Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 10 de julio de 2013

La Comisión propone un mecanismo único de resolución para la unión bancaria

La Comisión Europea ha propuesta hoy un mecanismo único de resolución (MUR) para la unión bancaria. Dicho mecanismo vendrá a completar el mecanismo único de supervisión (MUS) (IP/12/953) que entrará en funcionamiento a finales de 2014 y en virtud del cual el Banco Central Europeo (BCE) asumirá la supervisión directa de los bancos de la zona del euro y los de otros Estados miembros que decidan adherirse a la unión bancaria. El mecanismo único de resolución garantizará que —sin perjuicio del reforzamiento de la supervisión—, si un banco sujeto al MUS se enfrentase a graves dificultades, pudiera procederse a su resolución de manera eficiente y con un coste mínimo para los contribuyentes y la economía real.

Según ha declarado José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión: «Con la presente propuesta, disponemos de todos los elementos para crear una unión bancaria que dote al sector de una base más sólida, restablezca la confianza y permita superar la fragmentación de los mercados financieros. Ya hemos alcanzado un acuerdo sobre una supervisión europea común de los bancos de la zona del euro y los de otros Estados miembros que deseen adherirse. La propuesta que hoy se presenta completa esa supervisión con un sistema único sólido e integrado dirigido a los bancos en graves dificultades. Si bien no podemos eliminar el riesgo de futuras quiebras bancarias, deben ser los propios bancos, merced al mecanismo único de resolución y el fondo de resolución, y no los contribuyentes europeos, quienes soporten el peso de las pérdidas en el futuro

Michel Barnier, Comisario de Mercado Interior y Servicios, ha declarado lo siguiente: «Hemos visto cómo las crisis bancarias pueden propagarse con rapidez a través de las fronteras, provocando una caída en espiral de la confianza en toda la zona del euro. También hemos visto cómo el hundimiento de uno de los mayores bancos transfronterizos puede dar lugar a una situación compleja y confusa: la resolución de Dexia no es un modelo a emular. Necesitamos un sistema que permita adoptar decisiones de manera rápida y eficiente, sin suscitar dudas sobre el impacto en las finanzas públicas y con normas que infundan seguridad en el mercado. Ese es el objeto de la propuesta de mecanismo único de resolución que hoy presentamos: al garantizar una coordinación centralizada de la supervisión y la resolución –aun contando con la intervención de todos los agentes nacionales pertinentes– y un respaldo a través de un dispositivo adecuado de financiación de resoluciones, permitirá una gestión más eficaz de las crisis bancarias en la unión bancaria y contribuirá a romper el vínculo entre las crisis de la deuda soberana y los bancos en dificultades

El marco reforzado de supervisión del MUS, unido a unos requisitos prudenciales mejorados (véase MEMO/13/272), consolidarán la seguridad de los bancos. Sin embargo, nunca puede descartarse por completo la posibilidad de que un banco experimente problemas graves de liquidez o de solvencia. La supervisión y la resolución bancarias deben ejercerse de forma coordinada y aplicarse al mismo nivel centralizado a fin de reducir la incertidumbre y evitar retiradas de fondos masivas y un efecto de contagio a otras partes de la zona del euro.

El MUR propuesto aplicaría en la unión bancaria las normas sustantivas de rescate y resolución de entidades bancarias (véase IP/12/570), cuya adopción está prevista en breve. El 27 de junio, el Consejo de Ministros de Finanzas de la UE alcanzó un acuerdo en torno a un enfoque general sobre las citadas nuevas normas (MEMO/13/601) , y el 20 de mayo, el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo adoptó su informe. Las negociaciones entre el Consejo y el Parlamento Europeo están a punto de comenzar y se prevé alcanzar un acuerdo definitivo en torno a la Directiva sobre rescate y resolución de las entidades bancarias en el otoño.

El funcionamiento del mecanismo único de resolución puede describirse como sigue:

  • El BCE, en su calidad de órgano de supervisión, indicará cuándo un banco de la zona del euro o establecido en un Estado miembro participante en la unión bancaria experimenta graves dificultades financieras y debe ser objeto de resolución.

  • Una Junta Única de Resolución, integrada por representantes del BCE, la Comisión Europea y las autoridades nacionales pertinentes (las de aquellos Estados en los que el Banco tenga su sede y sus sucursales y/o filiales), se encargará de preparar la resolución de un banco. La citada Junta disfrutará de amplios poderes para analizar la resolución de un banco y determinar el enfoque, así cómo qué herramientas utilizar y de qué modo debe participar el Fondo Europeo de Resolución. Las autoridades nacionales de resolución estarán estrechamente asociadas a esta labor.

  • La Comisión decidirá si un banco debe ser objeto de resolución, y en qué momento, sobre la base de una recomendación de la Junta Única de Resolución, o por iniciativa propia, y establecerá un marco para el uso de las herramientas de resolución y del fondo. Por razones jurídicas, la Junta Única de Resolución no podrá tener la última palabra.

  • Bajo la supervisión de la Junta Única de Resolución, serán las autoridades nacionales de resolución las encargadas de ejecutar el plan de resolución.

  • La Junta Única de Resolución supervisará el proceso de resolución. Hará un seguimiento de la ejecución a nivel nacional por parte de las correspondientes autoridades de resolución y, en caso de que estás últimas no cumplan dichas decisiones, podrá dictar directamente órdenes ejecutivas a los bancos en dificultades.

  • Se creará, bajo el control de la Junta Única de Resolución, un fondo único de resolución bancaria que garantice la disponibilidad de ayuda financiera a medio plazo, durante el proceso de reestructuración del banco. El fondo se financiará mediante aportaciones del sector bancario, que sustituirían a los fondos de resolución nacionales de los Estados miembros de la zona euro y de los Estados miembros que participen en la unión bancaria, según lo establecido en el proyecto de Directiva sobre rescate y resolución de las entidades bancarias.

Las funciones de la Comisión se limitarían a la decisión de activar el proceso de resolución de un banco y la decisión sobre el marco de resolución, garantizando de este modo su coherencia con el mercado único y con las normas de la UE sobre ayudas estatales, y salvaguardando la independencia y la rendición de cuentas por lo que atañe al mecanismo en su conjunto.

En el Consejo Europeo de 27 y 28 de junio, los líderes de la UE se han fijado el objetivohttp://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/en/ec/137634.pdf de alcanzar un acuerdo sobre el mecanismo antes de que concluya 2013, de modo que pueda adoptarse antes de que finalice la actual legislatura del Parlamento Europeo en 2014. Ello permitiría su aplicación a partir de enero de 2015, conjuntamente con la Directiva sobre rescate y resolución de las entidades bancarias.

Antes de la entrada en vigor de las disposiciones propuestas, las posibles crisis bancarias seguirán gestionándose con arreglo a los regímenes nacionales. No obstante, dichos regímenes están destinados a aproximarse cada vez más a los principios acordados en materia de resolución, a saber, la asignación de las pérdidas registradas por los bancos a los accionistas y acreedores en lugar de los contribuyentes, merced, por una parte, a las directrices revisadas sobre ayudas estatales a los bancos, adoptadas, asimismo, en el día de hoy (véase IP/13/672) y, por otra, a la posibilidad de recapitalización directa de los bancos a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad. En ambos casos se supedita la ayuda pública con cargo a los recursos nacionales y al Mecanismo Europeo de Estabilidad a un adecuado «reparto de la carga» con los inversores privados del banco de que se trate.

Contexto

El anuncio del mecanismo único de resolución por parte de la Comisión tuvo lugar a través de la Comunicación «Hoja de ruta hacia una unión bancaria» (septiembre de 2012) y la Comunicación «Un Plan director para una Unión Económica y Monetaria profunda y auténtica» (noviembre de 2012).

En diciembre de 2012, el Consejo Europeo reconoció la necesidad de instaurar un mecanismo único de resolución en paralelo al mecanismo único de supervisión en la unión bancaria. En marzo de 2013, se comprometió a completar la Unión bancaria mediante una serie de medidas y confirmó la necesidad de examinar con carácter prioritario la propuesta de la Comisión relativa a un mecanismo único de resolución, con vistas a su adopción antes de que concluya la actual legislatura del Parlamento Europeo en 2014.

El Parlamento Europeo ha insistido reiteradamente en la necesidad de una mayor integración de las disposiciones sobre la resolución de los bancos, y en una Resolución adoptada el 13 de junio de 2013 instó a la Comisión a adoptar lo antes posible la propuesta que instaura el mecanismo único de resolución.

Véase MEMO/13/675 y MEMO/13/679

Más información:

http://ec.europa.eu/internal_market/finances/banking-union/index_en.htm

Personas de contacto:

Chantal Hughes (+32 2 296 44 50)

Carmel Dunne (+32 2 299 88 94)

Audrey Augier (+32 2 297 16 07)


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site