Navigation path

Left navigation

Additional tools

La Comisión presenta nuevas directrices para recordar a su personal su obligación de denuncia en caso de irregularidades

European Commission - IP/12/1326   06/12/2012

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 6 de diciembre de 2012

La Comisión presenta nuevas directrices para recordar a su personal su obligación de denuncia en caso de irregularidades

La Comisión ha adoptado hoy nuevas directrices aplicables a las denuncias a fin de animar a su personal a actuar y comunicar cualquier información que revele casos de corrupción, fraude y otras irregularidades graves que puedan descubrir en el ejercicio de sus funciones.

La UE ya dispone de unas de las disposiciones más estrictas del mundo en materia de denuncia de irregularidades. Estas disposiciones se adoptaron en 2004 y se recogieron en el Estatuto, que tiene carácter legislativo. Las nuevas directrices parten de estas normas y reúnen la jurisprudencia y la experiencia práctica. Las directrices también sirven de recordatorio al personal de que, si bien la denuncia es un derecho en muchos sistemas jurídicos, en el caso del personal de la UE constituye una obligación.

El vicepresidente Maroš Šefčovič ha declarado: «La denuncia de las irregularidades constituye un instrumento fundamental en manos de la Comisión contra la corrupción y el fraude. La Comisión no sólo permite al personal denunciar una infracción si se encuentra ante graves irregularidades, sino que le obliga a hacerlo. Estas directrices otorgan al personal la confianza necesaria para saber cuándo hay que formular una denuncia, y cómo hacerlo, así como las garantías de que serán protegidos y permanecerán en todo momento en el anonimato si así lo desean».

Aunque las normas han dado pie a importantes investigaciones efectuadas por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), el número de denuncias sigue siendo bajo. De acuerdo con las estadísticas de la OLAF, se presentan alrededor de cinco denuncias al año por término medio.

Esto se debe a que, en el supuesto excepcional de que el personal tenga conocimiento de graves irregularidades en el desempeño normal de sus tareas, la mayoría de ellos informan sobre ello a sus superiores, sin una referencia explícita a las normas sobre denuncia de irregularidades. No obstante, es importante disponer de unos canales de información y medidas en materia de denuncia que sean claros, bien conocidos y que inspiren confianza.

Como parte de su estrategia de lucha contra el fraude, la Comisión ha decidido proporcionar una mejor orientación al personal explicando de forma clara cómo y cuándo deben formular una denuncia. En la elaboración de las presentes directrices, la Comisión analizó las mejores prácticas en todo el mundo en esta materia y debatió la cuestión con dos importantes organizaciones en este ámbito: Transparency International y Public Concern at Work.

Algunas características fundamentales de las nuevas directrices:

  • Es obligatorio notificar las irregularidades graves a fin de ayudar a la Comisión y a la Oficina Europea de Lucha contra el fraude a detectar e investigar dichas irregularidades. Este deber queda contrarrestado por la sólida protección ofrecida a los denunciantes que actúen de buena fe.

  • El personal podrá elegir entre un número de vías para sus denuncias, y podrá saltar el procedimiento jerárquico por completo. Como último recurso y en determinadas condiciones, el personal podrá incluso plantear sus sospechas a otra institución de la UE.

  • No se tolerarán posibles represalias contra los denunciantes. Los denunciantes deben ser protegidos y su identidad deberá seguir siendo confidencial si así lo desean. Se prestará especial atención a los procedimientos de evaluación y promoción del personal para garantizar que la actuación de los denunciantes no tenga consecuencias negativas para ellos.

  • La Comisión apoyará a los denunciantes que deseen cambiar de empleo porque teman razonablemente reacciones hostiles en su entorno laboral más inmediato;

  • A fin de ayudar al personal que desconoce si determinados hechos deben notificarse, la Comisión ofrecerá orientación y apoyo confidencial e imparcial a los denunciantes (potenciales). Los denunciantes tendrán derecho a recibir información sobre las medidas adoptadas como consecuencia de su denuncia.

  • Se prohíben, y podrán ser objeto de seguimiento disciplinario, las denuncias hechas de mala fe dirigidas a dañar la reputación o la integridad de una persona.

  • Naturalmente, las directrices indican que deberán respetarse los derechos de defensa de las personas implicadas en las denuncias.

Las directrices serán comunicadas a todo el personal y serán objeto de un seguimiento mediante una serie de preguntas mediante las cuales se expondrán al personal ejemplos y más detalles sobre estas cuestiones.

Contactos :

Antonio Gravili (+32 2 295 43 17)

Marilyn Carruthers (+32 2 299 94 51)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website