Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea – Comunicado De Prensa

La Comisión propone medidas para resolver los problemas relacionados con el impuesto sobre sucesiones transfronterizas

Bruselas, 15 de diciembre de 2011 – Los ciudadanos de la UE que heredan propiedades en el extranjero suelen tener que tributar en más de un Estado miembro. En casos extremos, puede incluso ser preciso pagar en concepto de impuestos el valor total de un activo heredado transfronterizo porque varios Estados miembros pueden ejercer su potestad tributaria sobre la misma herencia o gravar en mayor medida las herencias extranjeras que las nacionales. Los ciudadanos pueden verse obligados a vender sus activos heredados solo para pagar los impuestos y las pequeñas empresas pueden registrar dificultades de transmisión a la muerte de sus propietarios. Para resolver estos problemas, la Comisión ha adoptado hoy un paquete global sobre la fiscalidad de las sucesiones. Mediante una Comunicación, una Recomendación y un documento de trabajo, la Comisión analiza estos problemas y presenta soluciones en relación con los impuestos sobre sucesiones transfronterizas en la UE. Algirdas Šemeta, Comisario de Fiscalidad, Unión Aduanera, Auditoría y Lucha contra el Fraude, ha declarado:

«Benjamin Franklin dijo una vez que nada es seguro salvo la muerte y los impuestos. Por desgracia, cuando se ligan ambas cosas, parece generarse una gran incertidumbre. La carga del impuesto sobre sucesiones transfronterizas puede ser excesivo para los ciudadanos a causa de la discriminación y la doble imposición. La introducción de pequeños cambios en las normas de los Estados miembros para hacerlas más coherentes entre sí podría aportar ventajas reales para cientos de miles de personas en toda Europa. Esto es lo que deseamos conseguir».

La Comunicación adoptada hoy señala dos problemas principales en relación con el impuesto de sucesiones transfronterizas en la UE.

El primero es la imposición doble o múltiple, en caso de que más de un Estado miembro reclame el derecho a gravar una misma herencia. La divergencia de las normas nacionales, la escasez de acuerdos bilaterales en materia de impuestos sobre sucesiones y la inadecuación de las disposiciones nacionales de supresión de la doble imposición pueden tener como resultado el doble o múltiple gravamen de una misma herencia en detrimento del ciudadano. Los Estados miembros son libres de aplicar sus normas nacionales sobre sucesiones como crean oportuno siempre que se ajusten a las normas de la UE en materia de no discriminación y libre circulación. La Comisión no propone ninguna armonización de las normas relativas al impuesto sobre sucesiones de los Estados miembros. En su lugar, recomienda una aplicación más amplia y flexible de las disposiciones nacionales en materia de supresión de la doble imposición, de manera que faciliten una solución práctica, ágil y rentable a las considerables cargas fiscales que soportan muchos ciudadanos. La Recomendación que forma parte del paquete adoptado hoy sugiere la manera en que los Estados miembros podrían mejorar las disposiciones nacionales vigentes para velar por que la supresión de la doble imposición sea la adecuada y formula soluciones en los casos en que son varios los Estados miembros que tienen potestad tributaria. La Comisión insta a los Estados miembros a que incorporen las soluciones apropiadas a su Derecho nacional o sus prácticas administrativas.

El segundo problema que pueden encontrar los ciudadanos en materia de impuestos sobre sucesiones es la discriminación. Algunos Estados miembros aplican un tipo más elevado si los activos, la persona fallecida y/o el legatario se encuentran fuera de su territorio. El Derecho de la UE es claro a este respecto: los Estados miembros están obligados a respetar los principios básicos de no discriminación y libre circulación establecidos en los Tratados. El documento de trabajo publicado hoy sienta los principios de una fiscalidad sobre sucesiones y donaciones no discriminatoria con ejemplos ilustrativos basados en la jurisprudencia. Esto ayudará a los Estados miembros a ajustar sus disposiciones al Derecho de la UE mientras se dan a conocer mejor a los ciudadanos las normas que deben cumplir los Estados miembros.

Aunque los problemas relacionados con los impuestos sobre sucesiones transfronterizas pueden afectar gravemente a las personas, los ingresos procedentes de los impuestos sobre sucesiones nacionales y transfronterizas representan un porcentaje muy pequeño (menos del 0,5 %) de los ingresos fiscales totales de los Estados miembros. Los casos transfronterizos por sí solos representan una cifra mucho más baja.

Próximos pasos

La Comisión entablará debates con los Estados miembros para velar por el correcto seguimiento de la Recomendación. Además, está dispuesta a asistir a todos los Estados miembros a fin de que adapten sus leyes sobre sucesiones al Derecho de la UE. En un plazo de tres años, la Comisión presentará un informe de evaluación en que se explicará la evolución de la situación y se decidirá sobre esa base si resultan necesarias nuevas medidas a escala nacional o de la UE. Mientras tanto, la Comisión, en su calidad de guardiana de los Tratados, va a seguir actuando contra los aspectos discriminatorios de las normas fiscales de los Estados miembros.

Los textos íntegros de la Comunicación, la Recomendación y el documento de trabajo de los servicios figuran en:

http://ec.europa.eu/taxation_customs/taxation/personal_tax/inheritance/index_en.htm

Para más información, véase MEMO/11/917.

Contacts :

Emer Traynor (+32 2 292 15 48)

Natasja Bohez Rubiano (+32 2 296 64 70)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website