Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Cielo único: la Comisión adopta medidas para poner fin a la congestión del espacio aéreo europeo

Commission Européenne - IP/13/523   11/06/2013

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 11 de junio de 2013

Cielo único: la Comisión adopta medidas para poner fin a la congestión del espacio aéreo europeo

La Comisión Europea ha decidido hoy acelerar la reforma del sistema de control del tráfico aéreo en Europa. La Comisión está dispuesta a hacer frente al desafío de la saturación de la capacidad, teniendo en cuenta que se prevé que el número de vuelos aumente en un 50 % en los próximos 10 a 20 años. Las ineficiencias que afectan al fragmentado espacio aéreo europeo cuestan actualmente a las compañías aéreas y a sus clientes casi 5 000 millones de euros anuales. Además, añaden 42 kilómetros a la distancia de un vuelo medio, con lo que se obliga a las aeronaves a consumir más combustible, generar más emisiones, pagar derechos de uso más elevados y provocar mayores retrasos. Los Estados Unidos controlan el mismo volumen de espacio aéreo, con más tráfico y unos costes de casi la mitad.

Siim Kallas, Comisario Europeo de Transportes, ha declarado lo siguiente: «Nuestras compañías aéreas y sus clientes han tenido que sufrir más de diez años de servicios reducidos y plazos no respetados en la senda hacia el cielo único europeo. Esta situación no puede continuar. En la actualidad, estamos reforzando los engranajes del sistema para dar respuesta al aumento de presión y llevar a cabo reformas ambiciosas incluso en épocas económicas difíciles. Debemos mejorar la competitividad del sector europeo de la aviación y crear más puestos de trabajo en las compañías aéreas y en los aeropuertos».

La Comisión propone actualizar los cuatro Reglamentos que establecen el Cielo Único Europeo (Single European Sky - SES) y modificar las normas que rigen la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA). Los elementos fundamentales de estas propuestas, conocidas como paquete CUE 2 + se presentan a continuación.

Mejorar la seguridad y la supervisión

La seguridad sigue siendo la primera prioridad de la aviación. Las auditorías realizadas por la AESA han sacado a la luz importantes deficiencias en la supervisión de las organizaciones de control del tráfico aéreo en los Estados miembros. La Comisión propone la plena separación, en el plano organizativo y presupuestario, entre las autoridades nacionales de supervisión y las organizaciones de control del tráfico aéreo que supervisan; al tiempo que preconiza la asignación a estas autoridades de los recursos necesarios para llevar a cabo sus tareas. Estas medidas tendrán un efecto muy positivo tanto en lo que respecta a la supervisión como a la seguridad. En la actualidad, muchas autoridades de supervisión se enfrentan a la falta de recursos y dependen del apoyo de las propias entidades que deben supervisar.

En el futuro, las compañías aéreas desempeñarán un nuevo papel en la elaboración de los planes de inversión de las organizaciones de control de tránsito aéreo, a fin de mejorar la orientación de estos planes a las necesidades de los clientes.

Mejorar la gestión del tráfico aéreo

La reforma de la gestión del tráfico aéreo en Europa tiene cuatro objetivos de rendimiento fundamentales: la seguridad, la eficiencia, la capacidad y la protección del medio ambiente. Estos objetivos constituyen el núcleo del proceso de reforma, ya que obligan a las organizaciones de control del tráfico aéreo a ofrecer mejores servicios a un coste más bajo.

En los últimos años, los resultados obtenidos en relación con estos objetivos estuvieron muy por debajo del nivel general de expectativas. Esto es debido a que, en el marco del sistema actual, los Estados miembros tienen la última palabra sobre los objetivos concretos y las medidas correctoras previstas en caso de no alcanzarse dichos objetivos.

La propuesta de la Comisión mejorará el sistema de evaluación del rendimiento mediante la fijación de objetivos más independientes, transparentes y de fácil aplicación. Reforzará el papel de la Comisión a la hora de fijar objetivos ambiciosos. Al mismo tiempo, aumentará la independencia del organismo de evaluación del rendimiento, en su calidad de consejero técnico clave, y permitirá la aplicación de sanciones cuando no se cumplan los objetivos.

Nuevas oportunidades de negocio en los servicios de apoyo

La Comisión propone crear nuevas oportunidades de negocio para las empresas que prestan servicios de apoyo a las organizaciones de control del tráfico aéreo. Servicios de apoyo, como la meteorología, la información aeronáutica, las comunicaciones, la navegación o la vigilancia, deberán separarse de forma que puedan ser objeto de licitaciones abiertas y transparentes, con arreglo a las normas de contratación pública normales. Los servicios básicos de control del tráfico aéreo son monopolios naturales y no estarán cubiertos por las nuevas normas.

Los servicios de apoyo son actualmente los mayores generadores de costes en la gestión del tráfico aéreo y en estos momentos pueden obtenerse de prestadores monopolísticos sin la debida evaluación de los costes y beneficios. Las estimaciones más cautas indican que podría obtenerse un ahorro del 20 % mediante la aplicación de las normas de contratación pública habituales.

Promover la creación de asociaciones industriales

Los bloques funcionales de espacio aéreo (FAB) deberán sustituir el actual mosaico de 27 bloques de tráfico aéreo nacionales, mediante la creación de una red mayor de bloques regionales a fin de aumentar la eficiencia, reducir costes y limitar las emisiones. A pesar del plazo obligatorio de diciembre de 2012 concedido a los Estados miembros para establecer los bloques funcionales de espacio aéreo, ninguno de los nueve creados son plenamente operativos. La Comisión está considerando incoar procedimientos de infracción contra todos los Estados miembros en relación con los FAB, en especial si no se produce ningún avance hacia la reforma en los próximos meses.

Hay que señalar no obstante que los FAB han tenido hasta ahora un configuración bastante inflexible. Así pues, la Comisión propone que la cooperación de los proveedores de servicios en el ámbito de los FAB se organice de forma más flexible, a fin de permitirles establecer asociaciones industriales y trabajar con una gama más amplia de socios, con objeto de mejorar el rendimiento.

Asimismo, se reforzará la función de gestor de la red (Eurocontrol), con el fin de gestionar servicios centralizados en Europa de una manera más eficiente. Reforzar la función del gestor de la red implica, en particular, la posibilidad de acortar las rutas lo que a su vez disminuye el consumo de combustible y reduce las emisiones globales de contaminantes atmosféricos.

¿Qué va a suceder a continuación?

Las propuestas de la Comisión deben ser aprobadas por los Estados miembros y el Parlamento Europeo antes de convertirse en ley.

Cielo Único Europeo: hechos y cifras clave

Los cielos y los aeropuertos europeos corren peligro de saturarse. Ya unos 800 millones de pasajeros transitan por los más de los 440 aeropuertos europeos anualmente. Cada día, se controlan unos 27 000 vuelos, lo que significa que 9 millones de vuelos surcan los cielos europeos cada año. El 80 % de estos son operados dentro de la UE.

El sector del transporte aéreo europeo gestiona con competencia la situación actual, pero se prevé que, en condiciones económicas normales, el tráfico aéreo aumente hasta un 3 % anual. Asimismo, está previsto que el número de vuelos aumente en un 50 % en los próximos 10 a 20 años.

Si no hacemos nada, será el caos. Europa no solo tendrá que rechazar una gran parte de la posible demanda, sino que será también vulnerable a los atrasos y las cancelaciones de vuelos en un grado sin precedentes. Si seguimos como hasta ahora, los costes de la congestión aumentarán aproximadamente un 50 % de aquí a 2050.

El principal problema es que los sistemas de gestión del tráfico aéreo de Europa están fragmentados y son ineficientes.

El espacio aéreo de la UE sigue dividido en 27 sistemas nacionales de control del tráfico aéreo, que prestan servicios a partir de unos 60 centros de tráfico aéreo, mientras que el espacio aéreo está dividido en más de 650 sectores. Esto supone que el espacio aéreo está estructurado actualmente en torno a las fronteras nacionales y, en consecuencia, los vuelos no pueden seguir rutas directas. Por término medio, en Europa, las distancias que recorren las aeronaves son 42 km más largas de lo estrictamente necesario debido a la fragmentación del espacio aéreo, lo que provoca un tiempo de vuelo más largo, atrasos, más gasto de combustible y aumento de las emisiones de CO2.

Además, las tecnologías de gestión del tráfico aéreo actuales fueron concebidas en los años cincuenta. Ahora han quedado desfasadas.

Las ineficiencias derivadas de la fragmentación del espacio aéreo europeo generan unos costes suplementarios de alrededor de 5 000 millones de euros anuales. Estos costes se repercuten a las empresas y los pasajeros. El control del tráfico aéreo constituye actualmente entre el 6 % y el 12 % del coste del billete.

El sistema de gestión del tráfico aéreo de los Estados Unidos es dos veces más eficiente que el de la UE; gestiona el doble de vuelos con un coste similar y con la tercera parte de centros de control.

Frente a estos desafíos, se formularon a finales de los años noventa propuestas dirigidas a crear un cielo único europeo, suprimir las fronteras nacionales en el aire y crear un espacio aéreo europeo único:

a) que multiplique por diez la seguridad,

b) que triplique la capacidad del espacio aéreo,

c) que disminuya un 50 % los costes de la gestión del tráfico aéreo,

d) que reduzca un 10 % el impacto ambiental.

Más información:

MEMO/13/525 y http://ec.europa.eu/transport/air/index_en.htm

Personas de contacto:

Helen Kearns (+32 2 298 76 38)

Dale Kidd (+32 2 295 74 61)


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site