Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/11/454

Bruselas, 11 de abril de 2011

La orden de detención europea combate la delincuencia transfronteriza, pero los Estados miembros de la UE pueden mejorar su utilización, dice un informe de la Comisión

Los europeos tienen derecho a viajar libremente por el interior de la UE por motivos de trabajo, estudio o vacaciones. Pero la apertura de fronteras no debe permitir a los delincuentes huir de la justicia viajando sin más a otro Estado miembro. La orden de detención europea, en vigor desde 2004, es un excelente instrumento para la extradición de los presuntos delincuentes de un país de la UE a otro, de modo que no puedan disponer de un escondite en Europa. Por ejemplo, docenas de presuntos traficantes de drogas, asesinos y pederastas han sido devueltos al Reino Unido desde España gracias a este sistema. Con todo, aunque se han logrado numerosos éxitos, los Estados miembros pueden mejorar el funcionamiento del sistema, que se basa en la confianza mutua entre los sistemas judiciales nacionales, concluye la Comisión en un informe publicado hoy. Los Estados miembros deberán utilizar la orden de detención europea teniendo debidamente en cuenta los derechos fundamentales y la necesidad real de extradición en cada caso.

«La orden de detención europea es un importante instrumento para detener a los delincuentes, pero los Estados miembros deben velar por que se utilice de manera correcta», ha dicho la Vicepresidenta Viviane Reding, Comisaria de Justicia de la UE. «Los gobiernos nacionales deben crear un clima de confianza entre sus sistemas judiciales, para que la orden de detención europea funcione de manera aún más eficiente. Dadas sus importantes implicaciones para los derechos fundamentales, las órdenes de detención europeas no deberán expedirse de manera mecánica o automática para delitos que no sean muy graves, tales como el robo de bicilcletas»

El informe de la Comisión evalúa la ejecución por los Estados miembros de la orden de detención europea (European arrest warrant) desde 2007 y hace balance de su funcionamiento hasta el momento actual. Los Estados miembros expidieron 54 689 órdenes de detención europea entre 2005 y 2009, lo que llevó a la entrega de 11 630 sospechosos. En ese mismo período, la orden de detención europea tuvo un notable efecto al acelerar la transferencia de presuntos delincuentes entre países de la UE. Antes de existir dicha orden, la extradición solía producirse como media al cabo de un año, pero este plazo se ha reducido actualmente a 16 días cuando el sospechoso acepta entregarse, o a 48 días cuando se niega a hacerlo. En consecuencia, la orden de detención europea se ha convertido en una herramienta clave en la lucha contra la delincuencia y en un importante aspecto de la seguridad interior de la UE.

Entre los que aceptaron entregarse, gracias a la orden de detención europea, se hallan un terrorista frustrado de Londres capturado en Italia, un asesino en serie alemán localizado en España, un presunto traficante de drogas de Malta extraditado desde el Reino Unido, una banda de ladrones armados buscada por Italia, cuyos miembros fueron arrestados en seis países diferentes de la UE, y muy recientemente una gran red de robo de mercancías transportadas por autopista fue desmantelada en cinco países.

La Comisión, sin dejar de reconocer el éxito de la orden de detención europea al permitir extraditar de manera eficiente a los sospechosos en una UE sin fronteras, admite también que su funcionamiento puede mejorarse. El informe recalca que la efectividad de la orden de detención europea puede verse obstaculizada por cuestiones relativas al respeto de los derechos fundamentales en los Estados miembros y una posible utilización excesiva en casos no muy graves.

La Comisión está abordando algunas de estas cuestiones, ayudando a garantizar juicios imparciales mediante la aplicación de normas mínimas de la UE por lo que respecta a los derechos de personas sospechosas o acusadas de un delito. La UE ya ha adoptado legislación sobre el derecho a la interpretación y la traducción en los procedimientos penales (IP/10/1305) y ha propuesto normas comunes para garantizar que los sospechosos sean informados acerca de sus derechos (IP/10/1652). Se están planeando nuevas medidas para garantizar el acceso a un abogado y el derecho a comunicarse con los miembros de la familia y los empleadores. Cada una de estas medidas se aplicará a los sospechosos objeto de una orden de detención europea, ayudando a garantizar el respeto de sus derechos fundamentales.

Con todo, los Estados miembros tienen la responsabilidad de efectuar las principales mejoras sobre la manera de ejecutar la orden de detención europea. Los Estados miembros deberán asegurarse de que el sistema de la orden de detención europea no se vea minado por múltiples órdenes de detención para infracciones no muy graves, como el robo de una bicicleta. Antes de expedir una orden de detención, las autoridaddes judiciales de los Estados miembros deberán tener en cuenta la gravedad del delito, la duración de la condena y los costes y beneficios de la ejecución de una orden de detención europea. El principio de proporcionalidad debe ser respetado cuidadosamente al ejecutar la orden de detención.

En consecuencia, la Comisión, para mejorar el funcionamiento del sistema:

  • instará a los Estados miembros de la UE a tomar las medidas necesarias para que su legislación se atenga plenamente a la Decisión marco por la que se crea la orden de detención europea;

  • solicitará de los Estados miembros que velen por que los profesionales del sistema judicial, como los fiscales, no expidan una orden de detención para infracciones muy leves, ateniéndose a las directrices establecidas en el Manual de la orden de detención (handbook on the arrest warrant), incluidos los países en los que las diligencias judiciales son obligatorias;

  • presenten propuestas antes del final de 2011 para incrementar la formación de las autoridades policiales, las autoridades judiciales y los profesionales de la Justicia en relación con la orden de detención, a fin de garantizar la coherencia y la efectividad de la manera en que se aplica, y sensibilizarlos por lo que respecta a las nuevas salvaguardias de la UE en materia de garantías procesales;

  • alentar a los Estados miembros a aplicar medidas complementarias (cuatro Decisiones marco) respecto de cuestiones como la transferencia de las resoluciones judiciales y las sentencias dictadas en ausencia;

  • esforzarse por mejorar la recopilación de datos estadísticos sobre la orden de detención europea por parte de los Estados miembros, a fin de que el sistema pueda evaluarse adecuadamente;

  • seguir supervisando estrechamente el funcionamiento de la orden de detención europea y considerar todas las opciones posibles para atender a las lagunas existentes, incluidas nuevas medidas para mejorar las garantías procesales.

Contexto

Este es el tercer informe de la Comisión desde que la orden de detención europea (European arrest warrant) entró en vigor como sistema de extradición entre los Estados miembros en enero de 2004.

Más información

Sala de prensa de la Dirección General de Justicia:

http://ec.europa.eu/justice/news/intro/news_intro_en.htm

Página web de la Vicepresidenta Viviane Reding, Comisaria de Justicia de la UE:

http://ec.europa.eu/reding

ANNEX

European Arrest Warrants in Member States – Number of issued European Arrest Warrants ('issued') and number of European Arrest Warrants resulting in the effective surrender of the person sought ('executed') from year 2005 to year 2009


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website