la igualdad de trato en el empleo y la Directiva de igualdad racial, ambas adoptadas en 2000, se concibieron para luchar contra la discriminación en el puesto de trabajo y por razones de raza. Es una buena noticia que estas Directivas de la UE se hayan convertido ahora en Derecho nacional en la totalidad de los 28 Estados miembros. No obstante, el informe publicado hoy subraya que las autoridades nacionales aún tienen que asegurarse de que, en la práctica, ofrecen a las víctimas una protección eficaz frente a la discriminación. Entre los problemas detectados se encuentra la falta de conciencia pública de los derechos y el reducido número de denuncias de casos de discriminación. Con objeto de contribuir a este proceso, la Comisión ofrece financiación con vistas a aumentar la sensibilización y a formar expertos en Derecho en materia de igualdad. Por otra parte, la Comisión Europea ha publicado hoy una guía para las víctimas de la discriminación (anexo I del informe).

«El principio de no discriminación es uno de los más importantes de nuestra Unión Europea. Todos somos iguales ante la ley y a todos nos asiste el derecho a vivir libres de discriminación», ha declarado la vicepresidenta y comisaria de Justicia de la UE, Viviane Reding. «Gracias a las normas de lucha contra la discriminación y a las iniciativas de aplicación de la Comisión, los ciudadanos disfrutan de estos derechos en los 28 Estados miembros. El reto al que nos enfrentamos es garantizar que las víctimas de discriminación pueden hacer valer sus derechos en la práctica, es decir, que sepan dónde pueden acudir para pedir ayuda y gozar de acceso a la justicia.»

El informe que hoy se presenta pasa revista a la situación existente transcurridos trece años de que se adoptaran en 2000 las emblemáticas Directivas de la UE relativas a la lucha contra la discriminación. Las normas prohíben, en una serie de ámbitos clave, la discriminación por razones de origen racial o étnico, y, en el lugar de trabajo, por motivos de edad, religión, discapacidad u orientación sexual. Ambas Directivas han sido incorporadas al Derecho nacional en los 28 Estados miembros en cumplimiento de la actuación de la Comisión (véase el apartado Contexto).

No obstante, el informe concluye que sigue habiendo obstáculos para que las normas se apliquen adecuadamente. Es posible que las personas no siempre sean conscientes de sus derechos; por ejemplo, de que las normas de la UE les protegen de la discriminación cuando solicitan un empleo y en el propio lugar de trabajo. De modo análogo, la ausencia de datos en materia de igualdad –de cuyo acopio son responsables los Estados miembros– hace difícil la cuantificación y el seguimiento de los casos de discriminación. Es probable que, esencialmente por desconocimiento, solo se denuncie una pequeña parte de los incidentes de discriminación.

Para garantizar que los derechos de la UE a la igualdad de trato se apliquen adecuadamente en la práctica, la Comisión recomienda a los Estados miembros que se esfuercen por:

Seguir sensibilizando a la opinión pública sobre los derechos de no discriminación y concentrando sus esfuerzos en aquellas personas con un mayor riesgo, implicando a los empresarios y a los sindicatos. La Comisión ofrece financiación destinada a apoyar estas actividades y ha publicado una guía práctica para las víctimas de discriminación (véase el anexo 1 del informe).

Facilitar a las víctimas la denuncia de casos de discriminación mejorando el acceso a los mecanismos de denuncia. Los organismos nacionales de igualdad tienen una función esencial que desempeñar y la Comisión seguirá apoyando la colaboración entre ellos y velará por que desarrollen eficazmente sus cometidos, como exige el Derecho de la UE.

Garantizar el acceso a la justicia para los afectados por discriminación. La guía para las víctimas publicada por la Comisión incluye consejos prácticos sobre cómo presentar y tramitar una denuncia por discriminación. Además, la Comisión financia la formación que se destina a los profesionales del Derecho y las ONG que representan a las víctimas de discriminación y que se centra en cómo aplicar el Derecho de la UE en materia de igualdad.

Luchar contra la discriminación específica que sufre la comunidad romaní formando parte de sus estrategias nacionales para la integración de este colectivo, incluso aplicando las directrices de la Comisión incluidas en la recientemente adoptada Recomendación sobre la integración de la comunidad romaní (IP/13/1226).

El informe de hoy ofrece también una panorámica general de la jurisprudencia desde la adopción de las Directivas (anexo 2 del informe) y arroja luz especialmente sobre la discriminación por edad, que ha dado pie a un número considerable de sentencias que han sentado jurisprudencia (anexo 3 del informe).

Contexto

A raíz del Tratado de Ámsterdam de 1999, la UE adquirió nuevas competencias para luchar contra la discriminación por motivos de sexo, de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual (antiguo artículo 13 TCE, ahora artículo 19 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea). Ello condujo a la adopción unánime por los Estados miembros de la Directiva 2000/43/CE (Directiva de igualdad racial) y la Directiva 2000/78/CE (Directiva relativa a la igualdad de trato en el empleo).

La legislación de la UE en materia de lucha contra la discriminación establece un conjunto coherente de derechos y obligaciones en los países de la UE, incluidos los procedimientos destinados a ayudar a las víctimas de discriminación. Todos los ciudadanos de la UE tienen derecho a protección jurídica frente a la discriminación directa e indirecta, igualdad de trato en el empleo, derecho a recibir ayuda de los organismos nacionales de igualdad y a interponer una denuncia a través de un procedimiento judicial o administrativo.

Entre 2005 y 2007, la Comisión puso en marcha procedimientos de infracción contra 25 Estados miembros (todos salvo Luxemburgo; aún no ha finalizado el análisis del Derecho nacional búlgaro y croata). Casi todos ellos ya se han cerrado. En un caso (contra Italia), el procedimiento de infracción culminó en una resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (asunto C-312/11, sentencia de 4 de julio de 2013).

Más información

Documentación para la prensa: Informe sobre la aplicación de las directivas y anexos

http://ec.europa.eu/justice/newsroom/discrimination/news/140117_en.htm

Comisión Europea – Lucha contra la discriminación

http://ec.europa.eu/justice/discrimination/index_es.htm

Página web de la vicepresidenta Viviane Reding, comisaria de Justicia de la UE:

http://ec.europa.eu/reding

Siga a la vicepresidenta en Twitter: @VivianeRedingEU

Siga EU Justice en Twitter: @EU_Justice

Personas de contacto:

Mina Andreeva (+32 2 299 13 82)

Natasha Bertaud (+32 2 296 74 56)

Para el público: Contacte con Europe Direct por teléfono 00 800 6 7 8 9 10 11 o por e­mail


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website