Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 5 de febrero de 2014

El Parlamento Europeo vota sobre los derechos de los pasajeros aéreos

El Parlamento Europeo ha votado hoy sobre una serie de propuestas de la Comisión destinadas a reforzar los derechos de los pasajeros aéreos, que incluyen medidas para garantizar que los pasajeros tengan nuevos y mejores derechos a la información, a la asistencia y al transporte alternativo en caso de quedarse bloqueados en el aeropuerto. Al mismo tiempo, los pasajeros dispondrán de mejores procedimientos de reclamación y de aplicación de normas para poder beneficiarse realmente de los derechos que les corresponden.

Siim Kallas, vicepresidente de la Comisión responsable de Transportes, ha declarado: «Odio quedarme retenido en los aeropuertos y estoy seguro de que la mayoría de las personas opinan lo mismo. Ya sienta bastante mal cuando se viaja por negocios, pero si esto ocurre en período de vacaciones y se viaja con niños puede convertirse rápidamente en una pesadilla. Por eso es tan importante que los derechos de los pasajeros no solo existan sobre el papel. Todos necesitamos poder contar con ellos en el momento en que más nos afecta, que es cuando algo sale mal. Sabemos que para los pasajeros que se quedan bloqueados la única prioridad es llegar a casa. Por tanto, nuestro énfasis recae sobre la información, la asistencia y la provisión de transporte alternativo. Lo que nos proponemos es trasladar a los pasajeros al lugar que deseen de la manera más rápida posible mientras se proporciona a las compañías aéreas el tiempo necesario para resolver los problemas».

La propuesta de la Comisión sobre los derechos de los pasajeros aéreos (presentada el 13 de marzo de 2013) aporta luz sobre algunos aspectos jurídicos confusos e introduce nuevos derechos cuando es necesario (véase la lista completa en MEMO/13/203).

El Parlamento ha dado un gran respaldo a las principales propuestas de la Comisión para reforzar los derechos de los pasajeros aéreos, que incluyen:

Aplicación de la normativa: El Parlamento Europeo apoya la propuesta de la Comisión de reforzar la supervisión de las compañías aéreas por parte de las autoridades nacionales y europeas (con requisitos más estrictos para las autoridades nacionales en cuanto al estrecho seguimiento de las prestaciones de las compañías aéreas y con nuevas posibilidades de investigaciones conjuntas entre autoridades que se enfrenten a los mismos problemas), así como la referente a sanciones más eficaces.

Derecho de asistencia: El Parlamento Europeo respalda la propuesta de la Comisión de introducir un derecho de asistencia para los pasajeros a partir de un retraso de dos horas, para todos los vuelos independientemente de la distancia. Hasta ahora, este lapso de tiempo variaba dependiendo de la distancia del vuelo.

Tramitación de reclamaciones: El Parlamento apoya la propuesta de la Comisión de garantizar que el pasajero tenga derecho a una respuesta a su reclamación en un plazo de dos meses, así como a un acuse de recibo de la reclamación en el plazo de una semana (en la actualidad no hay ningún límite de tiempo fijado). El Parlamento propone, además, que la Comisión establezca un formulario de reclamaciones común.

Derecho a la información: El Parlamento respalda la propuesta de la Comisión de garantizar que los pasajeros tengan derecho a recibir información sobre su situación treinta minutos después de la hora de salida programada. Actualmente no existe límite de tiempo. Además, el Parlamento propone que se creen puntos de contacto en los aeropuertos para informar a los pasajeros sobre las circunstancias de la perturbación del viaje y sobre los derechos que les corresponden.

Transporte alternativo: El Parlamento apoya la propuesta de la Comisión de mejorar los derechos de los consumidores, velando por que los pasajeros puedan beneficiarse de una opción de viaje alternativa a cargo de otra compañía aérea o modo de transporte en caso de cancelación si la compañía no puede encargarse de ello por sus propios medios. La Comisión propone que se aplique este derecho transcurridas doce horas, mientras que el Parlamento sugiere un límite de tiempo muy inferior: ocho horas.

Errores ortográficos: El Parlamento respalda las propuestas de la Comisión Europea que abogan por ofrecer a los pasajeros el derecho de corregir «gratuitamente» los errores ortográficos en sus nombres.

Vuelos de enlace: El Parlamento apoya la propuesta de la Comisión que pretende aclarar que, si un pasajero pierde un vuelo de enlace debido a un retraso en el vuelo anterior, este tiene derecho a recibir asistencia y a ser indemnizado. No obstante, el Parlamento limita la indemnización a los casos en que el primer vuelo tenga como mínimo 90 minutos de retraso.

Equipaje: El Parlamento apoya la propuesta de la Comisión de dotar a las autoridades nacionales de facultades de ejecución en relación con las normas sobre pérdida de equipaje, según figuran en el Convenio de Montreal. Las disposiciones en cuanto a las reclamaciones también se ven reforzadas, dado que las compañías aéreas están obligadas a aceptar el formulario de reclamación que se rellena en los aeropuertos.

Hay tres ámbitos importantes en los que las propuestas del Parlamento difieren de las de la Comisión:

Indemnización por retraso (vuelos de corta y media distancia): El Parlamento propone fijar el umbral de indemnización por retraso en tres horas. Para la Comisión, esta medida no defiende por completo los intereses de los pasajeros. La prioridad para los pasajeros que se quedan retenidos en un aeropuerto es llegar a casa. Por esta razón, la propuesta de la Comisión fija el umbral de indemnización por retraso en cinco horas, de modo que se incentive a las compañías aéreas a intentar evitar el pago de una indemnización, a hacer todo lo posible para que los vuelos operen y a solucionar los problemas técnicos. La cancelación es siempre la peor opción para los pasajeros, ya que en ese caso tienen que depender de una alternativa de transporte y de la disponibilidad de otros vuelos, corriendo el riesgo de no llegar a casa hasta el día siguiente. Si las indemnizaciones por cancelación y retraso se fijan en un mismo nivel de tres horas, los pasajeros corren el riesgo de que se produzcan más cancelaciones.

Circunstancias extraordinarias: El Parlamento apoya la propuesta de la Comisión de definir claramente qué se entiende por circunstancias extraordinarias (por ejemplo, huelgas, tormentas, problemas operativos) que quedan fuera del control de la compañía aérea, en cuyo caso esta no está obligada a pagar una indemnización. Sin embargo, en lo que respecta a los problemas técnicos, mientras que la propuesta de la Comisión exime un número limitado de los mismos si el mantenimiento se ha llevado a cabo correctamente, por ejemplo problemas técnicos detectados ya en el aire, el Parlamento propone que estos defectos técnicos no queden casi nunca exentos. Además, el Parlamento propone una lista exhaustiva de circunstancias excepcionales, mientras que la Comisión sostiene que la experiencia ha demostrado que pueden darse acontecimientos totalmente inesperados como el caso de erupciones volcánicas, por lo que la lista propuesta debería quedar «abierta» a fin de tener en cuenta circunstancias futuras que ahora mismo no se pueden prever.

Asimismo, el actual Reglamento sobre los pasajeros aéreos no establece ningún límite a la responsabilidad, incluso en circunstancias extraordinarias como erupciones volcánicas o crisis graves, en los casos en que las autoridades de un Estado se tengan que movilizar para asistir a ciudadanos que se hayan quedado retenidos. La Comisión propone introducir un límite de tres noches, para proporcionar a los pasajeros la seguridad de que van a recibir la atención que necesitan, en circunstancias tales como nevadas, tormentas y huelgas (la experiencia práctica acumulada durante casi una década demuestra que una asistencia de tres noches cubre las necesidades de los pasajeros). Además, esto permitiría a las compañías aéreas establecer previsiones a la hora de asignar la partida de presupuesto correspondiente a los derechos de los pasajeros. El Parlamento propone aumentar el límite a cinco noches.

Por último, el Parlamento propone imponer a las compañías aéreas la obligación de contratar un seguro para casos de quiebra (insolvencia). El objetivo es garantizar a los pasajeros el reembolso del coste de sus billetes y su repatriación en caso de quedar bloqueados. A la Comisión le preocupa que esta medida aplicada de manera sistemática vaya a duplicar los costes establecidos para las compañías en el actual Reglamento sobre los pasajeros aéreos, y que estos costes repercutan entonces en el precio de los billetes de avión de los pasajeros. Se corre el riesgo de que dichos costes a cargo de los pasajeros resulten desproporcionados en relación con la magnitud del problema: en los últimos diez años, únicamente el 0,07 % de todos los viajes de ida y vuelta se vio afectado por casos de insolvencia y, de este 0,07 %, solo el 12 % de los pasajeros afectados se había quedado retenido. Además, la Comisión adoptó una Comunicación sobre la protección de los pasajeros en caso de insolvencia de las compañías aéreas con fecha de 18 de marzo de 2013, en la que se busca abordar el problema a través de una serie de recomendaciones de medidas preventivas, así como exigiendo determinadas acciones por parte de las autoridades de los Estados miembros y del sector en caso de quiebra.

Próximos pasos:

Los Estados miembros se reunirán en el Consejo de Transportes del próximo mes de junio a fin de acordar una posición (orientación general) sobre la revisión del Reglamento sobre los derechos de los pasajeros aéreos.

Dadas las limitaciones de tiempo, las negociaciones pormenorizadas entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión en cuanto a los detalles de las propuestas tendrán lugar, en principio, después de las elecciones al Parlamento Europeo.

Para más información, véase:

http://europa.eu/rapid/press-release_IP-13-219_es.htm

http://europa.eu/rapid/press-release_MEMO-13-203_es.htm

Siga al Vicepresidente Kallas en Twitter

Personas de contacto:

Helen Kearns (+32 2 298 76 38)

Dale Kidd (+32 2 295 74 61)

Para el público: Europe Direct por teléfono al 00 800 6 7 8 9 10 11 o por correo electrónico


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website