Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

La Comisión toma la iniciativa de apoyar el «Crecimiento Azul» con una gestión sostenible de las zonas marinas y costeras

Commission Européenne - IP/13/222   13/03/2013

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 13 de marzo de 2013

La Comisión toma la iniciativa de apoyar el «Crecimiento Azul» con una gestión sostenible de las zonas marinas y costeras

La Comisión ha presentado hoy una propuesta para mejorar la planificación de las actividades en el mar y la gestión de las zonas costeras. La propuesta —que presenta la forma de un proyecto de Directiva— tiene por objeto sujetar a un marco europeo común la ordenación del espacio marítimo y la gestión costera integrada de los Estados miembros a fin de garantizar que el crecimiento de las actividades marítimas y costeras y el uso de los recursos del mar y de las costas siga siendo sostenible.

La Comisaria Europea de Asuntos Marítimos y Pesca, Maria Damanaki, ha declarado que «Lo que hoy proponemos es un nuevo paso de la política marítima integrada de la Unión Europea y un nuevo instrumento para nuestra estrategia de Crecimiento Azul. Al facilitar un desarrollo y unas inversiones sostenibles en el mar, la Directiva contribuirá a hacer realidad el potencial que tiene para el crecimiento y el empleo la Economía Azul de Europa.».

Según Janez Potočnik, Comisario Europeo de Medio Ambiente, «Esta iniciativa contribuirá a garantizar que los 200 millones de ciudadanos de la UE que viven en regiones costeras disfruten de un medio ambiente más saludable y de unas mejores condiciones de vida. La iniciativa ayudará también a preservar unos litorales y unos ecosistemas tan únicos como diversos que son un valiosísimo hábitat de plantas y animales.».

Actualmente son numerosas las actividades humanas y económicas (energía eólica marina, rutas de cables y de oleoductos submarinos, navegación, pesca y acuicultura, etc.) que están proliferando en las aguas del mar y en las zonas costeras sin apenas coordinación alguna. Esto puede conducir a intensificar la lucha por el espacio y la presión sobre aquellos recursos que revisten valor. La medida propuesta exigirá que los Estados miembros reglamenten esas actividades en el marco de unos planes de ordenación marítima que favorezcan un uso más eficiente de los mares. La medida requerirá también que los Estados miembros elaboren estrategias de gestión costera que permitan coordinar las diferentes disposiciones sectoriales aplicables a las actividades emprendidas en las zonas costeras. Deberán igualmente respetar las exigencias mínimas propuestas por la nueva Directiva y tendrán que garantizar que todas las medidas que adopten para la planificación de su espacio marítimo y la gestión de sus costas impulsen un crecimiento sostenible y la participación de los interesados, favoreciendo al mismo tiempo la cooperación con los Estados vecinos.

La aplicación coherente de la ordenación del espacio marítimo y de la gestión costera integrada mejorará la coordinación entre las actividades terrestres y las marítimas, y esa mejor coordinación favorecerá también, entre otras cosas, la conexión de las instalaciones eólicas marinas a las redes de energía en tierra o las obras infraestructurales que se destinen a proteger las franjas costeras contra la erosión y el cambio climático, afectando asimismo a las actividades desarrolladas en las aguas costeras.

El uso de un solo instrumento que equilibre todos los intereses deberá también aumentar la seguridad de los inversores y reducir la carga administrativa de las administraciones nacionales y de los operadores, preservando al mismo tiempo los servicios del ecosistema. Hay ejemplos de países en los que es preciso contactar hoy hasta ocho organismos administrativos para obtener el permiso de apertura de una instalación de acuicultura. Con el principio de la ventanilla única que se recoge en la Directiva, esa complejidad administrativa desaparecerá y con ella se ahorrará tiempo y dinero. Se calcula que una mayor seguridad para las empresas y una menor carga administrativa producirán en toda la UE, y particularmente para las PYME, beneficios económicos de hasta 1 600 millones de euros. Algunos estudios indican también, por ejemplo, que la aceleración de las inversiones en parques eólicos y en explotaciones de acuicultura generará de aquí a 2020 entre 60 millones de euros (en caso de una aceleración en un año) y 600 millones de euros (en caso de una aceleración en tres años).

Contexto

La Unión Europea trata de convertirse de aquí a 2020 en una economía inteligente, sostenible e integradora. Los sectores marítimos ofrecen ámbitos de innovación, crecimiento sostenible y empleo que contribuirán a la consecución de ese objetivo. Como se expone en la Comunicación que lleva por título «Crecimiento azul: la Comisión presenta perspectivas de crecimiento sostenible en los sectores marino y marítimo» (véase el documento IP/12/955), la propuesta que se ha presentado hoy es reflejo fundamental de esa voluntad de desarrollar la Economía Azul de Europa.

La ordenación del espacio marítimo constituye un proceso transparente y exhaustivo que, basándose en la participación de los interesados, procede al análisis y planificación del tiempo y del lugar más oportunos para el desarrollo de las actividades humanas en el mar. El objetivo es determinar los usos actuales y futuros del espacio marítimo que sean más eficientes y sostenibles. La Comisión publicó en 2008 su «Hoja de ruta para la ordenación del espacio marítimo: creación de principios comunes en la UE». A ella la siguió en 2010, abriendo el camino para la propuesta de hoy, la Comunicación titulada «Ordenación del espacio marítimo en la UE – Logros y desarrollo futuro».

La propuesta ha de garantizar que las actividades económicas tengan en cuenta desde una fase temprana la necesidad de proteger los recursos naturales y de afrontar los desafíos que plantean el cambio climático y los riesgos naturales a los que las zonas costeras son particularmente vulnerables. Esto tendrá beneficios económicos ya que los recursos naturales constituyen una base fundamental para actividades tales como la pesca y la acuicultura, actividades que requieren necesariamente mares limpios. Los nuevos instrumentos contribuirán también a mejorar la aplicación de la normativa medioambiental de la UE, como, por ejemplo, la Directiva marco sobre la estrategia marina o la Directiva de Hábitats.

La gestión costera integrada es un instrumento que, además de coordinar todos los procesos sectoriales que afectan a la zona costera, administra las interacciones tierra-mar de forma coordinada a fin de garantizar su desarrollo sostenible. Asegura también que las decisiones en materia de gestión o de desarrollo se adopten de manera coherente en los distintos sectores. Una recomendación de 2002 sobre la gestión integrada de las zonas costeras vino a establecer los principios que definen una buena ordenación y gestión de las costas, así como la mejor forma de proceder a su aplicación. La Unión Europea, por lo demás, es Parte contratante del Convenio de Barcelona, en cuyo marco se estableció un Protocolo sobre la gestión integrada de las costas que entró en vigor en marzo de 2011, haciendo obligatoria esa gestión para los Estados miembros ribereños del Mediterráneo.

La propuesta de la Comisión será examinada ahora por el Consejo de la Unión Europea y por el Parlamento Europeo y, una vez adoptada, se incorporará al Derecho de la UE.

Para más información:

MEMO/13/210

http://ec.europa.eu/environment/iczm/home.htm

http://ec.europa.eu/maritimeaffairs/policy/maritime_spatial_planning/index_es.htm

Personas de contacto:

Asuntos marítimos: Oliver Drewes (+32 2 299 24 21) - Lone Mikkelsen (+32 2 296 05 67)

Medio ambiente: Joe Hennon (+32 2 295 35 93) - Monica Westeren (+32 2 299 18 30)


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site