Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

La Comisión toma medidas con vistas a una liquidación de valores más segura y eficiente en Europa

Commission Européenne - IP/12/221   07/03/2012

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea – Comunicado de prensa

La Comisión toma medidas con vistas a una liquidación de valores más segura y eficiente en Europa

Bruselas, 7 de marzo de 2012 – En el marco de la labor que viene desarrollando para crear un sistema financiero más sólido, la Comisión Europea ha propuesto hoy instaurar un marco regulador europeo común en relación con las entidades responsables de la liquidación de valores, denominadas «depositarios centrales de valores» (DCV). La propuesta aumentará la seguridad y eficiencia de la liquidación de valores en Europa. Asimismo, pretende acortar el tiempo necesario para la liquidación de valores y minimizar los fallos que se registran en este proceso.

Michel Barnier, Comisario responsable de Mercado Interior y Servicios, ha declarado: «Tengo la firme intención de lograr que todos los mercados financieros sean objeto de una adecuada regulación y supervisión. La liquidación es un proceso vital para los mercados de valores y para la financiación de nuestra economía, por lo que es necesario garantizar su seguridad y eficiencia. Las cifras hablan por sí solas: en los dos últimos años los DCV liquidaron en la Unión Europea operaciones por valor de 1 000 billones de euros. La propuesta presentada hoy introducirá, en consonancia con nuestros socios internacionales, normas comunes en toda la Unión en lo que respecta a la liquidación de valores y los DCV, a fin de crear un auténtico mercado único para los servicios prestados por los DCV nacionales.».

La propuesta consta de los siguientes elementos fundamentales:

El plazo de liquidación se armonizará y quedará fijado en un máximo de dos días a contar desde la fecha en que los valores se negocien en un bolsa de valores u otro mercado regulado (en la actualidad, la mayor parte de las operaciones con valores en Europa exigen entre dos y tres días).

Los participantes en el mercado que no entreguen los valores en la fecha de liquidación acordada estarán sujetos a sanciones y tendrán que comprar tales valores en el mercado y entregarlos a sus contrapartes.

Los emisores y los inversores tendrán la obligación de llevar un registro electrónico de prácticamente la totalidad de valores, y de registrarlos en un DCV si se negocian en bolsas de valores u otros mercados regulados.

Los DCV deberán atenerse a estrictos requisitos prudenciales y de organización y conducta, a fin de asegurar su viabilidad y la protección de sus usuarios. Asimismo, estarán sujetos a la autorización y supervisión de sus autoridades nacionales competentes.

Los DCV autorizados disfrutarán de un «pasaporte» que les permitirá prestar servicios en otros Estados miembros.

Los usuarios podrán elegir entre los treinta DCV existentes en Europa.

Todo DCV de la UE tendrá acceso a cualquier otro DCV o a las demás infraestructuras del mercado, tales como centros de negociación o entidades de contrapartida central (ECC), con independencia del país en que radiquen.

La propuesta se transmite ahora al Parlamento Europeo y al Consejo (Estados miembros) para su negociación y adopción.

Antecedentes

La liquidación es un proceso importante, que garantiza el intercambio de valores por efectivo al término de una operación con valores (por ejemplo, una adquisición o una venta de valores). Los DCV son entidades sistémicamente importantes para los mercados financieros, puesto que explotan las infraestructuras (denominadas «sistemas de liquidación de valores») que hacen posible la liquidación de prácticamente todas las operaciones con valores. Los DCV registran también el número de valores que se han emitido, su emisor y todos los cambios en la tenencia de los mismos. Por último, desempeñan un papel trascendente en la financiación de la economía, puesto que casi la totalidad de las garantías prestadas por los bancos para obtener fondos pasan por los sistemas de liquidación de valores explotados por los DCV.

Con todo, los DCV solo están regulados por ahora a nivel nacional y la liquidación transfronteriza resulta menos segura que la de ámbito nacional (los fallos en las operaciones transfronterizas pueden alcanzar hasta un 10 % en ciertos mercados) y también menos eficiente: sus costes son hasta cuatro veces superiores.

El Reglamento propuesto completará el marco regulador europeo de los mercados de valores. Las operaciones con valores constan de tres etapas básicas:

Negociación: la cual está regulada por la Directiva relativa a los mercados de instrumentos financieros (MiFID)

http://ec.europa.eu/internal_market/securities/isd/index_en.htm

Compensación: la cual estará regulada por el Reglamento sobre infraestructuras del mercado (EMIR)

http://ec.europa.eu/internal_market/financial-markets/derivatives/index_en.htm

Liquidación: a la que se refiere la propuesta aquí considerada

http://ec.europa.eu/internal_market/financial-markets/central_securities_depositories_en.htm

Véase también: MEMO/12/163

Personas de contacto:

Chantal Hughes (+32 2 296 44 50)

Carmel Dunne (+32 2 299 88 94)

Audrey Augier (+32 2 297 16 07)


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site