Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE IT

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 30 de octubre de 2013

Información en línea sobre productos de construcción para ahorrar tiempo y dinero

La Comisión ha dado hoy un paso hacia la simplificación administrativa y para reducir los costes para las empresas de la construcción. Gracias a esta propuesta de la Comisión, los fabricantes de productos de construcción (como ladrillos, material de aislamiento, puertas, etc.) podrán cargar «declaraciones de prestaciones» informatizadas en sus sitios web. Estos documentos tienen que acompañar a cada producto de construcción vendido, comunicando sus características esenciales (resistencia al fuego, resistencia mecánica o eficiencia energética, por ejemplo). Cuando entre en vigor, las empresas que venden productos de construcción en la UE podrán hacer públicos estos certificados en línea. Actualmente, estas declaraciones deben notificarse a cada cliente por correo postal o electrónico. Tener en línea estas declaraciones permitirá una comunicación más rápida en toda la cadena de suministro, reducirá costes de producción y facilitará la venta de estos productos. Gracias a la propuesta, que viene a complementar el reciente Reglamento sobre los productos de construcción, los consumidores verán fácilmente las prestaciones que pueden esperar del producto que van a comprar, lo cual les dará más confianza.

Antonio Tajani, Vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de Industria y Emprendimiento, ha declarado: «El sector de la construcción es importante en la economía de la UE. Al reducir la carga administrativa le ayudamos a salir de la actual crisis. Por eso, la Comisión quiere actuar con rapidez en la aplicación de esta iniciativa.»

Basic Delegated Act

IP/13/635: Últimos retoques al mercado único de los productos de construcción

Reglamento sobre los productos de construcción

La construcción: el mercado único simplificado

Declaración de prestaciones

Entre los productos de construcción se cuentan más de cuarenta tipos de productos, como puertas, productos aislantes térmicos, cemento, productos para cubiertas o ladrillos. Se trata, pues, de un sector muy amplio y de gran envergadura.

Cada producto de construcción que se vende en la UE ha de ir acompañado de una declaración de prestaciones, que también tiene que distribuirse a todos los compradores, ya sean distribuidores, empresas de construcción o consumidores no profesionales, como quienes se hacen sus propios arreglos en casa.

Estas declaraciones describen aspectos importantes de un producto de construcción, como su resistencia al fuego o su resistencia mecánica. El fabricante tiene así la oportunidad de comunicar al mercado las características esenciales de su producto. Con esta información, el usuario decide comprar, entre los productos disponibles, el más apto para sus propósitos.

Al poder poner en línea la declaración de prestaciones en vez de tener que enviarla al comprador, en papel o por correo electrónico, se reducirán los costes administrativos de los productores.

Los productores velarán por que no se altere el contenido de una declaración de prestaciones después de que la hayan puesto en línea.

Las declaraciones de prestaciones son un elemento clave para el funcionamiento del mercado interior de los productos de construcción, pues contribuyen a la transparencia necesaria para la circulación de las mercancías entre Estados miembros.

Antecedentes

La industria de la construcción (incluidos los productos de construcción) tiene una enorme importancia para el bienestar económico de Europa; representa aproximadamente el 9,5 % del PIB y el 10 % de la mano de obra de la UE. Sin embargo, ha experimentado un sostenido e impresionante descenso desde el inicio de la crisis.

El Reglamento (UE) nº 305/2011, sobre productos de construcción, fue adoptado por la Comisión en 2011 y está plenamente vigente desde el 1 de julio de 2013. Sustituyó a la Directiva sobre los productos de construcción (89/106/CEE). El objetivo del Reglamento es garantizar que se disponga de información fiable y exacta sobre las prestaciones de los productos de construcción, procedente de especificaciones técnicas armonizadas en todos los Estados miembros.

El Reglamento establece un «lenguaje técnico común» que los fabricantes pueden utilizar para declarar las características esenciales de los productos que introducen en el mercado europeo. Ese lenguaje común, basado en normas armonizadas, se utiliza en todos los Estados miembros y por todos los involucrados en la construcción (autoridades, ingenieros, contratistas y usuarios finales).

Personas de contacto:

Carlo Corazza (+32 22951752) @ECspokesCorazza

Sara Tironi (+32 22990403)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website