Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 11 de julio de 2013

Medio ambiente: la Comisión reacciona frente a los traslados de residuos ilegales

La Comisión Europea ha adoptado medidas hoy para hacer frente a los traslados de residuos ilegales que causan daños a la salud humana y al medio ambiente. Con este fin, ha propuesto una legislación más estricta en materia de inspecciones nacionales de los traslados de residuos para garantizar que todos los Estados miembros dispongan de niveles de control semejantes. Se cree que en torno al 25 % de los traslados de residuos que se realizan desde la UE a países en desarrollo de África y Asia infringen la normativa internacional. A su llegada a los puntos de destino, los residuos se arrojan en vertederos incontrolados o se gestionan de forma incorrecta, lo que causa graves efectos negativos en la salud humana y el medio ambiente.

Janez Potočnik, Comisario a cargo de la cartera de Medio Ambiente, ha afirmado lo siguiente: «Es hora de realizar controles más estrictos en todos los Estados miembros, el mejor medio para impedir que los exportadores deshonestos se aprovechen del sistema. La propuesta que se ha presentado hoy ayudará a reducir la gestión incorrecta de los residuos, a garantizar que los residuos peligrosos se manipulen correctamente y a procurar que los recursos valiosos se vuelvan a utilizar.»

Aunque algunos Estados miembros disponen de sistemas de inspección rigurosos y con un funcionamiento correcto que se ocupan de los traslados de residuos ilegales, bien en los puertos, bien en los emplazamientos de los productores o los recolectores de residuos, otros Estados miembros están a la zaga sobre este particular. Ello conduce a la búsqueda del puerto más permisivo o «port hopping», es decir, los exportadores de residuos ilegales deciden exportar sus residuos desde los Estados miembros que realicen los controles menos estrictos.

La iniciativa presentada hoy propone que los Estados miembros realicen inspecciones periódicas basadas en el riesgo, que se aumente la cooperación entre las autoridades y se mejore la formación de los inspectores. Con ello se ayudará a las autoridades a centrarse en las rutas y vehículos que se utilizan con más frecuencia en los traslados ilegales, así como en los momentos preferidos para realizarlos. Centrarse más en los puntos de recolección y en las instalaciones de almacenamiento permitirá asimismo efectuar las inspecciones en una fase más temprana. Impedir las exportaciones ilegales de residuos en los primeros eslabones de la cadena permitirá aliviar la presión en los puntos regulares de salida. Por otro lado, programar las labores de inspección ayudará asimismo a las autoridades a aumentar su capacidad para llevar a cabo inspecciones eficaces.

Las inspecciones sobre el terreno —un elemento clave de la propuesta— permitirán que la persona responsable de un traslado facilite pruebas sobre la legalidad del mismo, como, por ejemplo, que los residuos del cargamento de que se trate se van a gestionar correctamente desde el punto de vista medioambiental en un tercer país.

Efectuar inspecciones eficaces supondrá ahorros y ventajas económicas directas para los Estados miembros y para el sector, ya que se evitarán los gastos de limpieza y repatriación. Gracias a ellas también se podría evitar la «fuga» de las materias primas valiosas que contienen los residuos, tales como minerales preciosos como el cobalto o el indio de los residuos electrónicos, que de este modo podrán reciclarse y entrar de nuevo en el mercado. Ello puede conducir a la optimización de los procesos de tratamiento de los residuos, a la mejora de las técnicas de clasificación y reciclado y a un mejor acceso a materias primas de gran calidad.

Contexto

Los costes de tratamiento y eliminación de los residuos son considerablemente más bajos en los países en desarrollo y este factor constituye un importante acicate económico de los traslados ilegales. Estos costes más bajos son principalmente el resultado de unas normativas en materia de medio ambiente y salud menos estrictas que las de la UE y, en algunos casos, la consecuencia de eludir los controles. Si las normas y la capacidad de reciclado del país de destino no son apropiadas, sencillamente se están exportando a otras partes del mundo posibles peligros para el medio ambiente y la salud. El vertido incontrolado de los residuos o el tratamiento incorrecto de estos tiene graves consecuencias para el medio ambiente y plantea riesgos a largo plazo para los ciudadanos y los trabajadores. Las fugas procedentes de residuos abandonados pueden dañar los suelos y las corrientes de agua y contaminar el aire, debido a las emisiones de metales pesados y contaminantes orgánicos. Las emisiones son también la causa del calentamiento global y la eliminación de la capa de ozono.

La normativa sobre traslados de residuos de la UE prohíbe todas las exportaciones de residuos peligrosos a países no pertenecientes a la OCDE y todas las exportaciones de residuos para su eliminación fuera de la UE/AELC. Cuando se detecte un traslado ilegal de residuos, se deberá hacer regresar el cargamento. La normativa sobre traslados de residuos permite la exportación de residuos no peligrosos para someterlos a operaciones de recuperación fuera de la OCDE, si bien exige que las autoridades nacionales comprueben que el tratamiento que se vaya a emplear sea equivalente, en líneas generales, a las normas que se aplican en la UE. La normativa no establece disposiciones específicas sobre la programación de las inspecciones ni sobre cómo deben realizarse estas.

La propuesta tiene en cuenta los resultados de una consulta pública en la que las partes interesadas mostraron su apoyo en favor de los requisitos legislativos de la UE con respecto a las inspecciones de los traslados de residuos (el 90 % de los participantes). Asimismo, la propuesta ayuda a abordar una serie de preocupaciones que las pymes expresaron recientemente acerca del funcionamiento del Reglamento sobre el traslado de residuos; en concreto que, debido a diferencias en la aplicación e interpretación en los Estados miembros, el Reglamento no ha impulsado la creación de un mercado común para la utilización y el reciclado de residuos, y que debería ponerse más empeño en garantizar una aplicación uniforme del citado Reglamento, centrándose más en los residuos peligrosos y menos en los que no plantean problemas.

Más información:

Enlace con la Comunicación:

http://ec.europa.eu/environment/waste/shipments/news.htm

Véase también:

http://ec.europa.eu/environment/waste/index.htm

Personas de contacto :

Joe Hennon (+32 2 295 35 93)

Monica Westeren (+32 2 299 18 30)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website