Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea

Comunicado de prensa

Bruselas, 4 de octubre de 2012

Medio ambiente: la Comisión propone medidas para atajar la «biopiratería» y facilitar la investigación basada en la naturaleza

Los investigadores y las empresas de la UE han recibido hoy un nuevo impulso gracias a una nueva propuesta dirigida a proporcionar un acceso fiable a los recursos genéticos de fuera de la Unión Europea. La propuesta (un proyecto de Reglamento que aplica el «Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos y participación en los beneficios») tiene por objeto proteger los derechos de los países y de las comunidades indígenas y locales que permitan el uso de sus recursos genéticos y conocimientos tradicionales asociados y, al mismo tiempo, ofrecer a los investigadores en Europa un acceso fiable y mejor a unas muestras de calidad de recursos genéticos a bajo coste con un alto grado de seguridad jurídica.

Los recursos genéticos desempeñan un papel significativo y creciente en numerosos sectores económicos, como los de los cosméticos o productos farmacéuticos, la agricultura y la ganadería. Muchos de estos recursos proceden de focos de biodiversidad de regiones del mundo en vías de desarrollo. La falta de normas claras ha llevado a algunos países a denunciar el abuso de sus derechos soberanos por parte de investigadores extranjeros, lo que se conoce por «biopiratería». La falta de confianza ha dado lugar a veces a condiciones restrictivas que obstaculizan el acceso a los recursos genéticos. Las propuestas de hoy tienen por objeto abordar esos temores, aprovechando al máximo las oportunidades de investigación, desarrollo e innovación en productos y servicios basados en la naturaleza. Unas reglas de juego uniformes para todos los usuarios de la UE de los recursos genéticos deben beneficiar especialmente a las PYME y a la investigación de carácter no comercial financiada con fondos públicos y aumentar las posibilidades de colaboración internacional.

El Reglamento propuesto obliga a los usuarios a comprobar que se haya accedido a los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales asociados de conformidad con los requisitos legales aplicables en el país de origen y que los beneficios se repartan de forma justa y equitativa. Los usuarios también estarán obligados a declarar que han ejercido la debida diligencia requerida por el Reglamento o que lo harán en el futuro. Los usuarios que incumplan el Reglamento serán sancionados.

El Reglamento también persigue ayudar a los investigadores y a la industria a ajustarse a la normativa. Las mejores prácticas sectoriales van a desempeñar un papel importante y las asociaciones de usuarios podrán solicitar el reconocimiento formal de las mejores prácticas sobre acceso y participación en los beneficios, a partir de los códigos de conducta en materia de acceso y participación en los beneficios que existen en el mundo académico y otros sectores.

Un registro de la UE de colecciones de confianza, tales como bancos de semillas y jardines botánicos, identificará las colecciones que suministran únicamente muestras de recursos genéticos plenamente documentadas. Se considerará que los usuarios que adquieran material de investigación de una colección de confianza cumplen la obligación de diligencia debida en su mayor parte. También podría crearse una plataforma de la UE para racionalizar las condiciones de acceso en los Estados miembros.

Próximos pasos

El Parlamento Europeo y el Consejo estudiarán ahora las medidas propuestas. Una vez acordado el texto, se convertirá en Derecho de la UE.

La Undécima Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la diversidad biológica, que se celebrará en Hyderabad a finales de este mes, brindará una importante oportunidad para explicar la idea básica de la propuesta legislativa y seguir colaborando con los socios internacionales de cara a la aplicación efectiva del Protocolo de Nagoya.

Contexto

Los recursos genéticos son un elemento esencial para numerosas industrias de la UE: el 26% de todos los nuevos medicamentos autorizados a lo largo de los treinta últimos años, por ejemplo, son productos naturales o se han obtenido a partir de un producto natural.

El Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), en el que la UE es parte, obliga a sus signatarios a facilitar el acceso a los recursos genéticos sobre los que tengan derechos soberanos y a compartir de forma justa y equitativa los resultados de las actividades de investigación y desarrollo y los beneficios derivados de la utilización comercial de tales recursos. Sin embargo, el Convenio ofrece escasas indicaciones sobre cómo llevar a la práctica el acceso y la participación en los beneficios y los países industrializados se han mostrado reacios a adoptar medidas que faciliten una participación real en los beneficios. Esto ha ido en detrimento del progreso mundial en la conservación y la utilización sostenible de la biodiversidad, lo que es de lamentar debido al hecho de que los focos de biodiversidad son los que saldrían ganando más de un marco eficaz de acceso y participación en los beneficios. El «Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos y participación en los beneficios», acordado en octubre de 2010, colmó muchas de estas lagunas, al obligar a los signatarios a adoptar medidas que garanticen la utilización en su territorio exclusivamente de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales asociados adquiridos legalmente. La propuesta de Reglamento establece el mecanismo para llevar a la práctica esta obligación en la Unión Europea.

Para más información:

http://ec.europa.eu/environment/biodiversity/international/ABS

Personas de contacto:

Joe Hennon (+32 2 295 35 93)

Monica Westeren (+32 2 299 18 30)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website