Navigation path

Left navigation

Additional tools

Insolvencia: la Comisión recomienda un nuevo enfoque para rescatar las empresas y dar una segunda oportunidad a los empresarios honrados

European Commission - IP/14/254   12/03/2014

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO HR

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 12 de marzo de 2014

Insolvencia: la Comisión recomienda un nuevo enfoque para rescatar las empresas y dar una segunda oportunidad a los empresarios honrados

La Comisión Europea ha presentado hoy una serie de principios comunes para los procedimientos de insolvencia nacionales de las empresas que atraviesen dificultades financieras. Se trata de centrarse, en vez de en la liquidación, en el estímulo de las empresas viables para que se reestructuren en una fase temprana a fin de prevenir la insolvencia. En vista de las casi 200 000 empresas de toda la UE en peligro de insolvencia y de los 1,7 millones de personas en riesgo de perder sus puestos de trabajo cada año como resultado, la Comisión desea dar a las empresas viables la oportunidad de reestructurarse y mantenerse en actividad. La reforma de las normas nacionales en materia de insolvencia dará lugar a ventajas para todas las partes al contribuir a mantener la actividad de las empresas viables y preservar los puestos de trabajo, al tiempo que se mejorará la situación de los acreedores, que podrán recuperar una proporción de su inversión mayor que la que recuperarían si el deudor se declarara en quiebra. Tras quebrar, los empresarios honrados deberían conseguir rápidamente una segunda oportunidad, porque está demostrado que tienen más éxito la segunda vez. La Recomendación adoptada hoy sucede a una consulta pública hecha el año pasado sobre un planteamiento europeo sobre la insolvencia (IP/13/655), así como a una propuesta de revisión de las normas vigentes de la UE sobre las insolvencias transfronterizas, que fue aprobada hace poco por el Parlamento Europeo (MEMO/14/88).

La vicepresidenta Viviane Reding, comisaria de Justicia de la UE, ha declarado: «Las empresas son esenciales para generar prosperidad y empleo, pero crearlas, y mantenerlas en funcionamiento, es arduo, especialmente en la actual situación económica. En vista del número cada vez mayor de empresas que afrontan dificultades financieras en toda Europa, tenemos que replantearnos nuestro enfoque en materia de insolvencias empresariales. La primera empresa de automóviles de Henry Ford quebró a los 18 meses, pero él perseveró y fundó una de las empresas de más éxito del mundo. No debemos frenar la innovación: si un empresario honrado fracasa, debería poder intentarlo de nuevo. Nuestras normas sobre la insolvencia deben facilitar un nuevo comienzo».

Por su parte, el vicepresidente Antonio Tajani, comisario europeo de Empresa e Industria, ha declarado: «Necesitamos crear un mecanismo eficaz que permita distinguir entre los empresarios honrados y los que no lo son, porque es algo fundamental para reducir la estigmatización actual de la insolvencia. Esta distinción debería contribuir a eliminar la discriminación contra los empresarios que no quiebran de manera fraudulenta, de modo que puedan acogerse a cualquier ayuda de mercado existente para abrir un nuevo negocio».

La Recomendación de hoy de la Comisión contribuirá a aportar un marco coherente para las normas nacionales en materia de insolvencia, al pedirse a los Estados miembros que:

  • faciliten la reestructuración de las empresas en dificultades financieras en una fase temprana (antes de iniciar un procedimiento de insolvencia), evitando así largos y costosos trámites al contribuir a un menor recurso a la liquidación;

  • permitan a los deudores reestructurar sus empresas sin necesidad de incoar un procedimiento judicial;

  • den a las empresas que sufran dificultades financieras la posibilidad de solicitar una moratoria de hasta cuatro meses (prorrogable hasta un máximo de doce meses) para adoptar un plan de reestructuración antes de que los acreedores puedan incoar procedimientos de ejecución en su contra;

  • faciliten el proceso de adopción de un plan de reestructuración, teniendo en cuenta los intereses de los deudores y los acreedores, con vistas a aumentar las oportunidades de salvar empresas viables;

  • reduzcan los efectos negativos de una quiebra en las posibilidades futuras de los empresarios de abrir una empresa, sobre todo mediante la liquidación de sus deudas en un plazo máximo de tres años.

Próximas etapas: La Recomendación pide a los Estados miembros que apliquen las medidas adecuadas en el plazo de un año. Transcurridos 18 meses desde la adopción de la Recomendación, la Comisión evaluará la situación basándose en los informes anuales de los Estados miembros a fin de determinar si son necesarias nuevas medidas dirigidas a reforzar el enfoque horizontal en materia de insolvencia.

Contexto

En una economía dinámica y moderna, las insolvencias son inevitables. Alrededor de la mitad de las empresas sobrevive menos de cinco años y en torno a unas 200 000 se declaran insolventes cada año en la UE. Ello significa que cada día se declaran insolventes unas 600 empresas. Una cuarta parte de las declaraciones de insolvencia tiene una dimensión transfronteriza. Y el fenómeno se agrava: el número de esas declaraciones se ha duplicado desde el inicio de la crisis y la tendencia se mantendrá en 2014.

Por otra parte, hay datos que sugieren que los emprendedores que han fracasado aprenden de sus errores y por lo general tienen más éxito la segunda vez. Hasta el 18 % de los emprendedores que tienen éxito han fracasado en su primer intento.

Por esta razón, es esencial disponer de leyes modernas y procedimientos eficientes para ayudar a las empresas con fundamentos económicos adecuados a superar sus dificultades financieras y a los empresarios a tener una «segunda oportunidad». Sin embargo, las normas sobre insolvencia de muchos Estados miembros orientan actualmente a las empresas viables con dificultades financieras hacia la liquidación, en vez de la reestructuración. También obstaculizan que se dé a los empresarios honrados una segunda oportunidad tras la insolvencia mediante el establecimiento de largos plazos de liquidación de deudas.

La experiencia demuestra que cuanto antes puedan reestructurarse las empresas que atraviesan dificultades, mayores serán sus posibilidades de éxito. Sin embargo, una reestructuración temprana, es decir, antes de iniciarse un procedimiento de insolvencia, no es posible en varios países (por ejemplo, Bulgaria, Hungría, Chequia, Lituania, Eslovaquia y Dinamarca) y, si existe esta opción, sus trámites pueden resultar ineficaces o costosos, lo que disminuye los incentivos al mantenimiento de las empresas. Por último, en algunos países pueden pasar muchos años antes de que los empresarios honrados que hayan quebrado puedan ver liquidadas sus deudas antiguas y probar otra idea de empresa (Austria, Bélgica, Croacia, Estonia, Grecia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Polonia, Portugal y Rumanía). En el caso de las quiebras que no sean fraudulentas, un periodo más breve para la rehabilitación en relación con las deudas garantizarán que la quiebra no equivalga a una «cadena perpetua».

Las diferencias entre las leyes de los Estados miembros inciden en las tasas de recuperación de los acreedores transfronterizos, las decisiones de inversión transfronteriza y la reestructuración de los grupos de empresas. Un planteamiento más coherente a escala de la UE no solo mejoraría los pagos a los acreedores y el flujo de las inversiones transfronterizas, sino que también tendría efectos positivos en lo que respecta al emprendimiento, el empleo y la innovación.

Marco de la UE vigente en materia de insolvencia

Las normas europeas en materia de insolvencia transfronteriza se establecen en el Reglamento (CE) nº 1346/2000 sobre procedimientos de insolvencia (el «Reglamento sobre insolvencia»), aplicable desde el 31 de mayo de 2002. El Reglamento contiene normas sobre la jurisdicción, el reconocimiento y la ley aplicable y establece la coordinación de los procedimientos de insolvencia incoados en varios Estados miembros. El Reglamento es de aplicación cuando el deudor de un Estado miembro tiene un establecimiento o acreedores en otro Estado miembro.

En diciembre de 2012, la Comisión Europea presentó un conjunto de medidas para modernizar esas normas sobre la insolvencia (IP/12/1354, MEMO/12/969). El 5 de febrero de 2014, el Parlamento Europeo votó a favor de la propuesta de la Comisión, que ahora tiene que ser aprobada por los ministros reunidos en el Consejo para convertirse en ley (MEMO/14/88).

Paralelamente, la Comisión puso en marcha en julio de 2013 una consulta pública sobre un enfoque europeo sobre la insolvencia y la quiebra de las empresas (IP/13/655) a fin de recabar opiniones sobre temas fundamentales como el tiempo necesario para liquidar una deuda, las condiciones para incoar un procedimiento, las normas relativas a los planes de reestructuración y las medidas necesarias para las PYME.

Varios Estados miembros de la UE han recibido recomendaciones en el marco del Semestre Europeo (ciclo de la UE de coordinación de la política económica) por las que se les ha instado a reformar varios aspectos de sus regímenes de insolvencia, como es el caso de España, Letonia, Malta y Eslovenia. Otros están reformando ahora sus legislaciones para mejorar las posibilidades de rescate de empresas en dificultades financieras, reducir los plazos de liquidación para los empresarios o, de manera más general, mejorar el funcionamiento de sus normas sobre insolvencia, como es el caso de los Países Bajos, Luxemburgo, Polonia, Letonia, Chipre, Estonia, Croacia y el Reino Unido.

Más información

Recomendación de la Comisión sobre un nuevo enfoque europeo de la quiebra y la insolvencia de las empresas

http://ec.europa.eu/justice/newsroom/civil/news/140312_en.htm

Comisión Europea – Procedimientos de insolvencia:

http://ec.europa.eu/justice/civil/commercial/insolvency/index_en.htm

Página web de Viviane Reding, vicepresidenta y comisaria de Justicia de la UE:

http://ec.europa.eu/reding

Siga a la vicepresidenta Viviane Reding en Twitter: @VivianeRedingEU

Página web del vicepresidente de la Comisión Europea Antonio Tajani, comisario de Industria y Emprendimiento

http://ec.europa.eu/commission_2010-2014/tajani/index_en.htm

Siga al vicepresidente Tajani en Twitter: @AntonioTajaniEU

Personas de contacto:

Mina Andreeva (+32 22991382)

Natasha Bertaud (+32 22967456)

Para el público: Europe Direct por teléfono 00 800 6 7 8 9 10 11 o por correo electrónico


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website