Navigation path

Left navigation

Additional tools

Los ferrocarriles europeos en la encrucijada: la Comisión adopta propuestas para un cuarto paquete ferroviario

European Commission - IP/13/65   30/01/2013

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 30 de enero de 2013

Los ferrocarriles europeos en la encrucijada: la Comisión adopta propuestas para un cuarto paquete ferroviario

La Comisión Europea ha anunciado hoy un paquete completo de medidas para ofrecer mejor calidad y más posibilidades de elección en los servicios de transporte ferroviario en Europa. El ferrocarril es una parte vital del transporte de la UE, con un papel clave para tratar la creciente demanda de tráfico, la congestión, la seguridad del abastecimiento y la descarbonización. Pero muchos mercados ferroviarios europeos se enfrentan actualmente a un estancamiento o retroceso.

Ante esta realidad, la Comisión propone medidas de mayor alcance para fomentar la innovación en los ferrocarriles de la UE mediante la apertura a la competencia de sus mercados nacionales de pasajeros, así como importantes reformas técnicas y estructurales de acompañamiento.

Siim Kallas, vicepresidente de la Comisión responsable de Transportes, ha declarado: «El sector ferroviario europeo se acerca a una encrucijada muy importante. Ante el estancamiento o retroceso del ferrocarril en muchos mercados de toda Europa, tenemos una opción sencilla. Podemos adoptar las decisiones difíciles que necesitamos para reestructurar el mercado ferroviario europeo, fomentar la innovación y prestar mejores servicios. El ferrocarril podrá así crecer de nuevo en beneficio de los ciudadanos, las empresas y el medio ambiente. O podemos escoger la otra vía. Podemos aceptar un declive irreversible sobre una pendiente resbaladiza hacia una Europa en la que el ferrocarril sea un juguete de lujo para unos pocos países ricos e inasequible para la mayoría ante la crisis de la financiación pública».

Las propuestas giran en torno a cuatro áreas fundamentales.

Normas y autorizaciones que funcionen

La Comisión quiere reducir los costes administrativos de las empresas ferroviarias y facilitar la entrada de nuevos operadores en el mercado.

Con las nuevas propuestas, la Agencia Ferroviaria Europea se convertirá en una «ventanilla única» para expedir las autorizaciones para comercializar vehículos en toda la UE, así como los certificados de seguridad para los operadores. Actualmente las autorizaciones y certificados de seguridad ferroviaria son expedidos por cada Estado miembro.

Las medidas propuestas permitirían un 20 % de reducción del tiempo de entrada de nuevas empresas ferroviarias y un 20 % de reducción del coste y la duración de la autorización del material rodante. En general, ello supondría un ahorro para las empresas de 500 millones EUR de aquí a 2025.

Más calidad y más opciones permitiendo la entrada de nuevos operadores de servicios ferroviarios

Para fomentar la innovación, la eficiencia y la rentabilidad, la Comisión propone que los ferrocarriles nacionales de viajeros se abran a nuevas empresas y servicios a partir de diciembre de 2019.

Las empresas podrán ofrecer servicios nacionales de transporte de viajeros por ferrocarril en toda la UE: bien proponiendo servicios comerciales competitivos, o bien licitando para obtener contratos de servicios públicos ferroviarios, que constituyen la mayor parte (más del 90 %) de los trayectos ferroviarios de la UE y van a estar sujetos a la obligación de realizar una licitación.

Las propuestas aportarían ventajas claras a los pasajeros: mejores servicios y mayor posibilidad de elección. Combinadas con las reformas estructurales, podrían producir más de 40 000 millones EUR de beneficios financieros de aquí a 2035 para los ciudadanos y las empresas en cuestión, y permitiría ofrecer hasta 16 000 millones de viajeros-km adicionales, según las estimaciones de la Comisión.

Los mercados nacionales de viajeros permanecen cerrados en gran parte. Únicamente Suecia y el Reino Unido han liberalizado totalmente sus mercados, mientras que Alemania, Austria, Italia, Chequia y los Países Bajos han abierto los suyos de forma limitada.

La experiencia en estos mercados abiertos ha puesto de manifiesto mejoras de la calidad y la disponibilidad de los servicios, con una satisfacción de los viajeros que aumenta de año en año, y un crecimiento del número de viajeros en algunos casos superior al 50 % a lo largo de diez años. En otros mercados liberalizados, la licitación de contratos de servicios públicos ha mostrado un ahorro de entre el 20 y el 30 % para un determinado nivel de servicio, que puede reinvertirse en la mejora general de los servicios.

Una estructura eficaz

A fin de garantizar para todos la igualdad de acceso al ferrocarril, los administradores independientes de las vías («infraestructura») deben hacer que las redes funcionen de forma eficiente y no discriminatoria, y coordinarse en toda la UE para sostener el desarrollo de una red auténticamente europea.

Para garantizar que la red se desarrolla en interés de todos los actores y maximizar la eficiencia operativa, la Comisión propone fortalecer a los administradores de infraestructuras de modo que controlen todas las funciones que se encuentran en el núcleo de la red ferroviaria, incluida la planificación de la inversión en infraestructura, las operaciones diarias y de mantenimiento, y el establecimiento de horarios.

Ante las numerosas quejas de los usuarios, la Comisión considera que los administradores de infraestructuras deben tener independencia operativa y financiera frente a cualquier operador de transporte que haga circular los trenes. Esto es esencial para eliminar los posibles conflictos de interés y ofrecer a todas las empresas el acceso a las infraestructuras de forma no discriminatoria.

Como norma general, la propuesta confirma que la separación institucional es la forma más simple y transparente de lograrlo. En 2019, las empresas ferroviarias independientes de los administradores de infraestructuras tendrán un acceso inmediato al mercado interior de viajeros.

No obstante, la Comisión puede aceptar que una estructura integrada verticalmente, de tipo holding, también puede alcanzar la independencia que se precisa, con «murallas chinas» impermeables que garanticen la necesaria separación jurídica, financiera y operativa (para más información, véase el Memorándum).

Cláusula de verificación del cumplimiento: para salvaguardar esta independencia con miras al mercado totalmente abierto en 2019 para los viajeros, podría impedirse a las empresas ferroviarias que formen parte de una estructura integrada verticalmente que operaran en otros Estados miembros si no convencen previamente a la Comisión de que se han establecido todas las salvaguardias para garantizar una igualdad de oportunidades en la práctica y de que es posible una competencia leal en su mercado nacional.

Una mano de obra cualificada

Un sector ferroviario dinámico depende de una mano de obra cualificada y motivada. A lo largo de los próximos diez años, el ferrocarril se enfrentará a los desafíos de atraer a personal nuevo para sustituir a un tercio de su mano de obra, que se jubilará, y responder a un entorno nuevo y más competitivo.

La experiencia en los Estados miembros que han abierto sus mercados muestra que esta apertura debe dar lugar a nuevos y mejores puestos de trabajo. De acuerdo con el marco regulador de la UE, los Estados miembros tendrán la posibilidad de proteger a los trabajadores exigiendo a los nuevos contratistas que los contraten cuando se transfieran contratos de servicios públicos, yendo así más allá de los requisitos de la UE sobre los traspasos de empresas.

Próximas etapas

Las propuestas de la Comisión deben ser aprobadas por el Parlamento Europeo y los gobiernos de los Estados miembros antes de su aprobación.

Hechos y cifras clave

  • La industria ferroviaria tiene un volumen de negocios de 73 000 millones EUR (lo que corresponde al 65 % de la aérea: 112 000 millones EUR), y 800 000 empleados.

  • El ferrocarril es fundamental para el funcionamiento eficaz de la economía europea. Cada año se realizan más de 8 000 millones de trayectos de viajeros por ferrocarril. El ferrocarril transporta alrededor del 10 % de todo el tráfico de mercancías en toda Europa, con unos ingresos estimados de 13 000 millones EUR.

  • Por el corredor de mercancías Rotterdam-Génova, por ejemplo, pasan unos 130 000 trenes al año, lo que equivale a casi 4 millones de camiones.

  • Cada año, las autoridades públicas invierten grandes cantidades en el sector ferroviario. En 2009, las subvenciones públicas ascendieron a unos 46 000 millones EUR. Esta financiación pública es cada vez más escasa.

  • La importante inversión del sector público, especialmente en EU-10, donde las subvenciones se han doblado con creces en seis años, no ha garantizado, por sí misma, aumentos equivalentes de la demanda de ferrocarril.

  • El sector ferroviario se halla en una situación de estancamiento o retroceso en muchos Estados miembros de la UE. A pesar de una evolución positiva en unos pocos mercados, la cuota modal del transporte ferroviario de viajeros en el transporte interior de la UE presenta una media que ha permanecido más o menos constante desde 2000: cerca del 6 %, mientras que la cuota modal del transporte ferroviario de mercancías ha descendido del 11,5 % al 10,2 %.

  • Desde mediados de los años noventa, en zonas de la UE (en EU-10 en particular), la baja inversión ha creado un círculo vicioso de retroceso, con el deterioro de la infraestructura y el material rodante, lo que hace que el ferrocarril sea menos atractivo, sobre todo teniendo en cuenta el elevado crecimiento del automóvil particular debido al mayor nivel de vida.

  • En muchos casos, las empresas ferroviarias han tenido que cerrar y, en algunos países, como España, Portugal o Bulgaria, los operadores dominantes se han endeudado.

  • El operador ferroviario dominante de Bélgica tuvo que transferir en 2004 una deuda de 7 400 millones EUR al Estado belga, comparable al 2 % del PIB de ese país. Cuando se creó la RFF, 20 500 millones EUR de deuda fueron transferidos desde la SNCF (las deudas con las que muchas empresas deben cargar ahora son el resultado de la ineficiencia de las estructuras integradas en el pasado).

  • Europa se enfrenta a graves problemas de transporte. Aumenta la demanda del tráfico (se prevé que el transporte de mercancías crezca cerca de un 40 % en 2030 [en comparación con 2005] y algo más del 80 % hasta 2050; el flujo de viajeros crecerá ligeramente menos que el de mercancías: un 34 % hasta 2030 y un 51 % hasta 2050); al igual que los derivados de la congestión, la seguridad del abastecimiento de combustible, las emisiones de CO2 y la necesidad de crear una infraestructura de transportes eficiente para apoyar el crecimiento de la economía europea.

  • Aceptar los actuales tendencias negativas y un deterioro inexorable del ferrocarril europeo no es una opción.

Más información: MEMO/13/45

http://www.youtube.com/watch?v=8GHz-stzCso

Personas de contacto:

Helen Kearns +32 22987638

Dale Kidd +32 22957461


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website