Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE IT PL

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 17 Febrero 2014

El informe de 2013 sobre la estructura industrial pone de relieve la necesidad de que haya un renacimiento industrial

Conforme a un informe de la Comisión Europea publicado hoy sobre la situación actual de la industria de la UE, la mayoría de sectores aún no han recuperado el nivel de producción que tenían antes de la crisis; también subraya que existen diferencias importantes entre sectores y entre Estados miembros. El «informe de 2013 sobre la estructura industrial de la UE: ser competitivos en las cadenas de valor mundiales» estudia más pormenorizadamente la tendencia a la baja en la industria manufacturera. También se han destacado los lazos, beneficiosos para ambas partes, entre la industria manufacturera y los servicios, así como la importancia de las cadenas de valor mundiales. En última instancia, el informe destaca la creciente necesidad de incorporar la competitividad industrial en otros ámbitos políticos. Estas cuestiones, que se han puesto de manifiesto recientemente en la Comunicación de la Comisión sobre un renacimiento industrial europeo, se abordarán directamente en la próxima sesión del Consejo de Competitividad de los días 20 y 21 de febrero.

El Vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani, Comisario de Industria y Emprendimiento, ha dicho: «Este informe pone claramente de manifiesto que la crisis de 2008 dio lugar a una importante aceleración del declive industrial europeo, y que la industria necesita un apoyo específico que le ayude a recuperar el crecimiento. Europa se encuentra aún muy lejos de lograr que la industria manufacturera suponga una proporción del 20 % del PIB antes de 2020. Para cumplir este objetivo, debemos centrarnos en la reindustrialización. Por lo tanto, ruego a los Estados miembros que, en el Consejo de competitividad que tendrá lugar la semana próxima, apoyen el nuevo pacto para la industria».

Encontrará más información en la siguiente dirección:

Informe de 2013 sobre la estructura industrial

Encontrará más detalles de los resultados del informe en el memorándum adjunto: 2013 EU industrial structure report highlights challenges and opportunities of EU re-industrialisation

Las principales conclusiones del informe son las siguientes:

Como ya subrayaron otros estudios, el informe demostró que la frágil recuperación insinuada por un crecimiento positivo en 2010-2011 quedó interrumpida por una recesión del ciclo económico, y las industrias de la UE sufrieron una doble recesión. También confirmó que, desde 2001, la proporción de la producción económica correspondiente a los sectores manufactureros se redujo en tres puntos porcentuales, situándose en torno al 15 % del PIB en 2012.

Diferencias entre los países: La producción manufacturera global de la UE oculta diferencias significativas entre los Estados miembros. Por ejemplo, se puede observar una fuerte recuperación en Rumanía, Polonia, Eslovaquia y los Estados bálticos, que han recuperado incluso superado sus máximos anteriores a la recesión.

Diferencias sectoriales: los sectores de alta tecnología, medicamentos y productos básicos resisten la crisis: Existen asimismo diferencias significativas entre sectores. La construcción, la industria manufacturera y las industrias mineras se vieron gravemente afectadas. Los resultados de las industrias de productos básicos, como alimentos y bebidas, y de medicamentos, han sido relativamente mejores. Las industrias manufactureras de alta tecnología no se han visto afectadas en la misma medida que otros sectores.

Los logros en materia de productividad varían y se concentran en las industrias de alta tecnología: Los logros en materia de productividad y empleo varían significativamente entre sectores, con una disminución general en la industria manufacturera, especialmente en las industrias de baja tecnología. A raíz de la última crisis, la industria manufacturera de la UE consiguió reducir los costes laborales y aumentar la productividad; las industrias de alta tecnología fueron el principal motor del crecimiento, ofreciendo una mayor resistencia respecto de las repercusiones negativas de la crisis financiera gracias a un incremento de la productividad y a una dependencia energética limitada.

Los servicios crecen más deprisa que la industria manufacturera: Por término medio, entre 2000 y 2012, los servicios comerciales (que normalmente presta el sector privado) crecieron 1,7 puntos porcentuales en la UE y actualmente constituyen la mitad del PIB de la UE. La proporción de servicios no comerciales (que normalmente presta el sector público) también aumentó y en 2012 constituyó el 23 % del PIB. A partir del periodo 2001-2010, el empleo ha crecido en las industrias de servicios, mientras que ha disminuido en la industria manufacturera.

Tanto la industria manufacturera como los servicios se benefician de los vínculos entre ambos sectores: Las industrias manufactureras utilizan cada vez más los servicios como parte de sus procesos comerciales; en el desarrollo y la venta de productos, y en las actividades comerciales horizontales, como contabilidad y logística. El mayor crecimiento de la productividad en la industria manufacturera podría extenderse a otros sectores. La creciente interdependencia entre la industria manufacturera y los servicios implica que la primera desempeña una «función portadora» con respecto de los servicios que, en ausencia esta, podrían ver restringidas sus posibilidades de comercialización. Esta situación estimula la innovación y la mejora cualitativa de las actividades de servicios.

Las cadenas de valor mundiales son cada vez más importantes para la industria de la UE: La UE sigue siendo el principal actor en el comercio mundial, tanto en términos de bienes y servicios como de flujos de inversión. La globalización ha transformado las «cadenas de valor» de las empresas con la creación de un número cada vez mayor de redes transfronterizas consolidadas. Si bien las empresas de la UE ya participan en las cadenas de valor mundiales, el refuerzo de su participación aumentaría su competitividad y aseguraría su acceso a los mercados mundiales en condiciones competitivas más favorables.

La inversión extranjera necesaria para la industria manufacturera se ha visto gravemente afectada: El aumento de los flujos comerciales globales ha ido acompañado de un crecimiento aún mayor de los flujos mundiales de capital, incluida la inversión extranjera directa (IED) que necesita la industria de la UE. Una proporción significativa de los flujos de IED (aproximadamente el 22 % de las entradas y el 30 % de las salidas) procede de los Estados miembros de la UE en su conjunto, pero tanto los flujos de entrada como los de salida se han visto gravemente afectados por la crisis. En 2010, los flujos de entrada de IED de la UE alcanzaron aproximadamente un tercio de su nivel de 2007; la reducción de los flujos de salida fue todavía más acusada. La mayor parte de la reducción de los flujos de entrada de IED de la UE se debió a una fuerte disminución de los flujos de capital en el interior de la UE desde el comienzo de la crisis.

Personas de contacto:

Carlo Corazza (+32 2 295 17 52) @ECspokesCorazza

Sara Tironi (+32 2 299 04 03)

Para el público: Póngase en contacto con Europe Direct, por teléfono (00 800 6 7 8 9 10 11) o por correo electrónico


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website